Ir al contenido

Un libro cada semana: ‘Mentiras que matan’ de Sophie Hannah

2017 marzo 20
por César Coca

Sophie Hannah es de sobra conocida por los aficionados a la novela policial, aunque en los inicios de su carrera literaria se dedicó sobre todo a la poesía. Suya es Los crímenes del monograma, en la que recuperaba a Hercules Poirot, el personaje de Agatha Christie. Suyas son también las novelas de la serie protagonizada por Simon Waterhouse y Charlie Zailer, una pareja bastante peculiar. Mentiras que matan pertenece precisamente a esa serie.

El punto de partida es doble. Por una parte, un conocido y muy polémico columnista de un diario británico aparece asesinado de una forma que semeja un crimen ritual. Por otra, una mujer escapa de un rutinario control policial en las cercanías de la casa donde ha tenido lugar el asesinato, de forma que pronto se convierte en sospechosa.

Lo característico de esta novela, como se apunta ya desde el título, es que casi todos los personajes de la misma mienten de forma compulsiva por razones diversas. Todos tienen cosas que ocultar y cada mentira es un hilo más que enreda una madeja que en algún momento ya no puede desenredarse. Y en ese cúmulo de mentiras debe incluirse no solo a los sospechosos, sino también a algunos agentes de la comisaría en la que se lleva la investigación.

Hannah construye una trama compleja en la que el lector va descubriendo muchas cosas de los personajes a medida que avanza en la lectura. También intercala en la misma textos del columnista asesinado que figuran entre las páginas más divertidas de la novela.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: ‘Gurrelieder’ de Arnold Schönberg

2017 marzo 16
por César Coca

En la historia de la música figuran unos pocos compositores que evolucionaron tanto a lo largo de su carrera que hay pocos elementos en común entre sus primeras y sus últimas obras. Uno de ellos es Igor Stravinski. Otro es Arnold Schönberg, que pasó de un lenguaje claramente influido por Wagner y Mahler a inventar uno nuevo. En su catálogo existe un obra que debido a que fue escrita en dos momentos de su vida muy distantes recoge ambos estilos: se trata de Gurrelieder, un ciclo de canciones que requieren para su interpretación de un enorme despliegue de medios. Es junto con la Sinfonía de los Mil de Mahler la partitura -limito aquí la afirmación a las obras digamos célebres, no puedo garantizar que compositores de menor relieve no escribieran obras aún más exigentes en cuanto a número de intérpretes- que obliga a poner sobre el escenario el grupo más colosal en cuanto a sus efectivos.

Pese a la fama de difícil que tiene la música de Schönberg, esta obra no lo es en absoluto. En la primera parte del ciclo porque su lenguaje es todavía el tradicional, el que llega hasta Mahler (la partitura fue comenzada en 1901, el mismo año que Mahler se puso con su Quinta Sinfonía); en la segunda, escrita diez años más tarde, cuando el compositor ha comenzado a asomarse a un lenguaje nuevo, porque aún este no ha evolucionado tanto como para que nos resulte desconocido. El resultado es una obra enorme en todos los sentidos (además de los muchos intérpretes que se necesitan, dura algo más de dos horas) que tiene gran interés y que rara vez se puede escuchar en vivo por razones económicas fáciles de entender. La Orquesta Sinfónica de Bilbao la puso sobre el escenario en 2012, en la temporada en la que celebraba su 90 aniversario. Interpretó la versión de Stein, que reduce algo la orquestación. Además, fue grabada y publicada en un CD doble, que, justo es decirlo, suena estupendamente. Les dejo aquí un fragmento de la obra, con la Filarmónica de Berlín dirigida por Simon Rattle. Disfruten.

Un libro cada semana: ‘El asesino desconsolado’ de J. M. Guelbenzu

2017 marzo 13
por César Coca

La juez Mariana de Marco parece cansada o harta ya de la rutina de la ciudad de G. (Gijón, por supuesto). Cuando comienza El asesino desconsolado está en el piso nuevo de su amiga Julia, en un rascacielos en la zona moderna de la población. Van a cenar y comentar sus cosas –Javier, el novio con el que la juez inició una relación en la novela anterior, está fuera haciendo unos reportajes– cuando alguien llama a la puerta. Al abrir, encuentran en el suelo el cuerpo de un hombre que acaba de ser apuñalado.

De Marco, que está ya deseando cambiar de destino, inicia una investigación compleja en un entorno cerrado: el de los residentes en la torre. Y por ahí circulan un matrimonio que tiene como afición espiar a sus vecinos, dos mujeres que se presentan como primas y de las que todos huyen porque una de ellas encarna la pesadez en su grado máximo, un joven desnortado con tendencia a la fabulación, un empresario adinerado cuyos negocios solo dan pérdidas, un portero que sabe mucho más de lo que cuenta y algunos personajes más.

De inmediato, Mariana de Marco empieza sus indagaciones pero en este caso comete no pocos errores. Falta de concentración, rutina, cansancio… Las razones de sus fallos pueden ser varias, pero todas la atormentan por igual.

Como en ocasiones anteriores, Guelbenzu sigue las pautas clásicas del género con una investigación detallada y un misterio que el lector debe resolver. Pero lo más interesante siguen siendo los personajes y sus relaciones: la juez, por supuesto, pero también esa amiga fiel que se despide en esta novela, y ese novio ausente que promete dar mucho juego en la próxima entrega.

(Publicado en elcorreo.com)

Disfrutar con la música, el cine y la literatura: la experiencia de Musika Música

2017 marzo 10
por César Coca

Han pasado ya unos días, así que tengo la cabeza más fría para hablar de mi experiencia en el Musika Música, hace una semana. Y antes de cualquier otra consideración, tengo que agradecer a la dirección de la Fundación Bilbao 700 que me propusiera hacer algo sobre lo que prácticamente carecía de experiencia. Vamos, que corrieron el riesgo de que todo saliera muy mal. Espero que no fuera así. También debo un agradecimiento a los responsables del montaje y la proyección de imágenes y vídeos, porque hicieron un trabajo magnífico.

El resumen es fácil: trabajé muchas horas preparando el guion, definiendo los cortes en las películas que iban a proyectarse, revisando una vez y otra las obras musicales que sonaban y por supuesto adentrándome en los detalles de La muerte en Venecia de Thomas Mann y La insoportable levedad del ser de Milan Kundera y cómo ambas fueron llevadas al cine por Luchino Visconti y Philip Kaufman. Pero me lo he pasado muy bien. García Márquez decía que solo hay una cosa más divertida que la música, que es hablar de música. Se puede extender a toda disciplina artística: es muy divertido hablar de música, sí, pero lo es también hablar de literatura y de cine. Así que no les cuento si se habla de todo a la vez.

Confío en que quienes asistieron a las dos funciones también se divirtieran. Y por si alguien no pudo estar y le apetece conocer lo que allí se dijo, aquí les dejo el vídeo. Muchas gracias.

https://bilbao700.nirestream.com/musika-musica-bohemia-2/528

Ningún fin de semana sin música: Sinfonía Nº 7 de Dvorák

2017 marzo 9
por César Coca

Los ecos del Musika Música se van apagando. Como en las ediciones anteriores, el programa se componía de obras muy conocidas y otras que no lo son tanto. En algunos casos no lo son de manera injusta. Creo que es lo que sucede con la Sinfonía Nº 7 de Dvorák, que (como la 6 y la 8 ) está absolutamente eclipsada por la fama de la Nº 9. Por supuesto, no es la única obra con la que eso pasa ni el único compositor al que sucede.

La realidad sin embargo es tozuda. La Sinfonía Nº 7 se interpreta muy de vez en cuando, tan de vez en cuando que pueden pasar muchos años hasta que un aficionado pueda escucharla en un auditorio de su ciudad. Y no es que sea imposible encontrarla en disco, pero por cada versión que se pueda localizar aparecerán no menos de diez de la Nº 9. Así que el primer movimiento de esta bella sinfonía, llena de melodías muy inspiradas, marca del autor, es la propuesta de este fin de semana. Disfruten.

Un libro cada semana: ‘El paseo’ de Robert Walser

2017 marzo 6
por César Coca

Robert Walser (1878-1956) pertenece a la generación centroeuropea que produjo la gran literatura del continente en el primer tercio del siglo XX y dejó una huella profunda que marcó el resto de la centuria. Ahí están Thomas Mann, Franz Kafka, Rainer Maria Rilke, Robert Musil, Hermann Broch, Franz Werfel, Georg Trakl, Alfred Döblin y algunos más. Cuesta encontrar en la Historia de la Literatura una generación semejante en cuanto a brillantez, profundidad e influencia.

Este librito, apenas 70 páginas si se descuenta el prólogo, es un maravilloso ejercicio de estilo y agudeza por parte de Walser. La fina ironía del texto se percibe desde la primera frase: «Declaro que una hermosa mañana, ya no sé exactamente a qué hora, como me vino en gana dar un paseo, me planté el sombrero en la cabeza, abandoné el cuarto de los escritos o de los espíritus, y bajé la escalera para salir a buen paso a la calle». A partir de ahí, el narrador va describiendo lo que ve y las reflexiones que ello le suscita. También las conversaciones, no pocas veces triviales y en algún caso casi incomprensibles, que va teniendo con unos y con otros.

Mientras, el poeta no deja de ir de un lado para otro, a la espera de que llegue el almuerzo porque ha recibido una invitación para el mismo y lo espera con indisimulado interés. Haciendo tiempo será como entable conversación con desconocidos, aproveche para hacer unas gestiones administrativas y una esas tareas mediante curiosas reflexiones sobre el arte y algunas cuestiones más prosaicas, como la necesidad de cortarse el pelo o llevar su calzado al zapatero.

Walser lo mira todo con lucidez, un soterrado sentido del humor y no poca compasión. Y descubre lo bello que es pasear con los ojos bien abiertos.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: Sinfonía Nº 1 de Mahler

2017 marzo 2
por César Coca

En apenas unas horas comenzará una nueva edición del festival Musika Música, que, si se repiten los números de años anteriores, reunirá a unas decenas de miles de aficionados en el palacio Euskalduna de Bilbao. Estamos ante el festival de música clásica más importante al sur de Nantes, lo que es mucho decir. La referencia a esta ciudad francesa se debe, claro está, a que allí se celebra La Folle Journée, que es el festival del que surgió Musika Música. Este año los artistas en torno a los que gira el programa son Mahler, Dvorák, Janácek y Smetana, con el añadido de Pablo Sarasate como invitado especial. Si ustedes leyeron el Territorios del pasado sábado (aún están a tiempo de hacerlo aquí), ya comprobarían que hicimos un despliegue sobre este asunto.

En esta ocasión, formo parte en muy pequeña medida del festival, así que entiendan esto casi como una cuña publicitaria, aunque la música que les propongo no está relacionada con mi participación en el mismo, de la que ya les he hablado en este blog. La obra de este fin de semana es la Sinfonía Nº 1 de Mahler, un compositor cuya popularidad y prestigio se acrecientan a medida que pasan los años. Les dejo este movimiento, uno de los más populares de cuantos compuso. Disfruten. Y, si pueden, no dejen de acudir a alguno de los conciertos del Musika Música. La experiencia les va a gustar, seguro.

Literatura, cine y música en un abrazo feliz

2017 febrero 28

Se puede disfrutar de la música. Y del cine. Y de la literatura. Y se puede disfrutar de todo a la vez. Es lo que sucede en algunas películas realizadas a partir de novelas de gran calidad que cuentan con bandas sonoras formadas por obras de compositores clásicos muy bien escogidos según la trama y los vínculos con la pieza literaria.

Hay dos películas que parten de novelas célebres de autores prestigiosos y para las que sus directores decidieron que la banda sonora la pondrían compositores que están en el programa de la edición del Musika Música que comenzará en muy pocos días. Se trata de Muerte en Venecia (película de Luchino Visconti a partir de la novela de Thomas Mann con música de Gustav Mahler) y La insoportable levedad del ser (dirigida por Philip Kaufman sobre la novela de Milan Kundera y música de Leos Janácek).
Pues bien, la dirección del festival consideró oportuno hace unos meses encargarme la realización de dos de los programas (en realidad es solo uno, en dos funciones) del festival. Son los números 13 (viernes a las 20 horas) y 73 (domingo a las 13 horas, en ambos casos en la sala Barria). A lo largo de unos 45 minutos, les contaré la relación entre novela, música y película, intercalando escenas en las que pueda verse ese abrazo de las artes del que les hablaba en el título de este post. Me gustaría contar con ustedes entre el público. La entrada es gratuita, aunque para estar en el interior del Euskalduna es preciso tener una localidad para cualquier concierto de ese mismo día. Si no pueden acercarse por allí, también podrán verlo en la web de la Fundación Bilbao 700. Gracias por estar ahí.

Un libro cada semana: ‘El monarca de las sombras’ de Javier Cercas

2017 febrero 27
por César Coca

Este libro, una novela de no-ficción, es la historia de una búsqueda. La reconstrucción de la indagación de lo sucedido en los últimos días de vida de Manuel Mena, tío de la madre de Javier Cercas y por tanto tío abuelo del escritor. Manuel, un joven Aquiles, es el hijo menor de una familia patricia de Ibahernando, en Extremadura. Dicho de otra forma, un muchacho nacido en un hogar de agricultures que cultivan sus propias tierras, una especie de clase media entre los aristócratas dueños de fincas que residen en Madrid, y los siervos que se las trabajan sin apenas derechos y sin posibilidad de salir de la miseria eterna que los persigue.

Manuel Mena vive el deslumbramiento que a muchos jóvenes afectó en los años treinta en toda Europa y se suma a un movimiento que se anuncia como regenerador de un país al que va a devolver sus valores tradicionales tras haberlo limpiado de los elementos que lo han llevado a la ruina. Convertido en alférez provisional tras un cursillo de un par de meses, el joven Mena, apenas 19 años en el momento de su muerte, participa en varias batallas, es herido en cinco ocasiones y encuentra su final en la peor batalla de la Guerra Civil.

El monarca de las sombras toma su título de una frase de Aquiles, cuando ya muerto confiesa en La Odisea que preferiría ser un siervo de los siervos antes que un monarca de las sombras. Una reflexión oportuna después de haber muerto en La Iliada de la forma más hermosa y heroica posible, dejando tras de sí un bello recuerdo. Hay otra contraposición que aparece en el texto de Cercas a propósito de la guerra: frente a la imagen de honor de Las lanzas de Velázquez está el horror goyesco.

La novela tiene dos partes claramente diferenciadas: una es el relato preciso, sin concesiones, de la vida en Ibahernando antes de la guerra y durante el conflicto, para seguir con la peripecia vital de Manuel Mena hasta su muerte en el pueblo de Bot. La otra es la búsqueda del escritor, que acompañado por algún amigo –ahí está David Trueba con un protagonismo singular– y su familia va entrevistándose con los últimos testigos de la guerra, con las personas que en algún momento de sus vidas se cruzaron con Mena, para tratar de completar su biografía.

Esos son los capítulos en los que el escritor reflexiona sobre su tarea, acerca de la memoria, el papel del héroe y lo injusto que supone juzgar el pasado y a quienes lo vivieron desde el momento actual. Cercas escribe el libro que siempre quiso eludir y lo dedica a su madre, una niña cuando murió su tío. Entonces lloró tanto que se quedó sin lágrimas para el resto de su vida. Blanca Mena –Blanquita la llaman sus nietos– es el gran personaje de la historia, más incluso que el joven héroe.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: ‘Don Giovanni’ de Mozart

2017 febrero 23
por César Coca

Estos días se representa en Bilbao en el ciclo de la ABAO el Don Giovanni de Mozart, una ópera clásica que gusta mucho a los aficionados y que está plagada de dificultades no siempre evidentes. Es lo que tiene Mozart en todo su catálogo, esa trampa de la aparente facilidad. La historia es conocida, así que no me detendré en ella. Solo un apunte: para Mozart se trata de una ópera bufa, más allá del drama que suele asociarse a esta historia, seguramente influidos por la versión teatral de Zorrilla más que por otra cosa.

Por supuesto no es lo más importante de la obra, pero quiero destacarles un aspecto que quizá algunos de ustedes no conozcan. Hubo un compositor que, siendo un jovencito, decidió que quería dedicarse a escribir música tras escuchar esta ópera. ¿Saben quién? Pues alguien cuya obra no está precisamente próxima en cuanto a estilo: Piotr Ilich Chaikovski. Les dejo una de las arias más célebres en la versión de María Bayo, que estaba anunciada para estas funciones de la ABAO pero se cayó del cartel a última hora. Disfruten.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.