Ir al contenido

Un libro cada semana: ‘Viaje de invierno’ de Jaume Cabré

2014 diciembre 15
por César Coca

Hace tres años, Jaume Cabré sorprendió a muchos lectores con una novela de mil páginas titulada Yo confieso que fue uno de los fenómenos editoriales de la temporada. Un libro ambicioso por sus dimensiones y por sus propósitos, obra de un autor ya en la madurez que mostraba un dominio de la técnica notable porque solo así es posible mantener la atención del lector a lo largo de tantas páginas.

Viaje de invierno fue publicado en el año 2000 y la traducción al castellano ha aparecido hace unos meses. Sin embargo, aunque todos los cuentos fueron revisados justo antes de la edición original, muchos de ellos habían tenido primeras versiones muy anteriores. Es decir, que estamos antes textos de una cierta antigüedad.

Nada de ello se nota en un conjunto de relatos que comparten un aire común y unas referencias culturales: la música de Schubert, una de cuyas obras más famosas da título a un cuento y a la colección; el judaísmo; un cuadro de Rembrandt y algunas más. Los hay de extrema violencia y de una fina ironía, enternecedores y cómicos, ambientados en la actualidad y en el siglo XVIII, y sin embargo el lector tiene la sensación de transitar por el mismo espacio.

La unidad entre los diferentes relatos se ve reforzada por la presencia de personajes comunes: el protagonista del primer cuento es un secundario en otros, incluido el último, y el personaje central del que cierra la serie tiene un pequeño papel en el que la abre; los asesinos a sueldo de Pum reaparecen en La negociación, y así unos cuantos cruces más. Cabré demuestra en este libro que domina las distancias cortas y el relato sincopado y esencial además del largo y pormenorizado. Y deja para el final un cuento de una enorme intensidad emocional, un verdadero viaje de invierno y hacia el invierno, que es el destino final de todo ser humano.

 

(Publicado en elcorreo.com)

 

 

Ningún fin de semana sin música: ‘Schelomo’ de Ernest Bloch

2014 diciembre 12
por César Coca

Ernest Bloch es un compositor del siglo XX aunque su música proviene directamente de un tronco que se identifica con claridad con la parte final del XIX, con Richard Strauss y otros. Nacido en Suiza, vivió en EE UU casi toda su etapa de madurez, e incluso adquirió esa nacionalidad.

Una parte de sus obras está claramente relacionada con la liturgia judía. No estamos muy acostumbrados a escuchar música de ese tipo, lo que contrasta con la enorme cantidad de piezas vinculadas a oficios religiosos cristianos que cualquier aficionado conoce. Un porcentaje altísimo de música antigua y barroca, hasta Bach, responde a encargos de la Iglesia con motivo de celebraciones religiosas y esas partituras se han incorporado al patrimonio musical de Occidente.

Pues bien, Schelomo, escrita para violonchelo y orquesta hace casi un siglo, bien merece ser escuchada. Les aseguro que les va a gustar. Al chelo, Mtslav Rostropovich; y en el batuta, Leonard Bernstein. Casi nada.

La cultura es el mejor regalo

2014 diciembre 11
por César Coca

Llevamos unos días preparando un número especial de Territorios que aparecerá este sábado. En él, críticos y colaboradores del suplemento hacen un resumen de lo mejor del año en cuanto a producción editorial y discográfica en forma de sugerencias para regalos navideños. Son nada menos que 134 propuestas, que forman un abanico muy amplio y para todos los gustos. Hay libros infantiles, juveniles, en euskera, narrativa en español y traducciones, ensayo, poesía, cómic, teatro y ciencia. Y discos de rock y jazz y de música clásica. También algún que otro DVD.

Siempre he pensado que la cultura es el mejor regalo. En Navidad y siempre. No hay nada que proporcione tantas sensaciones y tan duraderas. No diré que una persona culta es mejor persona porque hay demasiados ejemplos de crueldad infinita ejercida por amantes de la pintura, la música o la literatura. Pero sí estoy seguro de que una persona culta disfruta más de la vida, es capaz de ver las cosas de otra forma y de gozar más con pequeños placeres. Regalen cultura. Territorios les ayuda.

Un libro cada semana: ‘Como la sombra que se va’ de Antonio Muñoz Molina

2014 diciembre 8
por César Coca

Durante su huida, tras haber asesinado a Martin Luther King, James Earl Ray pasó diez días en Lisboa. Esa estancia, lo que Ray hizo, ese tiempo tenso y monótono a la espera de una salida hacia algún país africano en guerra o hacia casi cualquier sitio que le permitiera seguir huyendo, articula la última novela de Antonio Muñoz Molina. Pero, junto a eso, se desarrolla una historia paralela protagonizada por otro personaje que no escapa de la Policía, pero sí de una vida que no le llena y a la que no encuentra demasiado sentido. Ese personaje es el autor, que estuvo en la capital portuguesa veinte años más tarde, buscando los escenarios en los que ambientar la novela que en ese momento tenía entre manos y que habría de suponer su salto a la fama literaria: El invierno en Lisboa.

 

Esta historia de dos escapadas se desarrolla de forma paralela, con planteamientos narrativos distintos. En los capítulos centrados en la figura de Ray –como en el único en el que aborda los últimos días de Luther King, que también quería huir del callejón sin salida de su propia existencia–, el autor escribe en tercera persona y narra con detalle de cronista cuanto hizo el asesino, con continuos flash backs que dan cuenta de su terrible infancia y el sinsentido de toda su vida. En los que narra su experiencia como escritor y los años difíciles en los que su matrimonio se resquebrajaba de manera imparable, relata en primera persona, lo que aumenta el tono de confesión íntima.

 

Muñoz Molina recupera escenarios, pasea por los lugares por los que Ray caminó con la pistola en el bolsillo, habla con algunos testigos de su estancia en la ciudad, repasa documentos del FBI y rellena los huecos con una ficción verosímil. Con tener interés el personaje y su estancia en Lisboa, es la otra trama, la personal del autor, la que más engancha al lector. El escritor jienense se muestra en esos años cruciales y desvela sus dudas, sus errores y algunos episodios no demasiado memorables que ahora recuerda con un indisimulado tono de autorreproche. A veces, las batallas más cruentas son las que tienen lugar en el interior de uno mismo.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: Concierto para violín y orquesta Nº 2 de Wieniawski

2014 diciembre 5
por César Coca

Muchos grandes intérpretes que han sido también compositores se han limitado a escribir música casi exclusivamente para su instrumento. O han brillado cuando lo han hecho así, y en cambio son menos relevantes en otros terrenos. Es el caso de Henryk Wieniawski, un violinista polaco que pasó muchos años en Rusia en una época crucial para la música de aquel país, justo al iniciarse la segunda parte del siglo XIX; es decir, el momento en que Chaikovski y el grupo de los cinco se estaban formando. Wieniawski se dedicó a la docencia y la interpretación, viajó también a EE UU y tuvo una vida corta: no llegó a cumplir los 45 años. Quizá por todo eso dejó un catálogo más bien breve de partituras. Puede que entre todas ellas la más destacada sea este Concierto para violín y orquesta Nº 2, que dedicó a su gran amigo Pablo Sarasate. La obra, estrenada en 1862, es de una enorme dificultad técnica y de un romanticismo arrebatado. Llama la atención que muchos grandes violinistas apenas la interpreten y tampoco la hayan grabado. De hecho, la partitura dista de figurar en el corazón del repertorio violinístico.

Les dejo la versión de un jovencito Shlomo Mintz. Disfruten.

Un libro cada semana: ‘Ofrenda a la tormenta’ de Dolores Redondo

2014 diciembre 1
por César Coca

Con Ofrenda a la tormenta termina uno de los ciclos novelísticos de mayor éxito de los últimos años en España. El personaje de la inspectora foral Amaia Salazar ha calado en los lectores y eso explica las ventas de la serie. La tercera entrega no va a defraudar: aquí se plantean nuevos crímenes y se atan muchos de los cabos sueltos que estaban pendientes.

La novela es aún más madura e intensa que las anteriores, jugando con los mismos elementos que la han caracterizado –las leyendas, el paisaje, la lluvia, Elizondo, la manipulación de los débiles por los fuertes– y con otros nuevos. Ahí entran la pasión, el arrebato, la búsqueda de emociones desconocidas. Todo ello va a arrastrar a una inspectora anímicamente muy tocada, que además debe enfrentarse al asesinato de una persona muy próxima.

El resultado es un relato inquietante porque, como muchos han aprendido con dolor, la lucha contra el mal solo contempla victorias parciales antes de que llegue la derrota final. La novela deja un relato incompleto –pero que no afecta para nada a la trama principal– para que la inspectora Salazar regrese dentro de un tiempo. La autora ya ha anunciado que dará un descanso a su personaje pero lo recuperará más adelante, cuando publique la novela en la que ya está trabajando y que tiene otros escenarios y personajes.

Cuando vuelva, muchas cosas habrán cambiado para la inspectora foral. No solo por la ausencia de algunas personas sino también porque deberá cargar con la culpa múltiple de haber colocado a su familia al borde del abismo. Y la culpa puede tener efectos devastadores.

 

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: Concierto para piano Nº 3 de Ries

2014 noviembre 28

Es probable que muchos de ustedes hayan visto Copying Beethoven, la estupenda película de Agnieszka Holland en la que una talentosa estudiante de Música, aspirante a compositora, ejerce de copista del sordo de Bonn e incluso corrige algunos compases de la obra que en ese momento tiene entre manos y que es nada menos que la Novena. Como les decía, a mí la película me gustó y me parece que Ed Harris y Diane Kruger están magníficos en sus papeles. Pero la historia es solo una ficción pues Beethoven no contó nunca con una mujer como copista.

Hubo varios realizando esa tarea y el más famoso de todos ellos fue Ferdinand Ries, también alumno y amigo de Beethoven, que además desarrolló una carrera como compositor, que ahora empieza a ser recuperada, al menos en cuanto a grabaciones. Escuchando este Concierto para piano y orquesta  Nº 3, su obra más famosa (en realidad, se trata del número 2, puesto que el llamado Nº 1 es un concierto para violín), se observan no pocas influencias de su amigo y maestro. No está su genialidad, claro, pero es una partitura nada desdeñable.

Disfruten.

Un libro cada semana: ‘El impostor’ de Javier Cercas

2014 noviembre 24

Javier Cercas es, probablemente, el autor español que más ha explorado los límites entre la realidad y la ficción. Ya lo hizo en la novela que lo catapultó a la fama (Soldados de Salamina) y lo ha seguido haciendo incluso en textos que él mismo presenta como ficción más o menos pura. Es el caso de Las leyes de la frontera, donde contaba la historia de un grupo de delincuentes juveniles encabezado por un muchacho que está claramente inspirado en El Vaquilla.

Anatomía de un instante es la primera de sus novelas (y no es un error llamar así a ese libro, puesto que el género lo admite todo) en la que lo narrado es real de principio a fin –o hipótesis razonables allá donde no se conoce con exactitud lo sucedido–, y El impostor continúa esa línea. El libro gira en torno a la figura de Enric Marco, un anciano que durante años contó su peripecia como superviviente de un campo de concentración, dio conferencias, habló ante las Cortes, presidió una asociación de supervivientes del horror nazi, fue objeto de trabajos biográficos en los que también se destacó su pasó por la Guerra Civil en el bando republicano… y nada de ello era cierto. Marco fue amasando su gran impostura con una sabia mezcla de medias verdades y mentiras descaradas allá donde ya nadie podía levantar la voz y descubrirlo. Lo logró durante muchos años.

Cercas cuenta la historia de este impostor a partir de largas conversaciones con él, contrastadas con documentos y la versión de personas que pudieron haberlo conocido de haber estado en los lugares donde dice que estuvo. El relato de Marco aparece así enfrentado a la realidad, mediante un mecanismo en el que el autor extremeño radicado en Cataluña le da voz en algunos capítulos y narra su propia versión en otros, al tiempo que va mostrando al lector cómo ha llegado hasta esa verdad que el impostor oculta.

El libro se articula así en tres planos: la historia que el falso superviviente del horror nazi había contado de sí mismo, su biografía real desde el nacimiento hasta la vejez y el trabajo del propio autor, que va cambiando su punto de vista respecto del impostor porque al final descubre que todos los somos en alguna medida, y esta no es nunca pequeña. Cercas escribe con esa sencillez aparente, sin artificios visibles, que solo se logra trabajando al máximo el estilo, concentrándolo en la pura esencia para conseguir que la historia fluya con toda naturalidad pese a lo compleja que resulta la estructura. El libro termina por interpelar al lector porque Enric Marco no está tan lejos como puede parecer al inicio de la lectura.

(Publicado en elcorreo.com)

 

Ningún fin de semana sin música: Sinfonía Nº 5 de Chaikovski

2014 noviembre 21
por César Coca

Llevo unos días de verdadera inmersión en la música rusa. Está entre mis favoritas, en el amplio abanico que va desde Glinka hasta Shostakovich (apenas conozco la más reciente, algo de Gubaidúlina y poco más). Por eso he pensado que mi propuesta para este fin de semana, tan especial porque mañana es santa Cecilia, debería ser precisamente una pieza compuesta por uno de los grandes representantes de la música rusa. Es probable que sea el más conocido de todos ellos: Chaikovski. Stravinski decía que era el más ruso de todos, pese a que en su tiempo fue acusado por el grupo de los Cinco de ser demasiado occidental.

Sin duda, su música está muy influida por el romanticismo centroeuropeo, aunque los elementos del folclore ruso están también muy presentes en su obra, con esas largas e intensas melodías. La Sinfonía Nº 5 es una de las más populares de su autor y es una partitura de madurez. Fue estrenada en San Petersburgo en 1888, cuando ya era un compositor célebre que había viajado por Europa en su faceta de director. Tres años después, tomaría la batuta en el concierto inaugural del Carnegie Hall de Nueva York, lo que da una idea de su fama.

Esta sinfonía contiene melodías muy populares, sobre todo en este segundo movimiento que les propongo para el fin de semana. Muchos críticos han censurado a Chaikovski porque consideran que su música es de un sentimentalismo excesivo. El filósofo y gran melómano (escribió algunos magníficos textos sobre música) Eugenio Trías se rebelaba contra esas críticas y defendía la obra del ruso.

Aquí tienen unos minutos de música de esa que engancha desde el primer momento. Sé de alguno que comenzó a interesarse por la clásica después de haber escuchado este fragmento. No les digo más.

Sinfonía Nº 5 de Chaikovski, segundo movimiento. Orquesta Sinfónica de Londres dirigida por Igor Markevitch. Y viva la música.

Una apuesta para el Cervantes

2014 noviembre 20

El premio Cervantes ya está aquí (se anunciará el lunes 24 en torno a las 13.45 horas), y este año, siguiendo esa ley no escrita pero que parece de cumplimiento obligado desde 1996, toca autor español.

¿Favoritos? Si nos atenemos al palmarés, no parece que al menos desde el premio a Sánchez Ferlosio en 2004 haya habido discusión sobre los merecimientos de los galardonados: tras el autor de El Jarama, los españoles que lo han conseguido son Antonio Gamoneda, Juan Marsé, Ana María Matute y José Manuel Caballero Bonald. Todos ellos, figuras de gran relevancia.
Siguiendo esa tónica, el premio debería recaer en otro indiscutible. Por supuesto, hay más de uno, pero voy a centrar mi apuesta en dos autores que comparten el mismo apellido: Juan y Luis Goytisolo. Creo que la cultura oficial debe reconocer ya con el mayor galardón de las Letras a esta familia irrepetible (¿cuántos casos hay de tres hermanos escritores de tan gran nivel en la Historia de la literatura española e incluso mundial?). Es cierto que ambos han ganado el Nacional, pero no es lo mismo. Todavía más: si se repasa el palmarés de ese premio se encontrará un buen puñado de autores que están en un nivel muy inferior al de los Goytisolo.
¿Y quién de los dos me parece el favorito? Me voy a inclinar por Luis. Creo que encaja mejor en el perfil Cervantes. Y no estoy seguro de que, si se lo concedieran a Juan, fuera a recogerlo a Alcalá de Henares el próximo 23 de abril.

Hagan sus apuestas.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.