Ir al contenido

Ningún fin de semana sin música: Concierto para piano Nº 2 de Rachmaninov

2018 febrero 22
por César Coca

En una semana comenzará el festival Musika Música, que este año está dedicado a los compositores de entreguerras. A los compositores que vivieron en ese período, aunque también se incluyen en el programa piezas compuestas antes y después del mismo. Uno de los protagonistas del festival será, sin duda, Rachmaninov, de quien están programados sus dos conciertos más célebres: los números 2 y 3.

Rachmaninov dedicó su Concierto para piano y orquesta Nº 2 al médico que le curó la depresión en la que había caído tras una serie de problemas personales culminados por el fracaso de su Sinfonía Nº 1. Se entiende el agradecimiento del compositor al especialista que lo puso de nuevo en el mundo. En realidad, todos los aficionados deberíamos estar agradecidos al doctor, porque la obra es sencillamente extraordinaria. Con solo 27 años, Rachmaninov compuso una partitura inmortal, tan excelente que ha sido utilizada mil veces en cine, televisión y publicidad, e incluso aprovechada y reciclada en el ámbito de la música pop.

Seguramente las melodías más célebres y líricas -en una obra que las tiene de principio a fin- están en el segundo movimiento. Es el que les dejo. He localizado numerosas versiones que a mí me parecen referencias absolutas (Richter, Zimerman, Rubinstein…) pero son solo de audio, no se ve a los intérpretes tocando el piano, algo que siempre tiene mucho interés. Así que les dejo esta mucho más reciente de Yuja Wang, que no está nada pero nada mal. Disfruten.

Música, cine y literatura, una gran combinación

2018 febrero 21
por César Coca

eyes-wide-shut-1999-de-stanley-kubrickQuizá algunos de los lectores de este blog recuerden que el año pasado por estas fechas les anuncié que la dirección del festival Musika Música me había encargado una función audiovisual sobre las relaciones entre música clásica, cine y literatura, en el contexto de los compositores de la edición 2017. Había dos películas que cumplían el requisito de estar basadas en célebres obras literarias y a la vez contar en su banda sonora con partituras de los cuatro autores en los que se centraba esa edición: eran Muerte en Venecia de Luchino Visconti, sobre la novela de Thomas Mann y con música de Mahler, y La insoportable levedad del ser de Philip Kaufman, a partir de la obra de Milan Kundera y con música de Leos Janácek. El tema me dio mucho trabajo pero también me divertí muchísimo haciéndolo y creo que al público, que prácticamente llenó la sala en las dos funciones, le gustó lo que vio y escuchó.

Pues bien, este año repito presencia en ese festival. Con la misma fórmula y ocho películas en las que, partiendo de obras literarias, incluyen en su banda sonora partituras escritas entre 1918 y 1939. De nuevo tendremos filmes de directores en su mayoría considerados de culto: ahí estarán Kubrick, Lynch, Tarkovski, Kurosawa, Haneke, Rose y otra vez Kaufman. La música será de Ravel, Shostakovich, Poulenc, Prokofiev, Barber, Bartók y Schoenberg. Como ven, la combinación es sencillamente extraordinaria. Las funciones serán el viernes 2 a las 19.30 (concierto Nº 11) y el sábado 3, a las 19 horas (concierto Nº 41). El precio de la entrada es de 4 euros.

Confío en verlos por allí. Seguro que nos vamos a divertir.

Un libro cada semana: ‘Tres periodistas en la revolución de Asturias’ de Chaves Nogales, Díaz Fernández y Pla

2018 febrero 20
por César Coca

asturias

Repasar las crónicas sobre los terribles sucesos de Asturias en octubre de 1934 escritas por tres periodistas que estuvieron allí, que recorrieron pueblos y comarcas y comprobaron la destrucción sistemática a la que fue sometida Oviedo, ilustra sobre muchas cosas. En primer lugar, sobre la magnitud de aquel drama, no suficientemente conocido fuera de aquella comunidad autónoma. Hablamos de casi 1.500 muertos y más de 2.000 heridos, y de buena parte del centro de la capital asturiana, con sus más nobles edificios, reducida a escombros.

En segundo lugar, ilustra sobre la lucidez de los tres informadores: José Díaz Fernández, autor del texto más largo, el titulado Octubre rojo en Asturias, diputado por Izquierda Republicana, no oculta su ideología pero tampoco las tropelías cometidas por aquellos por quienes sentía una mayor simpatía. Josep Pla, desde una posición ideológica diferente, extiende su mirada escéptica e ilustrada y lanza un mensaje pesimista sobre el destino de la República y de España. Manuel Chaves Nogales, autor de la parte más breve de esta recopilación, es también quien elabora la narración más vibrante de todo lo sucedido.

Y, por último, es libro advierte sobre la conveniencia de no confundir frases presuntamente ingeniosas lanzadas al mundo a través de las redes sociales con el periodismo de verdad. Cuando llegan los momentos cruciales, son los periodistas quienes se juegan la vida por entrar en los lugares en guerra, quienes negocian con unos y con otros para estar allí, quienes hablan hasta con el demonio, si fuera preciso, para tener la perspectiva más completa y así poder enviar la crónica más precisa. Eso ha sido, es y será siempre el periodismo. Leyendo a Díaz Fernández, Pla y Chaves Nogales se entiende a la perfección.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: ‘Paths’ de Takemitsu

2018 febrero 15
por César Coca

Lo confieso. No conocía esta obra de Takemitsu hasta que comencé a preparar la entrevista con el trompetista y director Hakan Hardenberger, que publiqué en El Correo la pasada semana, con motivo de su concierto en la temporada de abono de la Sinfónica de Euskadi. La pieza está dedicada a Lutoslawski, muy amigo del compositor japonés. Y el primer intérprete fue este mismo trompetista.

La música de Takemitsu presenta una interesante mezcla de tradiciones, porque están presentes elementos de la cultura japonesa pero también se advierte su afinidad con la música francesa. Aunque además hubo en su carrera otra influencia notable, y no musical. Se trata del escritor irlandés James Joyce, cuya obra Finnegans Wake (esa ¿novela? complejísima, de la que su autor pensaba que los críticos se pasarían un siglo analizándola y que vuelve locos a los traductores porque tiene términos procedentes de decenas de lenguas diferentes) está presente como fuente de inspiración en un par de trabajos.

La pieza es muy atractiva por el juego de sonoridades. Además, no es difícil dejarse llevar por esta música pese a que un solo de trompeta no es nada habitual en el repertorio clásico, de manera que los oyentes no están acostumbrados. No he encontrado vídeos con la versión de Hardenberger, así que les dejo esta de Alison Balsom. Disfruten.

Un libro cada semana: ‘Miedo’ de Stefan Zweig

2018 febrero 13
por César Coca

miedo-stefan-zweigStefan Zweig (1881-1942) es uno de los escritores que mejor narraron la decadencia de una clase social y su manera de entender el mundo, y la deriva de algunos grupos hacia el totalitarismo que terminaría por arrasar con todo. Su biografía muestra no pocos puntos en común con la de Sándor Márai, y no se trata solo de que ambos se suicidaran. Más bien el paralelismo se refiere a esa capacidad para describir el fin de un modelo social y a su propia incapacidad para adaptarse a los nuevos tiempos.
La obra más célebre de Zweig, que además ha sido llevada muchas veces al cine, es Veinticuatro horas en la vida de una mujer. Ahora acaba de ser publicada Miedo, una novela corta que cuenta la historia de una dama joven, casada y con dos hijos, que tiene como amante a un pianista de éxito más bien moderado. Un día, cuando sale de casa de este tras un encuentro amoroso, es sorprendida por una mujer de aspecto vulgar que le recrimina que le haya quitado a su novio y le exige dinero para no denunciarla. Irene, que así se llama, le entrega una suma sin pensar.

A partir de ahí, el chantaje va en aumento mientras Irene tiembla de pensar que su marido, un brillante abogado, llegue a enterarse de su infidelidad. Zweig se adentra en el alma de la mujer, en su temor, el sentido de la culpa, el arrepentimiento, el odio… todos los sentimientos que es capaz de albergar alguien que cree que su vida está a punto de derrumbarse. Y encima piensa que ni siquiera estaba realmente enamorada del pianista y que se trataba más bien de un aliciente extra en su vida cómoda y llena de placeres mundanos.

El final es sorprendente, pero las novelas de Zweig no deben leerse como artefactos construidos para mantener la intriga. Es todo lo que pasa por la cabeza de Irene lo que importa, el debate moral al que debe hacer frente.

(Publicado en elcorreo.com)

Un libro cada semana: ‘Miedo’ de Stefan Zweig

2018 febrero 13
por César Coca

miedoStefan Zweig (1881-1942) es uno de los escritores que mejor narraron la decadencia de una clase social y su manera de entender el mundo, y la deriva de algunos grupos hacia el totalitarismo que terminaría por arrasar con todo. Su biografía muestra no pocos puntos en común con la de Sándor Márai, y no se trata solo de que ambos se suicidaran. Más bien el paralelismo se refiere a esa capacidad para describir el fin de un modelo social y a su propia incapacidad para adaptarse a los nuevos tiempos.

La obra más célebre de Zweig, que además ha sido llevada muchas veces al cine, es Veinticuatro horas en la vida de una mujer. Ahora acaba de ser publicada Miedo, una novela corta que cuenta la historia de una dama joven, casada y con dos hijos, que tiene como amante a un pianista de éxito más bien moderado. Un día, cuando sale de casa de este tras un encuentro sexual, es sorprendida por una mujer de aspecto vulgar que le recrimina que le haya quitado a su novio y le exige dinero para no denunciarla. Irene, que así se llama, le entrega una suma sin pensar.

A partir de ahí, el chantaje va en aumento mientras Irene tiembla de pensar que su marido, un brillante abogado, llegue a enterarse de su infidelidad. Zweig se adentra en el alma de la mujer, en su temor, el sentido de la culpa, el arrepentimiento, el odio… todos los sentimientos que es capaz de albergar alguien que cree que su vida está a punto de derrumbarse. Y encima piensa que ni siquiera estaba realmente enamorada del pianista y que se trataba más bien de un aliciente extra en su vida cómoda y llena de placeres mundanos.

El final es sorprendente, pero las novelas de Zweig no deben leerse como artefactos construidos para mantener la intriga. Es todo lo que pasa por la cabeza de Irene lo que importa, el debate moral al que debe hacer frente.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: ‘Romeo y Julieta’ de Prokofiev

2018 febrero 8

Se acerca san Valentín y me voy a permitir proponerles una música ligada al amor. Al mayor mito amoroso de la cultura occidental: la historia de Romeo y Julieta. Pero lo que van a escuchar no es una música almibarada o romántica hasta el empalago. Es el tema más célebre del ballet Romeo y Julieta de Prokofiev, que tuvo una gestación complicada y que finalmente es mucho más conocido por las suites que su autor escribió con algunos de los temas, dado que el estreno en su forma original se fue retrasando ante las quejas de los bailarines, que consideraban que esa música era sencillamente imposible de bailar. Si me permiten la narración de una vivencia personal, les diré que pude asistir a una función a cargo del Ballet de la Ópera de París con coreografía de Yuri Grigorovich y me pareció un espectáculo de una belleza descomunal… Y sí se puede bailar, claro.

Prokofiev compuso la música entre 1934 y 1935, coincidiendo con el momento en que el estalinismo apuntó con todo sobre los artistas y los obligó a crear siguiendo las directrices del partido. Pero esa es otra historia. La que aquí se cuenta es la de los jóvenes de Verona inmortalizada por Shakespeare. Y este fragmento es la Danza de los Caballeros. Valery Gergiev a la batuta, con la Sinfónica de Londres. Disfruten.

Un libro cada semana: ‘El último apaga la luz’ de Nicanor Parra

2018 febrero 6
por César Coca

parraMurió hace menos de dos semanas. Nicanor Parra tuvo la dicha de asistir a su centenario en condiciones razonablemente buenas. Desde hacía mucho tiempo era el decano de los poetas latinoamericanos. Quizá el decano de todos los poetas. Aunque su mejor definición era la de ‘antipoeta’.
En esta antología publicada hace apenas tres meses, se encuentran sus mejores versos, que incluyen algunas definiciones de sí mismo, de la poesía y del mundo. En Manifiesto, escribe en referencia a algunos de sus colegas: «Deben ser procesados y juzgados/ Por construir castillos en el aire/ Por malgastar el espacio y el tiempo/ Redactando sonetos a la luna/ Por agrupar palabras al azar/ A la última moda de París». Y más adelante: «Contra la poesía de café/ La poesía de la naturaleza/ Contra la poesía de salón/ La poesía de la plaza pública/ La poesía de protesta social./ Los poetas bajaron del Olimpo».
En la poesía de Parra se ven textos formados solo por cruces, versos en los que aparecen los signos ‘x’ y ‘+’, poemas en prosa y experimentos tipográficos, referencias al Papa y a la gente de la calle, a María Kodama, Rulfo, Cervantes y la Sagrada Familia. Y hay celos («Se acostó con varios amigos míos/ en represalia/ x haberme encatrado yo con su hermana») y sexo aunque no siempre entendido como actividad placentera: «En un prostíbulo de San Antonio/ Me obligaron/ A chuparle las tetas a una vieja/ Bajo amenaza de muerte/ Qué quieren que les diga».
Nicanor Parra está ya en la eternidad. Desde allí seguirá haciendo recomendaciones a los lectores: «Los maridos debieran seguir un curso por correspondencia/ si no se atreven a hacerlo personalmente/ sobre los órganos genitales de la mujer/ hay una gran ignorancia al respecto».

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: ‘Bilbao song’ de Kurt Weill

2018 febrero 1
por César Coca

La colaboración entre Kurt Weill y Bertolt Brecht marcó de alguna manera la música del período de entreguerras. Weill era uno de los seguidores del expresionismo musical, que hoy nos parece mucho menos relevante que el impresionismo (la sombra de Debussy y Ravel es demasiado alargada) pero que en su momento tuvo gran influencia. Del trabajo conjunto salieron unas cuantas obras escritas para orquesta de cabaret y con gran calado político, en las que debían poner la voz incluso cantantes no profesionales, para conseguir un efecto especial. La ópera de tres centavosAscenso y caída de la ciudad de Mahagonny y Happy end son esas obras, de las que se suelen interpretar con relativa frecuencia algunos fragmentos. En cambio, es bastante más extraño que se programen completas.

Esta última contiene el tema Bilbao song. Parece demostrado que ni Weill ni Brecht estuvieron nunca en la Villa. Algunas versiones dicen que la inclusión del nombre de la ciudad se debe solo a que les venía bien para una rima. Y desde luego no hay pruebas de que por esos años existiera un café de Bill. Pero qué más da. En la canción de habla de la luna de Bilbao y de tiempos que no volverán. Disfruten con ella en la voz inconfundible de Ute Lemper.

Un libro cada semana: ‘La herida’ de Jorge Fernández Díaz

2018 enero 30
por César Coca

la-heridaObservación previa muy necesaria. El Jorge Fernández Díaz que ha escrito La herida es un autor argentino que nada tiene que ver con el exministro de Interior español. A estas alturas, estará harto de que se lo pregunten pero conviene lanzar el aviso ante posibles confusiones.

Dicho eso, La herida es una novela en la que su protagonista es Remil, un agente de la inteligencia argentina en horas muy bajas, que ya estaba en El puñal, la anterior obra de Fernández Díaz. Aquí se va a mover entre dos casos en cuya resolución tiene que trabajar de una manera no del todo oficial, puesto que algunos errores muy llamativos y la pérdida de la confianza de sus superiores lo han colocado con un pie fuera del cuerpo.

El primero de los casos es la desaparición de una monja que trabajaba con los más desfavorecidos en una barriada escenario de una feroz competencia entre dos bandas rivales dedicadas a negocios ilegales y de alto riesgo. A Remil le llega la instrucción de encontrarla porque el exarzobispo Bergoglio está muy interesado en que aparezca. La monja dejó una nota en la que habla del agotamiento de la fe, pero muchos piensan que en realidad fue secuestrada y quizá asesinada.

De forma paralela, y dado que en ese terreno los avances son casi inexistentes, Remil debe integrarse en un equipo encargado de mejorar la imagen de un gobernador cuyo crédito político cae en picado. Sus dos jefas serán una socióloga y una diva de la escena, que intentarán enseñarle a comunicar mejor, mientras los agentes de las cloacas del sistema tratan de apartar del político algunas historias muy turbias que de otra manera terminarían por hundirlo.
Fernández Díaz construye una historia mucho más compleja de las habituales en la novela negra y descubre al lector que los bajos fondos de la política son parecidos en todas partes: famas que se construyen, culpabilidades de que se desvían, pruebas falsas que se disponen de forma estratégica, testimonios que se compran… Es tan importante ese ambiente, esa radiografía de la clase gobernante, que para el lector resulta casi irrelevante si al final encuentran o no a la monja o mejoran las expectativas electorales del gobernador.

(Publicado en elcorreo.com)

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.