Ir al contenido

Un libro cada semana: ‘El color del silencio’ de Elia Barceló

2017 mayo 22
por César Coca

No hay secretos más importantes y dolorosos que los que están en la propia familia. Y en todas los hay, grandes o pequeños. En El color del silencio, Elia Barceló mezcla dos planos temporales: por un lado, la indagación que la protagonista, una famosa pintora ya en la sesentena, inicia sobre lo sucedido a su hermana, cuatro décadas antes; por otro, el relato de esos días de aparente paz y felicidad en Marruecos, cuando esta fue asesinada, oficialmente como fatal desenlace de un robo.

La protagonista llega a Madrid desde Australia para la boda de su nieta. Es un retorno cargado de significado porque la artista se ha distanciado de su familia hasta el extremo de que apenas tiene relación con ella. Pero el fantasma de lo sucedido tantos años atrás y de que ella misma podría haber sido la muerta –el detonante del suceso fue una pulsera de gran valor que robaron a su hermana y que en realidad era de la pintora, que se la había dejado– la impulsa a tirar del hilo que pone ante ella su cuñado en el lecho de muerte. Y ese hilo conduce hasta algo que nunca pudo haber imaginado: que la idílica vida que todos llevaban en su juventud era la tapadera de muchas otras cosas.

Hay quien ya ha dicho que la novela de Barceló tiene un aire a las de María Dueñas. La acción ambientada en Marruecos y la relación con la moda de algunos de los personajes que rodean a la protagonista tiene que ver en ello. Pero tampoco hay muchos más paralelismos.

Barceló, alicantina afincada desde hace más de treinta años en Austria y autora muy conocida en el ámbito de la ciencia-ficción y la literatura juvenil, mueve bien los hilos de los personajes y la trama. La información está bien dosificada para que el lector vaya comprendiendo lo que sucedió y el impacto que tuvo en las vidas de los integrantes de la familia, incluido el suicidio del padre y la depresión de la madre. El color del silencio es una novela muy correctamente escrita, con vocación de best seller y con no pocas bazas para terminar adaptada a la televisión.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: Aria ‘La mamma morta’ de ‘Andrea Chenier’ de Giordano

2017 mayo 18
por César Coca

La temporada musical se aproxima a su fin. Este mismo sábado será la primera función del último título de la temporada de la ABAO. Se trata de Andrea Chenier, la ópera más conocida de Umberto Giordano. Esta obra, que cuenta de forma más o menos aproximada (menos, pero eso es poco relevante) la vida de un poeta, está ambientada en la Revolución francesa. Se estrenó en 1896, cuando su autor tenía solo 28 años. Dos más tarde, escribió Fedora. Son las dos únicas de su catálogo que continúan en el repertorio, pese a que, hasta su muerte, en 1948, compuso unas cuantas más. Olvidadas todas ellas, al menos fuera de Italia, hay que añadir.

Pese a que esta es una ópera de tenor, el aria más conocida la canta la soprano: es ‘La mamma morta’ que les propongo hoy. Disfruten de este ejercicio de verismo creado en un fin de siglo que tantos cambios iba a traer. Les dejo una versión de Anna Netrebko cantada en un concierto al aire libre en la Plaza Roja de Moscú. Nada menos.

Un libro cada semana: ‘Recursos inhumanos’ de Pierre Lemaitre

2017 mayo 15
por César Coca

Estamos ante una novela que mantiene la intriga hasta el final pero no es estrictamente un relato de misterio; en la que aparecen policías realizando un trabajo de investigación pero no es una novela negra y en la que hay una tensión enorme de principio a fin pese a que no existe crimen alguno y, de haber algo parecido, sabemos desde el principio quién es el autor. Pierre Lemaitre vuelve a demostrar que es un escritor singular, capaz de agarrar al lector por la solapa y no soltarlo sin recurrir prácticamente a ninguno de los elementos habituales del género.

La trama tiene un punto de partida muy común en estos tiempos de economía descontrolada y malversación de capital humano. Un ejecutivo próximo a cumplir 60 años queda en paro y se ve obligado a hacer trabajos propios de un peón sin cualificación alguna para obtener unos euros con los que ayudar a pagar la hipoteca. Cuando participa en la selección para un alto puesto en una multinacional y llega a la última fase decide aprovechar la que parece su única oportunidad de recuperar su estatus anterior. La prueba consiste en participar en un juego de rol con una toma de rehenes y los cuatro candidatos deben adoptar las decisiones adecuadas en esa situación límite. Entonces, el protagonista se salta todas las normas, tima a su hija y engaña a su mujer con el único objetivo de presentarse en las mejores condiciones posibles a la selección.

Por supuesto, las cosas se precipitan y nada responde a lo planificado… Y no se puede contar más. Eso sí, Lemaitre vuelve a incluir varios ‘finales’ en su novela, hasta el punto de que el relato cambia de rumbo de manera espectacular en dos momentos clave. Pocos tienen su capacidad para arrastrar al lector.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: Sonata para violín Nº 2 de Ysaÿe

2017 mayo 11
por César Coca

Eugène Ysaÿe es un compositor muy apreciado por los violinistas de todo el mundo y poco escuchado por aquí salvo en algunos ciclos de música de cámara o en recitales. Me atrevo a asegurar incluso que en las tiendas de discos (sí, quedan algunas) no es frecuente encontrar grabaciones de obras suyas. Los CDs que se ven en los anaqueles son contados, si se ven.

Probablemente pasa eso con Ysaÿe porque la figura del intérprete-compositor, que tanto juego dio en el siglo XIX, quedaba un poco anacrónica en el XX. Y porque su estilo compositivo queda alejado de las vanguardias de las primeras décadas del siglo pasado. Dicho de otra manera, la celebridad que alcanzó como intérprete fue enorme, hasta el extremo de que dos de las mejores obras para su instrumento de todo el repertorio fueron escritas para él (la Sonata de Franck, recuerden a Proust, y el Poème de Chausson), pero terminó por eclipsar su faceta creativa. Sin embargo, el oyente se asombra al escuchar su obra. Ysaÿe era un excelente compositor para el violín, que había tenido grandes maestros, Vieuxtemps y Wieniawski, y que fue amigo y colaborador de los más grandes de su tiempo. Sin duda, aprendió de todos ellos. Y también tomó como modelo nada menos que a Bach. Por eso, su ciclo principal es una colección de seis sonatas para violín solo, donde los homenajes al músico de Eisenach son muy evidentes.

Les dejo el primer movimiento de la Sonata Nº 2, dedicada a Jacques Thibaud (que nació por aquí cerca, en Burdeos), y que se subtitula, el movimiento, Obsesión. Se lo dejo en esta hermosa versión de Arabella Steinbacher. Disfruten.

Un libro cada semana: ‘La musa’ de Jessie Burton

2017 mayo 8

Jessie Burton es una actriz reconvertida a novelista. Al parecer, no se trata de algo inusual en el Reino Unido. Hasta nuestras librerías, por citar solo otro ejemplo, han llegado también las obras de Rachel Joyce, que ha seguido idéntica trayectoria de las tablas al papel. Hace un par de años, se publicó en España La casa de las miniaturas, una novela en la que, partiendo de la historia real de una pieza que es una de las joyas del Rijksmuseum de Ámsterdam, Burton construía una sugerente historia ambientada en esa ciudad a finales del siglo XVII. En las entrevistas que concedió la autora con motivo de la aparición de esa novela ya contó que estaba escribiendo una segunda, y que parte de la misma estaba ambientada en Málaga. Pues aquí está.

La historia que narra Jessie Burton arranca, en efecto, en un pueblo de Málaga unas semanas antes del inicio de la Guerra Civil. Olive, una joven con talento artístico, se instala con sus padres –un marchante de arte vienés y una rica heredera inglesa– en una casa en la que contratarán como criada a Teresa, una adolescente que tiene un hermano pintor. Pintor y militante de izquierdas muy comprometido, hasta el punto de que su vida estará seriamente en peligro tras el golpe de Estado del 18 de julio.

En esos días prebélicos, se urdirá una impostura en torno a un cuadro que reaparece treinta años después en un instituto de arte londinense en el que entra a trabajar Odelle, una joven de Trinidad que enseguida se convierte en la mano derecha de Marjorie Quick, la subdirectora de la institución. Estas cuatro mujeres (Olive, Teresa, Odelle y Marjorie) son las protagonistas de una historia sobre el arte, la verdad, el amor y las renuncias. Burton ha escrito una novela de temática completamente distinta a la primera, en la que vuelve a manifestar un buen dominio de los entresijos del alma humana.

 

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: Sinfonía Nº 1 de Elgar

2017 mayo 4

Dentro de unos días, Juanjo Mena volverá a Bilbao, ahora con la Filarmónica de la BBC, para dirigir un concierto en el Arriaga. Algunos de ustedes leerían, imagino, la entrevista que publiqué en El Correo el pasado domingo, en la que el director vitoriano anunciaba que en junio de 2018 no prorrogará el contrato que le une a esa formación, con lo que cerrará un ciclo de siete años en ese podio. Así que esta puede ser la última oportunidad de verlo por aquí empuñando la batuta ante esta centuria. En el programa del concierto del día 16, el plato fuerte es la Sinfonía Nº 1 de Elgar, un compositor muy célebre en el Reino Unido pero creo que no demasiado escuchado por aquí, con la excepción de su Concierto para violonchelo y las Marchas de Pompa y Circunstancia.

La propuesta de este fin de semana es esa Sinfonía Nº 1 de Elgar, escrita cuando ya había alcanzado la fama -tras unos comienzos no demasiado fáciles- con sus Marchas de Pompa y Circunstancia, la música que mejor reflejaba el espíritu victoriano. Y que a su manera lo resumía: de hecho, las dos primeras están escritas justo el año 1901, el año de la muerte de la reina. Esta primera sinfonía, al parecer compuesta en recuerdo de un general fallecido en el campo de batalla, tiene esa nobleza típica de la música de su autor, con un movimiento lento, el que les propongo, marcado por un lirismo que nunca amenaza con desbordarse. Hay no pocos aficionados a los que la música de Elgar les parece fría y un punto grandilocuente (ahí están las Marchas para avalar esa idea). Puede ser. Sin embargo, fragmentos como este, son hermosos con su efusividad discreta. Decía Elias Canetti que cuando llegó a Londres le sorprendió, para mal, la frialdad de los habitantes de la ciudad, su escasa capacidad para las emociones. Pero cuando empezaron los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial quedó admirado por la manera en que los soportaron, con una dosis menor de drama y sin aspavientos de ningún tipo. Así es esta música. Disfruten.

(En Youtube no existe vídeo de la versión de Mena con la Filarmónica de la BBC. Tendrán que escucharla en vivo en el Arriaga).

Un libro cada semana: ‘La regata’ de Manuel Vicent

2017 mayo 1
por César Coca

Manuel Vicent ha vuelto al Mediterráneo. A la luz de sus veranos, el brusco cambio de las condiciones de la mar, la suciedad acumulada de décadas de dejadez, las pateras en las que se aproximan desheredados y perseguidos, la belleza deslumbrante de los atardeceres. En ese escenario navegan en sus veleros unos cuantos empresarios, políticos con dudoso sentido de la dignidad y profesionales, cuyas fortunas han crecido al calor de la corrupción. Con ellos van también unas jóvenes que parecen cortadas por el mismo patrón: todas son guapas y saben a lo que han ido.

La novela comienza cuando una de esas chicas, una actriz en busca de la gran oportunidad, se da cuenta de que el adinerado empresario con el que está haciendo el amor en un hotel antes de embarcarse ha sufrido un infarto y acaba de morir. Ella se había dejado atar de pies y manos a la cama y el hombre ha quedado sobre ella, impidiéndole todo movimiento.

A partir de ahí, Vicent desarrolla un relato coral en el que el lector asiste a lo que sucede en los distintos barcos que participan en una regata sin afán competitivo. Y lo que encuentra es un exministro perseguido por la ley, un aspirante a escritor, un matrimonio con dos hijas que protagonizan la aventura de sus vidas cuando encuentran en una patera a la deriva a unos inmigrantes a los que apenas se acercarán para ofrecerles agua y algo de comer… El escritor castellonense mezcla lo bello y lo zafio como nadie, hasta conseguir un excelente retrato de nuestro tiempo.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: Nocturno Nº 5 de John Field

2017 abril 27
por César Coca

Alguna vez les he hablado aquí de John Field, un pianista nacido en Dublín que realizó la mayor parte de su carrera en Rusia. Llegó a aquel gran país acompañando a Muzio Clementi, con un oficio en principio no relacionado con la composición: probador de pianos. Para esa tarea, se requerían intérpretes más interesados en los fuegos artificiales que en las sutilezas. Sin embargo, Field no es exactamente un compositor de los que incluyen dificultades técnicas al límite en sus obras. Estas se insertan en el final del clasicismo y el comienzo del Romanticismo. Por poner una referencia temporal: Chopin tenía 26 años cuando Field murió en Moscú a consecuencia de un cáncer rectal que le amargó la última etapa de su vida.

Como tantos otros músicos de su tiempo, Field recorrió Europa: estuvo en Inglaterra, Francia, Austria, Italia, Rusia… Una verdadera aventura con los caminos y las diligencias de esos años. ¿Se imaginan los viajes, sin internet ni películas, parando en fondas de mala muerte, con los huesos doloridos por el traqueteo de los carruajes? Mozart pasó una buena parte de su vida en esas diligencias. Field hizo menos viajes, pero más largos. En su catálogo destacan los siete conciertos para piano y orquesta y los nocturnos, un género que inventó y que luego Chopin llevaría al infinito.

Les dejo el Nocturno Nº 5 en la interpretación de la pianista polaca Magdalena Baczewska. Disfruten.

Un libro cada semana: ‘No me toques’ de Andrea Camilleri

2017 abril 24
por César Coca

El caso de Andrea Camilleri se estudiará muy probablemente en las facultades de Letras. Superados los 90 años, con serios problemas de vista y sin una necesidad especial de dinero, sigue escribiendo. Y no solo amplía la serie del comisario Montalbano, en la que podría pensarse que ya trabaja con el piloto automático, sino que se adentra en nuevas historias y las cuenta usando fórmulas narrativas diferentes a las tradicionales. Es decir, que a su manera experimenta como lo hacen otros con medio siglo menos.

En No me toques (el título es una traducción del Noli me tangere de tanta tradición en el mundo del arte y la creación), publicada en Italia el pasado año, narra la desaparición de una mujer inteligente, culta, apasionada por la historia del arte, bella, escritora en ciernes y casada con un celebrado novelista mucho mayor que ella, que la adora. Nada parece indicar que se trate de un secuestro pero nadie sabe tampoco adónde puede haberse dirigido.

La novela es la reconstrucción de la búsqueda de la mujer desde el momento en que el marido, inquieto por su ausencia, llama a la Policía. A partir de ahí, un relato no del todo lineal, que en parte, solo en parte, semeja la estructura de una novela policial. La característica especial de esta novela breve (185 páginas en letra generosa) es que la casi totalidad de los capítulos se compone exclusivamente de diálogos entre los diferentes personajes. Diálogos –muchos de ellos, telefónicos– en los que no se presenta a nadie, ni se explica el contexto o el escenario. Es solo el intercambio de frases de unos y otros, y la acción y los motivos de la mujer para desaparecer se desprenden de esas palabras.

A través de los diálogos el lector comprende también la personalidad de la desaparecida. Sabe de sus amantes antiguos y no tan antiguos. De un problema histórico-artístico que la tiene obsesionada, de los aspectos más enigmáticos de su pasado y de algunos secretos que salen a la luz cuando se difunde la noticia de su desaparición. Todo ello, con un ritmo muy rápido porque Camilleri desnuda la acción de tal manera que nada que no sea esencial figura en esos diálogos. Un sorprendente ejercicio narrativo a cargo de un venerable anciano que aún tiene ganas de sorprender a sus lectores.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: ‘La coronación de Popea’ de Monteverdi

2017 abril 20
por César Coca

Se acerca el 450 aniversario del nacimiento de Monteverdi, uno de los grandes de la música y el compositor fundamental del primer barroco. Su nombre estará asociado para siempre a la ópera porque fue uno de los primeros que escribió para los teatros públicos que se fueron abriendo en Venecia (luego de forma muy rápida en otras ciudades europeas) a partir de 1637. Probablemente, muchos asocien su nombre a las series de Vísperas y Madrigales que escribió en gran número. Pero su sentido de la ornamentación, su imaginación a la hora de jugar con el sonido, la profundidad de sus melodías y una innegable capacidad de innovación se plasmaron también en obras digamos más mundanas.

Una de esas piezas es La coronación de Popea, que trata la relación adúltera entre esta y Nerón. El tema resultaba atrevido en su momento, todavía más para un compositor que ya tenía 70 años (comparando con la época actual, muchos más). Y sin embargo Monteverdi convierte a sus personajes en humanos, lejos del cartón piedra que tanto abundaba en la todavía corta producción operística de su tiempo. Por extraño que parezca, la obra se interpretó una pocas veces y permaneció en el olvido… durante 250 años. Por suerte, fue recuperada. Disfruten de este dúo, ‘Pur ti miro, pur ti godo’.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.