Ir al contenido

Ningún fin de semana sin música: Nocturno Nº 5 de John Field

2017 abril 27
por César Coca

Alguna vez les he hablado aquí de John Field, un pianista nacido en Dublín que realizó la mayor parte de su carrera en Rusia. Llegó a aquel gran país acompañando a Muzio Clementi, con un oficio en principio no relacionado con la composición: probador de pianos. Para esa tarea, se requerían intérpretes más interesados en los fuegos artificiales que en las sutilezas. Sin embargo, Field no es exactamente un compositor de los que incluyen dificultades técnicas al límite en sus obras. Estas se insertan en el final del clasicismo y el comienzo del Romanticismo. Por poner una referencia temporal: Chopin tenía 26 años cuando Field murió en Moscú a consecuencia de un cáncer rectal que le amargó la última etapa de su vida.

Como tantos otros músicos de su tiempo, Field recorrió Europa: estuvo en Inglaterra, Francia, Austria, Italia, Rusia… Una verdadera aventura con los caminos y las diligencias de esos años. ¿Se imaginan los viajes, sin internet ni películas, parando en fondas de mala muerte, con los huesos doloridos por el traqueteo de los carruajes? Mozart pasó una buena parte de su vida en esas diligencias. Field hizo menos viajes, pero más largos. En su catálogo destacan los siete conciertos para piano y orquesta y los nocturnos, un género que inventó y que luego Chopin llevaría al infinito.

Les dejo el Nocturno Nº 5 en la interpretación de la pianista polaca Magdalena Baczewska. Disfruten.

Un libro cada semana: ‘No me toques’ de Andrea Camilleri

2017 abril 24
por César Coca

El caso de Andrea Camilleri se estudiará muy probablemente en las facultades de Letras. Superados los 90 años, con serios problemas de vista y sin una necesidad especial de dinero, sigue escribiendo. Y no solo amplía la serie del comisario Montalbano, en la que podría pensarse que ya trabaja con el piloto automático, sino que se adentra en nuevas historias y las cuenta usando fórmulas narrativas diferentes a las tradicionales. Es decir, que a su manera experimenta como lo hacen otros con medio siglo menos.

En No me toques (el título es una traducción del Noli me tangere de tanta tradición en el mundo del arte y la creación), publicada en Italia el pasado año, narra la desaparición de una mujer inteligente, culta, apasionada por la historia del arte, bella, escritora en ciernes y casada con un celebrado novelista mucho mayor que ella, que la adora. Nada parece indicar que se trate de un secuestro pero nadie sabe tampoco adónde puede haberse dirigido.

La novela es la reconstrucción de la búsqueda de la mujer desde el momento en que el marido, inquieto por su ausencia, llama a la Policía. A partir de ahí, un relato no del todo lineal, que en parte, solo en parte, semeja la estructura de una novela policial. La característica especial de esta novela breve (185 páginas en letra generosa) es que la casi totalidad de los capítulos se compone exclusivamente de diálogos entre los diferentes personajes. Diálogos –muchos de ellos, telefónicos– en los que no se presenta a nadie, ni se explica el contexto o el escenario. Es solo el intercambio de frases de unos y otros, y la acción y los motivos de la mujer para desaparecer se desprenden de esas palabras.

A través de los diálogos el lector comprende también la personalidad de la desaparecida. Sabe de sus amantes antiguos y no tan antiguos. De un problema histórico-artístico que la tiene obsesionada, de los aspectos más enigmáticos de su pasado y de algunos secretos que salen a la luz cuando se difunde la noticia de su desaparición. Todo ello, con un ritmo muy rápido porque Camilleri desnuda la acción de tal manera que nada que no sea esencial figura en esos diálogos. Un sorprendente ejercicio narrativo a cargo de un venerable anciano que aún tiene ganas de sorprender a sus lectores.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: ‘La coronación de Popea’ de Monteverdi

2017 abril 20
por César Coca

Se acerca el 450 aniversario del nacimiento de Monteverdi, uno de los grandes de la música y el compositor fundamental del primer barroco. Su nombre estará asociado para siempre a la ópera porque fue uno de los primeros que escribió para los teatros públicos que se fueron abriendo en Venecia (luego de forma muy rápida en otras ciudades europeas) a partir de 1637. Probablemente, muchos asocien su nombre a las series de Vísperas y Madrigales que escribió en gran número. Pero su sentido de la ornamentación, su imaginación a la hora de jugar con el sonido, la profundidad de sus melodías y una innegable capacidad de innovación se plasmaron también en obras digamos más mundanas.

Una de esas piezas es La coronación de Popea, que trata la relación adúltera entre esta y Nerón. El tema resultaba atrevido en su momento, todavía más para un compositor que ya tenía 70 años (comparando con la época actual, muchos más). Y sin embargo Monteverdi convierte a sus personajes en humanos, lejos del cartón piedra que tanto abundaba en la todavía corta producción operística de su tiempo. Por extraño que parezca, la obra se interpretó una pocas veces y permaneció en el olvido… durante 250 años. Por suerte, fue recuperada. Disfruten de este dúo, ‘Pur ti miro, pur ti godo’.

Un libro cada semana: ‘La casa grande’ de Álvaro Cepeda Samudio

2017 abril 17

Puede que los lectores, en su gran mayoría, no hayan leído nada de Álvaro Cepeda Samudio pero es bastante probable que les suene su nombre, el título de esta novela y el episodio histórico en el que se basa. Las tres cosas aparecen en la mucho más célebre obra de García Márquez. En los textos periodísticos y memorialísticos del premio Nobel figura Cepeda Samudio, amigo entrañable de los años cincuenta, cuando ambos eran dos jóvenes periodistas que formaron, junto a Germán Vargas y Alfonso Fuenmayor, lo que se dio en llamar Grupo de Barranquilla, que luego tendría mucha influencia en la literatura colombiana. En esos mismos textos periodísticos se cita esta novela reeditada ahora en España, La casa grande, que hace una aportación relevante a la renovación de las letras que ya se estaba dando en aquel país. Y la masacre de las bananeras aparece nada menos que en Cien años de soledad.

La historia se resume con rapidez: una huelga de jornaleros de las plantaciones de bananos de la United Fruit Company termina con la intervención del ejército. Los soldados iban en un tren y dispararon contra los obreros que estaban en la estación. Ese hecho aparece contado de manera muy elíptica en esta novela, que centra cada capítulo en un personaje o personajes distintos: dos soldados, el terrateniente, varios jornaleros, la amante del hacendado, las hijas… Hay capítulos construidos a base de diálogos elementales y cortantes y otros escritos en segunda persona; el narrador cambia de unos a otros pero la claridad del relato no se ve alterada en ningún momento.

La casa grande, que lleva un prólogo de García Márquez, fue terminada en 1961. La literatura ha cambiado mucho desde entonces, pero el germen del boom latinoamericano está ahí. El texto exige del lector un esfuerzo un poco mayor que en las novelas que hoy copan las listas de libros más vendidos, pero la recompensa es grande. Y el vocabulario usado por el autor tiene esa riqueza y sonoridad que ya solo se encuentra en el castellano escrito al otro lado del Atlántico.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: ‘Cristo en el monte de los Olivos’ de Beethoven

2017 abril 13
por César Coca

Voy a aportar mi propuesta musical a las fechas en las que nos encontramos. Y lo voy a hacer con una obra poco interpretada por aquí de un compositor imprescindible en las temporadas de las orquestas: el autor es Beethoven y la obra el oratorio Cristo en el monte de los Olivos. Es una pieza escrita en la época del testamento de Heiligenstadt, cuando empieza a darse cuenta de que se está quedando sordo y se rebela contra su negro destino. Fue escrita en un tiempo récord, apenas dos semanas, a partir de un libreto del poeta Franz Xaver Huber. El número de opus es el 85, lo que sitúa la obra en el catálogo en un período de tiempo muy posterior, unos diez años.

Como saben, Beethoven no frecuentó la música religiosa, aunque es autor de una de las mejores misas jamás escritas. Este oratorio no figura entre sus obras inolvidables pero tiene claramente su sello: una grandiosidad, un carácter, una brillantez que no dejan indiferente a ningún aficionado. Disfruten de la Semana Santa y de Beethoven.

Un libro cada semana: ‘Derecho natural’ de Ignacio Martínez de Pisón

2017 abril 10
por César Coca

Ya lo escribió Tolstói: todas las familias felices son iguales pero las infelices lo son cada una a su manera. E Ignacio Martínez de Pisón es quien mejor cuenta la infelicidad de las familias españolas, sobre todo en los últimos años del franquismo y primeros de la Transición. Lo hizo en El tiempo de las mujeres,Carreteras secundarias, El día de mañana y La buena reputación. Y lo vuelve a hacer en Derecho natural.

Aquí el narrador es Ángel, un joven cuyo padre es un actor de películas de serie B en las que siempre interpreta papeles menores, que luego termina por ganarse la vida durante un tiempo como agente de estrellas infantiles e imitador de Demis Roussos en cruceros por el Mediterráneo y discotecas para un público poco exigente en la costa del mismo mar. Un padre con tendencia a desaparecer, y una madre que aguanta resignada hasta que un día decide tomar las riendas de la situación.

Por la novela pasa también un hermano menor con tendencia a la cleptomanía y dos hijas de su padre –una de ellas con otra mujer– que se parecen tanto que todos las toman por gemelas. En ese contexto, la difícil relación con un padre que tantas veces no está se solapa con el descubrimiento del sexo y el amor por parte del protagonista, que observa con desaliento la extraña naturaleza de su familia.

Derecho natural es una comedia agridulce, una historia de perdedores sin derecho a una segunda oportunidad que retrata muy bien un tiempo no tan lejano en el que los sueños ya eran inalcanzables para la mayoría.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música. ‘La ópera de tres peniques’ de Kurt Weill y Bertolt Brecht

2017 abril 6
por César Coca

Hay un dicho que asegura que es mejor librarse de los tiempos interesantes. Sin duda lo fueron los años finales de la década de los veinte y los primeros treinta del siglo pasado, y  más en una ciudad como Berlín. Aunque ya saben ustedes cómo terminó aquello. Mal, muy mal. En aquel ambiente de crisis, efervescencia cultural y social y desastre político, nacieron algunas obras de gran calidad que luego tuvieron una enorme influencia en el devenir artístico del resto del siglo. Entre las personalidades que lo hicieron posible dos destacan con luz propia: el compositor Kurt Weill y el escritor Bertolt Brecht. En las últimas semanas del verano de 1928, cuando aún era posible pensar en la felicidad y los locos años veinte eran eso, años locos sin la presencia amenazante del manicomio, estrenaron esta obra que mezcla numerosos elementos e influencias, de la música culta al cabaret y del marxismo a la tradición literaria del siglo XVIII.

Como sucede con Porgy and Bess (estrenada siete años más tarde), muchos fragmentos de esta ópera han sido adaptados para su interpretación por cantantes de todos los géneros. Pero antes de que eso sucediera, los nazis que llegaron al poder en 1933 (y Weill y su esposa tuvieron la vista de salir corriendo de inmediato) consideraron que esta música era “degenerada”. Aquí les dejo uno de los fragmentos más célebres. Ustedes dirán si se lo parece (lo de degenerada).

Un libro cada semana: ‘Esperando a Mr. Bojangles’ de Olivier Bourdeaut

2017 abril 3
por César Coca

Esperando a Mr. Bojangles es la primera novela de Olivier Bourdeaut, que tuvo un gran éxito en Francia el pasado año. Lo que cuenta es la historia de la deriva hacia la locura de su protagonista, narrada por su único hijo. El relato comienza con rasgos de humor surrealista: la mujer adopta cada día un papel, una sorpresa que para el niño supone una fiesta perpetua. Y además, el padre –cualquier cosa menos un hombre convencional– le sigue el juego y en un derroche de vitalidad inventa historias para que ella encuentre el lugar en el que desarrollar una personalidad errática, sostenida por una imaginación desbordante.

Pero lo que es un relato a veces disparatado se va transformando en algo mucho más serio cuando un día la mujer debe ser ingresada en un psiquiátrico. La vida –y sus locuras– continúa, pero todo ha cambiado. Y el joven narrador y su padre son conscientes de ello, por más que participen en una sorprendente operación diseñada por su madre.

El título de la novela está tomado de una canción de Nina Simone que suena muchas veces en el tocadiscos del hogar familiar y que bailan los padres del narrador. Ese el mismo disco que la mujer se llevará al psiquiátrico y que está cargado de simbolismo.

Una novela diferente en casi todo, pero en especial en cuanto al tratamiento del tema.

 

(Publicado en elcorreo.com)

Y aquí tienen la canción que da título al libro.

Ningún fin de semana sin música: ‘Ständchen’ de Schubert/Liszt

2017 marzo 30
por César Coca

Pese a ser un compositor de indudable talento, Liszt ocupó buena parte de su tiempo no en crear sus propias obras sino en adaptar para el piano las partituras de otros compositores. En su época, ese trabajo tenía un interés especial porque las obras escritas para orquesta estaban muy lejos del alcance de la inmensa mayoría de la población. En cambio, muchas personas sabían tocar el piano o al menos tenían la posibilidad de asistir a conciertos para este instrumento. Por eso de tantas obras se hicieron versiones para el teclado. Entre los trabajos que Liszt realizó (no puedo evitar el detalle casi del cuore de decir que en el tiempo libre que le dejaban sus muchas conquistas femeninas) está la transcripción de las nueve sinfonías de Beethoven, casi nada.

Así las cosas, transcribir este lied de Schubert, escrito en su último año de vida, le parecería casi un entretenimiento. Se trata de Ständchen, Serenata, un bellísimo tema que ha sido objeto de arreglos de todo tipo, incluidos los orquestales. Se lo dejo en la versión para piano de Liszt, que es sencillamente prodigiosa. Al teclado, la que seguramente es en este momento la pianista más de moda en el ámbito internacional: Khatia Buniatishvili. Algún día les hablaré de ella con más detalle. Disfruten.

Un libro cada semana: ‘A cielo abierto’ de Antonio Iturbe

2017 marzo 27
por César Coca

Antonio Iturbe ha ganado el premio Biblioteca Breve con A cielo abierto, una novela en la que el lector encuentra aventura, amor, escenarios exóticos, política, humor y drama. Aventura porque los protagonistas de la misma son el piloto y novelista Antoine de Saint-Exupéry y dos de sus amigos, embarcados todos ellos en una compañía de aviación postal en los años en que eso no era un trabajo sino un empeño de alto riesgo con el que solo personas de una pasta muy especial se atrevían. Amor porque cada uno de ellos lo vive a su manera. Jean Mermoz es un mujeriego empedernido que no quiere compromiso sino episodios de una noche. Henri Guillaumet, el más prudente y preciso de los tres, busca una vida más convencional, con una compañera que espera su regreso y que lo apoya incondicionalmente. Saint-Exupéry, en fin, vivirá siempre obsesionado por la primera mujer a la que amó de verdad y que lo rechazó por razones que nunca logró explicarse.

Hay escenarios exóticos que van de los Andes al desierto del Sahara. Hay política porque la acción transcurre en un momento histórico en el que los totalitarismos se adueñan de Europa y Francia tiembla ante la amenaza alemana. El humor está en las locuras de los pilotos, siempre viviendo al límite por su conciencia de que cada vez que se suben a sus frágiles aparatos puede ser la última. Y drama porque el final de los tres amigos es conocido. Iturbe se detiene sobre todo en los últimos meses de Saint-Exupéry y logra una escena conmovedora, cuando el ya célebre escritor, de viaje en Nueva York, se tropieza por la calle con un muchacho que se gana unos centavos vendiendo cucuruchos de galleta. Será él quien inspire el personaje de El principito.

Iturbe ha conseguido una novela que, pese a su extensión, se lee con gran facilidad por la tersura del estilo y porque en ella nada sobra.

(Publicado en elcorreo.com)

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.