Ir al contenido

Un libro cada semana: ‘La presa’ de Irène Némirovsky

2016 mayo 2
por César Coca

La posteridad está haciendo justicia a una escritora que acumuló infortunios personales en vida, hasta el extremo de morir en Auschwitz sin haber cumplido los 40 años. Irène Némirovsky fue lanzada a la fama hace poco más de diez años, cuando sus descendientes descubrieron primero y publicaron después Suite francesa, su mejor obra, que estaba sin terminar.

En los años sucesivos han ido publicándose en castellano libros que no habían visto la luz hasta muy tardíamente en su francés original o, como es el caso, sí fueron editados en su momento pero no habían sido traducidos. La presa llegó a las librerías en 1938 y narra la historia de un joven nacido en el seno de una familia acomodada venida a menos por la enfermedad del padre. Jean-Luc, que así se llama, quiere esquivar a toda costa la miseria a la que a corto plazo se siente condenado, y cuando conoce a una joven heredera de un imperio financiero se da cuenta de que ella es la vía para lograr su objetivo.
A partir de ahí, en una trayectoria que tiene no poco de stendhaliana, Jean-Luc guiará su actuación con el único principio de buscar un acomodo en lo más alto de la sociedad francesa, aunque eso signifique traicionar a los suyos y también a sí mismo. Se dará cuenta de ello cuando su carrera se frene de golpe y descubra que ya no tiene nada ni nadie a quien agarrarse.
Némirovsky escribe un texto que profundiza en costumbres, sentimientos y culpas con un lenguaje terso, de resonancias clásicas, sin estridencias. En sus libros, lo importante no es tanto lo que pasa, aunque sí suceden cosas, como la forma en la que lo cuenta. Y esa suele ser la piedra angular de la gran literatura.

(Publicado en elcorreo.com)

 

Ningún fin de semana sin música: ‘Danza macabra’ de Saint-Saëns

2016 abril 29
por César Coca

Camille Saint-Saëns es un compositor de gran celebridad en Francia y poco interpretado por aquí, si se exceptúa El carnaval de los animales, e incluso debería hablar más bien de fragmentos concretos de esa obra. Creo que solo los estudiantes de piano, y en menor medida los de violín, están familiarizados con su catálogo. En esta misma sección les he dejado el arranque del Concierto para piano Nº 2 en la versión de Joaquín Achúcarro, una pieza sin duda efectista pero que reconozco que a mí me gusta mucho.

Saint-Saëns es un músico de melodía fácil, conservador en sus propuestas pero buen constructor de arquitecturas orquestales. Y fue también un gran agitador cultural en su tiempo, además de maestro de un puñado de grandes compositores. Todos ellos son motivos suficientes para tratar de adentrarse en su obra y conocer al menos lo más importante. Les propongo para este fin de semana una de sus piezas más célebres: esta Danza macabra escrita a partir de un poema de Henri Cazalis. Pese al tema, van a disfrutar.

Un libro cada semana: ‘La muerte de Ulises’ de Petros Márkaris

2016 abril 25
por César Coca

Petros Márkaris es conocido entre nosotros sobre todo por la serie de novelas protagonizadas por el comisario Kostas Jaritos, que en las últimas entregas ha vivido en primera persona la terrible crisis económica, social y política que ha asolado Grecia. En este libro de relatos, Jaritos protagoniza solo dos cuentos –y de los menos relevantes del volumen, además– pero su presencia en la colección la hace más familiar al lector.

El tema central de la mayor parte de las historias de este libro es la xenofobia, que se plasma en el casi permanente conflicto entre griegos y turcos. Un asunto que Márkaris conoce muy bien porque él nació en Estambul, la ciudad a la que quiere retirarse el Ulises que protagoniza la historia que da título al volumen. La desconfianza hacia los turcos que viven en Grecia o los griegos que continúan en Estambul es el gran asunto de fondo de estos relatos: el terrible daño de unos nacionalismos absurdos que rompen la convivencia entre vecinos que no han tenido ningún problema para compartir calles, espacios, negocios y complicidades. Hasta que un día sucede algo –por ejemplo, que la casa de Ataturk en Salónica sufra el ataque de unos extremistas– y entonces los griegos de Estambul sufren las represalias a manos de esas personas que hasta apenas unas horas antes eran amistosos vecinos. Por supuesto, en Grecia sucede algo parecido respecto de los turcos.

Y donde no hay xenofobia está presente la envidia, el rencor absurdo hacia el que ha logrado triunfar por parte de quienes se ven marginados por ese éxito. Todo ello, humano, muy humano. Márkaris lo cuenta sin concesiones al maniqueísmo.

(Publicado en elcorreo.com)

Un libro cada semana (edición especial): ‘Operación Black Death’ de Fernando García Pañeda

2016 abril 23

El bilbaíno Fernando García Pañeda ha publicado varios libros, centrados sobre todo en el género del relato o la novela corta. No es el caso. Operación Black Death es una novela de dimensión convencional, ambientada en un momento histórico que su autor no había tratado hasta el momento: el de los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, una etapa en la que el espionaje, la resistencia de algunos grupos que ante el retroceso alemán se atrevían a ataques más ambiciosos y la confusión sobre las intenciones de unos y otros crearon un ambiente complejo en el que la sombra de la duda alcanzaba a todos.

El punto de arranque de la novela es el encuentro entre una joven belga integrante de la resistencia que ha logrado escapar de los alemanes y un aristócrata de Neguri del que no pocos de sus vecinos piensan que se ha enriquecido con la venta de obras de arte procedentes del expolio a los judíos. A partir de ahí, una historia ambientada en distintos escenarios, sobre todo del País Vasco, que combina la intriga política con el espionaje y, por supuesto, el amor.

García Pañeda utiliza numerosos recursos narrativos, como el diálogo teatralizado, los documentos oficiales, informes del servicio de espionaje y otros, para dar ritmo y verosimilitud a su relato. Operación Black Death no es exactamente una novela de género aunque utilice elementos del mismo para lograr un relato atractivo para el lector.

(Publicado en elcorreo.com)

Un libro cada semana (edición especial): ‘El punto ciego’ de Javier Cercas

2016 abril 22
por César Coca

Cuenta Javier Cercas en el prólogo de este libro que sintió una sensación extraña cuando recibió una invitación de la cátedra Weidenfeld de la Universidad de Oxford para ejercer de profesor visitante en 2015, con la obligación de impartir una serie de conferencias sobre literatura. Por esa tribuna han pasado autores tan relevantes como Amos Oz, Umberto Eco, Mario Vargas Llosa, George Steiner, Bernard Schlink, Martha Nussbaum o Roberto Calasso, por citar solo a algunos de ellos, así que su sensación mezclaba la euforia por entrar en ese prestigioso club y el temor a que le dijeran que todo había sido un error.

Por supuesto, no lo era. Y las conferencias que ofreció durante su estancia en Oxford, recogidas en este libro, lo demuestran. Cercas analiza ciertos elementos de algunas de sus obras, en especial Anatomía de un instante, pero se centra sobre todo en Cervantes, Borges y Kafka, Moby Dick, La ciudad y los perros, El gatopardo y un puñado de obras más. En todos los casos, su mirada penetra en el interior de esos libros, tratando de desvelar algunas claves que explican su éxito imperecedero o la enorme influencia que han tenido en la literatura posterior.

Todo escritor culto, y Cercas lo es –no en vano es profesor de Literatura española– conoce no solo la gran literatura de su tiempo y del pasado, sino que la ha desmenuzado para comprender el entramado sobre el que se teje el argumento y se asientan los personajes. Y eso ayuda a los lectores a comprender mejor los grandes libros, esos que le interpelan y cambian su vida. Aunque a veces es preciso que pase el tiempo para darse cuenta de ese cambio.

(Publicado en elcorreo.com)

Ningún fin de semana sin música: Obertura-fantasía Hamlet, de Chaikovski

2016 abril 22
por César Coca

Estamos en el fin de semana de la conmemoración mundial del cuarto centenario de la muerte de Shakespeare y Cervantes. Supongo que algunos de ustedes vieron el especial de Territorios que dedicamos el pasado sábado a los dos genios mayores de la literatura. Así que, con su permiso, mi propuesta musical de hoy se refiere a ese mismo acontecimiento. Se trata de la Obertura-fantasía Hamlet, de Chaikovski.

Se trata de una obra de 1888, el año de la Quinta Sinfonía, es decir, en plena madurez compositiva del músico ruso. El tema de Hamlet, con su carga de drama y culpa, iba como anillo al dedo a Chaikovski, un compositor atormentado y ciclotímico, capaz de escribir las melodías más líricas y las más tristes, o de poner música a los juegos infantiles y hacer que la orquesta llore. En esta partitura, no muy conocida, las melodías tienen el inconfundible sello de su autor. Disfruten.

Un libro cada semana (edición especial). ‘Sin palabras’ de Edward St. Aubyn

2016 abril 21
por César Coca

Edward St. Aubyn es conocido entre nosotros por su serie sobre la vida del aristócrata inglés Patrick Melrose, repleta de causticidad y no exenta al tiempo de una dosis de ternura. Ahora, publica una novela que profundiza en su estilo mordaz en un escenario que se presta mucho a ello. Se trata de un premio literario que convoca una empresa con el impulso de un veteranísimo político que trabajó en Asuntos Exteriores y cuyo jurado está compuesto por cinco personas a las que no parece unir nada, ni siquiera su pasión por las Letras: un parlamentario de segunda fila, un actor, una profesora de Literatura, una crítica literaria y una funcionaria que trabajó con el político que ha puesto todo en marcha.

 

Al otro lado, entre los aspirantes, están una joven novelista que cambia de amante con tanta facilidad que se atropellan las despedidas, un mahrajá a quien le sobran el dinero y el tiempo para escribir un libro de 2.000 páginas que no interesa a nadie, un aristócrata que narra la vida en un barrio muy degradado de una gran ciudad, una anciana que compite por error con un recetario de cocina y algunos más. Y no pueden faltar las presiones, tanto de los políticos como los editores y los agentes de los aspirantes.

 

Por el texto pasan fragmentos de los libros que han escrito unos y otros –la caricatura de ciertos estilos es soberbia– pero por encima de todo brilla la agilidad narrativa y el afilado sentido del humor del autor, que no deja títere con cabeza respecto de un sector, el literario, en el que no todo es talento y creatividad. Sin palabras es una inteligente y divertida novela que habla de un mundo que St. Aubyn conoce muy bien.

(Publicado en elcorreo.com)

Un libro cada semana (edición especial): ‘Antología poética’ de Ángel González

2016 abril 20
por César Coca

Ángel González fue uno de los grandes poetas españoles de la segunda mitad del siglo XX, uno de los integrantes de la Generación del 50, en la que también forman o formaron autores como Caballero Bonald, Gamoneda, Valente, Gil de Biedma, José Agustín Goytisolo, Brines, Hierro y Rodríguez, entre otros.

Estos días ha llegado a las librerías una nueva edición actualizada de la Antología poética que, realizada por el propio autor, se publicó en 1982 y ahora se ha completado con versos procedentes de Nada grave, la entrega que vio la luz de forma póstuma.

En este puñado de poemas están algunos que sonarán a cualquier lector por poco aficionado a la poesía que sea: Para que yo me llame Ángel González, Muerte en la tarde, Mientras tú existas, Discurso a los jóvenes, Inventario de lugares propicios al amor, Siempre lo que quieras y otros.

La poesía de González habla sobre todo del envejecimiento y el amor. Hay un leve toque de ironía y una melancolía discreta en sus versos, una resignación ante el paso del tiempo y un afán por dar valor solo a las cosas que realmente lo tienen. Lo dice en Epílogo, otro de sus poemas más célebres: «Me arrepiento de tanta inútil queja, /de tanta/ lamentación improcedente./ Son las reglas del juego inapelables/ y justifican toda, cualquier pérdida./ Ahora/ sólo lo inesperado o lo imposible/ podría hacerme llorar:/ una resurrección, ninguna muerte».

 

(Publicado en elcorreo.com)

Un libro cada semana (edición especial): ‘Una voz en la noche’ de Andrea Camilleri

2016 abril 19
por César Coca

El comisario Montalbano, la creación de Andrea Camilleri que toma ese nombre en homenaje a su admirado Manuel Vázquez Montalbán, se está haciendo mayor. La última de sus novelas (en cuanto a la publicación) arranca el día que cumple 58 años, y no es esa una circunstancia que lo haga feliz. Si a eso se une que algunos de sus subordinados más insubordinados empiezan a sugerirle que debería pensar en jubilarse, el problema no hace más que crecer.

 

El caso de Una voz en la noche es en principio sencillo: un robo en un supermercado que se sospecha propiedad de la mafia. Montalbano piensa desde el primer momento que detrás de ese suceso menor hay algo más, y su temor se ve reforzado cuando el responsable de la tienda aparece ahorcado en su despacho y no se trata de un suicidio. Para terminar de estropear el día, el protagonista de esta serie de Camilleri tiene un incidente automovilístico con el joven hijo de un político importante y discute una y otra vez con su sempiterna novia, que como en otras entregas comparece solo por teléfono.

 

Camilleri desarrolla la trama con agilidad y al tiempo sigue perfilando el personaje principal, cada vez más pesimista e insatisfecho con su vida, su carrera y el mundo en general. Solo la gastronomía –y no siempre– parece darle alguna satisfacción. Sus seguidores encontrarán en esta nueva entrega otro motivo para mantener su fidelidad a uno de los investigadores más originales y humanos de la literatura negra actual.

(Publicado en elcorreo.com)

Un libro cada semana: ‘Maestra’ de L.S. Hilton

2016 abril 18
por César Coca

El caso de Lisa Hilton, que firma como L.S. Hilton, es una prueba más de las sorpresas que de vez en cuando surgen en el mundo editorial. Maestra es su primera novela y tuvo que atravesar un largo y penoso desierto antes de publicarla. Ahora, el libro es un éxito internacional, va a ser llevada al cine y la autora prepara ya dos más con el mismo personaje.

Judith Rashleigh, ese es el nombre de la protagonista de Maestra. Se trata de una joven graduada en Bellas Artes, que hizo un curso en Italia y al comienzo de la novela trabaja en un puesto de poca relevancia en una de las grandes casas de subastas de Londres. Es allí donde, gracias a su perspicacia y a un poco de ayuda, descubre una estafa. Su jefe, en vez de agradecérselo, la pone de patitas en la calle.

Así arranca lo que en principio parece una deriva del personaje, una huida hacia adelante, porque su única salida profesional es un bar de alterne donde conoce a un tipo rico y no muy exigente. Es el inicio de una serie de peripecias en las que se mezclan el mundo del arte, los coleccionistas, las finanzas, el lujo de la costa Azul, los multimillonarios de todas las nacionalidades y tan parecidos entre sí, los clubes de sexo sin límites y, quizá como consecuencia de ese mundo de ambición carente de moral, el crimen.

La protagonista, que narra en primera persona, es una mujer inteligente, bella y… asesina. Un personaje sin valores morales de ningún tipo, y sin embargo al lector no le cuesta ponerse de su parte. Se la ha comparado con el Ripley de Patricia Highsmith y seguramente es muy acertada la referencia.
La novela es rápida, intensa y eficaz en la narración. El mundo del arte y los negocios opacos está bien descrito. Las escenas de sexo son abundantes y explícitas. Ana Steele, la protagonista de 50 sombras de Grey no le duraría ni medio asalto –en ningún sentido– a Judith Rashleigh.

 

(Publicado en elcorreo.com)

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.