La princesa, ¿de qué pueblo? | Divergencias - Blog elcorreo.com

Blogs

César Coca

Divergencias

La princesa, ¿de qué pueblo?

Es en algunos medios una de las noticias del día: si Belén Estaban formara un partido político y se presentara a las elecciones, se convertiría en la tercera fuerza política. Anoche, en unos minutos de desconcierto, vi un programa de TV sobre esta princesa del pueblo en el que la comparaban directamente con Lady Di, y sobre todo, con Eva Perón.

Algunos comentarios: con todos mis respetos para los autores de la encuesta, no es lo mismo responder a preguntas del estilo de “si Belén Esteban se presentara a las elecciones, ¿la votaría?” que ir y votarla. Primero, porque lo que se dice en las encuestas no tiene efecto alguno, y el voto sí. Y, segundo, porque se parte de una hipótesis inverosímil. Estoy seguro de que la misma encuesta a partir de la pregunta “¿Votaría usted a Del Bosque (sustituible por Llorente, Messi, Iniesta, Xabi, Xavi…), o a Bertín Osborne (susituible por José Coronado, Jorge Fernández y algunos más), o a Pilar Rubio (y aquí pongan a Sara Carbonero y tantas otras)?”, daría un resultado similar. La madre Teresa de Calcuta hubiese obtenido un resultado extraordinario en cualquier encuesta de ese tipo, pero ella no se presentaba a las elecciones.

Otro apunte: comparar a Belén Esteban con Eva Perón es ir muy lejos. Demasiado. Y confundir a los espectadores que desconocen la figura de la argentina. Es cierto que ella venía también de abajo, pero fue la esposa de un presidente y tuvo una actuación política muy relevante. Tanto que está en los libros de Historia, adonde no irá a parar Belén Esteban, al menos por sus méritos hasta el día de hoy. Comparar las imágenes de Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez tras retransmitir las campanadas de Año Nuevo, saludando a la multitud festiva y ebria de la Puerta del Sol, con la masa enfervorizada tras escuchar un discurso de Eva Perón desde el balcón de la Casa Rosada es, también con todos mis respetos hacia los autores del reportaje, una bobada.

Y una última cosa: cuando los autores del reportaje reiteraban que toda España seguía tal o cual acontecimiento de la vida de esta señora, consideren que unos cuantos no estábamos incluidos. Nunca he sentido el más mínimo interés por su peripecia vital. Ni compré el Interviú el día (de récord, dijeron) que salieron sus fotos posando desnuda.

Princesa del pueblo. ¿De cuál?