Antigravedad

Como os comentaba ayer, hace pocos días, vi en Mundo desconocido, como J.L. nos hablaba en un video de la antigravedad, “La antigravedad, el gran secreto”.

Hoy me disfrazare de científico e intentare comprender un poquito mejor lo que es la antigravedad, obteniendo unas ideas mas claras de una posible fuente de energía futura.

En un principio, le veo una similitud lejana al magnetismo, ambas son fuerzas electromagnéticas que atraen y repelen.

En un principio nos olvidaremos del magnetismo, puesto que con el tema de la gravedad ya tenemos suficientes sustancia para desarrollar este articulo.

De todas formas, si estáis interesados en el tema de la antigravedad,  os recomiendo ver el video de J.L. que lo he visto muy interesante y completo (como casi todos sus videos).

La antigravedad, consiste en una fuerza que repele los cuerpos, siendo esta antagónica a la gravedad, si una fuerza (la gravedad) los atrae, esta (la antigravedad) los repele.

He visto también el post “Tecnología antigravedad militar – Evidencias y pruebas”  en el nos muestran diferentes videos sobre el tema y nos remiten a unos DVD sobre el tema “From here to Andromeda”

Podéis verlos en YouTube:

From here to Andromeda parte 1

De aquí a la parte 2 de Andromeda

 

Os aviso que están en ingles y duran cerca de dos horas cada uno…

Realmente sabemos lo que es la gravedad, (la atracción de todos los cuerpos por la fuerza electromagnética de la Tierra), sabemos lo que es la ausencia de gravedad (aislarnos del campo magnético terráqueo).

Realmente la ciencia “conocida” nada sabe de la antigravedad, deja ese término para las películas de ciencia ficción.

Si un cuerpo dejara sin efecto la fuerza de la gravedad, este cuerpo podría ser acelerado sin esfuerzo, aumentando considerablemente el poder de sus motores, en el caso de tenerlos.

Aunque la ciencia no nos dice nada de la antigravedad, también las novelas de Julio Verne, en sus tiempos, eran novelas de ciencia ficción y todos sabemos el resultado…

También he leído con especial detenimiento este artículo sobre “La antigravedad”, donde opino que nos dan pistas sobre que la antigravedad es una realidad.

Dicen que la gravedad tiene mucha similitud con el campo magnético de un simple imán.

También nos cuentan y nos razonan que si existe la gravedad, tiene que existir la antigravedad.

Explican la existencia de materiales cerámicos de alta conductividad que colocados en un avión podrían generar unas fuerzas electromagnéticas, con un generador de alto voltaje que podría anular la fuerza de gravedad, con lo cual el avión no pesaría y gastaría muchísimo menos combustible ganando en prestaciones.

Ahora dejo volar mi corta imaginación, mezclamos el video de JL, los datos recogidos esta tarde y los mezclo dentro de mi tarro…

Resultado de la mezcla…….

Todos conocemos ese fantástico “B2”, según parece ser, entre sus toberas y su carcasa tiene una altísima diferencia de potencia (muchos miles de voltios, como un TRC de las televisiones pero a lo bestia)…

Este avión fantasma, que ni los radares detectan…

Según nos cuentan, los primeros modelos tenían muchos vértices para absorber las señales de los radares, pero sin bases para ello me pregunto yo…

¿No podría ser que el altísimo diferencial de potencial que tiene en su superficie este avión, no sera lo que adsorbe las ondas del radar?

¿No podría ser que la base de este B2 tenga algún tipo de material cerámico superconductor?

Ahora unimos las dos suposiciones anteriores…

El B2 es un avión con tecnología antigravedad…

¿Es cierto? ¿es mentira? El tiempo nos lo dirá.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.