Gazpacho de calabaza

Aunque para mi gusto, como un gazpacho de los de toda la vida, con sus variantes, es el gazpacho más rico, me gusta probar gazpachos con ingredientes diferentes.

En este caso, he visto un curioso gazpacho que me ha llamado la atención y la verdad es que ha quedado con un agradable sabor.

En esta ocasión, he imitado un gazpacho de la Red Facilisimo, en las Recetas de Tania, en su receta “Gazpacho de calabaza”.

 

Ingredientes (4 personas):

 

1 tomate maduro y muy grande

1 rodaja de calabaza (previamente cocida)

1/2 cebolla

1 huevo duro

1 ajo

Aceite

Vinagre

Sal

 

Preparación:

 

Lavamos y troceamos el tomate, depositando en un recipiente donde después lo trituraremos con el resto de los ingredientes.

La calabaza suelo cocerla entera al vapor, así ya la tenemos cocida para futuras recetas y le quitamos mejor la piel.

Desechamos la piel y las semillas de la calabaza, la troceamos y añadimos junto el tomate.

Pelamos y picamos en juliana la cebolla y también la unimos al tomate y la calabaza.

Pelamos y troceamos el huevo duro, uniéndolo al resto de ingredientes.

Añadimos un ajo fileteado, aceite, sal y vinagre.

Trituramos bien, probamos y retocamos el punto de sal, aceite y vinagre.

Servir muy frio.

Triangulos de lomo picantes

Esta es una receta muy simple, para preparar una rápida y rica cena.

 

Ingredientes (9 triángulos):

 

5 filetes grandecitos de lomo

9 rebanadas de pan de molde

1 tomate grande

Salsa picante (se vende preparada en los supermercados)

Aceite

Sal

 

Preparación:

 

En primer lugar lavamos y trocemos el tomate desechando la parte del tallo y le añadimos un generoso chorro de aceite.

Además del aceite añadimos salsa picante a nuestro gusto, trituramos y probamos para afinar su sabor.

Cortamos las 9 rebanadas de pan de molde en forma de triángulo.

Untamos una de las caras de cada triángulo con nuestra salsa de tomate picante.

En una sartén con un poco de aceite freímos el lomo, salándolo previamente.

Una vez frito el lomo, partimos los filetes en dos y los vamos repartiendo entre los triángulos previamente untados con nuestra salsa de tomate picante.

Introducimos en el horno unos 10 minutos, antes de servir (yo le puse 15 y me quedaron un poco demasiado tostados).

Aviso que mi horno es muy lento y partimos del horno frio.

Pata pollo al microondas

El otro día, cotilleando la web de Gallina Blanca, encontré una receta denominada “Muslos de pollo asados en microondas” que me llamo la atención, y en esta ocasión que andaba un poco vago, he querido experimentarla.

 

Ingredientes (2 personas):

 

1 contra muslo de pollo grande

3 patatas medianas

½ cebolla grande

½ limón (su zumo)

Sal

Pimienta

Curry

Aceite de oliva

½ pastilla de concentrado de carne

Preparación:

 

Pelamos, lavamos y cortamos a rodajas gruesecitas las patatas.

En un recipiente apto para el microondas colocamos un chorrito de aceite y un poco de agua, e introducimos las patatas.

Añadimos la cebolla cortada en juliana.

Salpimentamos ambas y añadimos el curry.

Tapamos el recipiente con plástico de cocina, perforándolo con el tenedor para que suelte los vapores.

El tiempo del microondas es muy relativo, a mí, que quedaran tiernas las patatas, me costó dos tandas de 5 minutos a máxima potencia.

Dejamos enfriar un poco y sacamos del microondas.

Destapamos, damos la vuelta a las patatas y colocamos el contramuslo cortado en dos trozos.

Salpimentamos el contramuslo, añadiéndole el curry y la media pastilla de concentrado de carne desmenuzada, el zumo de medio limón y volvemos a tapar con plástico de cocina, pinchando este con un tenedor.

Le volvemos a introducir en el microondas con dos tandas de unos 4 minutos.

Sacamos e del microondas, retiramos el plástico, volteamos los contramuslos y las patatas si lo consideramos necesario e introducimos nuevamente al microondas otros cuatro minutos con el grill encendido para que se dore el muslo.

Servir calentito.

Gazpacho solido

En esta ocasión os presento un originalísimo gazpacho, la idea la saque de la web, Facilisimo, del espacio de “Tererecetas”, en su originalísima receta de “Mousse de gazpacho y sandía”.

Realmente, la receta original es más espectacular, sin la menor duda, pero como soy vago, además como siempre, aproveche para gastar unos restos de sandía que andaban perdidos en la nevera, para hacer cuadraditos y que me sobraran recortes, como que no me cuadraba, además me daba pereza enmoldar para después desmoldar el gazpacho, entonces opté por unir la sandía triturada al gazpacho y colocarla en recipientes individuales, así seguro que no tenía problemas de desmoldaje… por cierto no lo he intentado…

 

 

Ingredientes (6 raciones):

 

4 tomates maduros medianos

2 lonchas no muy grandes de sandía (en mi caso, de la que no tiene semillas)

1 pimiento rojo chiquitín

1 huevo cocido

½ cebolla

2 dientes de ajo

1 pepino

4 láminas de gelatina

Aceite

Sal

Vinagre

 

Preparación:

 

En primer lugar colocamos las láminas de gelatina en un vaso con dos deditos de agua, para que vaya hidratándose.

En un cazuela lo suficientemente grande para contener todos los ingredientes, iremos montando nuestro gazpacho.

Lavamos los tomates, desechamos la parte del tallo y los troceamos e introducimos en la cazuela.

Lavamos, desechamos la parte dura y las semillas del pimiento, troceándolo, uniéndolo a los tomates.

Pelamos y troceamos el pepino, y a la cazuela con él.

Pelamos los dientes de ajo, los fileteamos y también a la cazuela.

Eliminamos la piel de la sandía, la troceamos, y a la cazuela.

Pelamos el huevo cocido, lo troceamos y lo unimos al resto de ingredientes.

Si la gelatina no está completamente disuelta, podemos favorecer su disolución calentando un minuto o dos al microondas el agua con la gelatina.

Una vez bien disuelta la gelatina la añadimos a la cazuela.

Ahora trituramos con la batidora.

Añadimos aceita, sal y vinagre al gusto, batimos un poco más, probamos y rectificamos a nuestro gusto el punto de sal, aceite y vinagre.

Repartimos en moldes individuales y reservamos en el frigorífico hasta antes de servir.

Pan de molde con jamón

En Cataluña estamos muy acostumbrados a comer pan con tomate y jamón, pero en esta ocasión, me apeteció utilizar pan de molde.

 

Ingredientes (10 unidades):

 

Jamón serrano

1 tomate

10 rebanadas de pan de molde

Aceite

 

Preparación:

 

Esta receta tiene dos procesos muy difíciles de realizar, cortar el jamón (que justamente empecé un jamón) y preparar mi triturado de tomate.

Realmente queda más rico si untamos el pan con tomate maduro, que es lo más habitual en Cataluña, pero últimamente me he acostumbrado a preparar el tomate de otra forma, con la cual se aprovecha todo el tomate y también queda de agradable sabor.

Se elimina la parte dura del tomate, se trocea, y junto con un abundante chorro de aceite, se tritura con la batidora (no se le añade sal, puesto que el jamón ya es salado).

Cortamos longitudinalmente (generalmente se suele cortar en diagonal formando triangulitos, pero es bueno variar) las 10 rebanadas de pan de molde.

Untamos con ayuda de una cucharilla de café los 20 trozos de pan por una de sus caras con el triturado de aceite y tomate.

Sobre 10 de los trozos de pan colocamos el jamón, cortando en trocitos, para que al morder no se nos quede por un lado el pan y el jamón en la boca…

Tapamos con las otras 10 rebanadas de pan de molde.

Dejamos reposar un rato para que el pan de molde se impregne bien del triturado de tomate y servimos.

Christian Felber

Seguramente el nombre de Christian Felber, un simple profesor de economía, filólogo y psicólogo, que nació el 9 de diciembre de 1.972 en Salzburgo, no os suena de nada.

En el año 1.996, Felber se gradua con una maestría de Filología Románica.

En el año 2.000 se convierte en miembro activo de Attac en Austria.

En el año 2.004, Felber comparte su tiempo entre ser bailarín de danza contemporánea, profesor y divulgador de la teoría de la Economía del Bien Común.

En el año 2.006, Christian Felber publica sus 50 propuestas para un mundo más justo.

Tras publicar estas propuestas, Felber descubrió que en la actualidad el dinero no es un medio, si no que el único fin del dinero es atesorarlo.

Si una empresa puede aumentar sus beneficios corrompiendo la democracia, simplemente lo hace y se queda tan ancha.

En el año 2.008 comenzó a ser profesor de economía de la Universidad de Viena (Wirtschaftsuniversität Wien).

También en  el año 2.008, publicó su libro “Nuevos valores para la economía”.

Entre las propuestas de Felber destaca que el sueldo este limitado a 20 veces el sueldo del salario mínimo interprofesional.

También Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial, propuso en Davos la limitación de la renta en el factor 20 (lo dicho en el párrafo anterior), aunque los medios de comunicación acallaron esa idea.

Un ejecutivo financiero norteamericano puede llegar a tener una diferencia del salario mínimo de más de 300.000 veces…

El 31 de octubre del año 2.008, el Día de la Reforma Protestaste fue uno de los primeros signatarios de la “¿En paz con el Capital?”, un llamamiento contra la regularización de la Iglesia Evangélica y el poder de la Economía.

En el año 2.009, cofundo Felber el Movimiento Austria (Bewegungsstiftung Österreich).

Poco más tarde, en el año 2.010 inicia el proyecto Banca Democrática.

Felber, en unión de un grupo de empresarios desarrolló un innovador modelo económico, como alternativa teórica al capitalismo de mercado y la economía planificada, un modelo denominado Economía del Bien Común o Economía del bienestar público.

También, creo que a la mayoría tampoco os sonara el movimiento de justicia global Attac en Austria, ni tampoco la Banca democrática, pero a Christian Felber seguro que le suenan esas dos organizaciones, puesto que ha sido su fundador.

Realmente, Christian Felber ocupa este espacio por otro motivo, el desarrollo de un nuevo modelo económico internacional conocido como Economía del bien común (EBC).

En el mes de agosto del año 2.010, publica Felber en la editorial Deusto “La economía del bien común”.

En octubre del año 2.010, se llego a implantar un modelo teórico del sistema económico del bien común, (unas jornadas denominadas “Repensar la empresa”), adoptado voluntariamente por varias empresas, cumpliendo estas los requisitos del sistema, grupo de empresas que actualmente forman un movimiento político para presionar al gobierno, para que los principios económicos de este sistema económico sean plasmados en las leyes.

Los principios generales de la Economía del bien común, se basan en adaptar la economía real capitalista, sistema primado por el afán de lucro y la competencia a los principios constitucionales recogidos en la Constitución de Baviera.

La misión de la economía del bien común, tiene como principios básicos, los valores humanos, la confianza, la honestidad, la responsabilidad, la cooperación, la solidaridad, la generosidad, la compasión, etc.

Los defensores de la economía del bien común, optan por favorecer legalmente a las empresas que lo adopten, para que estas puedan sobrevivir a las empresas que utilizan el actual sistema de mercado.

La actual economía de mercado, se mide por medio de indicadores tales como el PIB o los beneficios, sin importar los seres humanos o nuestro planeta.

La economía del bien común utiliza como indicadores, la dignidad humana, la solidaridad, la justicia social, la sostenibilidad ecológica, la democracia con los proveedores y clientes.

También la economía del bien común propone un límite a la propiedad humana y a la herencia.

En reino de Bután, es el único país que no utiliza como medida el famoso PIB, en la actualidad.

Peras con higos

En esta ocasión quiero mostraros un postre desarrollado a partir de una receta del blog “De nuestra casa” es su receta “Cucharillas de queso crema con higos y paraguayas”, pero como yo no soy más bruto que un elefante en una cristalería, he creado una receta a mi estilo.

 

Ingredientes (2 personas):

 

2 peras

2 higos

Queso de untar

2 cerezas confitadas

Azúcar

4 palillos (para que no se nos desmonte el postre)

 

Preparación:

 

La preparación de este postre es bien simple, queda con una presentación más que aceptable y sorprende en la mesa la combinación de sabores.

Si poseemos un saca corazones, quitamos las semillas a las peras con él, en caso negativo, tras pelarlas y cortarlas por la mitad, con ayuda de un cuchillo afilado eliminamos las semillas.

Cortamos los higos por la mitad (podemos pelarlos, pero para mi gusto la piel del higo es comestible).

Rellenamos con queso de untar las cuatro mitades de pera, la parte que ocupaban sus semillas.

Unimos cada mitad de pera a una mitad de higo con un palillo.

En la parte superior de cada unión higo-pera, decoramos con una cereza confitada.

Rociamos con azúcar y reservamos en el frigorífico hasta la hora de servir.

El Reino de Butan

En esta ocasión vamos a viajar virtualmente hasta el Himalaya, a un reino poco conocido Bután.

Mi idea es escribiros dos o tres artículos basándome en este reino, para intentar no realizar un artículo excesivamente largo, pero intentando que todos los lectores puedan entender lo que en el próximo, o próximos artículos quiero explicaros.

En este artículo, intentare daros a conocer el Reino de Bután y su historia cronológicamente, para que todos sepamos de que reino estamos hablando, en los próximos artículos intentare explicaros un sistema económico mucho más racional y equitativo que el que conocemos, pero no adelantemos acontecimientos, por el momento, nos conformaremos con saber algo más del Reino de Bután.

El Reino de Bután limita con el Himalaya, China, India, Nepal y Bangladesh.

La capital del Reino de Bután es Thimphu.

La extensión del Reino de Bután es de cerca de 40.000 km2.

La religión que se practica, es el budismo.

El Reino de Bután, es el único país que ha adoptado oficialmente la “felicidad nacional bruta” como indicador de desarrollo, mientras el resto del mundo considera que el principal indicador del desarrollo de un país es el PIB (producto interior bruto).

Su moneda oficial es el ngultrum, cuyo valor va unido al de la rupia india.

El rey tibetano Songtsän Gampo en el siglo VII después de Cristo fue quien introdujo el budismo en el Reino de Bután, ordenando también la construcción de dos templos budistas uno en Bumthang y el otro en Kyichu.

Bajo el reinado de Sindhu Räja, en el año 746, fue cuando prospero la religión budista en el Reino de Bután.

Alrededor del siglo X, el gobierno del Reino de Bután estaba fuertemente influenciado por su religión.

Durante el siglo XIV, tras la caída de la dinastía Yuan, dos sub-sectas competían por la supremacía política y militar del reino.

En el siglo XVI, obtiene el poder la sub-secta, Drukpa.

En el siglo XVII el líder militar del Tibet,  Shabdrung Ngawang Namgyal, lama y líder militar del Tíbet, se ve obligado a huir al Reino de Bután, a causa de una persecución de índole religiosa, llegando a pacificar todos los conflictos que tenían los feudos del Reino de Bután entre ellos.

Shabdrung Ngawang Namgyal, para defender el reino de las incursiones tibetanas construyo toda una red de fortalezas (dzong), además de promulgar un código de leyes (Tsa Yig), para tener a los señores locales controlados.

Shabdrung Ngawang Namgyal, falleció en el año 1.651, aunque su muerte se oculto durante 54 años.

En el año 1.711, el Reino de Bután luchó contra el Imperio Mughal y sus Subedars.

Los tibetanos atacaron sin éxito el Reino de Bután, en el año 1.714.

Bután invadió y ocupó el Reino de Cooch Behar, reino que en el año 1.772, apela a la British East India Company para derrocar a los butaneses.

Año 1.774, el Reino de Bután firma un tratado de paz, retirándose a sus territorios anteriores al año 1.730.

Entre los años 1864 y 1.865, se desarrollo la Guerra Duar para controlar Bengala Duars, guerra que perdió Bután, lo que le obligó a firmar el Tratado de Sinchula con la India británica, donde los Duars fueron cedidos a Reino Unido.

En la década de los años 1.980, luchas de poder entre valles rivales (Paro y Tongsa) terminaron por producir una guerra civil en Bután.

Durante los años 1.882 y 1.885, tras varias guerras civiles Ugyen Wangchuck, derrota a sus enemigos políticos, unificando el reino.

Año 1.907, Ugyen Wangchuck, es elegido como rey hereditario por los principales monjes budistas, funcionarios gubernamentales y los jefes de las familias importantes, gobierno que es reconocido por el gobierno británico.

Año 1.910, Bután firma el Tratado de Punakha, otorgando el control de los asuntos exteriores al gobierno británico.

El 15 de agosto de 1.947, Bután obtiene la independencia del gobierno británico.

El rey Jigme Dorji Wangchuck, en el año 1.953, establece el gobierno del país buscando una forma más democrática de gobierno.

Tras la muerte de Jigme Dorji Wangchuck, en julio del año 1.972, es nombrado rey su hijo Jigme Singye Wangchuck, a la edad de 16 años.

Año 1.999, el gobierno del Reino de Bután elimina la prohibición de la televisión e Internet.

Principios del año 2.005 es presentada la Constitución del Reino de Bután.

17 de diciembre del año 2.005, el rey Jigme Singye Wangchuck anuncia que el año 2.008 abdicaría a favor de su hijo y se realizarían las primeras elecciones generales.

14 de diciembre del año 2.006, Jigme Singye anuncia que su abdicación seria inmediata, tomado el control del reino Jigme Namgyal Wangchuck Khesar.

Año 2.006, según la Business Week, el Reino de Bután fue considerado el país más feliz de Asia y octavo del mundo.

El 31 de diciembre del año 2.007, se realizan las elecciones parlamentarias para la cámara alta (Consejo Nacional), seguidas de las realizadas el 24 de marzo del año 2.008, para elegir los escaños de la Asamblea Nacional.

Año 2.008, el Reino de Bután abandona la monarquía absoluta, abrazando la monarquía constitucional, celebrando sus primeras elecciones generales.

Día 6 de noviembre del año 2.008, en una ceremonia realizada en Thimphu, Jigme Namgyal Wangchuck Khesar, hijo mayor de Jigme Singye Wangchuck es coronado rey del Reino de Bután, pasando a ser el monarca reinante más joven del mundo.

23 de abril del año 2.013, se realizan elecciones para formar el Consejo Nacional.

13 de julio del año 2.013, se  eligen los componentes de la Asamblea Nacional.

Los datos de este post están basados en el artículo de la Wikipedia “Bután”.

Patatas al microondas con chistorra

Visitando el blog de Eva en pruebas descubrí una forma “diferente” y muy lograda de preparar patatas al microondas.

La receta en cuestión es “Patatas asadas en el microondas para acompañar” que os recomiendo que experimentéis, rápida, sana, fácil, barata y rica.

Como las patatas por si solas, aunque estén riquísimas, son un plato aburrido, les añadimos algunos ingredientes más y resulto una cena estupenda.

 

Ingredientes (2 personas)

 

2 patatas medianitas

½ chistorra

1 huevo

2 albaricoques

2 dientes de ajo

Aceite

Sal

 

Preparación:

 

En primer lugar preparamos una mayonesa de ajo.

Para preparar la mayonesa de ajo, es bien fácil, pelamos y fileteamos dos ajos.

Colocamos 3 o 4 dedos de aceite en el vaso de la batidora, los ajos y sal.

Trituramos los ajos con la batidora y a continuación agregamos un huevo entero crudo.

Dejamos reposar ½ hora antes de proceder a batirlo, para evitar que se nos corte, la temperatura del huevo, deber ser la misma que la del aceite para evitar que se nos corte.

Mientras reposa nuestra mayonesa de ajo, lavamos concienzudamente nuestras patatas, puesto que las cocinaremos con piel.

Colocamos sobre un plato papel de cocina y sobre este las patatas lavadas y secadas.

Colocamos el microondas a máxima potencia a tandas de tres minutos, hasta que nos queden tiernas las patatas.

Tocándolas con el dedo se han de notar blanditas, la cantidad de tandas depende mucho del microondas, de la cantidad y del tamaño de las patatas.

Cuando estén tiernas las envolvemos en el papel de cocina y a su vez en un trapo de cocina para que se mantengan calentitas y de paso siga su cocción con el calor interno de las patatas.

Troceamos y freímos en una sartén con un poco de aceite la chistorra.

Montamos el plato y lo decoramos con un albaricoque deshuesándolo.

Almoronia

En la web El saber culinario encontré esta curiosa receta, que a la vez que rica, es originalísima y encima tenia restos de sanfaina hecha al fuego en la nevera, por lo cual nada más verla decidí imitarla para la cena.

La receta en cuestión se titula “Almoronía, alboronía o pisto de verduras, con patatas y huevo gratinado”, una excelente y original opción para complacer muchos paladares.

 

Ingredientes (2 personas):

 

Sobras de sanfaina (pimientos, calabacín, berenjena, cebolla, tomate, etc)

2 huevos

2 patatas medianas

Queso rallado (parmesano)

8 filetes de boquerones en vinagre

Perejil fresco

Aceite

Sal

 

Preparación:

 

En esta ocasión, la receta no la realice yo, la realizo mi mujer y no le quedó dura la yema, como me suele ocurrir a mi, cuando hago recetas similares…

Como partimos con la sanfaina ya hecha, la realización de esta receta es muy simple.

Repartimos las sobras de sanfaina entre dos recipientes aptos para horno.

Pelamos, lavamos y troceamos a trozos un poco grandes las patatas.

Freímos las patatas en abundante aceite, las freímos, las dejamos escurrir y las mezclamos con la sanfaina-

Repartimos las patatas fritas en ambos recipientes que contienen la sanfaina y dejamos una especie de agujero en el centro del recipiente para colocar en él un huevo crudo.

Salamos el huevo.

Colocamos abundante queso rallado sobre el huevo y gratinamos a unos 180º hasta que se nos cuajen las claras.

Sacamos del horno y decoramos con los boquerones en vinagre y un poco de perejil picado fresco.

Comer calentito.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.