Crema de melón con jamón

Hoy traemos una cremita de melón muy simple, pero a la vez deliciosa.

 

Ingredientes (2 personas):

 

2 lonchas de melón

100 ml de nata

Jamón a taquitos pequeños fresco

Pimienta

Sal

 

Preparación:

 

En primer lugar quitamos la piel a las dos lonchas de melón y troceamos este.

Introducimos los trozos del melón en una olla, para su posterior triturado con la batidora.

Añadimos la nata y trituramos con la batidora, junto con el jamón.

Añadimos sal y pimienta al gusto.

Damos un segundo batido y probamos, para rectificar sabores si fuera necesario.

Servimos en recipientes individuales y en el momento de servir colocamos una cucharadita de café de taquitos de jamón.

Nota: en esta receta lo habitual es poner lonchas de jamón tostadas al horno, pero para mi gusto, prefiero el jamón fresco, que tan saladito como queda tostado, pero a vuestro gusto.

Pastelitos de ortigas

Casi seguro, que todos conocéis el ingrediente principal de hoy, pero apuesto a que seguramente ninguno sabe que es comestible.

La ortiga, además picarnos al entrar en contacto con ella, a causa de su ácido fórmico, de servir de insecticida ecológico, de servir para remedios medicinales… también se come, tanto en tortilla, como en sopas.

Pues viendo que la ortiga tiene estas propiedades, y habitualmente las labro para eliminarlas, ayer se me ocurrió, saber a qué sabe.

Para ilustrarme en qué hacer con esas molestas hierbas, encontré de ayuda esta receta “Soufflé de ortigas,” de la web “Petit Chef.”

 

Ingredientes (5 pastelitos):

 

½ cubito de ortigas

2 huevos

Sal

Un generoso chorrito de aceite de oliva (yo no pensé en ponerlo)

 

Preparación:

 

Lo primero que necesitamos es unos guantes, para poder recolectar las ortigas.

Una vez recolectadas, sin quitarnos los guantes, hemos de arrancar con paciencia las hojas más tiernas de la ortiga, desechando sus tallos y hojas feas o duras.

Cuando nos aburramos de arrancar hojitas, las lavamos muy bien, yo las lave bien, pero algo de tierra aun me quedo… puaggg, que cosa más desagradable encontrar un granito de tierra.

Una vez bien lavadas y escurridas, ponemos agua a hervir y las cocemos durante 10-15 minutos.

Una vez cocidas, las colocamos en el vaso de la batidora, agregamos los dos huevos, la sal y el aceite que yo no le puse, triturando bien.

Nos quedara una preciosa cremita con un color verde maravilloso.

Aceitamos unos moldes de silicona y vamos vertiendo nuestra cremita de ortigas en ellos.

Los colocamos en un recipiente apto para el microondas y envolvemos este muy bien con plástico de cocina.

Introducimos en el microondas a máxima potencia en 2 tandas de tres minutos.

Si lo vemos cuajado, le damos la vuelta a la bandeja, poniendo como base el plástico que la envuelve y le damos otra tanda de 2-3 minutos.

Dejamos enfriar un poco y servimos.

Melon borracho con pasas y chocolate

 

Hoy sigo con mi colección de postres tontos, pero “opino” que espectaculares en la mesa.

 

Ingredientes (2 personas):

2 lonchas de melón

2 cucharadas de pasas sin hueso

Chocolate líquido

1 copa de vodka de melón (sirve cualquier vino dulce)

 

Preparación:

 

Quitamos la piel a las dos lonchas de melón y lo cortamos a taquitos.

Repartimos los taquitos de melón en dos recipientes.

Sobre el melón repartimos las pasas.

Bañamos ambos recipientes con nuestro vodka de melón (o vino dulce).

Decoramos con chocolate líquido.

Dejamos reposar en el frigorífico hasta el momento de servir.

Campo de concentración nº12 (Onsong)

Cuando leemos o escuchamos, algo referente a un campo de concentración, rápidamente lo relacionamos con Alemania, más concretamente con la Alemania Nazi, pero en esta ocasión, vamos a visitar un campo de concentración mucho menos conocido, aunque mucho más cercano en el tiempo y más lejano en distancia.

Este campo de concentración, el número 12, también conocido como Campo de Concentración de Onsong, que se localiza en Hamgyong del Norte, una provincia de Corea del Norte, cuya capital es Chongjin.

En la provincia de Hamgyong del Norte, podemos encontrar el Campo de Concentración de Onsong, la lanzadera de misiles Musudan-ri y también tiene el mérito de ser la provincia donde el gobierno norcoreano realizó sus primeras pruebas nucleares, realizadas en octubre del año 2.006.

El Campo de Concentración de Onsong tuvo más de 15.000 prisioneros políticos y el nombre oficial de dicho campo es  Kwan-li-so.

En mayo del año 1.969 Kwang-sun, mientras estudiaba en la universidad recibe una carta informándole que su padre había sido arrestado y llevado a un campo de trabajo.

A finales de los años 70, Kwang-sun se casa con un marinero y marcha de Onsong, para irse a vivir a la costa con su marido.

En el año 1.981, en esta población pesquera, recibe Kwang-sun la noticia de que han arrestado a sus cinco hermanos, durante una purga para eliminar supuestos elementos subversivos, el menor de ellos con 13 años de edad.

Investigando Kwang-sun, descubre que estaban en el campamento número 12.

Por ser hijos de un prisionero, los cinco hermanos de Kwang-sun fueron apresados, condenados y considerados traidores de la patria.

Según la Organización Free the North Korean Gulag (Liberad el gulaj norcoreano), en la actualidad existen cinco campos de concentración con más de 200.000 prisioneros.

El gobierno de Corea del Norte niega la existencia de esos campos, afirmando que son campañas para difamar el régimen socialista generadas por Estados Unidos y Corea del Sur.

En el mes de mayo del año 1.987, provoco un grave disturbio, los golpes que provoco la muerte de un Agente de Seguridad Estatal, provocados por un preso político que estaba trabajando de minero.

Esto provoco el levantamiento de otros 200 presos, que golpearon hasta la muerte a otro agente y prosiguieron con el ataque al cuartel de los agentes.

Al levantamiento se unieron otros presos, llegado a ser unos 5.000 los presos rebeldes.

Cuando la situación perdió el control, los guardias recibieron ayuda de los guardias de un campo de concentración cercano, que armados con ametralladoras, sitiaron el campo matando a los 5.000 prisioneros sublevados, según fuentes antigubernamentales, mientras que otras fuentes afirman que solo fallecieron un tercio de los presos rebeldes.

Los cuerpos de los prisioneros muertos fueron quemados o enterrados en fosas comunes, en las colinas circundantes, los guardias fallecidos fueron enterrados en el cementerio de Sawol-ri.

Este campo de concentración fue cerrado en el año 1.989, al parecer por su proximidad con China, siendo sus presos trasladados al campo de concentración de Hoeryong.

Este campo formaba parte del sistema de prisiones para prisioneros políticos Kwaliso.

En Onsong también existe otro campo de concentración también apodado el número 12 que utiliza el sistema Kyo-hwa y lo podemos localizar cerca de Jeonger-ri.

Melon azul con nata solida y escamas de chocolate

 

En esta ocasión os traigo un postre “accidentado,” aunque la idea original salió de la web “La dulzura de Mari” concretamente de su receta “Panna Cotta con Crema de Limón y Manzanas Sin Azúcar,” mi primera idea fue consumir unos aguacates que hace días tenía en la nevera, pensado que el verde fosforito del aguacate, unido al blanco de la nata, podría obtener un rico postre con buena presentación, pero después de preparar la nata… parto ambos aguacates… y estaban podridos…. aunque las gallinas podridos y todo dieron buena cuenta de ellos…

Pero bueno al quedarme con la nata y sin aguacate, tuve que buscar una salida rápida, sin tener que salir corriendo de la cocina a comprar aguacates…

La solución la encontré en la nevera, en ella había medio hermoso melón que podría servir, pero restaba un problema, que blanco sobre blanco como que no…

Para solucionar este problema, aunque no soy muy partidario de utilizar colorantes, reconozco que en ocasiones, se pueden utilizar y esta fue una de ellas, optando por dar al melón un azul pitufo.

 

Ingredientes (6 raciones):

 

400 g de nata liquida de montar

2 lonchas de melón

3 hojas de gelatina

6 cucharadas soperas de azúcar

½ limón (su zumo)

1 huevo

Escamas de chocolate (para decorar)

 

Preparación:

 

En primer lugar preparamos la parte blanca de nuestro postre.

En un vaso colocamos un poco de agua e hidratamos en ellas las 3 láminas de gelatina.

Colocamos la nata en una cazuela y le añadimos 3 cucharadas de azúcar.

Colocamos en a fuego lento y removemos con el batidor hasta que comience a hervir.

Cuando comience a hervir, retiramos del fuego y añadimos la gelatina hidratada, desechando el agua.

Removemos y repartimos en los recipientes donde vayamos a servir, en mi caso seis vasos de whisky.

Mientras se nos cuaja la nata, preparamos el melón azul.

Quitamos la piel y troceamos el melón.

Colocamos el melón en la cazuela (vacía) utilizada anteriormente (no es preciso lavarla), añadimos el zumo de medio limón y un huevo crudo.

Trituramos con la batidora y añadimos colorante azul, hasta obtener la tonalidad deseada.

Llevamos al fuego y le vamos dando vueltas con las varillas hasta que comience a hervir.

Dejamos enfriar un poco y unimos a los vasos que tenemos preparados con la nata.

Dejar enfriar, decorar con las escamas de chocolate y reservar en el frigorífico unas horas.

Comer fresquito.

Ensalada de melon y fresas con polen

Estamos acostumbrados a encontrarnos lechuga en la mayoría de ensaladas, en esta ocasión os traigo una ensalada completamente distinta, basada en melón y fresas, a pesar de lo raro de la ensalada, os recomiendo experimentarla, queda riquísima y no es un postre, os lo aseguro.

Además los nutricionistas nos aconsejan comer las frutan antes de comer, si comemos esta ensalada con la comida, nos faltara menos para hacer caso a los nutricionistas.

La idea de realizar esta ensalada no es mía, la encontré en la web “Una cocina fácil,” en su receta “Ensalada de melón y fresas,” a la cual le he realizado algunas pequeñas aportaciones propias.

 

Ingredientes (2 personas):

 

2 lonchas de melón

8 fresones grandes cortados a cuartos

3 cucharadas soperas de mayonesa

1 cucharada de café de polen en grano

Menta fresca

 

Preparación:

 

La preparación de esta ensalada es muy simple, a pesar de la espectacularidad de sus ingredientes.

Desechamos la piel del melón y cortamos este a taquitos.

Colocamos el melón en la base del plato, donde serviremos nuestra ensalada.

Lavamos las fresas, les quitamos la parte del tallo y las cortamos en cuatro trozos (dependiendo del tamaño de las fresas).

Colocamos la mayonesa en una manga pastelera, con la boquilla que más nos guste y decoramos la ensalada con ella.

Espolvoreamos con el polen.

Picamos finamente las hojas de menta y las espolvoreamos arbitrariamente sobre la ensalada.

Reservamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

Seguro que con esta riquísima y además nutritiva ensalada sorprendemos agradablemente en nuestra mesa.

Judias verdes con zanahoria y atún

Como casi siempre que cocino verdura, intento buscarme maneras para que se alegre un poco el plato, que aunque los que se van a comer el plato rondan los 50 años, parecen críos pequeños a los cuales hay que engañar para que coman verduras.

En esta ocasión necesitaremos pocos ingredientes para realizar esta receta, solo judías verdes, zanahorias y una lata de atún, pero el resultado visual y gustativo resulto muy atractivo.

 

Ingredientes (2 personas):

 

200 g de judías verdes

4 zanahorias grandecitas

1 lata de atún

Sal

Aceite de oliva.

 

Preparación:

 

En este caso he preferido cocer las verduras al vapor, que tardan un poco más en cocerse pero me hace más gracia e imagino que perderán algo menos de sus nutrientes.

Eliminamos las puntas de las judías así como sus hilitos y las troceamos.

Pelamos las zanahorias, las troceamos y las unimos a las judías.

Tapamos y dejamos que se vayan cociendo hasta que veamos que judías y zanahorias están tiernas.

Al hacerlas al vapor si las judías o las zanahorias consideramos que se hacen antes unas que las otras, podemos retirarlas y dejar lo que vemos duro un rato más, aunque como no es muy crítico el punto de cocción, se os harán por un igual.

Después, cuando enfríen un poco colocamos las judías en el fondo del plato o recipiente que vayamos a utilizar para servir las judías.

Troceamos las zanahorias y las colocamos sobre las judías alrededor del borde del plato o recipiente, dejando el centro reservado para el atún.

Salamos un poco las judías y las zanahorias.

Volcamos sobre las verduras el contenido de la lata de atún en el centro libre que hemos dejado sin zanahorias.

Repartimos también el aceite sobrante entre ambos recipientes.

Si fuera necesario, añadimos un poco más de aceite de oliva en crudo.

Si se nos enfría antes de servir, se le puede dar un toke de horno o microondas.

Creando energia electrica

Ciertamente, en la actualidad, crear energía es considerado por la ciencia un imposible.

Una muy conocida ley de física, nos dice que “la energía ni se crea, ni se destruye, únicamente se transforma.”

Realmente, hoy os presento un artículo un poco complejo, en el tocaremos la energía, el magnetismo, el movimiento continuo…

Esto son temas que para muchos de nosotros nos parecerán complejos, para otros quizás muy simples, pero como no tenemos prisa, empezaremos despacito.

En primer lugar, diremos que: energía es la capacidad para realizar un trabajo.

Las compañías eléctricas, generan energía haciendo rotar un alternador, que ha de ser movido por un motor, que este a su vez ha de ser movido por carbón, gasoil, gas natural, energía nuclear e incluso las palas de los molinos, pero todos estos sistemas, necesitan unas fuerzas externas para hacer rotar el generador y este a su vez generar electricidad.

Hasta aquí, hemos aprendido a transformar energía mecánica en energía electrica, esa electricidad que sale por los agujeritos de nuestros enchufes.

El movimiento continuo, consiste en una supuesta máquina capaz de funcionar eternamente, después de un impulso inicial, sin necesidad de energía externa adicional.

Entonces, creo que todos podemos entender, que si tenemos un generador y la supuesta máquina de movimiento continuo, sin buscar más tecnicismos, tendremos una central eléctrica en casita, que nos generaría electricidad gratis de por vida.

Pues al parecer existe un Generador de Electricidad Pendular, el cual parece ser que está en desarrollo, pero funciona, el cual posee generador y motor de movimiento continuo, para decirlo más claro y con menos letras, electricidad gratuita eterna, aunque he escuchado que los imanes de tal maquina, tendrían una vida de unos 25 años y sería necesario recargarlos o sustituirlos.

Pero antes de explicaros en qué consiste este generador, de ser cierto que el GEP (generador de electricidad pendular) sea una realidad, probablemente las eléctricas no estén muy conformes con que el GEP salga al mercado…

Hace algún tiempo, os publique un artículo sobre el “Motor de implosión,” un motor inventado por Viktor Schauberger, consiste en un motor que funciona al revés que los motores de explosión y se basa en los vórtices fluhidricos, esto es supuestamente conocido desde alrededor del año 1.944, pero seguimos utilizando el motor de explosión…

También puedo contaros la existencia de otro motor, sobre el cual también escribí un artículo, en “Motor Perendev,” inventado por Perendev, pero patentado por Michael J. Brady, un motor de movimiento continuo, que incluso comenzó a ser fabricado en serie y cuentan, que fueron entregados cerca de un centenar de motores, motores de los que nada se sabe, lo que sí sabemos es que Brady acabo en la cárcel acusado de estafar con la fabricación y venta de estos motores.

Pues una vez entrados en materia, podemos comenzar a conocer el GEP, su inventor prefiere quedarse en el anonimato, aunque en el foro de la web “Cacharreo,” afirman que se llama Abrahan y es de Gran Canaria, el cual cansado de recibir duras criticas a inventos anteriores suyos.

Según se nos explica el GEP genera energía basándose en la gravedad, en imanes y en contrapesos, se trata de un motor al cual se le puede acoplar un generador eléctrico de entre 3 Kw y 10 Kw (una casa suele tener menos de 5 Kw de consumo) y afirman que este invento no es experimental, consiste en un invento probado y finalizado que durante seis meses ha estado alimentando una casa de 70 m2, curiosamente, nada se sabe de los generadores vendidos, de los cuales hablaremos mas tarde.

El conocido J.L. entrevista a Juan Antonio, el cual pertenece al Grupo de Energías Libres de Canarias, entrevista que podéis ver en su video “Primer Generador de Energía Libre, sostenible y gratuita de España.”

También en la web del Grupo de Energías Libres de Canarias, podéis obtener en breve los planos del GEP, al precio de 150 €, aunque ya podéis registraros si deseáis obtenerlo.

En el blog “Motor magnético,” he encontrado una interesantísima “digámosle” entrevista a Abraham, donde nos da más pistas sobre su invento y la mirada escéptica del “digámosle” entrevistador “Xavi Carrera.”

Gracias a esta entrevista, dejando aparte si dudamos de si el GEP es una realidad o un timo, sabemos que Abraham ha vendido 36 generadores, los cuales ha de recuperar por imperativos legales y que en el año 2.006 los vendía por 1.786,35 euros, afirmando que por esa cantidad, los vendía a precio de coste y poco mas y que utiliza imanes traídos de Alemania de neodimio (imán realizado con una aleación de neodimio, hierro y boro).

También me parece raro, que siendo tan ajustado su precio y lo difícil que debe ser fabricar manualmente estos generadores, que pusiera no pusiera un precio redondo, ni que variase el precio en los 36 generadores vendidos.

Trucha a la naranja con almendras y pasas

Aunque en nuestra mesa, el pescado es poco apreciado, en esta ocasión preparamos unos ricos filetes de trucha a la naranja.

La idea de esta receta está basada en la “Receta de truchas a la naranja” de la web “Recetas Gratis.”

 

Ingredientes (2 personas):

 

2 lomos de truchas grandes

2 cucharadas soperas de almendras picadas y tostadas

1 Naranja

1 vaso de zumo de naranja

3 dientes de ajo

1 cucharada sopera bien colmada de pasas sin semillas

3 cucharadas soperas de pan rallado (en mi caso pan rallado con algas)

Aceite

Sal

Pimienta

 

Preparación:

 

Rociamos en una fuente apta para el horno un generoso chorro de aceite de oliva.

Sobre el aceite colocamos los dos lomos de trucha, con la parte de la piel tocando el aceite.

Sazonamos las truchas con sal y pimienta, al gusto.

Volcamos el zumo de naranja sobre las truchas.

Pelamos y picamos menudamente los ajos, colocándolos sobre los filetes de trucha.

Espolvoreamos abundantemente de pan rallado.

Y sobre el pan rallado colocamos las pasas.

Cortamos la naranja a rodajas y decoramos con ella nuestros filetes de trucha.

Precalentamos el horno a 160º unos 15 minutos.

Horneamos los filetes de trucha unos 30 minutos.

Gratinamos otros 10 o 15 minutos para dar un bonito color tostado al pan rallado.

Calabaza con lombarda y gambas

Como siempre, ando buscando maneras para comer verdura, sin que se note demasiado que estamos comiendo verdura.

En esta ocasión os mezclo dos cremitas, una de lombarda y otra cremita de calabaza con zanahoria, de colofón decoramos con unas gambitas saladas.

 

Ingredientes (2 personas):

1 loncha de calabaza (tamaño de una loncha de melón)

1 trozo de lombarda (col roja) del mismo tamaño aproximado que la calabaza

2 zanahorias pequeñas

16 gambas cocidas saladitas congeladas

½ cebolla

3 ajos

½ vaso de vino blanco

½ vaso de vino negro

Pimienta

Canela

Sal

 

Preparación:

 

Cortamos la loncha de calabaza tamaño de una loncha de melón o un poco más.

Cortamos también la lombarda de un volumen similar a la calabaza.

Pelamos las zanahorias.

Cocemos tanto la calabaza, como la lombarda y las zanahorias al vapor.

Cuando tengamos todos los ingredientes tiernos pasaremos a preparar ambas salsas.

Mientras pelamos y troceamos la cebolla en juliana.

Pelamos y picamos también los ajos.

Freímos los ajos junto a la cebolla, añadiéndole un poco de sal para ayudar al sudado de la cebolla, hasta que esta esté transparente.

A continuación añadimos el medio vasito de vino blanco, la calabaza cocida troceada (sin la piel) y las zanahorias troceadas, dejando reducir a fuego lento.

En otra sartén sofreímos con un poco de aceite la lombarda, previamente troceada y le añadimos de vaso de vino negro, dejándola cocer para mezclar sabores.

Una vez este todo bien tierno y el alcohol del vino evaporado, trituramos por separado las verduras.

Añadimos canela en polvo a la lombarda y rectificamos su punto de salado, mezclando bien con la batidora.

Trituramos en otro recipiente la calabaza y la zanahoria, añadiéndole pimienta y sal al gusto.

Repartimos ambas salsas en dos recipientes, colocando la lombarda en el fondo, sobre la lombarda la crema de calabaza.

Pelamos las gambas, previamente descongeladas y decoramos nuestro plato con las gambas peladitas.

Podemos calentar unos 15 minutos al horno, a 150º antes de servir, si se nos han enfriado las salsas.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.