Judias verdes con chorizo y huevo frito

El otro día freí unos chorizos y me sobraron dos, entonces se me ha ocurrido hoy, que podría aprovechar para consumir unas judías verdes de huerta, que me regaló un amigo.

 

Ingredientes (2 personas):

 

250 g de judías verdes

2 chorizos

2 huevos

Sal

Aceite

Queso rallado para fundir

 

Preparación:

 

Lavamos, quitamos las puntas y troceamos las judías.

Cocemos las judías, en mi caso he cocido más, al vapor, para futuras recetas.

Como los chorizos eran de sobras, ya estaban fritos, los abrimos por la mitad y reservamos.

Aceitamos dos cazuelitas de barro, repartiendo las judías verdes entre ambas cazuelitas.

Freímos en un poco de aceite los huevos, cocinándolos poco, después los gratinaremos.

Colocamos un huevo sobre las judías en cada cazuelita.

A ambos lados del huevo colocamos las mitades del chorizo.

Salamos.

Rociamos con un poco más de aceite.

Cubrimos de queso rallado, al gusto.

Gratinamos, unos 10 minutos, a 150º a partir de horno frío y servimos bien calentito.

Rollitos de pimientos verdes y queso

Como el otro día tenía en la nevera unos pimientos verdes que empezaban a ponerse feos, la verdad, no sabía qué hacer con ellos y tortilla no me apetecía, además que con los pimientos queda muy fuerte a no ser que le pongas mucha cebolla y se trataba de gastar pimientos.

Cotilleando que hacían los demás con los pimientos encontré una idea que me gusto, pero que la adultere tanto que lo único que le quedo fueron los pimientos.

La receta la encontré en la web “Recetas gratis” la idea me pareció muy original, se trata de “Receta de rollos de pimiento verde.”

 

Ingredientes (2 personas):

 

4 rebanadas de pan de molde

2 pimientos verdes fritos

4 lonchas de beicon

4 tranchetes de queso

Sanfaina

 

Preparación:

 

Últimamente me estoy aficionando a realizar comidas con pan de molde enrollado, la verdad es que me gusta la presentación que resulta.

Lavamos, cortamos en dos partes a lo largo y retiramos las semillas y el rabito de los pimientos, yo cocine más para futuras recetas.

Freímos los pimientos a fuego bajo hasta que estén tiernos, los dejamos escurrir y enfriar un poco para trabajar cómodos con ellos.

Mientras cortamos 4 trozos de papel aluminio para posteriormente envolver los rollitos de pan.

Trituramos restos de la sanfaina con la batidora, agregándole aceite y sal al gusto, si no tenéis sanfaina, vale con triturar un tomate crudo, añadiéndoles sal y aceite al gusto.

Aceitamos uno de los trozos de aluminio con aceite en spray o un pequeño chorrito para asegurarnos que el pan de molde no se nos pegue y podamos trabajar bien con él.

Colocamos el pan de molde sobre la parte aceitada del papel aluminio y los estiramos con el palo de estirar la masa hasta casi doblar el tamaño de la rebanada.

Untamos un de las caras de la rebanada de pan aplastada con la salsita preparada con la sanfaina (o el tomate).

Cubrimos la sanfaina con medio pimiento verde frito.

Cortamos en dos la loncha de beicon y la colocamos sobre el pimiento.

Sobre el beicon colocamos un tranchete.

Ahora con cuidado que no se nos desmonte enrollamos el pan y mantenemos su forma con la ayuda del papel aluminio envolviéndolo bien.

Reservamos y repetimos la operación hasta terminar con todos los ingredientes.

Antes de servir hornear unos 15 minutos a 150º a partir de horno frío, si lo deseáis más tostadito dejarlo 5 minutos más en el horno.

Desenvolver y servir calentito.

Podéis colocarlo entero o cortado en tres trocitos como veis en la fotografía.

Lomo con berenjena sobre tostadas

Seguimos buscando recetas espectaculares y trabajando poco.

En esta ocasión en lugar de presentar unos simples filetes de lomo de cerdo, acompañados de berenjenas fritas, he querido presentarlos en forma de pinchos y con un toke de pan tostado.

 

Ingredientes (22 pinchos):

 

4 filetes de lomo de cerdo (bueno era cabezada de lomo, más fea, más grasosa, pero más barata y más rica)

½ barra de pan finita

1 berenjena pequeña

Sobras de sanfaina para untar el pan

Harina

Aceite

Sal

 

Preparación:

 

En una sartén freímos la carne, salándola, en un poco de aceite y reservamos.

Añadimos más aceite a dicha sartén y mientras se caliente este, cortamos a rodajas no muy gruesas la berenjena.

Salamos la berenjena y pasamos por harina sus rodajas.

Freímos estas en el aceite a fuego medio y vamos reservando las rodajas en un plato con papel de cocina para que suelten el exceso de aceite.

A continuación en lugar de untar el pan con tomate (como suelo hacer) aproveche que tenía sanfaina preparada en la nevera, coloque una poca en el vaso de la batidora y la triture agregándoles sal y aceite al gusto.

Ahora cortamos el pan a rebanadas.

Untamos una de las caras de las rebanadas de pan con la mezcla preparada con la sanfaina.

Cubrimos la sanfaina con una rodaja de berenjena frita.

Cortamos la carne a trocitos aptos para cubrir nuestras rebanadas.

Aguantamos los ingredientes de nuestras rebanadas con un palillo para que no se nos desmonten.

Antes de colocar al horno aceitamos un poco la carne para que esta no se nos reseque.

Introducimos en el horno a 150º a partir de horno frío 10-15 minutos.

Si veis que aún no está a vuestro gusto la carne, podéis gratinar un poco, yo no la gratine y el pan quedó con un delicioso crujiente muy suave.

Banderillas de judias verdes con gambas

En esta ocasión he querido comer unas aburridas judías verdes con patatas, de una forma diferente.

Además de presentarlas en forma de banderillas, las enriquecemos con unas gambas y el toke agrio de unos “Champiñones en vinagre.”

 

Ingredientes (14 banderillas):

 

200 g de judías verdes

Patatas (yo use unas muy pequeñitas cultivadas por mi)

Champiñones en vinagre (podéis sustituirlos por pepinillos en vinagre)

Gambas peladas congeladas

Aceite de oliva

Sal

 

Preparación:

 

Cocemos al vapor las judías y las patatas sin pelarlas.

Dejamos enfriar para trabajar sin quemarnos.

Los “champiñones de vinagre” ya los tenemos preparados sobrantes de la receta original.

Descongelamos las gambas peladas.

Ahora solo nos resta montar las banderillas y darles un toke de horno para comerlas calientes.

En un palo de brocheta colocamos una judía verde cocida, a continuación una gamba pelada y cruda.

Continuamos con otra judía y una lámina de champiñón.

Colocamos a continuación la patata y otra lámina de champiñón.

A continuación colocamos otra judía verde cocida, otra gamba cruda y rematamos con otra judía verde.

Repetimos la operación hasta terminar todos los ingredientes.

Colocamos en la bandeja del horno, salamos y aceitamos, cocinando unos 15 minutos a partir de horno frío a 150-160º

Gratinamos unos 10 minutos y servimos calentitas.

Gazpacho de aguacate con gambas

En esta ocasión de la mano del blog “Glace Moka” os traigo un original gazpacho, con un precioso color verde y además sin tomate, me refiero a su delicioso “Gazpacho de aguacate con gambas.”

 

Ingredientes (4 personas):

 

1 aguacate

½ cebolla

1 pimiento italiano no muy grande

1 pepino pequeño

12 gambas cocidas y saladas

1 huevo cocido

1 ajo

Aceite

Vinagre

Sal

Preparación:

 

En una cazuela de suficiente tamaño, como para posteriormente poder triturar todos los ingredientes con la batidora, vamos introduciendo la carne del aguacate, con la ayuda de un saca bolas o una cuchara, partiendo este por la mitad y desechando su hueso.

Pelamos, troceamos la cebolla, añadiéndola a la cazuela.

Lavamos, desechamos las semillas y troceamos el pimiento, añadiendo al resto de verduras.

Pelamos y troceamos el pepino introduciéndolo en la cazuela.

También pelamos el ajo, lo fileteamos y con el resto de ingredientes, a la cazuela.

Pelamos el huevo duro, lo troceamos y lo agregamos al resto de ingredientes.

Añadimos sal, aceite y vinagre triturando todo con la batidora.

Retocamos el punto de sal, aceite y vinagre y volvemos a batir con la batidora.

En el momento de servir, pelamos y troceamos las gambas.

Servimos el gazpacho bien frio en recipientes individuales y decoramos con las gambas troceadas.

Muñequitos de tortilla de calabacin y alcachofa

Como en épocas de crisis hay que aprovechar todo, pero no con ello comer simples sobras, a partir de unas sobras de filetes de calabacín a la plancha y unas sobras de alcachofas rebozadas, podemos hacer platos tan sorprendentes como este.

La sufrida tortilla admite casi todo, pues si tenemos sobras de verduras, como en este caso, podemos hacer una simple tortilla y nos quedará de fábula, pero si además le damos formas, será toda una fiesta en nuestra mesa y casi todos alucinaran en cómo has hecho esta tortilla con forma de muñequitos.

 

INGREDIENTES (6 muñequitos):

Sobras de calabacín a la plancha

Sobras de alcachofa rebozada (lo suyo seria solo cocidas, pero es lo que había)

4 huevos

1 tomate

½ barra de pan

Aceite de oliva

Sal

 

PREPARACION:

 

Para la realización de estas seis tortillas es necesario un molde de silicona con la forma de los muñequitos o el que tengáis.

Aceitamos generosamente el molde con aceite de oliva en spray.

Picamos las verduras pequeñitas, tipo juliana.

Repartimos las verduras en los moldes.

En un bol, batimos los huevos con sal.

Rellenamos los moldes con los huevos batidos, cubriendo las verduras.

Horneamos unos 20-30 minutos a 160º.

Pinchamos con una brocheta para ver si están hechos por dentro, la brocheta ha de salir limpia.

Si los vemos poco dorados podemos gratinar unos 20 minutos más.

Mientras se nos cocina nuestra tortilla, podemos preparar mi salsa de tomate.

Lavamos, troceamos e introducimos el tomate en el vaso de la batidora.

Agregamos al tomate un generoso chorro de aceite de oliva y sal al gusto.

Trituramos con la batidora.

Cortamos el pan a rebanadas y con la ayuda de una cucharilla de postre cubrimos una de las caras de cada rebanada con la salsa preparada.

Servir los muñequitos bien calientes, acompañados del pan con la salsa de tomate.

Los muñequitos también están ricos en frio.

Copa de pastel de limón y platano

En esta ocasión os traigo un postre para tontos de una conocida marca, que ni tan solo necesita cocción para su realización.

Se trata de un pastel de limón, el cual no necesita cocción para su realización.

Su fabricante (Royal), nos dice que simplemente hemos de colocar el sobre de caramelo líquido que acompaña al sobre de los polvos que nos harán el pastel en un molde.

A continuación volcamos en un recipiente apto para la batidora el contenido del sobre de polvos.

Añadimos ½ l de leche a temperatura ambiente.

Después nos dice que coloquemos entre 2 y 4 cucharadas soperas colmadas de azúcar.

Mezclamos bien todos los ingredientes con la batidora y volcamos en el molde caramelizado con anterioridad.

Guardamos en la nevera y esperamos que solidifique y se nos enfríe.

Pero como realizar esto era demasiado aburrido, además tenía unos plátanos demasiado maduros, pues modifique un poco las instrucciones del fabricante.

 

Ingredientes (4 personas):

 

1 paquete de pastel fresco sabor limón de la marca Royal

2 cerezas verdes confitadas

½ l de leche

3 plátanos maduros

3 cucharadas soperas colmadas de azúcar

Fideos de colores de azúcar para decorar

 

Preparación:

En lugar de utilizar un molde caramelizado preferí utilizar unas copas sin caramelizar y reserve el caramelo para el final.

Colocamos el sobre de polvos en un recipiente apto para la batidora, agregamos la leche y el azúcar y mezclamos con la batidora.

A continuación pelamos y troceamos los plátanos y los introducimos en la mezcla preparada con anterioridad, triturando con la batidora.

Una vez la pasta sea homogénea, la repartimos entre las cuatro copas.

Dejamos reposar un rato para que comience a cuajar la mezcla.

Decoramos colocando media cereza verde confitada en el centro de cada copa.

Espolvoreamos con fideos de colores de azúcar.

Finalmente repartimos el sobre de caramelo líquido entre las copas.

Guardamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

Banderillas de patata, boquerones y pepinillos en vinagre

Sigo con mi colección de banderillas,  considero que es un aperitivo de simple realización, que suele gustar a todos los paladares, admite muchas variaciones, permitiendo gastar restos de la nevera.

 

Ingredientes (12 banderillas):

 

1 patata cocida mediana

2 pepinillos en vinagre gigantes

24 aceitunas rellenas

12 filetes de boquerones en vinagre

 

Preparación:

 

En primer lugar cocemos la patata al vapor (yo la tenía sobrante de otra receta), la dejamos enfriar, la pelamos y la cortamos en 12 trozos.

Cortamos cada pepinillo en seis rodajas.

Ya tenemos listo lo más difícil de nuestras banderillas, ahora solo hay que montarlas.

Insertamos en unos palos para banderillas en primer lugar una aceituna rellena.

A continuación un trozo de patata cocida.

Tras la patata insertamos un filete de boquerón en vinagre, doblado en dos.

Tras el boquerón, la rodaja de pepinillo en vinagre.

Rematamos con otra aceituna rellena.

Repetimos la operación, hasta terminar con todos los ingredientes.

Rociamos con un poco de aceite de oliva en spray.

Hamburguesas de calabacin y pastel de cabracho

Últimamente, en casa, se está poniendo de moda cenar falsas hamburguesas, en esta ocasión aproveche unos restos de “Pastel de cabracho,” aunque en lugar de ser casero, eran sobras de un blíster de supermercado.

 

Ingredientes (4 hamburguesas)

 

4 lonchas de pastel de cabracho

4 panecillos de hamburguesa

1 calabacín

4 tranchetes de queso

4 hojas de cogollo de lechuga

1 tomate

Aceite

Sal

 

Preparación:

 

En primer lugar fileteamos el calabacín y lo cocinamos a la plancha con un poco sal y aceite, hasta que este tierno.

Mientras hacemos mi habitual salsa de tomate.

Troceamos un tomate, le añadimos generosamente aceite de oliva y sal.

Trituramos con la batidora.

Abrimos por la mitad los 4 panecillos de hamburguesa y los untamos con la mezcla de tomate triturado por la parte interior de cada mitad de panecillo.

Sobre las cuatro mitades inferiores de los panecillos colocamos las hojas de lechuga.

Cubrimos la lechuga con una loncha del pastel de cabracho (el cabracho es un pescado de roca).

Cubrimos el cabracho con una loncha del calabacín, que hemos preparado a la plancha con anterioridad.

Cubrimos el calabacín con el tranchete de queso.

Tapamos con la parte superior del panecillo de hamburguesa.

Repetimos la operación hasta terminar los panecillos.

Colocamos un chorrito de aceite en la bandeja del horno.

Sobre el aceite colocamos los cuatro panecillos de hamburguesa y les ponemos un poco mas de aceite por encima.

Calentamos a partir de horno frio 10-15 minutos a 180º.

Servir calentitos.

Dioxido de carbono

El dióxido de carbono (CO2), también conocido como óxido de carbono, gas carbónico o anhídrido carbónico, consiste en un gas compuesto por dos átomos de oxígeno y uno de carbono.

El dióxido de carbono fue uno de los primeros gases descubiertos.

En el siglo XVII, el químico Jan Baptist van Helmont,  descubrió que al quemar carbón en un recipiente cerrado, la masa de la ceniza era mucho menor que la del carbón inicial, comprendiendo que el carbón se había transformado en una sustancia invisible, a la cual denominó spiritus sylvestre (gas).

En el año 1.750, Josep Black, médico escocés, descubrió que el carbonato de calcio al calentarse o ser tratado con ácidos, producía un gas que denominó aire fijo.

En el año 1.772 Joseph Priestley, químico inglés, publica un texto con el título “Impregnación de agua con aire fijo,” describiendo en él, como el goteo de ácido sulfúrico (aceite de vitriolo) sobre una tiza, producía dióxido de carbono, cuando se disolvía el gas en un cuenco de agua, que estaba en contacto con el gas, se obtenía agua carbonatada.

En el año 1.823, Humphry Davy y Michael Faraday, consiguieron licuar el dióxido de carbono.

En el año 1.834, Charles Thilorier, descubrió que al abrir un recipiente a presión que contenía dióxido de carbono, la evaporación rápida del liquido producía nieve de dióxido de carbono sólido, lo que actualmente conocemos como nieve carbónica.

Tanto las plantas, como las algas y las cianobacterias, utilizan la luz solar para fotosintetizar carbohidratos a partir del dióxido de carbono y del agua, expulsando como desecho oxigeno.

Las plantas cuando no hay luz no pueden realizar la fotosíntesis, desprendiendo dióxido de carbono a causa de la respiración celular.

La mayoría de organismos que pueblan la Tierra, al respirar emiten dióxido de carbono, entre ellos las personas al respirar.

El dióxido de carbono, también lo produce la combustión de carbón e hidrocarburos.

Los volcanes, géiseres y fuentes volcánicas también emiten dióxido de carbono.

Según nos cuentan, el dióxido de carbono es el responsable del calentamiento global, el nivel de dióxido de carbono en la Tierra, comenzó a aumentar después de la Revolución Industrial, a causa de la combustión de combustibles fósiles, lo cual está produciendo en la actualidad, el cambio climático provocando del aumento de las temperaturas en la Tierra.

Pero en cambio también se dice que el dióxido de carbono que como faltan pruebas para acusar al dióxido de carbono del calentamiento global, algunos afirman que nada tiene que ver con él.

La utilización del dióxido de carbono en la industria es diversa, desde relleno de extintores, en forma de nieve carbónica, como aditivo de bebidas efervescentes (bebidas carbonatadas), su acidez permite acelerar el cuajado de los lácteos, siendo menos contaminante que el ácido sulfúrico, es utilizado como refrigerante en frigoríficos, congelado, se fabrica con él, hielo seco, también se utiliza el dióxido de carbono para crear niebla artificial, otro de sus usos, es su utilización como agente extractor, para obtener alcaloides como la cafeína y algunos pigmentos, la posibilidad de realizar extracciones en medios anóxidos, permite la obtención de productos con alto poder antioxidante, también se utiliza para generar luz coherente (láser de CO2) además, junto con el agua se utiliza como disolvente en procesos con fluidos supercríticos.

Una vez conocemos el dióxido de carbono, vamos a conocer el Protocolo de Kioto y las cuotas de emisión de CO2.

El Protocolo de Kioto sobre el cambio climático, consiste en un acuerdo internacional de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), cuyo objetivo es reducir los gases invernadero.

Se considera que además del dióxido de carbono (CO2), otros cinco gases mas, son también responsables del calentamiento global, estos gases son el gas metano, el óxido nitroso, los hidrofluorocarburos, los perfluorocarbonos y el hexafluoruro de azufre.

El Protocolo de Kioto fue firmado en Kioto (Japón) un 11 de diciembre del año 1.997, entrando en vigor el 16 de febrero del año 2.005.

Se crearon unos bonos denominados “bonos de carbono” los cuales consisten en un mecanismo internacional de descontaminación para reducir las emisiones contaminantes que generan el efecto invernadero.

Estos bonos los distribuyen las Naciones Unidas, asignando un determinado número de bonos a las empresas, las cuales pueden comerciarlos en los mercados financieros, vendiendo los bonos sobrantes o comprando los que les falten.

En el Cuarto Informe del año 2.007, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) recomienda para reducir el cambio climático el uso de la energía nuclear.

En noviembre del año 2.009, es ratificado el Protocolo de Kioto por 187 países, curiosamente Estados Unidos, no estaba entre ellos.

11 de diciembre del año 2.011, Canadá abandona el Protocolo de Kioto, para no pagar las multas por incumplir la reducción de emisiones.

El rotativo El País, nos publica el 22 de abril del año 2.012, el articulo “El mercado del CO2: negocio para las fábricas, ruina para el Estado”, donde nos cuentan que la industria española, desde el año 2.008 consigue 1.300 millones de euros vendiendo derechos de emisión, en cambio el estado paga 770 millones por unos derechos que hay que comprar… y aun restaban comprar unos 500 millones mas…

El rotativo El Mundo, en su artículo, “España gastó 770 millones de euros para poder emitir CO2”, publicado el día 29 de abril del año 2.012, siendo España el segundo país, tras Japón que mas derechos para emitir dióxido de carbono necesito comprar, mientras los españoles nos apretábamos el cinturón se pagaban 770 millones de euros, donde los grandes contaminantes como Estados Unidos no pagan.

En la decimoctava Conferencia de las Partes (COP 18) se ratifica el Segundo periodo del Protocolo de Kioto, donde Estados Unidos, Rusia y Canadá no apoyaron la prórroga, comprendida entre el 1 de enero del año 2.013 y el 31 de diciembre del año 2.020 (me pregunto yo… si países de tal caladura, no están dispuestos a cumplir el protocolo ¿para qué sirve que los demás lo firmen?).

Tampoco olvidemos que el dióxido de carbono no es exactamente un gas contaminante, curiosamente es la base fundamental de la vida vegetal (fotosíntesis), lo cual lo hace imprescindible para la vida animal, por lo tanto los bonos de carbono, son muy queridos por las multinacionales, para poder hacer su agosto comerciando con ellos y realmente su incidencia en el cambio climático es muy reducida.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.