Banderillas de pulpo y huevo duro

Hace tiempo que no preparaba banderillas, como encontré un paquete de pulpo cocido en el congelador, pensé que podría quedar bien en banderillas.

Además así también consumo unos “champiñones en vinagre” que tenía perdidos en la nevera.

Receta de champiñones en vinagre:

http://blogs.elcorreo.com/jorbasmar/2015/06/02/champinones-en-vinagre-con-ajo-y-perejil/

 

Ingredientes (8 banderillas):

 

8 rodajas de pulpo cocido

8 aceitunas

16 láminas de champiñones en vinagre

1 huevo cocido

Pimentón picante

Aceite de oliva en spray

 

Preparación:

 

Como todas las banderillas, estas son sencillísimas de realizar y muy vistosa su presentación en la mesa.

Pelamos y troceamos el huevo cocido en 8 partes.

Insertamos una aceituna en un palillo (o similar), a continuación una lámina de champiñón en vinagre.

Continuamos con la rodaja de pulpo y otra lámina de champiñón en vinagre.

Terminamos con un trocito de huevo cocido.

Repetimos la operación hasta terminar todos los ingredientes.

Espolvoreamos con pimentón picante.

Rociamos con aceite de oliva en spray, también sirve un chorrito de aceitera.

Guardar en el frigorífico hasta el momento de servir.

Boniato con yogurt de frambuesa

Hoy os presento un postre sencillísimo, con estupenda presencia y que admite mil variantes, además os puede servir para gastar esa fruta un poco fea que anda dando vueltas por la nevera que nadie se come.

En este caso he optado por combinar un boniato pequeño, con un simple yogurt, pero el boniato puede ser sustituido por cualquier fruta de vuestro gusto, como el sabor del yogurt y la decoración.

 

Ingredientes (2 personas):

 

1 boniato cocido (pequeño)

1 yogurt de frambuesa

2 cucharadas soperas de miel

2 huevos de chocolate

Fideos de colores de azúcar

 

Preparación:

 

En este caso el boniato ya lo tenía cocido al vapor y pelado, suelo cocer varios y así ya los tengo preparados para futuras recetas.

Troceamos el boniato a trozos pequeños, aptos para una cuchara de postre.

Colocamos medio boniato troceado en el fondo de una copa.

Sobre el boniato colocamos una cucharada de miel.

Cubrimos con la mitad del yogurt.

Decoramos con un huevo de chocolate (puede ser un simple bombón, guinda o fruta escarchada).

Espolvoreamos con fideos de azúcar de colores.

Repetimos la operación con la otra copa.

Guardamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

Flan de nata

El otro día buscando ideas para consumir huevos, encontré en Cookpad, una receta de José Carlos Ramos de un “Flan de nata” y como que recuerde, nunca había hecho un flan de nata y además tenía nata comenzada en la nevera… pues a probar a que sabe un flan de nata.

 

Ingredientes (6 personas):

 

4 huevos

250 cl de nata de montar

150 cl de leche

80 g de azúcar

Canela en polvo

Vainilla liquida

Caramelo líquido

Ralladura de piel de naranja

 

Preparación:

 

En primer lugar colocamos la leche, la canela, el azúcar, la ralladura de una naranja y la vainilla en una olla, llevándola a ebullición, dándole vueltas para que el azúcar no se nos pegue en el fondo.

Mientras se nos enfría un poco la leche, batimos los huevos y la nata (no se me ocurrió montarla, en otra ocasión probare, que creo que puede quedar mejor) y mezclamos con la leche que tenemos enfriándose.

Caramelizamos un molde de silicona (en mi caso de plum cake) y reservamos.

Volcamos toda la mezcla en el molde e introducimos al baño María (con agua en la bandeja del horno y el molde dentro del agua) en el horno precalentado a unos 160º durante aproximadamente una hora.

Dejamos enfriar y guardamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

Desmoldamos y cortamos a lonchas, se puede decorar con guindas, chocolate rallado, frutas caramelizadas, membrillo, alguna fruta olvidada en la nevera a trocitos, lo que se os ocurra.

 

Receta original:

http://cookpad.com/es/recetas/685710-flan-de-nata?ref=search

Estofado de judias pintas

Aunque la época de platos consistentes comienza a pasar con la llegada de la primavera, siempre es bueno, algún día meternos entre pecho y espalda, un guiso de los de toda la vida.

Aunque para hacer guisos suelo utilizar una olla de barro, en esta ocasión he preferido “modernizarme” y utilizar una olla exprés que en rara ocasión utilizo.

 

Ingredientes (6 personas):

 

½ kilo de carne de ternera cortada a cuadraditos

150 g de panceta en cuadraditos de tamaño similar a la carne

2 puñaditos de cardos congelados

2 puñaditos de alcachofas congeladas

2 chorizos

1 bote de judías pintas cocidas (500 g)

2 patatas medianas

1 cebolla

4 ajos

1 pastilla de concentrado de carne

Cúrcuma

Colorante alimentario (azafrán)

Aceite

Sal

 

Preparación:

 

Aunque para hacer un guiso, no es necesario freír la cebolla, por el trabajo que cuesta, prefiero hacer un pequeño sofrito utilizando la misma olla que utilizaremos para guisar, también, para mi gusto, los ajos quedan más ricos sin pelarlos, pero en esta ocasión he preferido ponerlos pelados y freírlos con la cebolla.

Comenzamos por poner un generoso chorro de aceite en la olla y lo ponemos a calentar.

Mientras pelamos y troceamos tanto la cebolla como los ajos, posteriormente añadimos ambos ingredientes al aceite caliente, salándolos, sin abusar que después pondremos el concentrado de carne.

Cuando la cebolla comience a estar tierna, añadimos la carne y el tocino, le vamos dando vueltas, hasta que la carne cambie de color.

Cubrimos de agua, añadimos la pastilla de concentrado de carne, la cúrcuma y el colorante alimentario, tapamos, con la válvula de la olla cerrada y cuando comience a sacar vapor, dejamos a fuego medio durante 20-25 minutos.

Apagamos el fuego y dejamos perder presión.

Destapamos la olla y añadimos las patatas peladas y cortadas, el cardo y las alcachofas, podemos tapar la olla y se nos hará más rápido, pero preferí dejarla destapada, así se controla mejor el tiempo de cocción.

Se deja cocer a fuego medio unos 25 minutos o hasta que veamos las patatas tiernas.

Añadimos los chorizos y el bote de judías pintas y dejamos cocer a fuego lento unos 10 minutos.

Rectificamos el punto de sal y servimos muy caliente.

Me gusta acompañar de una guindilla verde, dándole mordisquitos entre cucharada y cucharada, pero eso a gusto del consumidor.

Zimbabue

 

En este artículo conoceremos un país del sur de África, la República de Zimbabue.

Este país esta regado por los ríos Zambeze y Limpopo, también posee unas muy conocidas cataratas, las cataratas Victoria.

Originariamente, Zimbabue estaba habitado por los pueblos khoisan.

En el siglo IX llegaron las migraciones bantúes.

Entre los siglo XIII y XIV es creado el Imperio Monomotapa por los bantúes, cuyo centro lo  podemos encontrar en las ruinas del Gran Zimbabue.

En el año 1.607, en rey del Imperio Monomotapa, concede a Portugal la explotación del subsuelo del país, manteniendo un constante comercio con la costa del océano Indico, a causa de sus minas de oro y el comercio de esclavos.

En la década de 1.880, llegan los colonos blancos con la BSAC (Cecil Rhodes’s British Sout Africa Company.

En el año 1.921, se proclama Rodesia del Sur colonia autónoma.

El año 1.953 a causa de temer la mayoría negra, Reino Unido crea la Federación de Rodesia y Nyasalandia, formada por las dos Rodesias (la del Norte y la del Sur) y Nyasalandia (actual Malaui).

El año 1.964, Rodesia del Norte se independiza del Reino Unido, sin conseguirlo Rodesia del Sur.

El año 1.965, Ian Smith (primer ministro de Rodesia del Sur), declara unilateralmente la independencia del país, promulga una nueva constitución, adoptando el país el nombre de República de Rodesia.

El año 1.969, es votada en referéndum una nueva constitución, por la minoría blanca y aceptando la república como forma de gobierno.

En el año 1.970 es constituida la república, aunque no fue reconocida por Reino Unido, ni por la ONU.

Posteriormente comenzaron los conflictos armados en el país, hasta el año 1.979, donde se firmaron los Acuerdos de Lancaster House.

Año 1.980, vota por primera vez la mayoría negra, siendo elegido primer ministro el obispo Abel Muzorewa, cambiando el nombre del país a Zimbabue-Rodesia, acordando aceptar una transición provisional con un gobernador británico (Nkomo), para convocar elecciones un año después.

En el año 1.980, Zimbabue-Rodesia se independiza, cambia su nombre por República de Zimbabue, ganando las elecciones el ZANU (Unión Nacional Africana de Zimbabue.

El ZANU instala en Zimbabue el Estado Socialista con un solo partido, el día 12 de agosto del año 1.984.

Día 2 de diciembre del año 1.987 es nombrado primer presidente ejecutivo del país Robert Mugabe, siendo reelegido en el mes de marzo del año 1.990, aunque con rumores de manipulación.

El año 1.991 el ZANU abandona sus ideales socialistas, promueve una reforma agraria la cual permitió expropiar las grandes propiedades de los blancos.

El año 1.996, Robert Mugabe vuelve a ganar las elecciones pero el recuento de los votos generó dudas entre sus opositores internos y externos.

Entre los años 1.998 y 2.002, la participación en la guerra de la República Democrática del Congo le costó millones de dólares, lo cual destrozó su economía, su tasa de inflación en el año 1.998 fue del 32%.

En el año 2.000 se redistribuye la tierra expropiada a más de 4.000 granjeros blancos.

El año 2.002, se realizan unas nuevas elecciones, también ganadas por Mugabe, las cuales se celebraron con denuncias de manipulación de votos, intimidación y fraude.

Gideon Gono, gobernador del Banco Central, convence al gobierno que sugiera el retorno de los granjeros blancos en el año 2.005, puesto que aun restaban en el país más de 400 grajeros blancos, aunque la mayoría de las tierras expropiadas ya no eran productivas.

Año 2.005, la tasa de inflación de la economía de Zimbabue es del 586%.

Agosto del año 2.006, es puesto en circulación un dólar zimbabuense equivalente a 1.000 dólares de los antiguos.

En el año 2.007, el gobierno de Mugabe permitió el arrendamiento de tierras a largo plazo a los granjeros blancos, pero posteriormente amenazó con encarcelar a los granjeros blancos.

El año 2.007 el país posee una población superior a los 12.000.000 de personas.

20 de marzo del año 2.008, Mugabe vuelve a ganar las elecciones.

La inflación de Zimbabue en el año 2.008 es del 100.580% y el tipo de cambio de su divisa pasa de pagarse 24 dólares zimbabuenses por dólar a pagarse 30.000.000 dólares zimbabuenses por dólar.

En julio del año 2.008, el Banco Central pone en circulación un billete de 1.000.000 de dólares zimbabuenses, el cual tenía el valor de un dólar estadounidense y sólo servía para comprar con él una barra de pan o cuatro naranjas.

Año 2.009, la moneda oficial es el dólar americano o el rand sudafricano, quedando el dólar zimbabuense en desuso.

30 de junio del año 2.009, deja de ser el dólar zimbabuense de curso legal.

Enero del año 2.013, Tendai Biti, ministro de Finanzas de Zimbabue, afirma que las reservas del país en el Banco Central eran de 217 dólares, a pesar de que las condiciones económicas del país han mejorado, el alto grado de corrupción del país continua lastrando la economía del país.

El 31 de julio del año 2.013, también gana las elecciones Mugabe.

Año 2.015, el Banco Central emite sus propias monedas bono de centavos de dólar estadounidense para facilitar la falta de cambio del dinero en metálico.

Habas con arroz y tocino

En esta ocasión os traigo una rica y fácil receta de cocina, donde combinamos el tocino con el arroz y las habas, realizando un plato espectacular.

 

Ingredientes (2 personas):

 

100 g de habas baby congeladas (lo que restaba en un paquete del congelador)

½ cebolla

1 blíster de beicon a taquitos

4 ajos

1 tacita de café llena de arroz

Cúrcuma

Menta fresca

Perejil fresco

Aceite de oliva

Sal

 

Preparación:

 

En una cazuela de barro ponemos el aceite a calentar.

Mientras se calienta el aceite, pelamos y troceamos la cebolla y los ajos.

Cuando el aceite esté caliente, añadimos la cebolla y el ajo fileteado, salamos y dejamos cocinarse hasta que la cebolla esté tierna.

Agregamos el arroz, dándole unas vueltas hasta que cambie de color, añadimos el beicon, dándole unas vueltas.

Introducimos las habas hasta que comiencen a descongelarse.

A continuación añadimos las hojas de menta picaditas (impregnareis la cocina de un olor maravilloso) y cubrimos de agua.

Añadimos la cúrcuma y la sal y dejamos cocer hasta que las habas estén tiernas a fuego muy bajo.

Antes de servir, espolvorear con perejil fresco picado.

Salad shakes de aguacate

En esta ocasión he sacado la idea de la web de Cookpad, de una de las recetas de Penchi Briones “Chupitos de salmorejo de aguacate”.

Aunque, normalmente cuando imito una receta, suelo variarla tanto, que se convierte en otra receta, en esta ocasión prácticamente solo he suprimido el jamón y he variado un poco las cantidades.

 

Ingredientes (1 litro de salad shake):

 

1 aguacate

4 tomates grandes maduros

1 rebanada de pan de molde

1 ajo gordito

1 cucharadita de azúcar

½ limón pequeño (su zumo)

Aceite de oliva

Sal

 

Preparación:

 

En primer lugar quitamos la piel del aguacate y su semilla, troceando su carne e introduciéndola en un recipiente apto para la batidora.

Podemos optar por pelar los tomates, pero he preferido no pelarlos y simplemente quitarles la parte dura del tallo y trocearlos, posteriormente colaremos nuestra ensalada liquida.

Pelamos y troceamos el ajo y lo añadimos al resto de  ingredientes.

Agregamos una rebanada de pan de molde troceada.

Añadimos un generoso chorro de aceite de oliva (unos dos o tres dedos del vaso de la batidora).

Añadimos el limón, la sal y el azúcar para eliminar el ácido del tomate.

Trituramos y rectificamos su sazón, añadiendo más sal, limón o aceite, según nuestro paladar, añadiendo agua si nos queda demasiado espeso.

Una vez este la ensalada líquida a nuestro gusto, la pasamos por un colador para que nos quede finita.

Guardamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

 

Fuente original:

http://cookpad.com/es/recetas/104562-chupitos-de-salmorejo-al-aguacate

Alitas de pollo con tomate y cebolla

Aunque, acostumbro a simplemente freír las alitas de pollo y acompañarlas de patatas fritas, en esta ocasión me ha apetecido acompañarlas de una deliciosa salsa de tomate casera.

 

Ingredientes (2 personas):

 

10 medias alitas de pollo

½ kg de tomate triturado

1 cebolla

3 ajos

Aceite de oliva

Azúcar

Sal

 

Preparación:

 

Para realizar esta receta utilizaremos una cazuela de barro.

Colocamos un poco de aceite en la cazuela y freímos en él las alitas de pollo, hasta que se doren y las retiramos.

Pelamos y troceamos la cebolla y los ajos, friendo ambos ingredientes en el aceite de freír las alitas, hasta que este tierna la cebolla.

Una vez tierna la cebolla, añadimos el tomate, las alitas que hemos dorado con anterioridad, salamos y añadimos media cucharadita de azúcar para matar el ácido del tomate.

Dejamos cocer a fuego lento hasta que el pollo esté muy tierno, si se nos quedara seca la salsa, añadimos un vasito de agua.

Servir caliente.

Aunque, acostumbro a simplemente freír las alitas de pollo y acompañarlas de patatas fritas, en esta ocasión me ha apetecido acompañarlas de una deliciosa salsa de tomate casera.

 

Ingredientes (2 personas):

 

10 medias alitas de pollo

½ kg de tomate triturado

1 cebolla

3 ajos

Aceite de oliva

Azúcar

Sal

 

Preparación:

 

Para realizar esta receta utilizaremos una cazuela de barro.

Colocamos un poco de aceite en la cazuela y freímos en él las alitas de pollo, hasta que se doren y las retiramos.

Pelamos y troceamos la cebolla y los ajos, friendo ambos ingredientes en el aceite de freír las alitas, hasta que este tierna la cebolla.

Una vez tierna la cebolla, añadimos el tomate, las alitas que hemos dorado con anterioridad, salamos y añadimos media cucharadita de azúcar para matar el ácido del tomate.

Dejamos cocer a fuego lento hasta que el pollo esté muy tierno, si se nos quedara seca la salsa, añadimos un vasito de agua.

Servir caliente.

Montadito de aroz y calabacín con gambas

Como siempre, ando consumiendo restos de la nevera, encontré un calabacín que llevaba más de una semana en la nevera (aun en buenas condiciones) y quería consumirlo de alguna forma diferente, cotillee a ver si encontraba una idea diferente para consumirlo, encontrando una estupenda idea en el blog “Con las manos en la grasa” en su post “Huevos acorralados”, aunque, de pasada he visto varias ideas muy interesantes en dicho blog, por lo cual os recomiendo que le deis un vistazo sin prisas.

 

Ingredientes (2 personas):

 

1 calabacín

2 huevos

2 varitas de surimi (palitos de cangrejo)

1 vasito pequeño de arroz

½ pastilla de concentrado de carne

Cúrcuma (especia que le da sabor y color)

12 gambas congeladas grandes

Sal

Aceite de oliva

 

Preparación:

 

Aunque la realización de esta receta es muy fácil, resulta un poco laboriosa, puesto que todo se hace por separado y se manchan varios cacharros.

Empezamos por poner agua a hervir, con la media pastilla de concentrado de carne, cúrcuma y un generoso chorro de aceite (la cantidad de agua debe ser aproximadamente dos veces y media que el volumen del arroz), cuando comience a hervir, añadir el arroz y dejar cocer hasta que este esté tierno. Reservamos.

Mientras fileteamos el calabacín longitudinalmente (yo utilice un corta fiambres).

Salamos los filetes y los freímos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva, hasta que los filetes queden tiernos, pero sin romperse. Reservamos.

Aceitamos dos aros de emplatar y envolvemos sus paredes con tres lonchas de calabacín cada molde, colocándolos en un recipiente apto para el horno.

Aguantamos las lonchas de calabacín pegadas a las paredes del molde colocando el arroz, hasta llenar el molde, pero dejando espacio para colocar un huevo.

Cortamos cada surimi longitudinalmente de cuatro trozos y decoramos los bordes del arroz con las tiritas de surimi.

Cascamos un huevo crudo, en cada molde, salándolos y horneamos hasta que la clara se cuaje, se puede gratinar unos minutos para que termine de cuajar la clara, pero con cuidadito que no se nos cuaje la yema.

Mientras se nos cuaja el huevo, freímos en una sartén con un chorrito de aceite las gambas, salándolas.

Solo nos resta desmoldar el montadito con la ayuda de un cuchillo y con cuidado de no quemarnos.

Colocamos las gambas a su alrededor y servimos.

Quien os diga que esta cena esta mala y lo ponéis de rodillas y cara a la pared, ea.

 

Fuente original:

http://conlasmanosenlagrasa.blogspot.com.es/2008/09/huevos-acorralados.html

Tarta de hojaldre con naranja

En esta ocasión, os traigo un postre tonto, muy fácil de realizar, rápido y con una estupenda crema pastelera, realizada en el microondas.

Los ingredientes de esta receta son solo cuatro, masa de hojaldre, crema pastelera, una naranja y azúcar.

 

Ingredientes (4-6 personas):

 

1 lámina de hojaldre

1 naranja

2 cucharadas de azúcar

½ l de crema pastelera

Para la crema:

½ l de leche

2 huevos (solo las yemas)

120 g de azúcar

50 g de sémola de maíz (maicena)

Vainilla liquida

 

Preparación:

 

Dejamos descongelar un poco la masa de hojaldre y la estiramos con el rulo de la masa hasta darle la forma deseada, en mi caso la forma de la bandeja de un horno pequeño (tamaño,  mitad de uno normal), y le dejamos los bordes un poco levantados para que después nos aguanten la crema pastelera, dándole una especie de forma de caja de paredes bajitas a la masa.

Colocamos un papel de hornear en la bandeja del horno y colocamos la masa sobre el papel.

En el interior de la masa colocamos otro papel de hornear y lo rellenamos de garbanzos secos para hacerle peso y no nos suba el hojaldre (después estos garbanzos los guardamos, para en futuros postres utilizarlos de peso).

Horneamos a 160º hasta que la masa comience a tomar color.

Mientras, preparamos la crema pastelera (también la venden preparada en algunos supermercados), pero no merece la pena, mejor prepararla en casa con esta versión súper rápida.

Colocamos en un recipiente, apto para la batidora, todos los ingredientes de la crema pastelera (leche, yemas de huevo, azúcar, sémola de maíz y vainilla), mezclamos bien.

Volcamos este contenido en un recipiente apto para el microondas y cocinamos a máxima potencia en tandas de dos minutos, removiendo la crema después de cada tanda, hasta que la crema comience a espesar.

Una vez se nos enfríe el hojaldre, le retiramos los garbanzos y volcamos la crema pastelera en el lugar ocupado por los garbanzos.

Pelamos y troceamos una naranja.

Repartimos los trocitos sobre la crema pastelera.

Azucaramos la naranja con azúcar y gratinamos 10-15 minutos.

Dejamos enfriar y a comer.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.