Fresas con cerezas y queso fresco

Seguimos con postres tontos que admiten cualquier variación que se os ocurra.

En este caso he combinado queso fresco, con fresas y cerezas.

 

Ingredientes (2 personas):

 

1 queso fresco de 90 g.

4 fresas grandes

8 cerezas

2 cucharadas de café colmadas de azúcar

Virutas de chocolate

Preparación:

 

Troceamos el queso y lo repartimos entre dos recipientes.

Quitamos el tallo a las fresas y las troceamos, repartiéndolas junto con el queso.

Deshuesamos las cerezas y las colocamos entre ambos recipientes.

Mezclamos todos los ingredientes.

Rociamos cada recipiente con una cucharada de azúcar.

Decoramos con escamas de chocolate.

Guardamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

Pollo con setas y verduras

En esta ocasión os traigo un simple contramuslo de pollo para dos personas, acompañado de setas, zanahoria, pimiento y cebolla.

Aunque el contramuslo era bastante grande, quedó un poco justo para dos personas, pero lo complementamos con una buena cantidad de verduras.

Además, la comida sabe mejor, si es un poco justa, cuando hay demasiada te levantas tripón de la mesa.

 

Ingredientes (2 personas):

 

1 contramuslo de pollo

5 zanahorias medianas

1 lata de setas variadas

1 cebolla

½ pimiento morrón

1 tomate

½ cabeza de ajos

1 vaso de vino blanco (moriles)

Aceite de oliva

Tomillo

Sal

 

Preparación:

 

En primer lugar partimos en cuatro trozos el contramuslo de pollo.

En una cazuela de fondo grueso (o sartén que podamos tapar) colocamos un poco de aceite y damos color a los cuatro trocitos de pollo a fuego medio, previamente sazonado.

Retiramos el pollo.

Pelamos y cortamos en juliana la cebolla.

Retiramos las semillas del pimiento y cortamos este en juliana.

En el aceite de dorar el pollo, freímos la cebolla y el pimiento, salándolos, hasta que estén tiernas ambas verduras.

Añadimos el pollo cuando las verduras estén tiernas, agregamos el vino y le dejamos evaporar su alcohol.

Añadimos el tomillo.

Pelamos y cortamos a rodajas las zanahorias, añadiéndolas al pollo y las verduras.

Añadimos el tomate troceado.

Añadimos la media cabeza de ajos sin pelar, pero con sus dientes desgranados.

Tapamos y dejamos cocer a fuego muy bajo, lo más bajo que podamos unos 30-45 minutos.

Cuando las zanahorias estén tiernas, añadimos las setas de lata, dejándolo tapado con fuego bajo.

Si se nos quedara seco el pollo durante la cocción podemos añadirle un poco de agua, pero al cocinarse a fuego muy lento no debería ser necesario, puesto que la comida se cuece con sus propios jugos.

Pratt & Whitney F-135

Hace algún tiempo os escribí sobre uno de esos “supuestos” aviones con tecnología antimagnética, el F-35 Lightning II, en esta ocasión  quiero daros a conocer sus motores.

El F-135, fabricado por Pratt & Whitney, compañía aeroespacial de los Estados Unidos, situada su sede en East Hardford (Connecticut), la cual es filial de UTC  (United Technologies Corporation) la cual se dedica a la fabricación de motores para uso civil y militar.

Pratt & Whitney, es uno los tres mayores fabricantes de motores para aviones, junto con General Electric y Rolls-Royce, en ocasiones se alía con  las otras dos compañías mencionadas para el desarrollo de algún proyecto.

Partt & Whitney, no solo se dedica a fabricar motores para aviones, también está especializada en la fabricación de turbinas de gas para la industria, para generadores eléctricos, también fabrica turbinas para barcos e incluso motores para cohetes.

Pero este post, no es para conocer el antimagnetismo, ni para conocer el F-35, ni tan solo para conocer a Partt & Whitney, es simplemente para conocer uno de los motores a reacción, desarrollado para las tres versiones del F-35 de la Lockeed Martin.

Este motor, consiste como os he comentado antes, en un motor de reacción del tipo turbofan (motores que reemplazaron a los turbojet), también conocidos como motores de doble flujo, siendo los turbojet reactores de flujo único.

La tecnología turbofan, se basa en el uso de dos corrientes de aire, para propulsar el avión, dando una velocidad muy superior que a cualquier avión de hélice, aunque esta doble corriente de aire limita la eficiencia del motor.

El F-135, también está equipado con un postquemador (afterburner), denominándose a este proceso postcombustión, con la misión de aumentar la potencia de sus motores en momentos críticos, eso sí, con un alto consumo de combustible.

El F-135 está basado en el F-119, que alimenta el F-22 Raptor, monoplaza bimotor desarrollado por Lockheed Martin, para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, aunque al F-135 se le dotó de un nuevo tipo de ventilador y turbina.

Los motores F-135, son montados en una planta situada en Middletown (Connecticut), aunque algunas partes del motor se fabrican en Longueil (Canada) y otras piezas también son fabricadas en Polonia.

Rolls-Roice también está fabricando el F-136 con turboventilador como alternativa al F-135 de Pratt & Whitney.

La Fabricación del motor F-135, la realiza Pratt & Whitney como contratista principal, además de ser responsable de la integración de sistemas, Rolls-Royce se encarga de la elevación vertical (STOVL) y la firma Hamilton Sundstrand, se encarga del sistema de control electrónico del motor, del sistema de accionamiento, PMAG, de la caja de cambio y del sistema de combustible.

El F-135 de Pratt &Whitney se fabrica en tres versiones para el F-35.

El F-135-PW-100 se utiliza en el F-35 A, avión con sistemas de despegue y aterrizaje convencionales.

El motor diseñado para el F-35 B, se utiliza para esta versión, permitiendo un despegue corto y el aterrizaje vertical (STOVL), este motor recibe la denominación de F-135-PW-600.

El F-35 C, utiliza la versión F-135-PW-400 para los aviones que viajan en los portaviones.

El F-135 posee una longitud superior a los 5 metros, un diámetro que supera el metro de diámetro y pesa 1.700 kg.

Actualmente Gran Bretaña está esperando la entrega de 150 F-35, encargados en el año 2.012, al precio de 130 millones de dólares por cada caza, si no continúan aumentando su precio…

Al parecer la fiabilidad de los motores F-135, según la Oficina de Auditoria del Gobierno (EEUU), tienen una fiabilidad mucho menor de la esperada, además de un problema con el combustible, si al repostarse este, en los aviones, la temperatura del combustible es elevada, (solucionado cambiando el color de los camiones cisterna y dejando los camiones a cubierto para que el sol no caliente el combustible de sus cisternas), además problemas con el software del avión.

 

Pinchos de jamón con aceitunas

Con las altas temperaturas de estos días, apetece poco meterse entre fogones, comienza a ser época de comidas frías, sencillas, ricas y que si además le ponemos un poco de imaginación, nos puede quedar un plato tan vistoso como el que apreciáis en la foto.

 

Ingredientes (20 pinchos):

 

Jamón (en mi caso, recién cortado en casita, pero sirve de blíster)

20 aceitunas sin hueso (en este caso negras y verdes para dar un toke de color arbitrario)

20 rebanadas de pan

2 tomates

Aceite

Sal

 

Preparación:

 

Lavamos y troceamos los tomates, introduciéndolos en el vaso de la batidora.

Agregamos como un tercio de aceite de oliva del volumen de los tomates.

Añadimos sal al gusto, pero sin abusar, recordar que el jamón ya tiene sal.

Trituramos y dejamos reposar un poco, para que la mezcla nos quede en su punto para untar.

Mientras cortamos el pan en rebanadas, en mi caso con un cortafiambres, pero sirve cualquier cuchillo de sierra.

Untamos las rebanadas, con la ayuda de una cuchara con la pasta que hemos realizado con el tomate por una de sus caras.

Cubrimos cada rebanada con una loncha de jamón y pinchamos con un palillo, en la parte opuesta del palillo insertamos una aceituna.

¿Os imagináis que espectáculo en vuestra mesa, con un aperitivo así de simple?

Judias verdes picantes con melon y huevo

Seguimos cocinando recetas fáciles, pero buscándole la chispa.

¿Qué os parece la idea de cocer unas judías verdes con zanahoria, unirlas a una rodaja de melón, meterle en el lugar de sus semillas un huevo y como guinda espolvorear el melón con un mix de especias picantes recién molidas?

Ciertamente, las judías verdes con patatas, están ricas (para mi gusto con mucho limón y aceite de oliva), pero esa receta está muy vista, lo cual no significa que la despreciemos, pero de cuando en cuando es interesante poner alegría a la mesa con combinación de sabores poco vistos.

 

Ingredientes (2 personas):

 

2 rodajas de un dedo de grosor de melón

150 g de judías verdes

2-3 zanahorias

2 huevos

Sal

Aceite

Molinillo de mix de especias picantes (si no os gusta el picante poner vuestra especia favorita, pero con el dulce de melón el sabor del picante es puntazo).

 

Preparación:

 

Preparamos las judías, cortándole las puntas y troceándolas.

Pelamos y cortamos las zanahorias en rodajas no muy gruesas, para que su tiempo de cocción sea similar al de las judías.

Personalmente, en estos últimos tiempos me ha dado por cocer las verduras al vapor, pero podéis cocerlas como mejor os venga, con agua y sal, al microondas… como gustéis, como os decía, yo opto por el vapor.

Cortamos las rodajas de melón y con ayuda de un cortapastas (con un cuchillo también sirve) le damos forma de estrella a su centro y eliminamos sus semillas.

Con un cuchillo afilado con cuidado le vamos eliminando la piel.

Colocamos cada rodaja de melón en una bandejita de barro.

Alrededor del melón rellenamos con las judías y las zanahorias previamente cocidas y escurridas.

En el interior de cada rodaja cascamos un huevo entero.

Salamos y aceitamos por encima al gusto.

Molemos las especias sobre el huevo y la rodaja de melón.

Horneamos unos 25 minutos a partir de horno frío, hasta que se nos cuaje la clara, a unos 150º.

Servir calentito.

Ensalada de boquerones en vinagre con tomate y cebolla

Aprovechando que comienzan los calores, comenzamos a ir surtiendo nuestro recetario veraniego de ensaladas.

Generalmente cuando hablamos de ensalada, en muchas ocasiones el ingrediente principal es la lechuga, pero no siempre es el ingrediente imprescindible.

Como podéis observar, en esta ocasión os presento una rica y tonta ensalada.

 

Ingredientes (2 personas):

 

1 tomate maduro pero duro

½ cebolla

2 ajos

6 boquerones en vinagre

Perejil fresco

Sal

Aceite

Vinagre

 

Preparación:

 

Lavamos y troceamos el tomate, introduciéndolo en una cazuelita de barro.

Pelamos y troceamos en pluma media cebolla no muy grande, añadiéndola al tomate.

Agregamos los boquerones a nuestra ensalada.

Pelamos y picamos pequeñitos los ajos, colocándolos sobre la ensalada.

Troceamos el perejil, añadiéndolo a nuestra ensalada.

Colocamos los boquerones en la ensalada.

Añadimos, sal, aceite y vinagre al gusto.

Removemos y dejamos en el frigorífico hasta el momento de servir.

Pinchos de tortilla de pimientos y guisantes

Seguimos con los aperitivos tontos, pero como tenía unos pimientos de Padrón fritos, perdidos en la nevera, sobrantes de otra receta, que realmente no sabía qué hacer con ellos, pues me decidí a realizar una tortilla con ellos, pero como opino que el sabor de los pimientos es fuerte y no me apetecía ponerme a freír cebolla para suavizarlos, les añadí una latita de guisantes y el resultado para mi paladar fue muy agradable.

Los pimientos de Padrón son famosos por ser picantes algunos de ellos y otros no, en este caso no picaba ninguno… que se le va a hacer…

 

Ingredientes (2 personas):

 

4 huevos

200 g de pimientos de Padrón

1 latita pequeña de guisantes

Sal

Aceite

 

Para los pinchos:

1 chorizo de freír

6 aceitunas

1 tomate

Sal

Aceite

Pan

 

 

Para realizar estos pinchos, primero es necesario hacer la tortilla…

Como los pimientos ya los teníamos fritos, solo tenemos que quitarles el rabillo y las semillas.

Batimos los 4 huevos.

Añadimos los pimientos y los guisantes. previamente escurridos.

Dejamos reposar unos minutos, para que se impregnen bien del huevo.

Mientras troceamos un tomate, le añadimos sal y aceite de oliva y trituramos con la batidora.

Removemos de nuevo el huevo, los pimientos y los guisantes.

Colocamos un chorro de aceite en una sartén y realizamos una tortilla gordita, dándole las vueltas que creamos necesarias, con la ayuda de una tapadera.

Ya sólo nos resta preparar los pinchos.

Cortamos seis cuadraditos de pan.

Cortamos otros seis cuadraditos de tortilla de tamaño aproximado al del pan.

Mojamos en el tomate triturado cada trocito de pan.

Cortamos en seis rodajas, desechando la piel del chorizo de freír.

En unos palos de banderilla, colocamos una aceituna, la rodaja de chorizo, el cuadradito de tortilla y de base el pan untado en tomate.

Repetimos la operación hasta acabar todos los ingredientes.

Nos sobrará tortilla pero ya la usaremos para futuras recetas.

Se puede servir frio, pero recomiendo calentar a partir de horno frío 15-20 minutos.

Montadito de judias verdes, huevo y chorizo

En esta ocasión os presento una receta espectacular y sencilla, que además si hacemos verdura de más, tendremos la base de futuras recetas.

 

Ingredientes (2 personas):

 

½ kg de judías tiernas (sobraran más de la mitad)

5 zanahorias grandecitas (sobraran más de la mitad)

1 chorizo de freír

2 huevos

Aceite de oliva

Sal

 

Preparación:

 

En primer lugar colocamos agua en una olla, apta para cocinar al vapor y encendemos el fuego para que se nos vaya calentando.

Cortamos las puntas de las judías y las troceamos.

Pelamos y cortamos a rodajas las zanahorias.

Cocemos al vapor del agua que tenemos hirviendo (en caso de no tener para cocer al vapor, pues sumergimos las verduras en el agua hasta que estén tiernas y después las escurrimos.

Una vez tenemos las verduras cocidas, ya prácticamente tenemos realizado nuestro plato y nos sobran verduras para otra día realizar otra receta diferente.

En dos cazuelitas de barro colocamos sendos aros de enmoldar, en el fondo colocamos las judías y las zanahorias, aceitamos y salamos un poco.

Sobre las judías cascamos y salamos el huevo.

Cortamos en rodajitas el chorizo, quitándole la piel.

Repartimos las rodajas de chorizo sobre ambos huevos.

Horneamos a 150º a partir de horno frío unos 15 minutos.

Comprobamos el estado de cuajado del huevo y con unos 10 minutos más, creo que os bastara.

Servir caliente.

Habas con costillas de cerdo

En esta ocasión os presento una receta realizada por error.

Sacamos del congelador una bolsa, pensando que eran filetes y resultó que eran costillas de cerdo troceadas, como supondréis esto no es la primera vez que me ocurre, ni la última, os lo aseguro.

Habitualmente con las costillas troceadas, suelo hacer un estofado con patatas, pero en esta ocasión quise hacer algo diferente.

Además de realizar la cocción en olla de barro.

 

Ingredientes (2 personas):

250 g de costillas de cerdo troceadas

250 g de habas baby congeladas

1 cebolla

1 vaso de vino blanco

1/2 pastilla de concentrado de carne

Aceite de oliva

Sal

Preparación:

 

Aunque la realización de un guiso, para muchas personas, con las habituales prisas de esta sociedad en la cual vivimos (o sobrevivimos), les parece algo del pasado y que se tarda una eternidad, la realidad no es así.

Si en lugar de cocinarlo en una olla de barro, utilizáis la olla exprés, en un rato estaría listo el guiso, pero si tenemos un rato libre, a fuego lento o medio y el barro, dan mejor sabor a la comida y además se controla mejor el punto de cocción.

Para utilizar utensilios de barro, tenéis que saber que siempre como muy fuerte el fuego debe estar a media potencia, menos si estrenamos el utensilio, puesto que con altas temperaturas se nos raja, puesto que cuando los compramos no están terminados de cocerse.

Bueno, dejémonos de palabrería y pasemos a la receta.

Colocamos la olla al fuego a media potencia, añadiéndole un generoso chorro de aceite.

Pelamos y troceamos en juliana la cebolla, añadiéndola a la olla, salándola para ayudarle a sudar.

Cuando la cebolla empiece a estar transparente, añadimos las costillas troceaditas y las doramos.

Añadimos las habas y les damos unas vueltas, para que se mezclen los sabores.

Bañamos con el vaso de vino, damos unas vueltas más, para que el alcohol se evapore.

Cubrimos con agua y agregamos la media pastilla de concentrado de carne.

Dejamos hervir hasta que la carne y las habas estén tiernas, si no tenéis prisa, cuando comiencen a hervir bajar un poco el fuego, que se hagan sin  prisas.

Servir calentito.

Muslitos de pollo con patatas y tomate al horno

En esta ocasión encontré cinco muslitos de pollo perdidos en mi congelador y con ellos surgió esta rica receta.

 

INGREDIENTES (2 personas):

 

5 muslitos congelados (lo suyo seria 4 o 6)

2 patatas grandes

1 tomate

Aceite

Sal

Combinado en molinillo de especias picantes

 

Preparación:

 

Descongelamos los muslitos, introduciéndolos el día anterior en el frigorífico.

Pelamos, lavamos y cortamos a rodajas gruesas dos patatas grandecitas.

Freímos las patatas a temperatura baja en la freidora, sin dejarlas tomar color, simplemente hasta que estén tiernas.

Freímos también los muslitos a baja temperatura hasta que comiencen a tomar color.

Ahora en dos bandejitas de barro, previamente aceitadas, colocamos sobre su base las patatas previamente fritas.

Especiamos y salamos.

Cortamos el tomate a lonchas finas y con el cubrimos las patatas.

Sobre las rodajas de tomate colocamos los muslitos, los salamos y especiamos al gusto.

Añadimos un chorrito de aceite de oliva por encima.

Introducimos en el horno a partir de horno frío unos 20 minutos a 150 grados.

Damos la vuelta a los muslitos y horneamos 10-15 minutos más.

Si pasado este tiempo queremos darle un poco más de color podemos gratinar 5 o 10 minutos, en mí  caso no fue necesario.

Nota:

También se puede hacer todo directamente al horno, cortando los tomates más gruesos, pero tarda bastante más en realizarse la cocción.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.