Ensalada con queso en porciones

Una ensalada, es un acompañamiento fácil de realizar y que pega con cualquier plato, en este caso la he realizado para aprovechar tres quesitos en porciones que tenía perdidos en la nevera y acompañar la cena.

 

Ingredientes (2 personas):

 

1 tomate

½ cebolla

3 quesitos en porciones

1 cucharada sopera de aceitunas rellenas

Lechuga

Aceite de oliva

Sal de cítricos en spray (vale sal normal)

Vinagre

 

Preparación:

 

Nada más simple que la realización de una ensalada.

Comenzamos por trocear unas hojas de lechuga y colocarlas en la fuente donde la serviremos, sin abusar del verde, que el verde sirve para alimentar los conejos.

Agregamos las aceitunas y la cebolla cortada en pluma.

Retiramos el envoltorio de los quesitos y partimos estos en dos añadiéndolos a nuestra ensalada.

Solo nos resta aderezar la ensalada con aceite, sal y vinagre a nuestro gusto.

Guardar en el frigorífico hasta el momento de servir.

Tortilla cuadrada de chorizo con guisantes

Siempre ando buscando trabajar poco en la cocina, presentando recetas diferentes y que estén ricas.

En esta ocasión he querido preparar una cena rica y cómoda de comer, aprovechando restos de una lata de guisantes en conserva que hacía unos días que tenía perdidos en la nevera.

 

Ingredientes (2 personas):

 

8 rebanadas de pan de molde

4 huevos

2 chorizos de guisar

½ latita de guisantes en conserva

1 tomate

Queso de untar

Hojas de lechuga

Aceite de oliva

Sal

 

Preparación:

 

Para realizar esta receta, utilizaremos una sartén pequeña cuadrada (si no la tenemos pues usamos la que tengamos y posteriormente la cortamos), pero en este caso he realizado 4 tortillas del tamaño aproximado de una rebanada de pan de molde.

En una picadora (o el vaso de la batidora) colocamos medio chorizo de freír sin piel y troceado, un huevo, sal y mezclamos bien.

Posteriormente añadimos una cucharada sopera de guisantes y mezclamos sin triturar.

Colocamos un poco de aceite en una sartén pequeña cuadrada (o la que tengamos) y realizamos una tortilla con la mezcla, reservándola.

Repetimos la operación tres veces más.

Troceamos el tomate, lo colocamos en el vaso de la batidora o la trituradora, le añadimos un generoso chorro de aceite y sal y trituramos.

Cubrimos la mitad de las rebanadas de pan de molde con esta mezcla.

La otra mitad de rebanadas de pan las cubrimos con queso de untar.

Sobre dos de las rebanadas untadas de queso colocamos dos tortillas y cubrimos con las dos rebanadas untadas con queso restantes.

Sobre dos de las rebanadas untadas con el tomate, colocamos unas hojas de lechuga, cubrimos estas con las tortillas restantes, tapando la tortilla con las dos rebanadas de pan de molde que nos quedan.

Cortamos cada montadito en cuatro trozos como veis en la foto.

Servimos aún calientes.

Cenando embutido

Realmente, cenar embutido, es una salida rápida en todo hogar, pero si lo presentamos sobre rebanadas de pan, no es lo mismo que soltar en la mesa sobras de blisters de embutido.

Además, con esta receta podéis utilizar cualquier resto que tengáis en la nevera, seguro que a todos vuestros comensales les sorprende ver un bandeja llena de rebanaditas de pan preparaditas solo para pegar un mordisco y además cuesta poquísimo trabajo realizarlo.

En este caso he utilizado, chorizo, jamón, mortadela y queso fresco casero de orégano para el mini bocadillo de pan de leche que podéis animaros a realizarlo pues es una versión fácil sin ingredientes raros.

El queso fresco de orégano podéis realizarlo con facilidad con esta receta, o sustituir por queso fresco normal:

http://jorbasmar.blogspot.com.es/2017/03/queso-casero-facil-de-oregano.html

 

 

Ingredientes (2 personas):

 

2 panes de leche

½ barra de pan

Chorizo

Jamón

Mortadela

Queso fresco

Lechuga

Tomate

Sal

Aceite de oliva

 

Preparación:

 

Comenzamos por abrir en dos los panecillos de leche (se venden en supermercados, pero se pueden cambiar por rebanadas de pan de molde, tienen una textura similar).

Continuamos cortando la media barra de pan en rebanadas finas.

Preparamos mi habitual salsa de tomate, troceando un tomate o dos (si sobra no pasa nada), añadiéndole abundante aceite de oliva, sal y posteriormente trituramos con la batidora.

Con la ayuda de una cucharilla de postre, untamos las rebanadas por una de sus caras y los panecillos de leche por su cara interior con esta salsa.

Cubrimos cada mitad inferior de cada pan de leche con una hoja de lechuga (o un trocito si es grande, yo use hojas de cogollos) sobre la lechuga cubrimos con una loncha de queso fresco (en mi caso queso fresco casero de orégano) y cubrimos con más lechuga y la parte superior del pan de leche.

Sobre las rebanadas de pan colocamos trocitos del embutido que tengáis o los que os comento en ingredientes.

Se coloca en una bandeja o plato y a cenar con un vasito de vino negro.

Cena rica, de aprovechamiento, rápida de realizar (unos 15 minutos) y de presentación espectacular.

Flanes de chufas y menta

Queso casero facil de orégano

Continuamos realizando quesos caseros al microondas…

En esta ocasión he arriesgado un poco más, añadiendo orégano al queso, que en casa es una especie muy apreciada, como podéis observar, el queso no aguantó a la foto… cuando lo fotografié faltaba casi medio queso.

Para mí y creo que para la mayoría la realización de un queso es una tarea complicada, ahora ando intentando simplificarla al máximo para que cualquiera pueda realizar un queso casero con ingredientes habituales, sin necesitar cuajo, ni leche natural, ni otros ingredientes raros y que la receta funcione.

En esta ocasión, los ingredientes imprescindibles son leche, zumo de limón, yogurt y sal (el orégano lo podéis eliminar o sustituir por otra especie de vuestro gusto sin problemas, incluso picante o colorante como el azafrán).

 

Ingredientes:

½ l de leche

2 cucharaditas de orégano

1 yogurt natural

1 limón pequeño (su zumo)

1 cucharadita de sal

 

Preparación:

 

Con solo estos ingredientes tenéis de sobra para preparar un queso fresco casero, que será la admiración de vuestros comensales.

Colocamos en un recipiente apto para microondas el medio litro de leche, el orégano, el yogurt y el zumo colado del limón.

En mi caso utilice un recipiente de silicona preparado para hacer queso al microondas, pero vale cualquier recipiente apto para el microondas tapándolo o cubriéndolo con plástico de cocina, la ventaja de mi recipiente es que posee su propio colador que se utilizara posteriormente como molde, pero sirve cualquier colador de cocina con agujeros finitos.

Introducimos durante 10 minutos en el microondas a máxima potencia nuestro recipiente tapado con todos los ingredientes.

Observamos su estado de cuajado y necesitaremos otra cocción de unos 10 minutos hasta observar que la leche está cortada.

Si fuera necesario le damos otra cocción de 5 minutos.

Volcamos el contenido de nuestro recipiente en un colador o molde de quesos y dejamos escurrir el suero.

Se puede colocar peso encima para acelerar la eliminación del suero de nuestro queso, si no ponemos peso, es cuestión de paciencia el esperar que el queso vaya soltando el suero y cuajándose.

Podemos guardar el suero (el agua sucia que acompaña los grumos de leche) para hacer bizcochos o magdalenas (les da una jugosidad muy especial) o simplemente desechamos el suero por la fregadera.

Cuando el queso está lo suficientemente duro para nuestro gusto, guardar en el frigorífico y degustar.

No olvidar ir eliminando el suero que vaya soltando periódicamente.

Secreto con alcachofas y tomate

En esta ocasión, utilizaremos una parte del cerdo que no es cara y en casa apreciamos mucho su sabor, se trata del secreto.

Se cree, que el nombre de secreto proviene, de que los carniceros se guardaban esta pieza, para su propio consumo, este corte del cerdo lo encontraremos entre la paletilla y la panceta, tiene forma de triángulo y últimamente se está poniendo de moda en algunos restaurantes.

 

Ingredientes (2 personas):

1 secreto de cerdo

4 alcachofas grandes

2 tomates

Aceite de oliva

Mix de especias picantes

Sal

Limón (opcional para exprimirlo sobre la carne)

 

Preparación:

 

Como con la vejez somos menos tragones mi mujer y yo, cocinamos un secreto para los dos, los más tragones pueden poner un secreto por persona.

Comenzamos por cocer las alcachofas al vapor y las reservamos para que se nos enfríen un poco y poder quitarles las hojas sobrantes sin quemarnos los dedos.

Continuamos colocando un generoso chorro de aceite de oliva en una sartén amplia que podamos tapar.

Cortamos en dos los tomates y los colocamos por la parte del corte en la sartén.

Partimos en dos nuestro secreto y lo doramos en la misma sartén donde tenemos el tomate a fuego fuerte aderezándolo con el mix de especias picantes y sal por ambos lados.

Cuando tengo color el secreto, bajamos el fuego a menos de la mitad y tapamos unos 15-20 minutos.

Cuando comience a estar tierno el tomate le damos la vuelta, con cuidado de no romperlo y lo especiamos por la parte del corte.

Volvemos a tapar la sartén y mantenemos a fuego medio bajo, unos 20-30 minutos más.

Eliminamos la parte dura de las alcachofas y las partimos en dos.

Añadimos a la sartén aderezándolas con el mix de especias picantes y sal.

Mantenemos unos 10 minutos más con la sartén tapada para que se nos calienten las alcachofas y servimos.

Nota:

Se puede rociar con zumo de limón según el gusto de cada comensal.

Flan de melón con con cereza

Como en casa nos gusta mucho el flan, en esta ocasión he querido preparar un flan diferente, añadiéndole trocitos de melón.

 

Ingredientes (4 personas):

1 loncha de melón

4 huevos

4 cucharadas soperas colmadas de azúcar

1 cucharadita de canela

2 cerezas confitadas

1 ciruela verde confitada

 

Preparación:

 

Para confeccionar un flan podemos utilizar varios métodos, en esta ocasión he optado por simplemente hacerlo en una cazuela a fuego lento.

Colocamos los huevos, la leche, el azúcar y la canela en una cazuela.

Batimos bien todos los ingredientes con ayuda de un batidor (puede ser también la batidora).

Colocamos la cazuela a fuego medio bajo y vamos dándole vueltas periódicamente para que no se nos pegue.

Entre vuelta y vuelta, troceamos a cubitos pequeñitos nuestro melón y lo repartimos entre cuatro copas.

Cuando el flan comience a hervir, lo volcamos entre las cuatro copas, cubriendo con él los trocitos de melón.

Decoramos cada copa con media cereza confitada y cuatro trocitos de ciruela verde confitada.

Una vez fríos los flanes los introducimos en la nevera hasta el momento de servir.

Secreto con tomate y melón

Hoy cocinaremos un delicioso secreto con un trozo de melón.

Se cree, que el nombre de secreto, proviene de que los carniceros se guardaban esta pieza para su propio consumo, este corte del cerdo lo encontramos entre la paletilla y la panceta, tiene forma de triángulo, últimamente se está poniendo de moda en algunos restaurantes.

 

Ingredientes (2 personas):

1 secreto de cerdo

1 raja de melón

1 tomate grande

Aceite de oliva

Mix de especias picantes

Sal

Limón (opcional para exprimirlo sobre la carne)

 

Preparación:

 

Como con la vejez somos menos tragones mi mujer y yo, cocinamos un secreto para los dos, los más tragones pueden poner un secreto por persona.

Colocamos un generoso chorro de aceite de oliva en una sartén amplia que podamos tapar.

Cortamos en dos el tomate, colocamos ambas mitades por la parte del corte en la sartén.

Partimos en dos nuestro secreto y lo doramos en la misma sartén donde tenemos el tomate a fuego fuerte, aderezándolo con el mix de especias picantes y sal por ambos lados.

Cuando tenga color el secreto, bajamos el fuego a menos de la mitad y tapamos unos 15-20 minutos.

Cuando comience a estar tierno el tomate le damos la vuelta, con cuidado de no romperlo y lo especiamos por la parte del corte.

Volvemos a tapar la sartén y mantenemos a fuego medio bajo, unos 20-30 minutos más.

Quitamos la corteza de la raja de melón y la cortamos en dos.

Añadimos a la sartén aderezándolas con el mix de especias picantes y sal.

Mantenemos unos 10 minutos más con la sartén tapada para que se nos caliente en melón y servimos.

Tabla de embutidos y pan de leche

Aunque las cenas frías, son más apetecibles en verano, siempre son una salida rápida y si las presentamos con un poco de gusto puede ser una delicia para la vista y el paladar.

Además, siempre va de muerte, para gastar esos restos de embutido que tenemos perdidos por la nevera.

 

Ingredientes (2 personas):

 

2 panecillos de leche

½ barra de pan cortada a rebanadas

4 hojas de lechuga

Queso fresco

Queso curado

Jamón salado

Mortadela

Chorizo

1 tomate

Perejil

Cebollino

Sal

Aceite de oliva

 

Preparación:

 

Comenzamos por preparar una salsa con el tomate.

Troceamos el tomate (podemos hacer de más para otro día), le añadimos perejil, cebollino, sal, abundante aceite de oliva, trituramos con la batidora y reservamos.

Abrimos en dos los panecillos de leche y untamos su parte interior con el tomate que hemos preparado, colocando una hoja de lechuga, sobre esta una loncha de queso fresco, la cual cubrimos con otra hoja de lechuga.

Cubrimos esta última hoja de lechuga con la otra mitad del panecillo y repetimos la operación con el otro panecillo.

Cortamos a rebanadas la media barra de pan, untamos con la salsa de tomate todas las rebanadas por una de sus caras.

Colocamos las rebanadas en una bandeja acompañando los panecillos de leche y repartimos los embutidos cortaditos sobre las rebanadas, como observáis en la foto o como más os guste.

Servir y comer.

Albondigas con tomate

Realmente, esta receta, la he realizado para confeccionar un sofrito, para realizar un arroz, pero como tenía un blíster de albóndigas en la nevera, he aprovechado, que algún sabor dejaran las albóndigas, así tengo la comida hecha para otro día y aún me sobrara sofrito para futuras recetas.

 

Ingredientes (4 personas):

 

12 albóndigas

1 pimiento

1 cebolla

1 kg de tomate triturado de lata

4 ajos

1 pastilla de concentrado de carne

1 cucharadita de orégano

1 cucharadita de azúcar

Aceite de oliva

Sal

 

Preparación:

 

Comenzamos por colocar una sartén grande a fuego medio con un generoso chorro de aceite.

Pelamos y troceamos en juliana una cebolla, agregándola a la sartén.

Desechamos el rabito y las semillas de un pimiento italiano, lo cortamos también en juliana, lo añadimos junto con la cebolla.

Pelamos y fileteamos los ajos, uniéndolos al resto de ingredientes.

Salamos, para ayudar a sudar las verduras y damos vueltas periódicamente, hasta que las verduras estén casi tiernas.

Colocamos las albóndigas sobre las verduras, hasta que estas cambien de color, removiéndolas de cuando en cuando, para que adquieran un color uniforme.

Añadimos el tomate, el azúcar, el orégano y la pastilla de concentrado de carne.

Cuando nos comience a hervir el tomate, tapamos la sartén y dejamos cocer a fuego muy lento hasta que la salsa se espese.

Rectificamos sabores, añadiendo más sal o más azúcar si fuera necesario.

Solo resta retirar las albóndigas con la salsa que consideremos oportuna, en mi caso las deje enfriar, para congelarlas posteriormente.

También retire el sofrito sobrante para su posterior uso y aproveche la sartén, reservando en ella un poco sofrito, para realizar un delicioso “Arroz con gambas, mejillones y calamares”.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.