Hielo instantáneo

 

Hoy vamos a conocer uno de esos productos químicos que rodean nuestra vida, el acetato de sodio, también conocido como etanoato de sodio, lo cual no es otra cosa que la sal del ácido acético.

Para los químicos inexpertos (como yo), os contare que el ácido acético consiste en un ácido que se encuentra en el vinagre, siendo este el principal causante de su agrio sabor y olor.

El acetato de sodio se utiliza en la industria textil para neutralizar las corrientes del ácido sulfúrico, también es utilizado como fotorresistente en la utilización de colorantes de anilina.

También se utiliza el acetato de sodio en el encurtido con cromo.

El acetato de sodio es utilizado también para retardar la vulcanización del cloropropeno en la producción sintética del caucho.

También, a los que solemos leer la letra pequeña de los envoltorios, donde pone los ingredientes de los alimentos elaborados que adquirimos, estamos acostumbrados a encontrar unos extraños ingredientes “E” seguidos de tres números, pues el acetato de sodio es uno de esos famosos “E” concretamente el E 262 (acetato de sodio) utilizado como conservante y acidulante sintético para prevenir hongos y bacterias, obteniéndose del ácido acético (E 260).

El acetato de sodio, produce una curiosa reacción, al disolver el acetato de sodio en agua caliente, si después enfriamos esta solución, provoca una cristalización de forma rápida lo que es conocido como Hot Ice.

Por la reacción que habéis observado en el vídeo (Hot Ice), es por la que os he escrito sobre el acetato de sodio.

Este experimento químico, consiste simplemente en obtener de un líquido, hielo caliente instantáneo, parece que es cosa de magia, pero la química tiene muchos experimentos que parecen números de magia.

Para obtener hielo instantáneo caliente (Hot Ice), solo es necesario tener acetato de sodio (un polvo blanco, obtenido del vinagre), disolverlo en agua caliente, colocarlo en el congelador y al volcarlo en un recipiente en estado líquido con cuidado, al tocarlo con un dedo cristaliza, desprendiendo calor y solidificándose, adquiriendo la apariencia de un trozo de hielo, si se vuelca, con un poco menos de cuidado, tal como se vuelca va solidificándose.

En la formación de los futuros químicos, este experimento se utiliza para demostrar el fenómeno de la supersaturación, que consiste en la capacidad de algunas soluciones de contener más material disuelto del que normalmente deberían.

Panellets de piñones

 

En esta ocasión, de la mano de Gemma Salas, de la web “Vivir bien es un placer,” aprenderemos a realizar un poste muy clásico en Cataluña para el día de todos los Santos “Pastelitos a base de almendras, piñones, boniatos y amor (Panellets).”

Aunque pensaba que había publicado yo anteriormente alguna receta de panellets (tradicionales) no la encontré, será que no la he publicado o quizás si…

¿Quién sabe? Pero bueno, con publicar una se soluciona.

Ciertamente esta receta es prácticamente copia de la de Gemma, simplemente adaptando un poco las cantidades, a lo que tenía en casa y sin querer hacer muchos panellets, que después somos dos a comer y si hago muchos (nos gustan bastante) los aburrimos.

 

Ingredientes (12 unidades):

 

125 g de almendra molida

100 g de azúcar

1 boniato pequeño cocido

Piñones

Huevo

 

Preparación:

 

En primer lugar, pelamos el boniato (que teníamos cocido previamente, podéis cocer varios y utilizar los que os sobren en futuras recetas, o como en este caso, el boniato ser sobrante de otras recetas).

Una vez pelado el boniato, lo aplastamos con un tenedor, hasta formar una especie de puré.

Añadimos al puré de boniato, la almendra molida y el azúcar, mezclando todo bien con ayuda del tenedor.

Una vez formada una masa homogénea, con ayuda de una cuchara, vamos formando bolitas hasta terminar la masa.

Separamos la clara de la yema de un huevo.

Reservamos la yema para después pintar los panellets.

Batimos la clara de huevo.

Vamos precalentando el horno a unos 250º, durante unos 10 minutos.

Mientras, rebozamos una a una las bolitas en piñones y después los pasamos por la clara batida.

Colocamos cada panellet sobre la bandeja del horno (con la precaución de colocar un papel de hornear para no manchar y evitar que se nos peguen, yo utilice una lámina de silicona).

Una vez estén todos los panellets sobre la bandeja, los pintamos, con la ayuda de una brocha de cocina, con la yema e introducimos en el horno, hasta que estén doraditos.

Leopoldo II de Belgica

En este post os presento a un señor (por decir algo), que posee meritos propios para ser tan conocido como Hitler.

Este “señor” se llamaba Léopold Louis Philipe Marie Victor de Saxe-Cobourd et Gotha, segundo rey de Bélgica y sucesor de su padre Leopoldo I.

Sucedió a su padre en el trono, con el nombre de Leopoldo II de Bélgica, en el año 1.895, trono que no abandono hasta su muerte, un 17 de diciembre del año 1.865.

Hasta aquí todo normal, un rey que gobernó Bélgica, pero con la salvedad de que termino con la vida de más de 8 millones de congoleños y murió sin que nadie lo castigara por ello, (a Hitler se le atribuyen 17 millones de muertes).

Leopoldo II se alistó en el ejército belga, gracias a lo cual realizo gran número de viajes por el mundo.

En el mes de agosto del año 1.853, se casa con María Enriqueta de Austria.

Durante los años 1.870 y 1.871 se desarrollo la guerra franco-prusiana, guerra en la que Bélgica se mantuvo neutral, siguiendo la política exterior del rey Leopoldo II.

En el año 1.876, Leopoldo convoca y preside la Conferencia Geográfica de Bruselas, con la pretensión de establecer normas comunes filantrópicas, para defender al continente africano y sus habitantes, de la explotación comercial por parte de Europa.

En dicha conferencia se decide crear un organismo (la Asociación Internacional Africana), presidida por Leopoldo II, con la misión de preservar la paz, la civilización, la educación, el progreso científico, así como la erradicación de la trata de esclavos en África.

Durante los años 1.879 y 1.884, la Asociación Internacional Africana financia una expedición al río Congo, bajo el mando del estadounidense Henry Morton Stanley, con la misión de firmar contratos con los jefes indígenas, para explotar las regiones descubiertas y convetirlas en “Estados libres”.

Mientras se realizaba esta expedición, Bélgica creó la Asociación Internacional del Congo, para mantener la paz en las regiones africanas en la cuenca del Congo, pero su misión real era para explotar los productos de las regiones colonizadas.

En la Conferencia de Berlín (1884-1885), como a Leopoldo II se le consideraba un benefactor filantrópico y hombre de negocios preocupado por los temas humanitarios, colocando la política colonial belga a la altura de países como Reino Unido, Francia o Alemania, en la Conferencia de Berlín se reconoció la creación del Estado Libre del Congo, siendo un territorio otorgado a Leopoldo II a título personal, no como colonia belga, eso si, los representantes indígenas no fueron invitados a la Conferencia de Berlín.

En el año 1.885, Bélgica abandona toda responsabilidad sobre el Congo, confirmándolo en su Constitución, por medio de su artículo 62, donde el Congo se convierte en propiedad privada de Leopoldo II.

La explotación de los recursos del Congo, se otorga a favor del monopolio Estado Libre del Congo, donde Leopoldo envió al Congo un ejército de 16.000 hombres (de diferentes nacionalidades), pagados de su bolsillo, para controlar la zona y convertirla en un campo de trabajos forzados.

Por esas épocas John Dunlop, inventa los neumáticos de caucho para bicicletas y automóviles, por lo cual se aumenta exponencialmente la demanda de caucho en el comercio internacional.

Para adelantarse a la competencia, Leopoldo II impuso en el Congo unas altas cuotas en la producción de caucho, obligando por medio de los agentes de Estado Independiente del Congo (los cuales cobraban mas primas cuanto más caucho se recolectara), a los nativos por métodos cada vez más violentos a recolectar mas caucho.

Se cree que alrededor de 10.000.000 nativos, fueron esclavizados, mutilados, asesinados o amenazados de muerte, durante el dominio de Leopoldo II en el Congo.

Adam Hochschild (historiador), afirma que entre los años 1.885 y 1.908 la población congoleña quedo reducida a la mitad, por causa de los asesinatos, el hambre, el agotamiento, las enfermedades y el desplome de la natalidad.

En el año 1.895, el misionero Henry Grattan Guinness, conocedor de los abusos sufridos por los nativos del Estado Libre del Congo, instala una misión en el Congo, obteniendo promesas de Leopoldo II, que este jamás cumplió.

Edmund Dene Morel, periodista británico y ex agente de una compañía naviera dedicada al transporte del caucho, fue uno de los primeros en avisar a la opinión pública de los abusos y asesinatos realizados en el Congo a sus nativos, aportando pruebas testimoniales y documentales.

En el año 1.903, fallece la reina Victoria y sólo entonces la Cámara de los Comunes adopta una resolución crítica sobre la gestión del Congo.

A causa de unos informes sobre lo que ocurría en el Congo, en el año 1.903 fueron arrestados algunos soldados del Estado Libre del Congo acusados de asesinato de centenares de congoleños, pero la cosa no paso de aquí.

Leopoldo II, a causa de las presiones internacionales, en diciembre del año 1.906 acepta transferir el Estado del Congo al parlamento belga, pero las negociaciones duraron hasta el 15 de noviembre del año 1.908, siendo compensado Leopoldo II con 50.000.000 de francos por sus posesiones en el Congo.

La mayoría de los territorios que pertenecieron a Leopoldo II en el Congo, continuaron siendo explotados por Bélgica, por las mismas compañías que los explotaban antes, manteniendo el maltrato a los congoleños, pero sin llegar a los excesos anteriores.

Conforme la explotación del caucho perdía importancia, empezaron a ganar importancia compañías mineras como la creada en el año 1.891 (Compañía del Katanga), que más tarde formaría parte de la Unión Minera del Alto Katanga, creada el 28 de octubre de 1.906 y nacionalizada por la República Democrática del Congo en el año 1.966.

Leopoldo II que explotando el Congo amaso una gran fortuna, se dedico a financiar un gran número de obras públicas en Bélgica.

Leopoldo II se casó con María Enriqueta de Austria, la cual cuando le dio descendencia, fue repudiada y esta se refugió en la ciudad de Spa, ciudad de la que no volvió a salir.

En el año 1.899, Leopoldo II se enamora de una joven de 16 años de edad, (Blanche Delacroix), hija de un funcionario, con la cual se caso y esta le proporciono dos hijos varones, la cual poco después de la muerte del Leopoldo, a causa de un derrame cerebral en el año 1.909, se casó con Antoine Durieux, adoptando este los hijos de Leopoldo.

Tras el fallecimiento de Leopoldo, fue sucedido por el hijo de su hermano Felipe de Bélgica, bajo en nombre de Alberto I.

 

Fuente:

http://es.wikipedia.org/wiki/Leopoldo_II_de_B%C3%A9lgica

Cena fría y variada

 

En la cocina no es necesario matarse para realizar una cena estupenda, variada y que puede gustar a todos los paladares.

Ciertamente es más fácil tirar la barra pan encima de la mesa, colocar un blíster con jamón, una tarrina de queso de untar, una lata foie gras, las sobras de una tortilla… y que cada comensal, se busque la vida en la mesa.

Pero con poco trabajo, se pueden aprovechar esas sobras que nadie usa de la cocina y hacer una presentación (para mi gusto), espectacular, renovando esas sobras y realizando un plato espectacular, donde combinamos diferentes panes, con sobras.

 

Ingredientes (2 personas):

 

12 rebanadas pequeñitas de pan

2 rebanadas de pan de molde

2 rosquilletas artesanales de pan con cacahuete (eso pone en el paquete, porque realmente son rebanaditas alargadas de pan tostado con cacahuetes), por cierto las del plato rotas, los dos trozos (untados con foie gras y queso) es la misma rebanada y de rosquilla no tiene nada, pero pone eso en el paquete.

Sobras de tortilla (sobras de mi “Tortilla de patata y calabacín,” pero podéis usar cualquier otra tortilla perdida por los confines de vuestra nevera)

4 lonchas de jamón

Queso de untar

Foie gras

2 banderillas

1 tomate maduro

Aceite

Sal

 

Preparación:

 

En primer lugar prepararemos mi poco ortodoxo sistema para preparar el tomate para untar el pan, es mucho menos rico que el sistema típico, pero así no se desperdicia el tomate.

Quitamos la parte dura al tomate y lo troceamos.

Lo introducimos en el vaso de la batidora con abundante aceite de oliva y sal al gusto (los más atrevidos podéis añadir un ajo, pero muchos paladares no lo admiten).

Se tritura el contenido del vaso de la batidora y se reserva para untar el pan.

Tostamos las dos rebanadas de pan de molde (no es imprescindible, pero así lo diferenciamos del pan normal).

Untamos las rebanadas de pan normal con el tomate, al igual que el pan de molde.

Sobre ocho de las rebanadas de pan normal untadas de tomate colocamos la tortilla.

Sobre las otras cuatro rebanadas de pan normal colocamos unas lonchas de jamón.

Sobre las rebanadas de pan de molde tostadas y untadas de tomate, las volvemos a untar de foie gras sobre la capa de tomate.

Les pegamos un corte en cruz a las dos rebanadas de pan de molde para facilitar a nuestros comensales comerlas.

Sobre las rosquilletas (pan tostado con cacahuetes) untamos mitad de queso de untar y mitad de foie gras.

Sobre cada rebanada de pan de molde, ya cortaditas en cruz colocamos una banderilla para decorar y combinar un sabor diferente.

Colocar con un poco de gracia y servir.

Cena sencillísima, que admite mil variaciones y seguro que sorprendéis a vuestros comensales trabajando poco y eliminado restos perdidos de la nevera.

 

Gazpacho con uvas

A pesar de que la época de los gazpachos ya está casi terminada, aprovechando que tengo una cuenta pendiente con Elisa, del blog “Que no te falte perejil”, pues en una ocasión más adultero una de sus recetas “Gazpacho con uvas”.

Realmente es un gazpacho normal, pero lo de las uvas me llamo la atención y como tenía un pepino en la nevera, aproveche para experimentar como sabe el gusto de las banderillas de uva dentro de un gazpacho…

Realmente he variado poquito la receta original, simplemente he cambiado el pan duro por media cebolla y le he añadido huevo duro.

 

Ingredientes (4-6 personas):

 

4 tomate maduros medianos

1 pepino no muy grande

1 huevo duro

½ cebolla

1 pimiento verde italiano

2 dientes de ajo

8 uvas sin pepitas por ración

Aceite de oliva

Vinagre

Sal

 

 

Preparación:

 

La preparación de un gazpacho, como sabéis, es muy sencilla, se trata de reunir toda una serie de ingredientes y triturarlos.

Podéis realizarlo de varias formas básicas, desde dejarlo muy clarito (agregándole el agua necesaria) y tomarlo como si fuera un zumo, dejarlo muy espeso y comerlo mojando sopitas (que es como más me gusta a mi) o dejarlo solo espesito y en el momento de servir ponerle trocitos de tomate, pimiento, jamón, pepino, etc y comerlo a cucharadas (forma también muy rica, pero me quedo con mojar sopitas).

Bueno vamos a la faena…

Nos agenciamos una olla donde nos quepan sobradamente todos los ingredientes que vamos a utilizar, para evitar salpicaduras a la hora de triturar con la batidora.

Lavamos los tomates, eliminando su parte del tallo y los troceamos para facilitar el trabajo de la batidora y a la olla.

Pelamos y troceamos el pepino, colocándolo junto el tomate.

Pelamos, lavamos y troceamos el huevo duro y a la olla.

Lavamos, desechamos el tallo y las semillas del pimiento, troceando este y también a la olla.

Pelamos y cortamos la cebolla en juliana, uniéndola al resto de ingredientes.

Pelamos y fileteamos los dos dientes de ajo, agregándolos a la olla.

Colocamos en la olla un generoso chorro de aceite.

Añadimos la sal, el vinagre y trituramos todo el contenido de la olla.

Una vez está todo bien triturado, rectificamos el punto de aceite, sal y vinagre.

Guardamos en la nevera y servimos bien frio en recipientes individuales.

Para cada ración, en el momento de servir, en el interior del recipiente de servir colocaremos (como en la foto) dos banderillas con 4 uvas cada una.

 

Skylab

En este post conoceremos una estación espacial, la estación SKYLAB, la cual, acabo sus días en tierras australianas, multando las autoridades australianas con 400$ a la NASA, por arrojar basura en su territorio.

Skylab, fue una estación espacial lanzada por los Estado Unidos, que orbitó la Tierra entre los años 1.973 y 1.979, la cual estaba dotada, entre otras cosas,  de un taller y un de un observatorio solar.

La estación Skylab fue lanzada por un cohete Saturno V, adaptado para lanzar la estación espacial.

Durante los años 1.973 y 1.974 recibió tres misiones tripuladas, cada una de ellas tripulada por tres astronautas.

En su lanzamiento sufrió daños, los cuales impidieron el correcto despliegue de sus paneles solares, por lo cual, tuvo que ir un equipo a repararla y desatascar los paneles solares.

Se realizaron investigaciones para mejorar la comida en el Skylab, ya que los viajes a esta estación serian más largos.

Para cada astronauta se habilito un pequeño dormitorio, dotado de una cortina, un saco de dormir, un armario, un aseo y una ducha.

El 14 de mayo del año 1.973, es lanzada la Skylab, empujada por un cohete Saturno V.

La primera de las tres misiones tripuladas que visitaron la estación espacial no tardó en llegar, siendo denominada SL-2 y lanzada el 25 de mayo del año 1.973, para efectuar las importantes reparaciones que eran imprescindibles en la Skylab, permaneciendo los astronautas 28 días en la estación.

La segunda misión fue la SL-3, lanzada el 28 de julio del año 1.973, donde los astronautas permanecieron 58 días en la Skylab.

La tercera misión llamada SL-4, fue lanzada el día 16 de noviembre del año 1.973 y en esta misión los astronautas permanecieron 84 días en el interior de la estación espacial.

Tras la misión SL-4 la estación fue abandonada.

Entre los años 1.977 y 1.978, cuando se piensa que el trasbordador espacial estará terminado en el año 1.979, se comienzan a realizar estudios para reutilizar la estación Skylab.

El proyecto de reactivar la Skylab recibió la denominación de Shuttle, el cual consistiría en la realización de cuatro fases.

La primera fase consistiría en enviar un transbordador espacial para subir el Skylab a una órbita superior y así obtener cinco años más de vida operativa de la estación espacial.

La segunda fase consistiría de dos partes, durante el mes de enero del año 1.982, se enviaría un transbordador  con un adaptador de acoplamiento y la realización de los trabajos necesarios.

Más tarde, en agosto de 1.983, se realizaría la última parte de esta segunda fase, con la llegada a la estación de un segundo transbordador para sustituir diversos componentes de la estación.

La tercera fase se realizaría en marzo de 1.984 y consistiría en aumentar la potencia de la energía solar de la estación, la reforma del equipo científico, así como también la realización de 30 misiones de 90 días.

La cuarta fase consistirá en la ampliación de la estación orbital de seis a ocho astronautas, un nuevo modulo de acoplamiento mayor y la preparación del tanque externo para colocarle un soporte para poder colocar el vehículo orbital del transbordador en el.

Hasta aquí todo bien, pero… a finales del año 1.977, la NORAD (North American Aeroespace Defense Command), avisa que la Skylab caería sobre la Tierra a finales de 1.977 a causa de una actividad solar más intensa de lo esperado.

Ante estos datos, el Departamento de Estado, advierte a la Nasa sobre las posibles repercusiones diplomáticas, que podrían provocar la caída de los desechos de la estación espacial sobre la Tierra.

Battelle Memorial Institute, previó la caída sobre la Tierra de unas 25 toneladas de metal, que podrían aterrizar en unas 500 piezas.

Los controladores de Tierra de la Skylab establecieron contacto con ella en 1.978 para recargar sus baterías e intentar evitar su caida.

La Nasa trabajó en los planes de reignición de la Skylab con el transbordador espacial, pero este no estuvo listo a tiempo.

Cuando la Skylab comenzó a regresar a la Tierra, los controladores de Tierra intentaron que cayera en una zona despoblada de Ciudad del Cabo, en África, pero unos errores de cálculo provocaron que acabara cayendo en Perth (Australia).

La Comarca de Esperance (zona australiana donde fueron a parar los restos de Skylab), multó a la Nasa con 400$ por tirar en su territorio basura, multa que la Nasa jamás pagó, aunque unos 30 años después esta multa fue pagada por una emisora de radio en nombre de la Nasa.

Pan de molde para cenar

En esta ocasión os traigo una receta muy simple y fácil que admite todas las variaciones que os podáis imaginar, estupenda para gastar restos perdidos por la nevera.

 

Ingredientes (2 personas):

 

8 rebanadas de pan de molde

1 lata de atún

1 lata de foie gras

Sobrasada para untar

1 tomate

Lechuga

Sal

Aceite de oliva

 

Preparación:

 

Sobre dos rebanadas de pan repartimos generosamente la latita de atún.

Tapamos con otra rebanada de pan y damos dos cortes en diagonal, formando cuatro triángulos con cada dos rebanadas.

Colocamos estas rebanadas en las esquinas.

Ahora untamos una rebanada con foie gras y la tapamos con otra rebanada de pan de molde.

Cortamos estas rebanadas en cuadraditos, dando al pan dos cortes formando una cruz.

Colocamos dos cuadraditos en cada plato.

Untamos de sobrasada otra rebanada de pan, la tapamos con la rebanada que nos resta y también la cortamos a cuadraditos, colocando dos cuadraditos en cada plato.

En el centro de cada plato colocamos un picadillo de lechuga y medio tomate cortado a taquitos.

Salamos y aceitamos generosamente la lechuga y el tomate.

Rociamos con un poco de aceite de oliva los panes para que nos queden más jugosos.

Ahora a esperar que unos hambrientos dientes los devoren.

Los Indios Hopi

Hoy os presento una historia de indios, si, esos indios que cortaban cabelleras, tenían plumas en la cabeza y se defendían de los “buenos” con piedras, flechas y lanzas, de las poderosas armas de los buenos, pero claro ellos son los malos, perdieron una guerra que ellos jamás iniciaron y sus culturas fueron despreciadas, mientas los actualmente supervivientes están digamos que “encarcelados” en las reservas indias de las cuales prácticamente no se habla.

Concretamente me voy a referir a la cultura de un grupo de esos indios, los Indios Hopi.

En primer lugar nos trasladaremos a los Estados Unidos de América y situaremos nuestro imaginario reloj del tiempo en el año 1.959, donde descubriremos un curioso manuscrito que andaba circulando en manos de varias iglesias metodistas y presbiterianas.

Algo más tarde, Frank Waters, concretamente en el año 1.963, publica su libro “The book of the Hopi (El Libro de los Hopi)”.

Frank Waters, nos cuenta en su libro, como viajaba en su coche David Young, un pastor (sacerdote), cerca de Taos (México), el cual observo caminando a un viejo indio, detuvo su vehículo y le ofreció llevarlo en su coche.

Al poco rato de estar el anciano indio en vehículo de David Young, comenzó a decir:

“Yo soy Pluma Blanca, un Hopi del antiguo clan del Oso.

A lo largo de mi vida, he viajado a través de esta tierra, buscando a mis hermanos, y aprendiendo de ellos muchas cosas sabias.

He seguido los senderos sagrados de mi gente, quienes habitaban los bosques y lagos del este, las tierras del hielo, las del norte, y lugares de altares sagrados de piedra construidos hace muchos años por mis antepasados en el sur.

De todos ellos he escuchado historias del pasado, y las profecías del futuro.

Hoy días muchas de estas profecías se han cumplido, y algunas quedan aún por hacerlo, pues el pasado es cada vez más grande y el futuro más corto.”

Sigamos escuchando al anciano indio:

“Ahora Pluma Blanca está muriendo.

Sus hijos ya se han reunido con sus antepasados, y muy pronto él también los acompañará.

Porque ya no quedará nadie, nadie que recite y transmita esta milenaria sabiduría.

Mi gente ya está cansada de las viejas formas de vida, como de las grandes ceremonias que hablan de nuestros orígenes, de nuestra aparición en el Cuarto Mundo, casi todo esto ya ha caído en el olvido.

Esto también ha sido profetizado.

El tiempo se está agotando.”

Pluma Blanca prosigue su interesante relato:

“Mi gente aguarda la llegada de Pahana, el verdadero Hermano Blanco perdido, al igual que lo aguardan todos nuestros hermanos.

Él no será igual a los hombres blancos que conocemos hoy día, que son crueles y codiciosos.

Habíamos sido advertidos de su llegada hace ya muchos años.

Pero aún seguimos aguardando su llegada.”

“El traerá consigo los símbolos, y la pieza faltante de la sagrada tabla que ahora cuestionan nuestros sabios.

Esta pieza le fue dada cuando marchó, esto lo identificará como el Verdadero Hermano Blanco.”

“El fin del Cuarto Mundo se acerca ya.

Y el Quinto dará su entrada.

Esto ya lo sabían los sabios.

Los Signos se han ido cumpliendo a través de los años, y muy pocos quedan por cumplirse.”

A continuación el anciano Indio Hopi nos cuenta cuales son estos 9 signos o profecías, la mayor parte de ellas ya cumplidas:

“Este es el Primer Signo:

Habíamos sido advertidos de la llegada del hombre blanco, similar a Pahana, pero que no vivirían como él, sino que se apropiarían de tierras que no les pertenecen, y que abatirían a sus enemigos con el fuego (está claro que este signo se refiere a las armas de fuego).”

“Este es el Segundo Signo:

Nuestras tierras verán la llegada de ruedas de madera.

En su juventud mi padre vio hecha realidad esta profecía, con la llegada del hombre blanco en sus carretas a través de las praderas.”

“Este es el Tercer Signo:

Una extraña bestia similar al Búfalo, pero con grandes y largos cuernos poblará las tierras en un gran número.

A esto lo pudo observar Pluma Blanca con sus propios ojos, ya que se trata de las cabezas de ganado que ha traído el hombre blanco a estas tierras.”

“Este es el Cuarto Signo:

La tierra será atravesada por serpientes de acero (una clara alusión a las vías del ferrocarril que hicieron su aparición durante los siglos XIX y XX).

“Este es el Quinto Signo:

El cielo será cubierto por una gigantesca telaraña (Pluma Blanca señaló a David el cielo con su tendido telefónico y de electricidad).

“Este es el Sexto Signo:

La tierra será invadida de ríos de piedra que reflejarán los rayos del sol (Clara alusión aquí, a la red de carreteras que cubren todos los países).

“Este es el Séptimo Signo:

Escucharás que el mar se volverá negro, y mucha vida sucumbirá (queda claro que el anciano se refería a las mareas negras).

“Este es el Octavo Signo:

Verás a muchos jóvenes, que usaran el pelo largo como nosotros.

Vendrán y se unirán a nuestra tribu para aprender nuestras formas de vida y nuestra sabiduría (algunos relacionan este Signo con el movimiento hippie de los años 60 y 70, otros afirman que aun no ha sucedido y lo relacionan con masas de personas emigrando de las ciudades hacia la vida en la naturaleza).

“Este es el Noveno y último Signo:

Escucharas hablar de una  morada en el cielo, que caerá con todas sus fuerzas sobre la tierra.

Esta morada se verá como una gran estrella azul.

Luego, muy pronto, las ceremonias y rituales de mi gente culminarán. (Unos relacionan esta última profecía con la caída de la Estación espacial Skylab en el año 1.979 en el desierto, por lo cual no causó ningún daño, pero otros opinan que caerá del cielo un objeto, quizás un planeta o un gran asteroide, que producirá una gran destrucción y muerte sobre la tierra).

Tras contarnos las Nueve Profecías, Pluma Blanca añadió:

“Estos Signos representan que la gran destrucción se acerca.

El planeta no dejara de sacudirse.

El hombre blanco librará batallas contra gente de otras tierras, principalmente contra aquellos que tenían las primeras luces de la sabiduría.

Habrá columnas de humo y de fuego tal como Pluma Blanca ya las había observado en los desiertos no muy lejos de aquí (refiriéndose a las pruebas atómicas realizadas por los Estados Unidos en los desiertos de ese país, que habían sido divisadas por Nube Blanca).

Actualmente en las proximidades de Oraibi, en Arizona existe un petroglifo (símbolos grabados en rocas), conocido como la Roca de las Profecías Hopi, en la cual se simbolizan las advertencias que los Indios Hopi legaron a la Humanidad.

Crema de pepino, aguacate y yogurt

En esta ocasión os traigo una receta del blog “Mis cosillas de cocina” del cual imite su deliciosa “Crema de pepino, aguacate y yogurt”.

Realmente la receta la hice casi igual, pero en plan espesito.

 

Ingredientes (4 raciones):

1 pepino mediano

1 aguacate

2 yogures naturales sin azúcar

½ limón

Sal

Pimienta

Aceite de oliva

 

Preparación:

 

La realización de esta receta es muy sencilla, pero de presentación y sabor espectaculares.

Pelamos el pepino y con el pelador, para decorar sacamos doce tiritas de pepino.

El resto del pepino lo cortamos a taquitos y lo introducimos en un recipiente para posteriormente triturarlo.

Partimos por la mitad el aguacate, desechando su semilla y vaciamos su contenido agregándolo a los trocitos de pepino.

Sobre el aguacate volcamos el zumo de medio limón para que no ennegrezca.

A continuación colocamos los yogures y trituramos bien con la batidora.

Repartimos en cuatro recipientes individuales y decoramos con las tiritas reservadas de pepino, colocando tres de ellas enrolladas sobre sí mismas como veis en la foto.

Guardamos en la nevera hasta el momento de servir.

Servimos acompañado de pimienta, sal y aceite de oliva para que cada comensal lo aliñe a su gusto.

Piedra Filosofal

Aunque, el tema de la alquimia ya lo toque en el post “Fabricando oro,” en esta ocasión, quiero dedicar este espacio a la piedra alquímica más codiciada, la piedra filosofal.

Según cuentan, la piedra filosofal, puede convertir el plomo en oro o en plata (no iban descaminados, con solo quitarle tres protones al átomo del plomo, es posible convertir, el plomo en oro).

Pero el poder atribuido a la piedra filosofal, va mucho más allá que el convertir el  plomo en oro, se consideraba que la piedra filosofal era un potente elixir de la vida, capaz de obtener el rejuvenecimiento de nuestros mortales cuerpos e incluso la inmortalidad.

A la piedra filosofal también se le atribuyen propiedades místicas y mágicas tales como curar todo tipo de enfermedades, la creación de lámparas que arden perpetuamente, la conversión de cristales en piedras preciosas y diamantes, resucitar plantas muertas e incluso la creación de cristal flexible o maleable.

La piedra filosofal simboliza la perfección, la iluminación e incluso la felicidad celestial.

El aspecto de la piedra filosofal es tan poco concreto como su creación.

Según textos alquímicos existe una piedra filosofal blanca que por vía húmeda convierte los metales en plata.

También según los textos alquímicos, existe una piedra filosofal roja, se obtiene por la vía seca y se utiliza para convertir los metales en oro.

Se afirma que la piedra filosofal es más pesada que el oro, de disuelve en cualquier líquido y es incombustible ante el fuego.

Michael Maier, en Atalanta Fugiens, nos describe cómo fabricar la piedra filosofal:

“Hacer de un hombre y la mujer un circulo, y luego un cadrilátero; del este un triángulo; hacer de nuevo un círculo, y usted tendrá la Piedra de los Sabios.

Así se hace la piedra, que no puedas descubrir, a menos que usted, a través de la diligencia, aprender a comprender esta enseñanza geométrica.”

Los primeros datos que poseemos sobre la piedra filosofal se remontan al año 300 después de Cristo donde Zósimo de Panópolis nos habla de ella en la Cheirokmeta.

Pero también en el Gloria Mundi, de autor anónimo, en el año 1.620 afirma que la piedra filosofal se remonta a los tiempos de Adán, piedra que otorgó el conocimiento a Adán.

Otras fuentes afirman que la creación de la primera piedra filosofal proviene de la filosofía griega.

Jabir ibn Hayyan, alquimista de la Edad Media, analizó los elementos clásicos basándose en sus cuatro cualidades básicas, el fuego (caliente y seco), la tierra (fría y seca), el agua (fría y húmeda) y el aire (caliente y húmedo), teorizando que todos los metales estaban formados por estos cuatro elementos, por lo cual se podía convertir un metal en oro reordenando sus cualidades básicas.

A jabir ibn Hayyan le debemos la invención del agua regia (mezcla de ácido muriático o clorhídrico y ácido nítrico), mezcla que puede disolver el oro y que se utiliza en la actualidad para recuperar y purificar el oro.

Avicena (Ibn Sima), opositor de la teoría de transmutación de los metales afirmó:

“Los de la nave química saben bien que ningún cambio se puede realizar en las diferentes especies de sustancias, aunque pueden producir la apariencia de tales cambios.”

La leyenda cuenta que Alberto Magno, filósofo y científico del siglo XIII, descubrió la piedra filosofal cerca del año 1.280, la cual entrego a su discípulo Tomás de Aquino, aunque Magno no lo relato esto en sus escritos, sí que este afirmo en ellos ser testigo de la creación de la piedra por medio de la transmutación.

También San Jnaneshwar, gran sabio hindú, realizó hasta en 17 ocasiones, metafóricamente referencias a la piedra filosofal y la conversión de un metal en oro.

Paracelso, alquimista suizo del siglo XVI aseguraba la existencia de un elemento denominado alkahest, que según el, aun no estaba descubierto y que era la base de los cuarto elementos (tierra, fuego, agua y aire).

En el Opus magnum o Gran obra, nos cuentan los procesos químicos para obtener la piedra filosofal, los cuales se dividían básicamente en cuatro etapas, nigredo (ennegrecimiento o melanosis), albedo (blanqueamiento o leucosis), citrinas (amarilleamiento o xantosis) y rubedo (enrojecimiento, purpúreo o iosis).

También las doce puertas de George Ripley, nos cuentan su método para obtener la piedra filosofal, que consiste en la calcinación, la solución (o disolución), la separación, la conjunción, la putrefacción, la congelación, la cibación, la sublimación, la fermentación, la exaltación, la multiplicación y la proyección.

En cambio Samuel Norton, en el siglo XVI, nos cuenta que para obtener la piedra filosofal son necesarias catorce etapas, la purgación, la sublimación, la calcinación, el colmamiento, la fijación, la solución, la separación, la conjunción, la putrefacción del azufre, la solución del azufre corporal, la solución del azufre de luz blanca, la fermentación del elixir, la multiplicación en virtud y la multiplicación en cantidad.

En la actualidad, el oro no puede ser creado a partir de otros elementos mediante reacciones químicas, el oro puede ser disuelto de una piedra (que lo contenga, dando la impresión que se ha creado oro, pero el oro ya estaba en el interior de la piedra.

Lo que sí es cierto, es que el oro puede ser fabricado (en pequeñas cantidades) mediante aceleradores de partículas o reacciones nucleares, siendo una forma de obtener oro no rentable por su coste de fabricación.

También es posible crear oro en la actualidad mediante la bacteria metallidurans cupriadvidus, alimentando a esta con cloruro de oro, defeca esta bacteria pepitas de oro.

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.