Blogs

César Coca

Divergencias

Tintín nunca lo haría

Ahora que se celebra el centenario del nacimiento de Hergé -el creador de Tintín- aprovecho para reconocer que cada vez me gusta menos este tebeo. Confieso que en la infancia fui un fanático de sus aventuras pero, según avanzan los años, las historias del periodista que jamás escribió una línea me resultan cada día mas aburridas. Hergé me sigue pareciendo uno de los grandes dibujantes que innovó el lenguaje del cómic, pero como guionista creo que no resiste el paso del tiempo.

Hay algo en el personaje que me quita ilusión por volver a leer este tebeo. Creo que es esa falta de madurez que tiene toda la obra del dibujante belga, esa sensación de que la aventura es una cosa de ‘boy scouts’. Cada tomo respira ese ‘buenismo’ que roza la ñoñería.

Pondré un ejemplo a partir del que considero uno de los grandes libros de todos los tiempos y que entronca, en cierta forma, con Tintín: ‘La isla del tesoro’

Imaginen a Tintín embarcado en La Hispaniola en busca del oro de Flint. ¿Qué haría el flaquito del tupé en medio de esa tripulación de piratas traicioneros? ¿Sabría siquiera como hablar con Long John Silver? No. Tintín es demasiado soso para una gran aventura. Sería el primero en morir a causa de alguna de sus tonterías. ¿Sería Tintín capaz de dudar entre fidelidades, de concebir que entre el bien y el mal solo hay niebla? No, ¿Permitiría Tintín la fuga de Silver con parte del tesoro? No. Por eso no me gusta.

Temas