Los Illuminati

La orden de los Iluminados, (Illuminate) consiste en otro de esos grupos secretos, con la misión de gobernar el mundo, e imponer sus creencias.

Esta orden secreta fue fundada en 1.776 por Adam Weishaupt, profesor de derecho eclesiástico y filosofía, en Baviera (Alemania).

Aunque su fundador es Adam Weishaupt, el padre de la Orden de los Iluminados  fue E. Rotchild.

Weishaupt, creó esta sociedad secreta para derrotar a los gobiernos y reinos del mundo, erradicando las religiones, creando un Nuevo Orden Mundial basado en un sistema internacionalista, estableciendo una única moneda, una única religión para que cada persona logre la perfección, fue el precursor del anarquismo y del comunismo.

Las metas secretas de los Illuminati, tan secretas que sólo eran conocidas por Weishaupt y sus seguidores más cercanos, son según Nesta Webster:

1-Abolición de la monarquía y de todo gobierno organizado.

2-Supresión de la propiedad privada con la abolición de las clases sociales.

3-Abolición de los derechos de herencia.

4-Destrucción del patriotismo y del nacionalismo, que sería cambiando por un gobierno mundial con control internacional.

5-Abolición de la familia tradicional.

6-Prohibición de cualquier tipo de religión (especialmente la católica).

La orden de los Iluminados está representada por la imagen de un mochuelo, el mochuelo de la diosa romana de la sabiduría, Minerva.

Actualmente su principal símbolo es el ojo de Horus (Ojo de Dios).

Weishaupt creó un grupo que llamó “Asociación de sabiduría secreta” para proteger a sus alumnos de las intrigas jesuíticas y permitirles el acceso a lecturas anticlericales.

También Adam Weishaupt era un claro enemigo de la Orden Rosacruz, una orden que la consideraba un mal creciente que debía combatirse.

Dos años después la Asociación de sabiduría secreta, en 1.778, tomo un fuerte impulso cuando la reorganizo un antiguo alumno suyo, presidente del Palatinado Renano, dándole un nuevo nombre, este nuevo nombre fue “Orden de las abejas” donde los miembros de esta orden recolectaban el néctar de la sabiduría para alimentar a una abeja reina, este nombre se cambio por “Unión de Iluminados” que al final termino llamándose como la conocemos en nuestros días “Orden de los Iluminados”, una organización secreta, con una fuerte huella en su modelo organizativo de la Compañía de Jesús.

En 1.780 se unió a los Illuminati Adolph von Knigge, donde la orden llego a estar presente en setenta ciudades y alcanzo a tener cerca de 2.000 miembros, de los cuales un tercio era mason.

En 1.782 se reorganiza de nuevo la Orden de los Iluminados, creando una estructura paramasónica, lo cual les permite reclutar muchos masones e incluso infiltrarse en sus logias.

A raíz de esto el numero de miembros Illuminati creció con rapidez, lo que genero el principio del fin de la Orden.

En 1.784  las discrepancias entre el fundador de la orden, Weishaupt con Knigge estuvo a punto de disolver la orden, a causa de lo cual se formo en Weimar un tribunal arbitral que de denomino “congreso”.

En el mismo año las disputas entre estas sociedades secretas, atrajo la atención de los gobernantes por lo cual el príncipe Karl Theodor prohibió todas las comunidades, sociedades y fraternidades que no poseyeran su aprobación.

En 1.785 bajo las presiones de Peter Frank se prohibían los Francmasones e Illuminati además de considerarlos traidores y enemigos de la religión.

Weishaupt se vio obligado a huir, cuando le obligaron a admitir la fe católica a la ciudad de Ratisbona y más tarde en 1.787 regreso a la ciudad de Gotha.

En 1.787 afirmaba Weishaupt  que la Orden de los Iluminados había conseguido tener en sus filas a más del diez por ciento del funcionariado bávaro.

En 1.790, Bode se vio obligado a abandonar su intento de reflotar la Orden de los Iluminados, por el fuerte clima antiluminista, a pesar de haber intentando revivir la Orden con la ayuda de la Iglesia minerval de Weimar y de la Orden de los amigos invisibles.

En 1.791 un párroco francés, Jacques Françoise Lefranc afirmo sospechar que detrás de la Revolución Francesa estaban los Illuminati.

Al parecer existen unas cartas escritas entre los años 1.870 y 1.871 entre el militar Albert Pike (miembro del Ku Klux Klan) y el político italiano Guiseppe Mazzini (francmasón), el cual en 1.934, fue elegido por los Illuminati para gobernar sus operaciones mundiales.

El Museo Británico (se supone), posee dichas cartas, aunque fuentes del Museo niegan la posesión de estas cartas.

William Guy Carr nos cuenta el plan que los Illuminati (según estas cartas) tenían las siguientes ideas para dominar el mundo.

-Fomentar tres guerras que impliquen a todo el planeta.

-La primera guerra derrocaría los zares de Rusia, provocada por agentes de los Illuminati que generarían divergencias entre el imperio británico y el alemán, con lo cual construirían una nueva Rusia.

-Una segunda guerra mundial se desataría apoyando regímenes opuestos a la democracia (nazismo, comunismo, fascismo y socialismo) cuya misión sería la creación de un Estado de Israel en Palestina.

-En tercer lugar desatar una guerra entre políticos sionistas y dirigentes musulmanes, para destruir tanto el ateísmo como el cristianismo.

Según afirman en algunos lugares como en la página de Taringa, en el post “Los Illuminati existen y te lo demuestro” actualmente existen los Illuminati…

Según afirman los Illuminati actualmente existen y son los que dominan el mundo.

Afirman que George Bush (padre e hijo) han sido importantes líderes de los Illuminati.

Para aceptar a Barack Obama en la logia, se formo una logia para negros (ya que los negros no estaban permitidos entre los Illuminati), donde Obama ha sido uno de sus primeros iniciados en esta nueva logia creada a medida para él.

 

 

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.