Blogs

César Coca

Divergencias

Un libro cada semana: ‘Asesinos inocentes’ de José Javier Abasolo

asesinos-inocentesJosé Javier Abasolo ha dejado descansar a su personaje más conocido, el exertzaina Mikel Goikoetxea, Goiko, en su última novela. En Asesinos inocentes, el protagonismo lo tiene Markel Zugasti, un abogado de unos cuarenta años, que ha heredado el bufete de su padre para darle un rumbo totalmente nuevo: el de la búsqueda del mayor beneficio posible, aunque sea saltándose las normas. Esa misma trayectoria la sigue en su vida personal, lo que incluye sus relaciones con las mujeres. Zugasti siempre antepone el sexo al compromiso. Aún mejor: no sabe lo que es el compromiso.

La novela arranca cuando Zugasti libra del desahucio al padre de una amiga gracias a algunos favores que le deben. El pobre hombre no puede pagar y su hija tampoco está sobrada de dinero, así que Zugasti decide pasarle una minuta especial… La siguiente aparición en escena del casi desahuciado será cuando sea detenido por matar a un peligroso delincuente muy protegido por sicarios, y confiese que efectivamente él lo ha hecho. ¿Cómo un hombre mayor, incapaz de causar daño a nadie, ha podido hacer algo así, y además a una persona a la que no conocía, al menos por lo que sabe su familia?
Zugasti investigará, pese a que su especialidad no es el Derecho Penal, porque pronto se verá personalmente implicado en un asunto tan extraño. A su lado estará la hija del acusado, que quiere descubrir qué se esconde tras un crimen del todo improbable.

Asesinos inocentes es una novela policial que derrocha humor porque su personaje principal es excesivo desde cualquier punto de vista, hasta el extremo de parecer primo hermano de algunos participantes en las novelas de Juan Bas, que es el rey del exceso en la literatura vasca. Por eso esta novela se lee con una sonrisa casi de principio a fin, sobre todo en algunas escenas con diálogos especialmente logrados.

(Publicado en elcorreo.com)

Temas

bilbao, novela policial