Blogs

César Coca

Divergencias

Ningún fin de semana: ‘Cuentos de los bosques de Viena’ de Johann Strauss hijo

No hay nada más clásico el día 1 de enero que el Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena. Un concierto siempre igual a sí mismo, con la única variación de la gracia y el entusiasmo que ponga el director elegido en cada ocasión. Los ha habido serios, comunicativos, bromistas e irrelevantes, y no falta quien opina que la orquesta podría tocar sola, sin director, porque sus músicos saben de valses, de estos valses, mucho más que quienes empuñan la batuta.

El programa elegido por Riccardo Muti para este 1 de enero incluye -además de El bello Danubio azul y la Marcha Radetzky, claro- uno de los valses más conocidos de la extensa producción de Johann Strauss hijo. Una de las pocas piezas, además, en las que tiene un papel relevante la cítara. Se trata de Cuentos de los bosques de Viena. Según los especialistas en esta música ligera y feliz, es una de las piezas que más contribuyó a que alcanzara un éxito enorme en la capital del Imperio una danza que en realidad era originaria del campo. Sea como fuere, aquí se lo dejo, en la versión que firmó Daniel Barenboim en este mismo concierto hace ya cuatro años. Sean felices en 2018.

Temas

concierto de año nuevo, Riccardo Muti, viena