Ir al contenido

Un libro cada semana: ‘El asesino desconsolado’ de J. M. Guelbenzu

2017 marzo 13
por César Coca

La juez Mariana de Marco parece cansada o harta ya de la rutina de la ciudad de G. (Gijón, por supuesto). Cuando comienza El asesino desconsolado está en el piso nuevo de su amiga Julia, en un rascacielos en la zona moderna de la población. Van a cenar y comentar sus cosas –Javier, el novio con el que la juez inició una relación en la novela anterior, está fuera haciendo unos reportajes– cuando alguien llama a la puerta. Al abrir, encuentran en el suelo el cuerpo de un hombre que acaba de ser apuñalado.

De Marco, que está ya deseando cambiar de destino, inicia una investigación compleja en un entorno cerrado: el de los residentes en la torre. Y por ahí circulan un matrimonio que tiene como afición espiar a sus vecinos, dos mujeres que se presentan como primas y de las que todos huyen porque una de ellas encarna la pesadez en su grado máximo, un joven desnortado con tendencia a la fabulación, un empresario adinerado cuyos negocios solo dan pérdidas, un portero que sabe mucho más de lo que cuenta y algunos personajes más.

De inmediato, Mariana de Marco empieza sus indagaciones pero en este caso comete no pocos errores. Falta de concentración, rutina, cansancio… Las razones de sus fallos pueden ser varias, pero todas la atormentan por igual.

Como en ocasiones anteriores, Guelbenzu sigue las pautas clásicas del género con una investigación detallada y un misterio que el lector debe resolver. Pero lo más interesante siguen siendo los personajes y sus relaciones: la juez, por supuesto, pero también esa amiga fiel que se despide en esta novela, y ese novio ausente que promete dar mucho juego en la próxima entrega.

(Publicado en elcorreo.com)

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.