Blogs

César Coca

Divergencias

Ningún fin de semana sin música: Sonata para piano D 960 de Schubert

Terminamos este ciclo de propuestas relacionadas con el Musika-Música que hoy comienza. Esta vez la obra elegida es la última sonata para piano escrita por Schubert. Fue compuesta en sus últimas semanas de vida, cuando estaba ya muy afectado por la sífilis que acabaría por llevarlo a la tumba.

Esta obra de gran dimensión (dura alrededor de cuarenta minutos, según las versiones) entra ya de lleno en el Romanticismo al que Beethoven, que acababa de morir, y el propio Schubert se habían sumado. Es una pieza intensa, de gran complejidad para el intérprete y exigente también con el oyente, que debe estar muy concentrado para percibir todos los matices de la partitura. La recompensa es una belleza total, una obra que queda en el recuerdo no tanto por sus melodías como por su espíritu.

Les dejo la versión de Zoltan Kocsis. Disfruten

Y no se pierdan los conciertos del Musika-Música. Seguro que salen un poco más felices.

Temas

musika música, Romanticismo, viena