Blogs

César Coca

Divergencias

Ningún fin de semana sin música: Suite de ‘Desayuno con diamantes’ de Henry Mancini

Henri Mancini y Blake Edwards formaron una de esas sociedades de éxito que tan habituales son en Hollywood. El compositor puso la banda sonora de la mayoría de las películas del cineasta, que se movió entre la comedia y el drama y que por tanto necesitaba partituras de aire muy diferente, una exigencia que atendió Mancini con solvencia. Lo hizo con todos los directores con los que trabajó, y la lista de sus películas permite recordar muchos de sus trabajos, que en general tienen un nivel altísimo de calidad.

El caso de Desayuno en Tiffany’s o Desayuno con diamantes, que de las dos formas es conocida la película (el libro de Truman Capote, en cambio, recibe siempre el primero de esos títulos) es un ejemplo claro de una obra en la que todos quienes intervienen se encuentran en estado de gracia. También Mancini, por supuesto. Y eso que en realidad en ese momento era un compositor joven y no demasiado experimentado en el trabajo cinematográfico: el grueso de su catálogo de bandas sonoras es posterior. Y está lleno de joyas, como les decía.

De la música de esta película de Blake Edwards se han hecho varias suites que suelen interpretarse en escenarios clásicos y a cargo de orquestas sinfónicas. En este caso, se trata de la Orquesta Sinfónica Estatal de San Petersburgo y el concierto se celebró en la capital de los zares. Disfruten.