Ningún fin de semana sin música: 'Júpiter' de 'Los planetas' de Gustav Holst | Divergencias - Blog elcorreo.com

Blogs

César Coca

Divergencias

Ningún fin de semana sin música: ‘Júpiter’ de ‘Los planetas’ de Gustav Holst

Les confesaré un pequeño secreto: pese a la popularidad de Los planetas de Gustav Holst, nunca había escuchado la obra con demasiada atención. Tengo un par de grabaciones por casa pero hasta hace unos meses esa música se me hacía un poco ajena. Quizá porque no había puesto la atención debida. Dicho de otra manera: seguramente la culpa de todo era mía.

Todo cambió cuando hace unos meses, para preparar la función del Musika Música de este año escuché la obra de otra manera. El motivo era que esta pieza, en concreto tres de sus partes (Marte, Júpiter y Neptuno) aparece como banda sonora de Elegidos para la gloria, la película de Philip Kaufman sobre la novela de Tom Wolfe. Bill Conti, autor de la música original para la película, la mezcla, edita y combina con su propia composición para dos escenas clave de la película: el primer vuelo de un avión que rompió la barrera del sonido y el primer vuelo orbital de un estadounidense. La inclusión de música de Holst en esos momentos fue decisión del propio Kaufman y, a la vista del resultado, creo que resultó un acierto. Los planetas es una obra con ritmo y energía, e incluso con momentos de paz contemplativa, y todo ello encaja muy bien en la película. Pero incluso escuchada en sala de conciertos, que es como fue concebida, la obra tiene atractivo, aunque seguramente no entrará nunca en una de esas clasificaciones del estilo de las cien mejores de la música clásica de todos los tiempos.

Como saben, la pieza se compone de siete movimientos, uno por cada planeta del sistema solar conocido en 1916, que es cuando Holst terminó la partitura (se estrenó en 1918), sin contar la Tierra. Cuando se descubrió Plutón, Holst aún estaba en activo, pero no añadió un octavo movimiento a su creación, que le había dado una enorme popularidad. En el año 2000, Colin Matthews agregó un octavo movimiento. Para encajarlo de manera adecuada, cambió ligeramente el final de Neptuno (que era el final de la obra en su conjunto y dejaba de serlo).

La obra dura (sin el movimiento añadido) unos 50 minutos. Yo les propongo para este fin de semana solo uno de los movimientos: no Marte, el más conocido, sino Júpiter. Mejor la alegría que la guerra. Disfruten.