Blogs

César Coca

Divergencias

Un libro cada semana: ‘Piedras negras’ de Eugenio Fuentes

piedras-negrasRicardo Cupido es un detective privado que protagoniza seis novelas de las once que hasta ahora ha publicado Eugenio Fuentes. En Piedras negras, es contratado por una joven francesa a quien su abuela deja un encargo que debe realizar tras su muerte: localizar a un hijo que tuvo en Toledo en 1938 y que hubo de abandonar tras el parto, para explicarle la verdad de su origen. El hombre aparece pronto, y con él su historia: fue entregado a una pareja de clase social alta y es ya un sexagenario –la acción transcurre en 2004– dueño de una bodega y otros negocios y protector de una fundación. En Toledo, donde vive, es alguien notable. Por supuesto, él está convencido de que sus padres lo eran realmente.
Esquivando a dos sobrinos –hijos de una hermana, esta adoptada de manera legal–, la joven consigue hablar con quien en realidad es su tío. Pero este no parece dispuesto a aceptar nada relativo a su pasado. Así que dan el tema por concluido. No hay nada que hacer con quien se niega a saber su historia.
Cuando la muchacha francesa ya ha vuelto a su país, Ricardo Cupido recibe una llamada: el empresario toledano está conmocionado por el asesinato de una hija no reconocida –pero toda la ciudad lo sabe– que estaba al frente de la fundación. Ese es el crimen que debe resolver y que estrictamente se produce a mitad de la novela. Hasta ahí, Fuentes ha hecho el retrato de una familia llena de fantasmas en una ciudad hermosa pero espectral, que necesita a los turistas pero no los aprecia, y que está sometida, como tantas otras, a la presión urbanística y la especulación inmobiliaria.
Cupido es un detective de maneras suaves, un tipo atractivo de presencia pero de vida más bien anodina, con lo que no parece encajar en el tópico del investigador con traumas y/o dramas a sus espaldas. Y, como sucede en cada vez más novelas del género, no cuenta tanto la investigación que realiza como el ambiente que describe y los personajes que circulan por sus páginas.

 

(Publicado en elcorreo.com)