Blogs

César Coca

Divergencias

Un libro cada semana: ‘Por qué la literatura experimental amenaza…’ de Ben Marcus

por-que-coverokHoy toca un libro diferente a los que suelen aparecer en esta sección. La advertencia es necesaria porque este breve ensayo provoca desde la portada. No es habitual titular un volumen con una frase de 21 palabras (Por qué la literatura experimental amenaza con destruir la edición, a Jonathan Franzen y la vida tal y como la conocemos) que, pese a ir en un tamaño de letra bien modesto, ocupa la mitad de la cubierta. Y si además el ensayo va acompañado en el mismo volumen de un largo artículo de su traductor, Rubén Martín Giráldez, que se titula Unos pinitos en pedantería, queda casi todo explicado.
Lo primero que hay que decir es que Ben Marcus quiere desmontar algunas afirmaciones –y hechos, puesto que los ha plasmado en sus libros más exitosos– de Jonathan Franzen a propósito de la literatura y el estilo. Para el autor de Las correcciones, el experimentalismo en el lenguaje, esos textos que obligan al lector a esforzarse, a pasar los ojos por las líneas con lentitud para alcanzar así a comprender lo que realmente se dice, son perniciosos para el sector editorial, que debe competir en peores condiciones contra la gran industria del entretenimiento audiovisual.
Es obvio que Marcus –un autor poco traducido al español y como consecuencia escasamente conocido por estas latitudes– pertenece a otra escuela distinta a la de Franzen. Y defiende su punto de vista con ironía, descaro y erudición. Incluso opta a veces por la caricatura, obligando también a sus lectores –es lo más coherente– a hacer el esfuerzo de averiguar qué autores se esconden detrás de sus falsos títulos.
El librito se complementa con un artículo largo de Rubén Martín Giráldez que lleva al terreno más próximo la polémica de Marcus con Frantzen. Por ahí aparecen Cela, Benet, Umbral y otros, y de rebote ‘los dos Marías’ (Javier y Fernando) y algunos más.
(Publicado en elcorreo.com)