Blogs

César Coca

Divergencias

Ningún fin de semana sin música: Concierto para piano y orquesta de Grieg

El Concierto para piano y orquesta de Grieg es una obra de juventud. Su autor tenía solo 24 años y lo escribió influido por el impacto emocional que causó en él la audición del concierto de Schumann. En esta pieza ya se observan algunos elementos del folclore noruego que luego utilizaría con profusión en sus obras, pero lo que hay sobre todo es un arrebato romántico que le da todo su carácter. Es curioso que pese al éxito inicial que tuvo la obra -se dice que incluso Liszt la tocó-, su autor no quedó muy convencido. En realidad, no debió de quedar nada satisfecho porque la sometió a múltiples revisiones hasta 1907, el mismo año de su muerte.

Para situarnos, este concierto fue estrenado en 1868, y es seis años anterior al primero de Chaikovski. Los dos comparten el uso de melodías nórdicas y un apasionamiento irresistible. También, la inclusión de melodías que llegan con toda facilidad al alma del oyente. Sin duda por eso están en el repertorio de la inmensa mayoría de los grandes pianistas. Lo estaban en el de Arthur Rubinstein, a quien vemos aquí tocando el tercer movimiento. El vídeo no aporta información sobre la fecha del concierto, pero vemos al pianista ya muy mayor. Se retiró en 1976 y no parece que la grabación sea muy anterior a esa fecha. Da igual, es una gloria verlo y escucharlo. Disfruten.