Blogs

César Coca

Divergencias

Ningún fin de semana sin música: ‘Música de las esferas’ de Josef Strauss

El año se acaba. Y está a la vuelta de la esquina otro lleno de esperanzas. También temores, ya lo sé. Pero olvidemos por un momento las amenazas y pensemos, como si fuera la noche de Reyes (el Olentzero ha vuelto a casa), que solo nos espera lo mejor en esa etapa de 365 días que se abre ante nosotros. No voy a escribir la carta a los magos de Oriente porque cada uno tiene la suya. Pero sí voy a proponerles una música bella, ligera y llena de color.

Se trata de la Música de las esferas, de Josef Strauss. Josef es uno de los miembros de la saga Strauss. No tenía, según parece, demasiado interés por la música. De hecho, cursó estudios técnicos y trabajó como aparejador en algunas obras importantes. Pero sabía música y la había mamado en casa, con un padre que era el rey del vals… hasta que otro Johann, el hermano mayor de Josef, montó su propia orquesta y comenzó a competir con su padre. El éxito de Joahnn hijo fue rápido y de gran dimensión, lo que le obligaba a giras extenuantes. De ahí que Josef comenzara a sustituirlo de vez en cuando al frente de la orquesta, componiendo también algunas obras. Murió joven, con solo 42 años, a consecuencia de un colapso que sufrió cuando estaba de gira en Varsovia. La pieza más célebre de cuantas dejó escritas fue esta Música de las esferas, que forma parte del programa del Concierto de Año Nuevo del próximo martes en Viena. Ese día la dirección correrá a cargo de Christian Thielemann, quien no lo tendrá fácil para igualar esta maravillosa versión que dejó Carlos Kleiber en 1992.

Contenido Patrocinado