Blogs

César Coca

Divergencias

Un libro cada semana: ‘Feliz final’ de Isaac Rosa

feliz-final

Feliz final ha sido una de las novelas más comentadas del último trimestre del año. Y no es para menos. El tema tratado tiene un gran impacto y la forma de abordarlo es sugerente y por momentos emocionante.

La novela comienza justo con una ruptura: la del matrimonio formado por Ángela y Antonio: ella es profesora; él, periodista. Tienen dos hijas y él venía de un divorcio anterior, con un hijo de esa relación. A lo largo de una secuencia de flashbacks, ambos van recordando escenas de su vida en común, explicando el mismo episodio cada uno desde su punto de vista, desde su recuerdo, ya condicionado por el fracaso de la pareja. Porque esa es una de las grandes aportaciones de la novela: la constatación de que una historia de amor nunca es como se cuenta, porque depende del punto de la misma en que se haga el relato para que este sea uno u otro.

Ángela y Antonio pasan por todas las fases: un amor casi a primera vista, los encuentros primero clandestinos y luego ya a la luz del día –cuando él ha anunciado a su esposa que quiere el divorcio–, la pasión incontenible de la fase inicial, las primeras desavenencias, la llegada de las hijas, las diferentes formas de ver los cambios vitales que estas producen, el efecto de la crisis económica sobre sus empleos y por tanto su estilo de vida, el desgaste inevitable, las expectativas incumplidas… Y una frase con la que comienza la novela y que se convierte en un lamento: «Nosotros íbamos a envejecer juntos».

Feliz final es una novela atractiva y amarga. Porque todos hemos conocido, como protagonistas o como espectadores, muchas relaciones como las que pueblan este libro. Que, por otra parte, está muy bien escrito.

(Publicado en elcorreo.com)