Blogs

César Coca

Divergencias

Ningún fin de semana sin música: Sinfonía Nº 7 de Ángel Illarramendi

Ángel Illarramendi es conocido por muchos aficionados por sus bandas sonoras. Las ha escrito espléndidas, en general para películas de las denominadas de autor. Con frecuencia se le asocia a filmes producidos por Elías Querejeta, pero ha trabajado para otros productores y directores. En su filmografía figuran Tasio, El último viaje de Robert Rylands, Lluvia en los zapatos, Cuando vuelvas a mi lado, Yoyes, Asesinato en febrero, El hijo de la novia, Luna de Avellaneda, Los Borgia, Teresa el cuerpo de Cristo, La buena nueva y otras muchas.

Junto a esas bandas sonoras, Illarramendi ha compuesto un importante catálogo de obras clásicas. Tantas que va por su Sinfonía Nº 9, algo de lo que pocos compositores actuales pueden presumir. Él suele bromear a propósito de que ya ha llegado al mismo punto que Beethoven y sobre la maldición de las sinfonías que llevan ese número. Pero lo importante no son esas comparaciones ni esa maldición, sino que en ese catálogo hay mucha y muy buena música. Illarramendi es un compositor que hace gala de romanticismo, aunque por supuesto no renuncia a explorar algunas sonoridades nuevas. Su obra es de esas que obligan a rechazar el tópico de que la música contemporánea no se entiende. La suya se entiende y se disfruta. Les dejo su Sinfonía Nº 7. Les va a gustar.

Temas

música de cine, Querejeta