Blogs

César Coca

Divergencias

Un libro cada semana: ‘El dolor de los demás’ de Miguel Ángel Hernández

 

dolorEl inicio de este libro, un relato de no ficción, tiene una fuerza irresistible. El mejor amigo del autor, en la ya lejana Navidad de 1995, mató a su hermana y a continuación se suicidó arrojándose por un barranco. El caso estaba muy claro desde el punto de vista de la investigación, así que se cerró con rapidez. Veinte años después, el autor, próximo ya a los 40 años, decide contar qué fue lo que pasó, por qué un joven recién salido de la adolescencia que siempre había destacado por su buen comportamiento, su sensatez y su capacidad para mantenerse alejado de las locuras propias de la edad había sido capaz de algo semejante.

Miguel Ángel Hernández es profesor de Historia del Arte y había publicado ya, al margen de otros libros propios de su especialidad académica, dos novelas: Intento de escapada y El instante de peligro, con la que quedó finalista del premio Herralde. En El dolor de los demás cuenta de forma paralela sus recuerdos de la noche terrible del crimen y el funeral, dos días más tarde, y el avance, más bien lento y no siempre lineal, de su propia investigación. El resultado es un libro en la estela de los últimos relatos de Javier Cercas, con una primera persona narrativa que está muy próxima a los hechos pero que con frecuencia tropieza con muchas dificultades para entenderlos.

El dolor de los demás no es un thriller. Y en el fondo ni siquiera importa demasiado que el autor averigüe cosas nuevas sobre el crimen y el suicidio posterior. Como se dice desde el título, el libro no trata sobre el dolor del asesino, que lo conducirá al suicidio, y el de su familia, incapaz de comprender nada, incluso incapaz de asumir lo sucedido, sino de nuestro dolor. El del autor y el de los lectores, a cuenta de esas vidas que nos rodean y que somos incapaces de percibir más allá de una superficie siempre engañosa.

(Publicado en elcorreo.com)

Temas

no ficción, premio Herralde