Ir al contenido

Simone Moro: “Estamos vivos de milagro”

2011 febrero 4
por Fernando J. Pérez

Una vez más, la famosa frase de Kurt Diemberger “Un ochomil solo te pertenece cuando has llegado al campo base, mientras tanto, tú le perteneces a él” se ha hecho realidad. Hoy, a primeras horas de la tarde, Simone Moro, Denis Urubko y Cory Richards han alcanzado la seguridad del campo base. Y nunca mejor dicho. Lo primero que ha dicho el italiano cuando ha llegado es que “estamos vivos de milagro”. “Estamos todos en el campo base, vivos y bien. Ha sido simplemente suerte” explicaba por su parte el kazajo a su mujer en un mensaje de teléfono.

¿Que les ha pasado para hablar así? Pues que hoy,en su descenso entre el C-1 y el campo base, la montaña se le ha venido literalmente encima. “Las han pasado putas. Mucho frío, mucho viento y nieve, y muchas avalanchas cayendo de las paredes del K5 y el K6. Lo han pasado bastante peor en la bajada que en la subida, hasta el punto que Simone ha comentado que en muchos momentos pensaban que no salían”, explica sin pelos en la lengua Alex Txikon Alex Txikon, que ha estado con ellos a su vuelta de la primera incursión del ‘ABC Team’ (Austria, Basque Country y Canada) en la nueva ruta que quieren abrir en el Gasherbrum I.

Por suerte, ese accidentado descenso es ya un recuerdo y ya solo les queda celebrando en el campo base la primera cima invernal a un ochomil del Kakorum. En total han pasado 6 días en altura. ”Las fotos de cima son impresionantes, pero… ¡¡¡qué sensación de frío!!!”, afirmaba Alex.

Gasherbrum I o Hidden Peak

Mientras tanto, Alex Txikon, Gerfried Göschl y Louis Rousseau, el ‘ABC Team’, han realizado la primera incursión a la pared sur del Gasherbrum I o Hidden Peak, donde quieren abrir una nueva ruta. Han tardado 3 horas en encontrar la ruta por el glaciar hasta la base de la pared, y han equipado los primeros metros -unos 200- hasta la cota 5.400. Y todo ello en medio del mismo mal tiempo que ha afectado al grupo del G-II: frío, viento y nieve. “Este fró es acojonante. Te entra hasta la medula. Paras a descansar cinco minutos y notas como te agarrota todo el brazo, como te entra por la mano y te llega hasta el hombro”, explica Txikon.

Han decidido descansar hasta el domingo y, si el tiempo lo permite, ese día intentarán subir hasta 6.100 metros, donde quieren dejar montado el campo 1. Su intención es equipar la parte más técnica de la ruta cuanto antes, para completar pronto la pared y quedar a la espera de una ventana de buen tiempo en la que intentar un ataque a cima rápido.

En plena ascensión a 7.900 metros de altitud, apenas 150 por debajo de la cima.

Unos metros por debajo de la cima.

Desnis, Simone y Cory, nada más llegar al campo base.

fFoto de cabecera: los tres alpinistas en la cumbre.

Fotos cortesía de www.simonemoro.com

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.