La personalidad según nuestra sangre | Cosas de Jorge - Blog elcorreo.com

Blogs

Jorbasmar

Cosas de Jorge

La personalidad según nuestra sangre

La sangre, consiste en un líquido rojo, que circula por el interior de nuestras venas y arterias, ese líquido está compuesto principalmente por hematíes (glóbulos rojos), leucocitos (glóbulos blancos) y plaquetas.

Las personas tenemos unos 5 litros de este rojo líquido, y su velocidad es de unos 2 km por hora.

Los hematíes son los encargados de alimentar las células.

Los leucocitos son los encargados de defendernos de los virus.

Las plaquetas se encargan de taponar cualquier herida que nos pueda hacer perder nuestro preciado líquido rojo.

La sangre no es toda igual, a pesar de toda ser roja, se clasifica según unos grupos sanguíneos.

Existen dos tipos de clasificaciones para describir los grupos sanguíneos en los humanos, el sistema ABO (antígenos) y el factor Rh.

Los antígenos inducen la formación de anticuerpos para defender al organismo de toda sustancia que el sistema inmunitario detecte como amenaza.

El sistema ABO clasifica la sangre de la siguiente forma:

-La sangre del tipo A  tienen antígenos del tipo A en la superficie de sus hematíes y anticuerpos contra los antígenos  del tipo B en su plasma.

-La sangre del tipo B tienen antígenos del tipo B en la superficie de sus hematíes y anticuerpos contra los antígenos del tipo A en su plasma, justo lo contrario que los del tipo B.

-La sangre del tipo O no poseen antígenos del tipo A, ni del tipo B en la superficie de sus hematíes.

-La sangre del tipo AB, por el contrario que los del tipo O, tienen en la superficie de los hematíes los antígenos del tipo A y los antígenos del tipo B, sin fabricar sus anticuerpos.

El Dr. Landsteiner, en el año 1.940 descubrió  otro tipo de antígenos, los factores Rhesus (más conocidos como factores Rh).

Las personas con sangre con factores Rh, se denominan de Rh positiva.

Las personas con sangre que producen anticuerpos contra el factor Rh, se denominan como Rh negativas.

Ahora que tenemos un poco claro en qué consiste ese rojo líquido, que circula por nuestras venas, pasemos al tema central del artículo.

Las personas que pertenecen al grupo sanguíneo A son perfeccionistas, muy ansiosas, exteriormente son personas tranquilas, interiormente muy nerviosas, su sentido artístico está muy desarrollado, son tímidos, conscientes, confiables, sensibles, conservadores, introvertidos, reservados, pacientes y puntuales, en su parte negativa son obsesivas, obstinadas, conscientes de sí mismas y obstinadas.

Las personas pertenecientes al grupo B son alegres, excéntricas, tienen muy claro lo que desean en la vida, mentalmente son fuertes, cuando empiezan algo lo terminan, son individualistas, en su parte negativa son olvidadizas, irresponsables y egoístas.

Las personas que pertenecen al grupo O, son curiosos, generosos, testarudos, suelen ser sociales, emprendedores, no siempre acaban lo que empiezan, son creativos, populares, le gusta ser el centro de atención, ambiciosas, atléticas, fuertes y seguras de sí mismas, aunque también pueden ser en su parte negativa, arrogantes, vanidosas, insensibles y despiadadas.

Las personas pertenecientes al grupo AB son creativas, misteriosas, simpáticas, tímidas, confiadas, son irresponsables pero demasiadas responsabilidades les generan problemas, son dignas de confianza y les gusta ayudar a los demás, también son impredecibles, en su parte negativa son distantes, críticas, indecisas e implacables.

Para mayor información sobre el tema te remito a la web de Mundo desconocido, de la cual he obtenido buena cantidad de datos para escribir este artículo.

También está muy interesante la web Toda medicina alternativa que también trata sobre este tema.

Los japoneses les dan bastante importancia a estas clasificaciones, aunque su veracidad, parece ser tanta como los horóscopos del mundo occidental.

 

Temas

Temas variados, desde economía y chistes hasta recetas de cocina.

Sobre el autor