Ir al contenido

Mordisco

2013 marzo 5
por Eduardo Angulo Pinedo

La cantidad de alimento que comemos depende, es obvio, de la cantidad que tengamos a nuestra disposición. A más comida, más comemos. A más ración, más comemos. También comemos más de un plato grande que de uno pequeño. Sin embargo, una establecido todo esto, queda una duda, tal como nos lo cuentan Arul Mishra y su grupo, de la Universidad de Utah en Salt Lake City, y es si la cantidad que comemos depende del tamaño del bocado, o sea, de la cantidad de alimento que nos llevamos a la boca. Y es importante, pues la mayoría de los alimentos no nos caben enteros en la boca y hemos de fraccionarlos y, tal como plantea Mishra, es importante saber si los bocados, grandes o pequeños, influyen en la cantidad de comida que ingerimos.

Los autores organizan su experimento en un restaurante italiano del sudoeste de Estados Unidos, en funcionamiento hace más de 40 años y que ofrece el menú habitual en estos establecimientos. Los platos se llevan a las mesas con tenedores de tamaño normal, tenedores que llevan un 20% más de alimento o tenedores que llevan un 20% menos. Es decir, tenedores normales, grandes o pequeños. Cuando se va a servir un plato, se pesa lo que lleva, el tipo de tenedor, si es comida o cena y datos de localización en el comedor, fecha y hora. Con todos estos datos se imprime una etiqueta que se pega en la base del plato para reconocerlo cuando vuelve a la cocina. Allí se vuelve a pesar el alimento que no se ha comido y se calcula el consumido.

Una vez analizados los datos, el resultado es sorprendente: se come más con el tenedor pequeño pues, con el tenedor grande, se devuelve más comida a la cocina. Es casi el doble, en gramos, el peso de comida que queda en el plato si se come con el tenedor grande.

Este resultado no parece seguir lo que hasta ahora sabíamos sobre la cantidad de alimento que comemos según lo que tenemos delante: hasta ahora, a más comida, más comemos. Sin embargo, a más bocado, con el tenedor grande, comemos menos y, viceversa, a menos bocado, con el tenedor pequeño, comemos más. Por lo menos eso ocurre en un restaurante italiano del sudoeste de Estados Unidos.

 

*Mishra, A., H. Mishra & T.M. Masters. 2012. The influence of bite size on quantity of food consumed: A field study. Journal of Consumer Research 38: doi:10.1086/660838

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.