Ir al contenido

El Barça y los niños

2014 noviembre 18
por Eduardo Angulo Pinedo

Toda esta historia comenzó con un gol, el que marcó el 6 de mayo de 2009 Andrés Iniesta al Chelsea en su campo de Stamford Bridge y en el tiempo de descuento y llevó al Barça a la final de la Champions. El tanto se celebró en Cataluña con una fiesta enorme, con fuegos artificiales, música y bailes. Y, según algunos medios, muchos forofos terminaron la noche haciendo otro tipo de ruidos muy placenteros. Nueve meses después, y recordando aquel mayo extraordinario, la emisora COMRàdio hizo una encuesta informal en cinco hospitales que les dio datos suficientes como para afirmar que en febrero de 2010 había aumentado la natalidad nada menos que un 45%. A esos niños se les conoce como la “generación Iniesta”. Sin embargo, era una encuesta sobre la marcha, sin mucho rigor, y Jesús Montesinos y sus colegas del Centro Asistencial Althaia de Manresa se han propuesto confirmar o desmentir la existencia de esta generación tan especial nacida del fútbol, y nunca mejor dicho con más oportunidad.

Se centraron en las comarcas de Solsona y Bages, con una población de 190000 personas y un 16.9% de niños. Están en el centro de Cataluña y se puede suponer que la mayoría de sus habitantes siguen con fervor al Barça. Como ejemplo nos sirve que en un pueblo del Bages, en Santpedor, nació en 1971 Josep Guardiola.

Ya que el embarazo en nuestra especie dura 269 días, el mes que se debe estudiar es, por tanto, febrero de 2010. Los autores reúnen los datos de nacimientos, entre enero de 2007 y diciembre de 2011, de dos hospitales de Manresa, capital del Bages.

El número medio de nacimientos es de 183.3 por mes, con un rango que va de 152 a 226. Es evidente que los máximos se repiten todos los años, como ya es conocido, en los meses de septiembre como resultado de la actividad invernal. Y los mínimos son en febrero lo que da muy bien para detectar aumentos de natalidad si lo ha habido.

Si se comparan las natalidades de los meses de febrero y marzo desde 2007 hasta 2011, los correspondientes a 2010 presentan un número de nacimientos el 16% mayor en febrero y el 11% en marzo. No es el 45% que decía COMRàdio pero no está mal. Existe la “generación Iniesta”. Y se extiende hasta el mes de marzo porque aquel mayo que comenzó con el gol de Iniesta el día 6 fue un continuo triunfo para el Barça. El 6 el gol de Iniesta al Chelsea, el 13 ganó la Copa del Rey (nada menos que al Athletic), el 27 la Champions al Manchester United, y el 31 acabó el Campeonato de Liga que también ganó. Por tanto, es lógico que las alegrías del triplete llegaran no solo a febrero de 2010 sino, incluso, también hasta marzo.

Por cierto, me pregunto si alguien investigó la natalidad en Bilbao en los meses de febrero de 1984 y 1985 después de los días de gabarra que tuvimos en 1983 (3 mayo) y 1984 (7 mayo). Aquí queda la propuesta.

 

*Montesinos, J. y 9 colaboradores. 2013. Barcelona baby boom: does sporting success affect birth rate? British Medical Journal doi:10-1136/bmj.f7387

 

A la derecha o a la izquierda

2014 noviembre 14
por Eduardo Angulo Pinedo

Tenemos un cerebro con dos hemisferios y, más o menos, cada uno de ellos se encarga de determinadas tareas. Entre otras cosas y como ejemplo nos puede servir que por algo hay diestros y zurdos. Por todo ello, como hacen Michael Nicholls y sus colegas de la Universidad Flinders de Adelaida, en Australia, es fácil plantear la hipótesis de que, si se nos plantea la elección de algo, de lo que sea, entre la derecha y la izquierda, el resultado inicial será que no lo haremos por igual, que no será 50-50. Los autores lo van a estudiar en la elección de asiento, a la derecha o a la izquierda de un pasillo central, en los aviones y en los teatros.

En las compañías aéreas Air Canada y American Airlines permiten elegir el asiento a los viajeros sobre un plano del avión con la cola hacia el pasajero y, de esta manera, a la izquierda están los asientos del lado de la puerta de la cabina. Los autores estudian las elecciones de los viajeros en 100 vuelos de estas compañías, la mayoría de ellos entre aeropuertos de Estados Unidos, entre marzo y junio de 2011, con una oferta total de 12762 plazas.

Se ocuparon 8063 asientos, es decir, el 63.17% de la oferta total. El 65.71% de los viajeros eligieron los asientos de la izquierda. Si se resta el número de asientos ocupados en la derecha menos los asientos ocupados a la izquierda obtenemos, como media, -3.27, o sea, como media hay 3.27 más asientos ocupados a la izquierda.

Cuando se hace la investigación en los teatros, se utiliza el plano que en las taquillas utilizan los compradores para elegir asiento. Este plano está orientado de la puerta de entrada hacia el escenario y, de esta manera, cuando se entra al teatro tenemos asientos a la izquierda y a la derecha. El estudio se hace en 37 funciones teatrales, entre mayo y septiembre de 2012, en cuatro locales de Sydney y Melbourne que tienen de 792 a 1240 asientos de aforo.

En total, son 34456 plazas disponibles y se ocupan 19797 lo que supone el 57.45% del total. Aquí, la mayoría está a la derecha, con el 57.97% y esta tendencia se exagera cuanto más vacío está el teatro. Si hacemos la resta como antes, es decir, derecha menos izquierda, el resultado ahora es positivo con 4.51. Por tanto, como media, en el teatro hay 4.51 más espectadores sentados a la derecha que a la izquierda. Si el número total de plazas está por el 25%, es decir, con el teatro tirando a vacío, el resultado de la resta es 6.80.

Por tanto, los que montan en un avión tienden a los asientos de la izquierda mientras que los espectadores del teatro tienden a hacerlo a la derecha.

 

*Nicholls, M.E.R., N.A. Thomas & T. Loetscher. 2013. An online meqans of testong asymmetries in seating preference reveals a bias for airplaner and theaters. Human Factors DOI:10.1177/0018720812471680

Un calzoncillo

2014 noviembre 10
por Eduardo Angulo Pinedo

Por lo visto ya se sabía, aunque yo no lo conocía, que los hombres, después de ver imágenes con contenido sexual, se impacientan por conseguir más dinero y son propensos a tomar riesgos de tipo financiero. Y Anouk Festjens y sus colegas, de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica, se preguntan si algo parecido les pasa a las mujeres.

Trabajan con universitarias de 18 a 30 años y una edad media de 22 años. Las voluntarias creen que participan en una encuesta sobre la calidad de la ropa y deben puntuar unos calzoncillos y unas camisetas después de examinarlas a fondo. Después deben jugar, en el ordenador, sobre recibir dinero o chocolate y una cantidad adicional de dinero para conseguir más dinero o chocolate o perderlo todo. Las mujeres que han manipulado los calzoncillos toman decisiones más arriesgadas para conseguir más que las que han manejado las camisetas.

En otro estudio posterior, en el que también participan hombres, se someta a los voluntarios a tres estímulos diferentes con el mismo planteamiento que en el trabajo anterior: tocar calzoncillos las mujeres y bragas los hombres; lo mismo, pero solo mirando calzoncillos o bragas; y, el tercer grupo, manipula solo camisetas tanto hombres como mujeres. Después se pregunta a los voluntarios cuanto estarían dispuestos a pagar por una botella de vino, como estímulo gratificante, o por un teclado, como estímulo neutro.

Como pueden suponer, tal como ocurría en el primer estudio, las mujeres que han manipulado calzoncillos pagan más por el vino que las que solo han mirado calzoncillos o han manipulado camisetas. Por cierto, para los hombres funciona igual manipular que ver bragas: ambos grupos pagan más por la botella de vino.

En resumen, las mujeres toman decisiones más arriesgadas o buscan recompensas más gratificantes si han tocado unos calzoncillos.

 

*Festjens, A. , S. Bruyneel & S. Dewitte. 2013. What a feeling! Touching sexually laden stimuli makes women seek rewards. Journal of Consumer Psychology doi:10.1016/j.jcps.2013.10.001

El hospital y el chocolate

2014 noviembre 7
por Eduardo Angulo Pinedo

Uno de los mayores y desconcertantes horrores que conocemos los aficionados al chocolate, sobre todo al chocolate negro, o sea, los entendidos, es la velocidad con que desaparece. Llevamos unas tabletas a casa o al trabajo o donde sea y, sin más, sin que nos percatemos de que nadie se acerque a ellas, desaparecen, y no poco a poco, más bien de golpe, o casi, y, sin enterarnos, vemos que solo queda una envoltura rota y trozo de papel de plata arrugado. Por lo visto, algo así ocurre en los hospitales ingleses, tal como lo cuentan Parag Gajendrgadkar y sus colegas del Hospital de Bedford, en Inglaterra.

Ya saben que el chocolate es bueno para la salud, sobre todo en relación con las enfermedades cardiovasculares. Y es una buena recomendación el saber que quienes con lo ingieren con pasión son médicos y enfermeras. Sin embargo, los autores afirman que las cajas de chocolate se vacían tan rápido en los hospitales que el asunto llega a ser motivo de conflictos entre el personal. Añaden que no han encontrado bibliografía de investigaciones anteriores sobre el consumo de chocolate entre los profesionales de la sanidad y que ha llegado el momento de ponerse a ello.

El método es sencillo y consiste en colocar cajas de bombones al inicio de la guardia, hacia las 10 de la mañana, en cuatro departamentos de cuatro hospitales de Inglaterra. Los departamentos investigados son de urgencias, medicina general, cirugía general y hematología. Y las cajas de bombones son de 350 gramos de peso y de las marcas Roses, de Cadbury, y Quality Street, de Nestlé. Una vez se dejan las cajas, se va apuntando cómo desaparece el chocolate y quien lo hace desaparecer.

En total son ocho cajas, dos por departamento, con 258 bombones en total. El tiempo de observación medio es de 254 minutos, algo más de cuatro horas, y, en ese tiempo, desaparecen, también como media, 191 bombones, es decir, el 74%. El tiempo medio de supervivencia de un bombón es de 51 minutos. Según se ponen las cajas de bombones el consumo es muy rápido y se va haciendo más lento según pasan las cuatro horas de observación. Por cierto, las Quality Street de Nestlé duran más que las Roses de Cadbury.

Quienes más bombones comen son las enfermeras y las ayudantes de enfermería, con un 28% cada grupo, y los médicos con el 15%. También cada departamento ingiere chocolate con distinto ritmo y, así, en hematología el tiempo medio de vida de un bombón es de 40 minutos, seguido de medicina general con 44 minutos, cirugía general con 91 minutos y urgencias con 96 minutos. Como ven, el tiempo que dura un bombón es más del doble es cirugía general y urgencias que en hematología y medicina general.

 

*Gajendragadkar, P.R. y 6 colaboradores. 2013. The survival time of chocolates on hospital wards: covert observational study. British Medical Journal doi:10.1136/bmj.f7198.

Los perros

2014 noviembre 4
por Eduardo Angulo Pinedo

El perro (Canis lupus familiaris) es, como afirma el dicho, el mejor amigo del hombre y, también, uno de los más antiguos. Su origen está en discusión entre los expertos y, aunque procede del lobo gris (Canis lupus), la geografía de su domesticación no está clara. Algunos datos genéticos sugieren Asia Oriental, hace unos 15000 años, como centro Vavilov por la gran variabilidad genética de los perros de esa zona. Pero los restos fósiles encontrados más parecidos al perro proceden de Europa y de Siberia y se fechan hace algo más de 30000 años. Sin embargo, los fósiles que se sabe sin duda que pertenecen al perro doméstico se han encontrado en Oriente Medio y Asia Oriental y no son más antiguos de 13000 años. Olaf Thalmann y su grupo, de la Universidad de Turku, en Finlandia, han estudiado el genoma de las mitocondrias de los perros para construir un árbol filogenético que aclare el origen de esta especie.

Tratan el ADN mitocondrial de 18 restos fósiles, asignados 8 de ellos a perros y 10 a lobos, y lo comparan con 77 perros actuales de diferentes razas y orígenes, 49 lobos y 4 coyotes. Los fósiles proceden de varios países de Europa, Asia y América y van desde el más antiguo, de hace unos 36000 años y de Bélgica, hasta los más modernos, con unos 1000 años y origen en Argentina y Estados Unidos.

Los resultados indican, en primer lugar, que los genomas mitocondriales de todos los perros actuales están relacionados entre sí y, por tanto, se les puede suponer un origen común. Y, en segundo lugar, que ese genoma se relaciona más con el de los lobos europeos antiguos y menos con los lobos actuales.

La domesticación, según la relación encontrada entre el ADN de los lobos con el de los perros de Bélgica de hace 36000 años y los perros de hace 18000 años, se puede colocar entre ambas fechas. Por tanto, tuvo lugar en Europa, en relación con los lobos europeos de entonces y ocurrió entre 18000 y 36000 años. Por la época, la iniciaron los cazadores y recolectores nómadas que por entonces vivían en el continente.

 

*Pennisi, E. 2013. Old dogs teach a new lesson about canine origins. Science 342: 785-786.

*Thalmann, O. y 30 colaboradores. 2013. Complete mitocondrial genomes of ancient canids suggest a European origin of domestic dogs. Science 342: 871-874.

Aves que vuelan

2014 octubre 29
por Eduardo Angulo Pinedo

La biología, y la vida, nos enseña que no se trata solo de comer sino, también, de no ser comido. Y de reproducirse con éxito después. Pero volvamos al no ser comido. Todos los animales son, somos, presas potenciales de algún depredador. Es obvio que, para sobrevivir, los niveles de defensa de una especie deben evolucionar a la vez que los niveles de ataque de sus depredadores o, sin remedio, la especie desaparecerá. Por ello, cada especie tiene sus conductas, que a veces parecen trucos de prestidigitador, para escapar de sus depredadores. Mario Díaz y su grupo, del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, junto con colegas de otros seis países europeos, estudió uno de los métodos de huída de las aves, en concreto, el momento en que emprenden el vuelo cuando se acerca un posible depredador. El parámetro a medir será, por tanto, la distancia del depredador a la que inicia el vuelo, el FID, del inglés “Flight Initiation Distance”.

Trabajan con datos de FID de nueve ciudades de Europa y, en cada ciudad, lo miden en zona urbana y en zona rural situada a menos de 20 kilómetros de la zona anterior. Las ciudades se extienden por Europa de norte a sur: Rovaniemi en Finlandia; Oslo en Noruega; Bronderslev en Dinamarca; Poznan en Polonia; Paris en Francia; Olomouc en la República Checa; Budapest en Hungría; y Toledo y Granada en España.

En cada lugar se localizan las aves con prismáticos y, después, una persona se acerca a ellas a paso normal. Cuando el ave inicia el vuelo se mide la FID. Se obtienen FIDs en 714 puntos de muestreo y corresponden a 159 especies de aves. En total, se estudian 12495 FIDs.

La FID media es de 11.46 metros, con un rango que va de 1 a 180 metros. Es menor en ambiente urbano, es decir, las aves dejan que se acerque más la persona. La media es de 7.12 metros frente a los 13.34 metros de las zonas rurales, casi el doble, en que los pájaros vuelan antes. También disminuye con la latitud, es decir, es menor, con aves menos asustadizas, contra más al norte. Bajan, en área rural, de casi 14 metros en el sur a 10.5 metros en el norte, en área urbana de 9.5 metros en el sur a 8.5 metros en el norte.

En resumen, que las aves se asustan más en el campo que en la ciudad y más en el sur que en el norte. Por tanto, las aves son más confiadas en la ciudad y en el norte.

 

*Díaz, M. y 7 colaboradores. 2013. The geography of fear: A latitudinal gradient in anti-predator escape distances of birds across Europe. PLOS ONE 8: e64634

Mejores notas

2014 octubre 26
por Eduardo Angulo Pinedo

Llegan las notas de los exámenes y lo mejor es que sean buenas. En ello influye lo que se ha estudiado, es evidente, pero también otros factores, desde la alimentación hasta el horario de cada día, desde las técnicas de aprendizaje hasta el entorno más o menos adecuado, todo suma para conseguir una buena nota. Así, Deanna Blansky y su equipo, del Colegio Maine-Endwell, de Endwell, en Nueva York, han estudiado cómo influyen en el rendimiento académico las redes sociales, es decir, los grupos de amigos en que está integrado el estudiante.

Trabajan con un curso de su propio colegio, con 158 alumnos con edades de 16 a 18 años y desde enero de 2011 a enero de 2012. Cada alumno responde a una encuesta en la que aparecen todos sus compañeros de clase y, en ella, debe marcar a su mejor amigo, a sus amigos, a sus conocidos y a los que no conoce o no recuerda. Además, se toman sus notas al principio y al final del estudio.

El análisis de los resultados demuestra que en las notas finales son muy importantes los amigos. No el mejor amigo ni los conocidos sino el grupo de amigos. Y, si al principio del estudio la nota media del grupo de amigos es más alta, hay una tendencia fuerte a que la nota final del alumno con notas bajas suba y se iguale a la media. También ocurre lo contrario y, si la nota media del grupo es más baja que la del alumno que investigamos, la tendencia, como antes, es a que se iguale y, por tanto, a que baje.

Como ven, ya en edades escolares, el contagio dentro del grupo, del éxito o del fracaso es evidente y se transmite a través de la red social en la que se integra el estudiante.

 

*Blansky, D. y 6 colaboradores. 2013. Spread of academic success in a high school social network. PLOS ONE 8: e55944

Evitar o salvar

2014 octubre 20
por Eduardo Angulo Pinedo

Donamos sangre para prevenir millones de muertes evitables. En general, las personas son generosas en su ayuda a los demás, aunque la dura crisis económica ha hecho caer las donaciones económicas. Eileen Chou y Keith Murnigham, de las universidades de Virginia en Charlottesville y del Noroeste en Evanston, nos cuentan que, en 2010, las donaciones en dinero habían caído, en Estados Unidos, un 11% en dos  décadas. Las 10 ONGs que encabezaban el ránking de las que más dinero recibían habían perdido, en conjunto, el 40% de las donaciones.

Los autores, en su investigación, parten de una intuición que convierten en hipótesis de trabajo. Estudian las campañas publicitarias pidiendo fondos de esas 10 ONGs que forman el topten y descubren que hay 6 que pierden fondos, y son las que piden dinero para “salvar” algo, vidas, niños o lo que sea, y que las restantes 4 no pierden dinero e, incluso, consiguen algo más de recaudación. Son las que piden para “evitar” algo, la muerte, la enfermedad o cualquier otra desgracia. Recauda menos “salvar” que “evitar”, intuyen Chou y Murnigham.

En su estudio, los autores escriben por correo electrónico a 3534 universitarios que viven en 19 residencias invitándoles a donar sangre. Los mails forman cuatro grupos. Dos de los grupos piden la donación de sangre para “salvar” vidas” o para “evitar” pérdidas. A su vez, cada uno de los grupos anteriores se divide en dos y, en uno de ellos, se habla de una necesidad urgente de sangre y en el último de necesidad moderada.

Las respuestas positivas son 119, es decir, el 3.8% de los alumnos están dispuestos a donar sangre. Es una cifra habitual en Estados Unidos (en nuestro entorno el porcentaje es similar, quizá un poco más alto llegando al 4%). No hay diferencias importantes entre los que han recibido los mails con las necesidades de sangre urgente y moderada. Sin embargo, los que contestan positivamente y recibieron el mail en que se pedía sangre para “evitar” males doblan a los que se ofrecen a donar sangre para “salvar” vida; los porcentajes son de 1.31% frente al 0.78% respectivamente.

Los autores sugieren que el altruismo de la donación se ve más influido por “evitar” desgracias, que podrían ser las nuestras, que por “salvar” vidas que, parece, significa que salvamos algo de otro. En fin es el altruismo egoísta.

 

*Chou, E.Y. & J.K. Murnigham. 2013. Life or death decisions: framing the call for help. PLoS ONE 8: e57351

Disparos

2014 octubre 17
por Eduardo Angulo Pinedo

Ya se sabe y es evidente que la posesión de armas aumenta el riesgo de violencia y de conductas agresivas. Incluso, nos cuenta Brad Bushman, de la Universidad Estatal de Ohio en Columbus, la presencia de armas de fuego en las películas es una causa potencial de violencia por y para los espectadores. Bushman y su grupo han publicado un estudio sobre la presencia de armas en las películas más populares y taquilleras de Hollywood.

Repasan una base de datos con 945 películas formada por los 30 films de más éxito de taquilla de cada temporada entre 1950 y 2012. Revisan las películas, las dividen en fragmentos de 5 minutos y anotan las escenas con armas que aparecen en cada uno de esos fragmentos.

En los 945 films hay un total de 17695 escenas de violencia con armas. Es más, desde 1985 y en 395 películas (el 94%) de las 420 estrenadas hasta 2012 hay, por lo menos, una escena violenta y, en total, hay 783 fragmentos de 5 minutos con armas. En esos años, las escenas con armas por fragmento casi se han triplicado y han pasado de una media de algo más de cinco a sobrepasar por poco las quince. Además, las películas en las que más han aumentado las escenas violentas son las calificadas para más de 13 años. En la actualidad, tienen más escenas violentas los films con esta calificación para adolescentes que las de adultos.

 

*Bushman, B.J. y 3 colaboradores. 2013. Gun violence trends in movies. Pediatrics doi:10.1542/peds.2013-1800

 

Mosquitos de Spielberg

2014 octubre 12
por Eduardo Angulo Pinedo

Esta es una noticia breve pero que llena de alegría a los que hace unos años nos maravillamos ante los dinosaurios del Parque Jurásico de Steven Spielberg (1993). Pues bien, han encontrados unos mosquitos fósiles de hace unos 46 millones de años y se ha podido demostrar que llevan sangre en el digestivo. Ya en aquellos tiempos no había dinosaurios pues se extinguieron hace 65 millones de años. Los autores sugieren que la sangre podría ser de un ave. En fin, creo que a los forofos del Parque Jurásico no nos importa, ya tenemos el mosquito con sangre y quien sabe lo que nos depara el destino.

El grupo de Dale Greenwalt, del Museo Nacional de Historia Natural de Washington, DC; encontró los fósiles en Montana y los asignó al género Culiseta. Cerca encontraron otros diez ejemplares. Cuando los analizaron con rayos X, en uno de los ejemplares detectaron una concentración muy alta de hierro en el abdomen, en la zona del digestivo. Incluso encontraron una concentración de hierro unas 10 veces más alta en la hembra que en el macho, y no hay que olvidar que en los mosquitos quien pica buscando sangre es la hembra. Por tanto, se deduce que ese hierro procede de sangre, la hemoglobina de la sangre que es la molécula que transporta el oxígeno en la sangre y que le da su característico color rojo. Además, con espectrometría detectan, en esa zona del abdomen, porfirinas que son proteínas con hierro que resultan de la degradación de la hemoglobina.

Por tanto, tenemos mosquitos con sangre, de ave y no de dinosaurio, y los autores nos anuncian que van a investigar si existen restos de ADN, con seguridad degradado e inservible para clonar. Pero, quien sabe, llamemos a Spielberg y quizá tiene alguna fantástica idea.

 

*Greenwalt, D.E. y 4 colaboradores. 2013. Hemoglobin-derived porphyrins preserved in a Middle Eocene blood-engorged mosquito. Proceedings of theNationalAcademyof SciencesUSADOI: 10.1073/pnas.1310885110

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.