La Biblioteca del Papa

Todas las religiones siempre han estado rodeadas de misterios y secretos, su estructura básica suele ser, un gran premio a sus fieles, así como un tremendo castigo a sus infieles, siendo en casi todas las religiones un denominador común, la adoración de un dios o varios dioses, con un poderoso y sobre todo rico, representante en la Tierra.

En esta ocasión voy a ser tan inocente, como suelo serlo en la mayoría de mis artículos,  os escribiré sobre algo tan inocente como una sencilla biblioteca, la Biblioteca Vaticana.

La Biblioteca Apostólica Vaticana, considerada la Biblioteca del Papa, se haya localizada en la ciudad del Vaticano, la cual es actualmente una de las más importantes del mundo, fue fundada en 1.448 por Nicolás V en 1.448.

En 1.745 Sixto IV, es quien realmente constituye la biblioteca nombrando a Bartolomeo Platina bibliotecario, el cual creó el primer catálogo en 1.481 con los más de 3.500 manuscritos que poseía en esas fechas.

1.587 es el año en cual Sixto V encarga la construcción del actual edifico de la Biblioteca del Papa a Doménico Fontana.

En el siglo XVII se enriquece la biblioteca con los Archivos Secretos del Vaticano, pero son instalados en independencias separadas  dentro de la misma Biblioteca del Papa, contando con unos 150.000 volúmenes.

Maximiliano I, en agradecimiento por el apoyo a la Guerra de los Treinta Años, por el papa Gregorio XV, en 1.623, dona a la Biblioteca del Papa la Biblioteca Palatina de Heidelberg, la cual estaba dotada de unos 3.500 manuscritos.

Año 1.657, es cuando los manuscritos de la casa ducal de Urbino, pasan a formar parte también de la Biblioteca del Papa.

1.661 es cuando León Alacio se convierte en bibliotecario de la Biblioteca del Papa.

1.689 es cuando la Biblioteca del papa suma la colección de la reina Cristina de Suecia.

Actualmente la biblioteca contiene más de 1.600.000 libros.

La Biblioteca del papa divide su historia en cinco etapas.

-Pre Laterana, ese fue su comienzo, con un contenido pequeño de libros.

-Laterana, comienza cuando su contenido se guarda en el Palacio de Letrán hasta finales del siglo XIII.

-Aviñón, en esta época se enriqueció considerablemente el contenido de libros y archivos con los papas que vivieron de Aviñón desde la muerte de Bonifacio VIII y 1.370.

-Pre Vaticana, en esta época (1.370-1.447) la biblioteca dividió su contenido cuando la sede papal se trasladó a Roma.

-Vaticana, que comenzó en el año 1.448, donde la biblioteca se trasladó definitivamente al Vaticano donde está ubicada en la actualidad.

Entre sus manuscritos más importantes destacan el Codex Vaticanus (el más antiguo manuscrito completo de la Biblia), La Historia Secreta de Procopio (descubierta en la biblioteca y publicada en 1.623), también contiene el Cancionero de la Biblioteca Vaticana, las actas originales del proceso de Galileo, un manuscrito de Santo Tomás de Aquino, así como las cartas originales del caso de Martin Lutero.

Ahora entramos en la parte secreta de la Biblioteca del papa…

Según cuentan, esta parte secreta es inmensa, con 85 km de largo y una parte subterránea de 40 km.

Se cuenta que contiene información sobre el fenómeno OVNI, la posesión de huesos de gigantes, documentos religiosos “desaparecidos”, así como también reliquias.

Afirman que las estanterías de la parte secreta se acumulan más de dos millones de libros… quien pudiera hojearlos, teniendo el conocimiento suficiente para entenderlos.

Se supone que entre otros tesoros la Biblioteca del papa, se encuentra el Menorah (candelabro de siete brazos, símbolo del judaísmo) uno de los tres tesoros judíos, de cual se perdió su rastro, al ser trasladado a Roma cuando Tito en el año 50 tomó Israel.

 

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.