Ir al contenido

Mumford & Sons, cuánto odio

2013 julio 23

 

Acabo de leer por ahí que Mumford & Sons se han convertido en una de las bandas más importantes del mundo, y reconozco que la afirmación me ha sorprendido: mecachis, otro fenómeno que ha pasado desapercibido a mi fino olfato de aficionado. Mi contacto con el conjunto británico de folk rock ha sido ocasional y desapegado: he escuchado algunas de sus canciones sin prestar mucha atención y, en fin, asistí por puro azar a unos minutos de su actuación en el Bilbao BBK Live del año pasado y me fui a otra cosa. Así que ya saben, no me contraten nunca como cazador de tendencias. De lo que sí llevo tiempo dándome cuenta es de cómo estos muchachos son objeto generalizado de chiste y mofa entre sus colegas, que les sacuden estopa con dedicación, y también entre los periodistas anglosajones, muy propensos a mencionarlos para hacer algún chistecito.

Yo creo que la última estrella invitada a esta fiesta ha sido Alice Cooper, que los considera «buenos en lo que hacen» pero puntualiza que supondría «una ofensa para el rock and roll» encuadrarlos en ese noble género. En la lista de haters de Mumford & Sons se juntan jovencitos como Jake Bugg («me parecen granjeros pijos con banjos»), compañeros de generación como Frightened Rabbit («odio a esa puta banda y no quiero ser comparado con ellos», declaró el vocalista, que les acusó de estar «revolviendo siempre la misma mierda»), gallinas de corrales ajenos como Deadmau5 («los odio, es aburrida mierda folk») e ilustres bocazas como Liam Gallagher, que se ha explayado a gusto sobre los elevados sentimientos que le inspiran: «Todos tienen pinta de tener piojos y comer sopa de lentejas con las camisas arremangadas, tienen pinta de vivir en un páramo», ha dicho. Y también: «Parece que compran en Oxfam, si tuviese 16 años no colgaría un póster de un grupo así, no concibo eso de sentarse en putos taburetes». Y también: «Parecen putos amish (…). Yo necesito que la música sea un poco más sexy y que la toque gente que parezca un poco peligrosa».

Claro que el premio a la diplomacia se lo lleva Mark E. Smith, el líder absolutista de The Fall, que al parecer odió a Mumford & Sons sin siquiera saber quiénes eran. Coincidieron en un festival en Dublín y, tras escucharles ensayar, se refirió a ellos como «alguna banda mongólica de folk-rock irlandés», aunque posteriormente ha cambiado el adjetivo por «retrasados». Incapaz de aguantar su música, les arrojó una botella. Menos mal que tienen un inesperado valedor en Noel Gallagher: «En Inglaterra los odia mucha gente. Creo que es por los chalecos y el pelo facial. A mí no me molestan, creo que ese tío tiene buena voz y me gustaría haber escrito esa canción (The Cave)». Seguro que solo lo dice por llevar la contraria a su hermano, pero vamos a escucharla. Prometo atender.

 

  • chemismumford

    Si removiésemos las hemerotecas de la historia musical contemporánea desde finales de los 50s a día de hoy podríamos observar la “estopa” que recibieron todos los Grandes Grupos y artistas en sus inicios y durante sus carreras sobre todo los que hicieron algo que hasta entonces no se veía y los eruditos musicales encontraran eminencias en rock e3n el pop y en otros estilos. Mas creo que han despertado envidia en acomplejados músicos que nunca serán nada que les recuerde en la historia de la música salvo por alguna que otra salida de tono o extravagancia personal y musical.
    Y por cierto cuando se habla de música recordemos que a cada oído un sonido a cada estilo un gusto.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.