Ir al contenido

Algunos sonidos de septiembre

2014 septiembre 2

 

 

Ando aún con ese ánimo sombrío que deja el final de las vacaciones, pero, en fin, trataremos de buscar consuelo en el comienzo del curso musical y sus pequeñas alegrías. Como me he tirado la última semana en el espacio exterior, a las afueras de Monforte de Lemos, seguro que me han pasado desapercibidas un montón de propuestas vizcaínas, pero aun así me he extendido hasta los siete conciertos en siete recintos distintos, que es más de lo acostumbrado.

Hossmenaldia (Kafe Antzokia, día 5). No les voy a mentir, yo soy totalmente adeportivo y no conocía de nada a José Iragorri, Hoss, pero algo muy especial debía tener este hombre para reunir a tanta buena gente en este concierto de tributo. El periodista de Radio Popular, fallecido a finales de mayo, era un gran aficionado al rock, y eso da pleno sentido a esta velada en la que le rendirán homenaje Santiago Delgado y los Runaway Lovers, Los Brazos, Jare, Walk On Project, Travellin’ Brothers, The Fakeband, Doctor Deseo y M.C.D., en un apetitoso y emocionante bacalao musical.

Hexacorde & Vanesa Muela (Folk Getxo, día 5). Los conciertos de pago del Festival de Folk tienden hacia la fusión y hacia cierta modernidad, sin soslayar maravillas como esta, pero en las sesiones de tarde caben propuestas menos transversales. Aunque el nombre de Hexacorde suene casi a proyecto de música industrial o de electrónica vanguardista, el sexteto madrileño se dedica en realidad a explorar el repertorio tradicional de Castilla y León y otras comarcas del interior peninsular, y en esos viajes por la vieja España sus miembros se toparon con la vocalista y folclorista vallisoletana Vanesa Muela y acabaron enrolándola. El resultado de la suma es cautivador y desarmante, siempre que no sean ustedes alérgicos a estas cosas de la raíz.

MFC Chicken (Evidence, día 7). Los miembros del impetuoso quinteto londinense se describen con tanto acierto que dan ganas de no añadir ni una palabra: «MFC Chicken son un grupo que toca auténtica música rock and roll con saxofón, en canciones sobre comida rápida y corazones rotos». Sus temas, a la vez cerriles y elegantes, prometen poner a los espectadores a bailar como gallináceas y a darse cabezazos contra las paredes del Evidence.

Fuck Knights (La Nube, día 9). Qué ilusión me hace que vengan hasta mi barrio estos señores salidos de algún garaje grasiento de Mineápolis, que ya fueron canción de la semana en el blog hace un par de años. Con una discografía repartida por un montón de sellos y países, su energía desbordada parece un inicio ideal de temporada para La Nube, que también tiene la semana que viene a los italianos ramonianos Tough y las chicas madrileñas de Broken Lingerie. Todo por la cara. O, mejor dicho, por la voluntad, ya que hay un muñeco gigante de Conguitos esperando las cuantiosas donaciones. Ah, Fuck Knights son los de la foto de arriba.

The Mockers (Hika, día 13, y Golfo Norte, día 16). Los Mockers son algo así como virginianos de Estepona. A ver si nos explicamos: el caso es que sus líderes son estadounidenses, sí, pero se conocieron de chavales en la localidad malagueña, porque sus familias se habían afincado en Andalucía. Y de aquello les queda una fuerte querencia por España, que les lleva a girar con cierta asiduidad por nuestro país y a versionar en clave power pop a Los Secretos o a Mocedades. Más sobre eso, al final del post.

E-Force (Sentinel, día 18). Es casi surrealista tener en el minúsculo local de Erandio a un exmiembro de Voivod, histórica banda canadiense que, a pesar de su alucinada excentricidad, se ha codeado con todos los grandes nombres del metal. Pero sí, el amigo Eric Forrest, bajista y vocalista, se ha asentado en Francia y tiene fecha en el Sentinel con su banda: el grupo se llama E-Force, aprovechando el sobrenombre que utilizó para sus aventuras voivodianas, y practica un thrash agresivo y resultón, mucho más convencional que lo de sus antiguos colegas. Claro que eso es casi inevitable.

Extremoduro (BEC, día 20). A mí siempre me han gustado mucho Extremoduro, y ahora que se han hecho un poco mayores (y yo también) me gustan todavía más. La ley innata y Material defectuoso me parecen dos obras maestras de rock sin más adjetivos. No sé cuánto más necesitan convencer.

Y ahora, canten conmigo: eeeeereeees tuuuuuú…

 

Canción de la semana: ‘Hadron Collider Twist’

2014 agosto 29

 

Hayvanlar Alemi es un grupo turco, de Ankara, que existe desde 1999 y puede presentarse ante el público con distintas formaciones. En rigor, se trata de un cuarteto, pero están «separados por fronteras geográficas» y no siempre pueden reunirse todos, así que a veces tocan como trío o dúo. Su especialidad son los instrumentales de «folk rock psicodélico» que, en cierto modo, continúan la rica tradición de su país en combinar lo oriental y lo occidental con fascinante naturalidad, como corresponde a su ubicación geográfica y cultural, aunque Hayvanlar Alemi miran a veces hacia lugares inesperados: a mí me volvió bastante loco su versión de Yekermo Sew, una pieza del etíope Mulatu Astatké. Ahora editan su cuarto álbum oficial, aunque esa discografía se completa con un buen puñado de CD-Rs, y han lanzado como tema de adelanto este Twist del colisionador de hadrones que debería sonar en todos sus guateques del verano. Ah, si les entra la pasión turca, aquí pueden descargarse por la cara un montón de material del grupo.

 

Canción de la semana: ‘Lies My Body Told Me’

2014 agosto 22
por Carlos Benito

 

Estas canciones de la semana del mes de agosto son, en realidad, producto congelado que preparé antes de irme de vacaciones. Así que, como muy actuales no pueden ser en ningún caso, voy a aprovechar para colarles algunas cosas que se me quedaron en el tintero en su momento. Ya sé que la explicación no tiene mucho sentido después de meter, la semana pasada, un tema de los primeros años 70, y que de hecho la sección siempre ha tenido sus derivas hacia la inactualidad, pero así me quedo más tranquilo y descanso todavía más. En fin: vamos con estas Mentiras que mi cuerpo me contó, que abría el álbum publicado el año pasado por Ceramic Dog. El Perro de Cerámica en cuestión es un trío encabezado por Marc Ribot, guitarrista conocido sobre todo por su trabajo con Tom Waits, Elvis Costello y John Zorn, pero que ha grabado con una lista agotadora y variopinta de artistas, desde The Black Keys y Mike Patton hasta Andrés Calamaro y Elton John. En este proyecto (perdón, «banda», que al tío le da mucha rabia lo de proyecto) también canta, acompañado por la imponente base rítmica del bajista Shahzad Ismaily y el batería Ches Smith.

 

Canción de la semana: ‘The Four Horsemen’

2014 agosto 15

 

El mes pasado, las buenas gentes de 20 Jazz Funk Greats dedicaron uno de sus podcasts misteriosos a Demis Roussos, ese hombre omnipresente en las infancias televisivas de la España de los 70. Es una hora de música apasionante que pueden escuchar y descargar aquí, y entre sus efectos secundarios ha estado el reengancharme a The Four Horsemen, uno de los grandes clásicos de Aphrodite’s Child. En aquella banda griega, Demis cantaba (y tocaba el bajo) y otro ilustre, Vangelis Papathanassiou, se ocupaba de los teclados y el liderazgo en general. Fue culpa de Vangelis que los Aphrodite’s Child, ya superventas en buena parte de Europa, empezasen a grabar en 1970 un álbum conceptual, cuando la cosa aún no se había convertido en epidemia y ni siquiera era tan frecuente: acabó saliendo en 1972, luce el bonito título de 666 y está centrado en el libro del Apocalipsis. Los cuatro jinetes es el momento más pop del disco, que también contiene pasajes como \infty  (sí, me temo que se titula así), en el que la actriz Irene Papas simula un orgasmo un poco aterrador.

 

Canción de la semana: ‘Brunch’

2014 agosto 8
por Carlos Benito

 

Parece que hay que escribirlo A G E N D E R, así que allá vamos, haciendo el tonto con la tecla de mayúsculas y la barra espaciadora cada vez que cite el nombre. A G E N D E R son un trío femenino australiano encabezado por la vocalista Romy Hoffman, que antes tenía un proyecto personal de hip hop con actitud punk. Con  A G E N D E R (lo repito tanto porque al final he copiapegado, y le estoy cogiendo el gusto) ha dado el salto a una especie de post-punk oscurillo e impetuoso, con bases gélidas y teclados insistentes. A G E N D E R describen su segundo álbum, que me gusta mucho todo él, como «un derramamiento de secretos sexuales y una purga de perversiones», y la verdad es que tienen por ahí bonitos versos como «pussy is a drug». En este Brunch no encuentro nada tan terminante: «Me encontré con tu hermana, me hizo sentirme mal, / porque la miré a los ojos y te imaginé en la cama», cantan. ¿Quiénes? A G E N D E R, A G E N D E R.

 

Vacaciones…

2014 agosto 1
por Carlos Benito

 

 

… pero les dejo programadas canciones de la semana para todo agosto.

Canción de la semana: ‘Nothing More Than A Feeling’

2014 agosto 1
por Carlos Benito

Cosines, nuestros protagonistas de esta semana, parecen gente simpática y amena. Tanto, que da pena no copiar el párrafo en el que explican sus orígenes, aunque sea una fea costumbre que le hace quedar a uno como un vago redomado: «Simon Nelson y Alice Hubley se conocieron en el metro de Londres después de un concierto de Stereo Total en 2009. Dos días después, Simon estaba en casa de Alice, desatascándole el desagüe del fregadero. Desde entonces, Simon ha andado por allí y ha puesto dos rieles de cortina, una persiana y una estantería. Una vez terminado el bricolaje, se pusieron a hacer música juntos».

El quinteto londinense encabezado por Simon y Alice define su estilo como «pop matemático», aunque en realidad no encuentro tanta matemática en lo suyo más allá de su nombre: Cosines significa Cosenos, aquello que estudiábamos en trigonometría. La música de Cosines es pop británico del que se mantiene vivo y vigoroso en festivales como Indietracks (vaya, veo que acaban de tocar en la edición de este año), con claras influencias sesenteras que ellos aderezan con teclados ocasionalmente cósmicos y alemanes. Nothing More Than A Feeling es el sencillo de su primer álbum, que acaba de salir, y hasta se han bajado a la bolera para hacerle un vídeo impactante. Impactante para los bolos.

 

 

Algunos sonidos de Aste Nagusia

2014 julio 30

 

Ya, ya sé que agosto no es solo la Aste Nagusia bilbaína, que también existen otros pueblos y otras fiestas, pero me van a permitir que este mes limite el ámbito espacio-temporal a ocho noches y un sitio. Bueno, seis sitios, porque no deja de tratarse de nuestra habitual selección de seis conciertos en seis escenarios distintos. Han caído tres del programa oficial (que a mí, este año, me parece bastante presentable), dos de las comparsas y uno de la bendita iniciativa privada. Todo nacional y todo gratis.

Longboards y Los Brazos (sábado 16, Bilborock). Tendré setenta años, si llego, y seguiré añorando los tiempos en los que la muestra de rock local se celebraba en la Plaza de Unamuno. Pero bueno, seguro que también en Bilborock se consigue un buen ambiente de fiesta gracias a los instrumentales surf de los Longboards y el rock bluesero y americano de Los Brazos, un trío que cuenta sus conciertos por victorias. Son dos bandas de aquí que saben lo que es girar por el ancho mundo.

Horn Of The Rhino y The Wizards (sábado 16, Kafe Antzokia). La programación del Antzoki es una gloria e incluye propuestas quizá más ilustres (Black Lips, Lisa & The Lips, Kurt Vile…), pero me da la gana destacar el primer concierto de la tanda: porque aporta la dosis de metal que tanto necesitan las fiestas, porque es gratis y porque la primera vez que vi a Horn Of The Rhino (entonces solo Rhino) también fue en Aste Nagusia y me quedé fascinado y bien repleto de combustible sonoro. Además, para completar el poder y la actitud de los tres rinocerontes de la foto están The Wizards, banda de hard ácido setentero a la que tengo muchas ganas de escuchar en directo.

Los Planetas (sábado 16, Abandoibarra). Vuelven los granadinos a la Aste Nagusia, donde ya oficiaron en… ¡1998! Por cierto, me he tirado muchos años convencido de que aquella vez completaban el cartel Lagartija Nick, pero compruebo ahora en el archivo del periódico que es un engaño de mi vieja memoria: en realidad, teloneó Ross. En fin, mi relación con Los Planetas siempre ha sido compleja: los sigo un poco de lejos, sin celo de fan, pero cada vez que los veo en directo me acaban transportando y reconozco en ellos un universo musical que es el mío.

Los Ganglios (domingo 17, Pinpilinpauxa). Qué majos son los chicos de la Pinpi por traernos a Los Ganglios, el trío extremeño-sueco de pop delirante y acidez costumbrista. Y lo hacen cuando todavía no se me ha pasado la obsesión enfermiza por su tema Babieca hiede, que lo canta ya hasta mi hija de 3 años, aunque suele gustarle más acompañarlo con relinchos. En mi casa, esta cita viene a ser la cumbre del programa.

Grupo 1500 (jueves 21, iglesia de la Encarnación). La Encarnación también existe, aunque casi nadie hable de ella. Es el reducto de la música clásica y sus parientes, porque cosas como el bandoneonista francés Sébastien Authemayou (al que han escrito mal el apellido en las notas de prensa) no son exactamente clásica. Pero bueno, en mi selección tiro para la música antigua, que es algo que cada día me interesa y me gusta y escucho más: el Grupo 1500 es un sexteto gallego, ampliado a veces con más intérpretes, cuyo programa partirá de piezas medievales de tipo religioso para escorar hacia la producción burlesca de los siglos XV y XVI. ¡Que suene el sacabuche!

Porco Bravo y Nuevo Catecismo Católico (sábado 22, Algara). Y qué mejor manera de cerrar los planes de la semana que con estas dos bestias pardas del punk rock vasco y mundial, que devolverán el vigor a los cuerpos agotados y a las mentes maltrechas. Aquí tienen el programa completo de las comparsas, para que puedan trazar de antemano su senda por el recinto festivo (y después, cómo no, perderse por el camino). En Algara están también The Toasters, The Excitements o Cápsula, por poner tres ejemplos, y en el resto de los escenarios hay nombres tan conocidos como Canteca de Macao, los reunidos Kashbad o La Terremoto de Alcorcón.

Les abandono a su suerte con la visión más reciente de Los Ganglios, este reggae alopécico genialmente titulado Calvario. Feliz agosto y felices fiestas.

 

 

Canción de la semana: ‘Maroon Of Gaza’

2014 julio 25

Supongo que puede verse como el colmo del imperialismo, pero a mí, cuando pienso en una banda sonora para las noticias terribles que llegan desde Gaza, siempre se me viene a la cabeza la obra de un tipo inglés que jamás llegó a visitar Palestina. Me refiero a Bryn Jones, el ser humano que se escondía tras el nombre artístico de Muslimgauze, y que protagonizó en su corta vida una de las historias más singulares de obsesión por una región del mundo, su política y su cultura. Bryn era de Manchester y empezó a interesarse por Oriente Próximo en 1982, a raíz de la invasión del sur del Líbano por parte de Israel. Su seguimiento de lo que ocurría en esa parte del planeta, articulado a partir de una defensa apasionada de la causa palestina, se fue extendiendo hasta abarcar lugares como la India o Sri Lanka y marcó la música que grabó como Muslimgauze. Se trata de una producción inabarcable que ronda los doscientos álbumes, ya que Bryn era muy capaz de grabar un disco entero en una sola jornada, pero en el vasto conjunto se puede distinguir un esquema más o menos constante: son piezas electrónicas, a veces ambientales y otras bruscamente rítmicas, con influencia del dub y la música industrial, en las que abundan los sonidos y samplers procedentes de diversas culturas musulmanas.

Bryn Jones salió muy pocas veces de su país. Tampoco actuó apenas en directo. Ahora mismo se ha editado un libro tan atractivo como caro, Chasing The Shadow Of Bryn Jones (es decir, Persiguiendo la sombra de Bryn Jones), que se centra en su figura: a partir de entrevistas a parientes, amigos y colaboradores, el autor trata de definir mejor el perfil de este hombre misterioso y esquivo, propenso a la reclusión y al silencio y acusado a menudo de antisemitismo, que murió en 1999 con 37 años. Yo siempre he preferido su faceta más atmosférica, con piezas en las que creaba ambientes turbadores, mareantes y casi táctiles, donde parecen percibirse siempre los ecos de una amenaza. Este Granate de Gaza, envolvente y repetitivo, sirve como buena muestra de esa parte de su producción.

 

 

El primer presidente heavy metal

2014 julio 24

 

A lo mejor deberíamos ponernos serios y analizar los méritos políticos de Joko Jokowi Widodo, el ganador de las elecciones presidenciales de Indonesia, ese hombre de 53 años nacido en los suburbios que ha protagonizado una carrera meteórica: de alcalde de Surakarta, a gobernador de Yakarta, a presidente. Pero qué le vamos a hacer, no estamos al tanto de las entretelas indonesias y, además, hay otro dato que nos tiene maravillados: el bueno de Jokowi es un fanático del heavy metal, al que se puede ver en fotos con camisetas de Napalm Death o Lamb Of God. El año pasado, Metallica le regalaron un bajo firmado por Robert Trujillo, aunque el político lo tuvo que devolver, porque la legislación del país asiático interpretaba el obsequio como un soborno.

«El rock es mi pasión», ha dicho el señor presidente, una frase que nos sigue sorprendiendo en esta tierra de políticos anacrónicos y aburridos. Su victoria electoral ha sido saludada con entusiasmo por uno de sus ídolos, Randy Blythe, el vocalista de Lamb Of God: «Increíblemente, damas y caballeros, el nuevo presidente de Indonesia es un metalhead -ha escrito-. Es el único presidente del mundo con el que te puedes sentar para discutir cuál es el mejor disco de Slayer. Ojalá el presi me llevase a una cumbre diplomático-surfera en Bali. A lo mejor hasta puedo conseguir estatus de embajador».

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.