Ir al contenido

Canción de la semana: ‘Flower Of Laughter’

2015 julio 31
por Carlos Benito

Una de las cosas más grandes de la música es que, a veces, una canción que parece ajena a tus intereses se te mete en las profundidades de la cabeza y, por razones misteriosas, hace vibrar esos resortes que desencadenan el entusiasmo y la adicción. En principio, era muy improbable que yo me pusiese a escuchar al canadiense Marker Starling, ya que en las descripciones de su obra aparecen elementos disuasorios (para mí) como lounge pop o referencias a Steely Dan, que son cosas que siempre me han dejado bastante frío. Pero, de alguna manera, se coló en mi dieta musical este Flower Of Laughter que abre su último álbum, y de ahí pasé al disco completo, editado hace ya cuatro meses, y se ha convertido en mi banda sonora de la última semana. Así que aquí lo tienen, cómo no.

Marker Starling (que en realidad se llama Chris A. Cummings) ha grabado, durante buena parte de su carrera, con el nombre de Mantler, y suelen cobijarlo también bajo el amplio paraguas de la baja fidelidad: es cierto que en el pasado se dedicaba a tocar su piano Wurlitzer acompañado por una caja de ritmos y vestido con alguno de sus chocantes trajes (el blanco, el rosa, el negro), pero, en este álbum, lo de baja fidelidad parece una broma, porque es un alarde de instrumentación suntuosa y arreglos cuidadísimos. Por encima se pasea la voz melancólica, delicada y dúctil de Marker Starling, que a menudo me hace pensar en Robert Wyatt. A ver si les pasa como a mí y les abre alguna puerta nueva del gusto. O, quién sabe, a lo mejor esa puerta ya la tienen abierta de par en par.

 

 

 

¡Otra ronda de The Pogues!

2015 julio 28
por Carlos Benito

 

En cierto modo, los Pogues son el grupo ideal para lanzar su propio whiskey (ya saben, con grafía irlandesa), porque al fin y al cabo llevan décadas ingiriendo cantidades desmesuradas de ese licor: del mismo modo que otros han convertido la decadencia yonqui en parte de su estética roquera, la banda angloirlandesa se ha convertido en todo un símbolo del rock borrachuzo, aunque ellos siempre hayan reconocido lealmente que los Dubliners pimplaban bastante más. Pero, en cierto modo, a los Pogues también se les puede reconocer cierta capacidad disuasoria sobre los efectos del alcohol: muy pocos fans querrán acabar pareciéndose a su abotargado vocalista, Shane MacGowan, aunque también es cierto que su materia prima de partida no era precisamente privilegiada.

El caso es que ya podemos empapuzarnos todos con el nuevo whiskey The Pogues, elaborado por West Cork Distillers y presentado en una elegante botella negra. Dicen que tiene un sabor «malteado y floral» con notas de chocolate y cítricas, aunque echo en falta el comentario de cata del propio Shane, que seguro que suena menos convencional. Para redondear la experiencia, es fácil encontrar una buena banda sonora…

 

Canciones de la semana: ‘Detroit’ y ‘Santa Teresa’

2015 julio 24

 

Procuro estar atento todos los años al concurso de maquetas Autoplacer, porque el criterio del «lúcido jurado independiente» suele parecerme acertado (vamos, que les gustan cosas que también me gustan a mí) y porque siempre me descubren grupos que desconocía. En la edición de este año, por ejemplo, abundan los sonidos vinculables de manera más o menos estrecha al post-punk, como los propios ganadores, mis paisanos (de Logroño) Pan Total. El segundo premio se lo han llevado cinco bandas, en plan avalancha hacia el éxito global: Igor, Hielo en Varsovia, Matarse en la Castellana, Muerte Mortal y Salfumán. ¿Que alguien se siente un poco culpable por no tener ni repajolera idea de quiénes son todos estos ruidosos individuos? No sé si servirá de consuelo, pero yo estoy en las mismas y solo había escuchado a uno. Bueno, a algunos sigo sin haberlos escuchado todavía, porque en mitad del proceso me he enganchado en bucle a uno de los participantes.

Parece que lo hago por llevar la contraria, pero el caso es que el grupo que firma nuestras canciones de la semana no ha quedado entre los ganadores, aunque sí se ha colado entre los finalistas, ese top 15 repleto de propuestas interesantes. Se trata de Piedad Os Lo Ruego, un «dúo de tres» formado por La Leti y El Morata, que han grabado su primer EP en colaboración con Juan, de Axolotes Mexicanos. Por no saber, no sé ni de dónde son: supongo que de Madrid, porque el único concierto que han dado hasta ahora tuvo lugar en Lavapiés. Al principio iba a colgarles la primera canción, ese Detroit de calles desoladas que recuerda bastante a Los Punsetes. Después decidí que mejor optaba por la segunda, la asombrosa Santa Teresa y su ruta vaticana del bakalao. Pero, como me encantan las dos, son muy distintas y no suman más de cuatro minutos, he decidido enchufarles ambas. ¡Éxtasis!

Actualización: de León, son de León.

 

 

 

R.E.M. contra R.E.M.

2015 julio 23
por Carlos Benito

No sabía hasta hoy que, una vez, se celebró un concierto en el que compartían cartel dos grupos llamados R.E.M. La historia me ha parecido tan bonita que algo, en el doble fondo de mi mente, me dice que tiene que ser mentira, pero la ha contado en varias ocasiones uno de sus protagonistas, que a la sazón ha sido también durante muchos años redactor jefe de Wired, así que vamos a darle una pizquita de crédito.

Nuestro hombre, Chris Anderson, tocaba el bajo en una banda de Washington DC inspirada en el sonido nervioso de Gang Of Four. Se llamaban R.E.M. y, al parecer, eran bastante buenos: tenían ya preparado su primer EP cuando se enteraron de que otro grupo se había puesto el mismo nombre. Esos tipos inoportunos procedían de Athens, Georgia, y también acababan de grabar su primer sencillo, con una canción llamada Radio Free Europe. El lanzamiento de los dos discos estaba previsto para la misma semana de 1982, que también es casualidad, y al propietario del 9:30 Club de Washington se le ocurrió montar una batalla de bandas restringida a los dos R.E.M., es decir, un concierto para solucionar el lío del nombre: decidirían el orden sobre el escenario a cara o cruz, y el ganador podría seguir llamándose R.E.M. y, además, decidir el nuevo bautismo del perdedor.

Les tocó abrir a los R.E.M. locales, que quedaron muy contentos de su actuación. Se sentían triunfadores, pero… «Entonces subieron los otros R.E.M. Creo que la primera canción que hicieron fue Radio Free Europe: la multitud se quedó callada, las bocas se abrieron y, cuando tocaron el último acorde, la sala explotó», relata Anderson, que identifica a Mike Mills como el miembro de R.E.M. que eligió su nuevo nombre. A partir de entonces se llamaron Egoslavia, y el blog The Thing On The Doorstep acaba de colgar un ripeo de su único álbum, que llevaba la bonita portada que ven arriba.

Y a mí que el nombre de R.E.M. siempre me ha parecido horrible…

 

Canción de la semana: ‘Hangmans Hyll’

2015 julio 17
por Carlos Benito

 

A lo mejor no tienen ni la más remota idea de lo que es una cruz de tau. Yo, desde luego, no lo sabía: también llamada cruz de San Antonio, es una cruz en la que el palo vertical no sobresale por encima del travesaño horizontal, y tiene por tanto forma de T, o de tau griega. Parece que los romanos utilizaron cruces así, y de hecho son relativamente habituales en la iconografía cristiana, pero la cruz de tau es conocida sobre todo como símbolo de la orden franciscana. Y, a partir de ahora, también como la banda que ha unido al cantante y bajista de Amebix y el batería de Voivod, es decir, el inglés Rob Miller y el canadiense Michel Langevin. O, si preferimos usar sus apodos, The Baron y Away.

Tau Cross es, por tanto, la colisión de dos bandas veteranas y muy prestigiosas, pero funciona sobre todo como vehículo de expresión para Miller, un tipo peculiar que se gana el sustento fabricando espadas en la isla escocesa de Skye. Su álbum de debut explora los vínculos que emparentan el metal pesado con la tradición folclórica británica: hay voces rasposas a lo Motörhead, riffs ominosos a lo Black Sabbath y una influencia muy evidente de Killing Joke, pero también remansos acústicos y una poética que remite a las corrientes ocultistas de la vieja Inglaterra. Esta Hangmans Hyll, por ejemplo, trata sobre… ejem… el semen de los ahorcados y las brujas que lo recogían para usarlo en sus pociones mágicas. Curiosamente, es uno de los dos cortes que Tau Cross han decidido dejar fuera de la versión en vinilo, pero ha acabado convirtiéndose en el favorito de muchos de sus seguidores: «Es una canción completamente lineal. En realidad, no sucede nada en absoluto, es solo una secuencia de acordes que dan vueltas y vueltas y vueltas por lo que parece una puta eternidad», ha resumido, con cierta sorpresa, el propio Miller, que como publicista parece no tener precio. A mí me enganchó desde el primer momento, aunque reconozco que es una de esas fascinaciones que en algunos momentos coquetean con el rechazo.

 

 

 

Laibach tocarán en Corea del Norte

2015 julio 15
por Carlos Benito

 

Esta vez, Laibach han logrado superarse a sí mismos, aunque todavía no tengo del todo claro si lo han hecho en el campo de la realidad o en el de la propaganda. La banda eslovena lleva semanas anunciando su debut en Corea del Norte, incluso han difundido los contactos de las agencias que pueden llevar a sus fans a presenciar sus conciertos en el país asiático, pero reconozco que todo este tiempo he sospechado que se trataba de una broma muy trabajada, uno de esos juegos con iconografías poco recomendables a la que son tan aficionados Laibach. Al fin y al cabo, llevan 35 años haciendo mofa de los tics del totalitarismo, con tanta dedicación que muchos creen que la burla no es tal y que sus uniformes y sus actitudes se corresponden con unas convicciones más que cuestionables. Laibach son muy dados a llevar el chiste demasiado lejos (a ver quién es el guapo que escucha por placer su álbum de versiones de himnos nacionales), pero, cuando prestan atención a la música, son capaces de hacer cosas preciosas, que van desde su magistral interpretación del The Final Countdown de Europe hasta el neoclasicismo marcial de Macbeth, el álbum suyo que más me gusta.

El caso es que la mismísima BBC publicó ayer que Laibach va a convertirse en el primer grupo extranjero que actúa en Corea del Norte, así que supongo que será verdad: darán dos conciertos, los días 19 y 20 de agosto, en el conservatorio Kim Won Gyun. A ellos se les ve en su salsa, ignorando a quienes les dicen que toquen también en los campos de concentración y aprovechando la ocasión para diseñar posters tan chulos como el de arriba o como este. En cierto modo, parece evidente que son la banda ideal para molar a Kim Jong-un y compañía, incluso para exaltarles y empujarles a la dominación mundial, siempre que no capten el tono irónico que (se supone) late detrás de versiones y vídeos como este One Vision de Queen que les cuelgo debajo. Esperemos, eso sí, que en Corea del Norte tengan más poder de convocatoria que en Bilbao, donde solo acudimos una treintena de personas a su concierto de 2005 en el Azkena, casi tan inconcebible como el de Pyongyang.

 

Canción de la semana: ‘Pretty Girl’

2015 julio 10

 

Me ha pasado dos veces, así que algo significará. Ya ha ocurrido en dos ocasiones que me engancho más de lo normal a un disco de una banda que desconozco, me pongo a investigar quiénes son y descubro que se trata de una ramificación de The Marked Men, grupo texano al que he oído lo justo, pero que evidentemente se merece que le preste más atención. Primero me sucedió con Mind Spiders, proyecto paralelo del cantante y guitarrista Mark Ryan que tuvo por aquí su canción de la semana: Inhumanistic, su álbum de hace dos años, me sigue pareciendo un discazo. Y ahora me veo en una situación similar con Radioactivity, cuarteto encabezado por el otro cantante y guitarrista de The Marked Men, Jeff Burke, y del que también forma parte Mark Ryan.

En su segundo álbum, Silent Kill, estos señores redondean un estilo impetuoso, entre el punk y el garaje, pero con un sentido de la austeridad y la concesión que a veces me hace pensar en Wire. La mayoría de las canciones ni siquiera alcanzan la frontera de los dos minutos y medio, pero, contrariando mis tendencias instintivas, les he seleccionado una de las más largas, que además cierra el disco: esta Pretty Girl de tres minutos que, cada vez que la escucho, me trae un eco de otra de mis bandas favoritas, los Buzzcocks.

 

 

 

Caballitos poni y navajas automáticas

2015 julio 8

Ya sé que queda feísimo admitirlo, pero escucho muy poco la radio. Y, si no fuese por los podcasts de Radio Clásica, que permiten que programas como Música antigua acompañen dulcemente mi tránsito hacia el sueño, no la escucharía nada en absoluto. Debo de sufrir una especie de trastorno raro, que me causa una enorme crispación cuando sale gente hablando, especialmente a primera hora de la mañana, así que tengo que confesar que jamás he sido oyente de Hoy empieza todo, el programa despertador de Radio 3. Y yo me lo pierdo, porque compruebo en sus playlists que ponen muy buena música (Jon Spencer, Él Mató a un Policía Motorizado, Novedades Carminha, Violent Femmes, Los Vegetales y Ramones en un mismo día…) y, además, porque están impulsando a los artistas españoles a versionarse los unos a los otros, que es una costumbre sana y divertida.

En ese apartado, el de las versiones, se ha producido un cruce mágico. Me parece casi brujería, pero dos de los artistas españoles que más me interesan se han versionado mutuamente y, encima, han elegido los que seguramente son mis temas favoritos de las discografías correspondientes. Presentaron los resultados hace ya una semana, pero no he podido reprimirme y los traigo por aquí. Por un lado, Corcobado (en la foto) convierte en intimista bossanova el No hay nada más triste que lo tuyo de Hidrogenesse, una canción hermosa y desoladora que, quién lo iba a decir, le ajusta como un guante al Señor Oscurísimo, siempre con mucho tino a la hora de seleccionar material ajeno. Todavía sigo impresionado por aquel Amigo de Roberto Carlos que se marcó en el Kafe Antzokia, donde me quedé con la misma sensación que ahora: Corcobado está cantando mejor que nunca. Escuche, escuchen esta nueva demostración de que los arreglos, a veces, no nos dejan ver el bosque.

 

 

Y van Hidrogenesse y, de toda la producción corcobadiana, se quedan con La navaja automática de tu voz, aquel estallido rabioso y afilado en compañía de los Chatarreros de Sangre y Cielo. Pasan la composición por su cadena de montaje robótica y la convierten en una pieza donde conviven Moroder, Bizet, la cita interrupta de Fumando espero y, en lugar de la voz colérica y tremendista de Corcobado, un tono desapasionado, maquinal, más automático que navajero. Cómo he disfrutado de estas dos canciones. Y también de lo que hicieron Triángulo de Amor Bizarro con otra joya de Hidrogenesse y lo que hicieron Ilegales con los propios TAB. Cuéntenme ya entre los fans de Hoy empieza todo, aunque nunca lo haya escuchado.

 

Canción de la semana: ‘Time To Pull The Sticks’

2015 julio 4
por Carlos Benito

Ayer hablábamos del Sentinel de Erandio, centro cultural de primer orden donde he presenciado algunos de los conciertos más interesantes de los últimos tiempos. Mi bolo favorito de todo el año pasado, sin ir más lejos, fue el de los noruegos Årabrot, que en formación extendida de quinteto sacudieron la salita del Sentinel con una especie de free noise rock, un sonido orgánico y brutal que se sacudía sobre el ritmo salvaje de dos baterías, mientras desde un rincón vociferaba sus letanías el cantante y guitarrista de la banda, ese predicador tenebroso llamado Kjetil Nernes. Fue una sesión inolvidable, un ruido espléndido, triunfal y revitalizador.

Ahora, el dúo de Haugesund acaba de editar el EP You Bunch Of Idiots, que cierra una serie de tres. Con una preciosa portada en la que aparecen lanzas-falo de color rosa, el disco ofrece una ración suculenta del estilo inquietante y a la vez sarcástico de Årabrot, a los que se suele etiquetar como banda metalera (en su país, hasta ganaron un premio Spellemann con su Ano solar) pero que en realidad no tienen mucho que ver con los rasgos que distinguen al género. No hay más que escuchar este Time To Pull The Sticks, dinámico y autopropulsado, que demuestra qué pocos elementos hacen falta para armar una canción memorable.

 

Algunos conciertos de julio

2015 julio 3

 

Bufff, qué solitario ha estado esto. Me he tirado doce días de vacaciones, desconectado de todo, así que afronto el preceptivo repaso del mes como si fuese un extraterrestre recién aterrizado. O, peor aún, como el turista abotargado que realmente soy, recién llegado de Menorca y con el cerebro transformado en una masa de queso, sobrasada y cuixot. A bote pronto, me llaman la atención estas siete citas en siete salas (o lugares) diferentes, como mandan las normas del blog.

-Bombino (día 3, Palacio Tola de Elorrio). El Musikaire de Elorrio tiene varios conciertos muy recomendables, entre los que destaca esta nueva visita a Euskadi del cuarteto encabezado por Omara Bombino Moctar, una de las figuras más destacadas del rock desértico del Níger. Lo tienen en la foto. Sus estructuras repetitivas, hipnóticas y libérrimas podrían interpretarse como un laxo stoner sahariano.

-DUM Fest (día 3, Sonora). Si están al tanto de la escena local, seguramente se habrán enterado de que el Sentinel de Erandio ha dejado de programar conciertos, por problemas con la municipalidad. Esta desgraciada circunstancia ha llevado a la elaboración de un manifiesto titulado Derechos Universales de los Músicos, que alienta este festi con intención mensual. Esta vez tocarán Indomables, Ancient Emblem, Humano, Beruna, Mala Noche, Fiend y Lion Heart. A Beruna, por cierto, los vi en el propio Sentinel, y fue uno de los conciertos más ensordecedores a los que he asistido, en estrecha competencia con Swans, Merzbow y Bruce Gilbert.

-Repe Rock (día 3, Repélega). Un homenaje a Eskorbuto siempre es buena idea, y este tiene el aliciente inesperado de ver en acción a Pako, el batería y único superviviente de la formación canónica de la banda. Pasarán por el escenario una docena de grupos y habrá apariciones estelares. Después de Marky Ramone (protagonista del año pasado) y de esto, la asociación que organiza el evento roquero de Repélega va a tener que echarle imaginación para superarse en futuras convocatorias.

-The Jesus And Mary Chain (día 10, Kobetamendi). Ya sé que el Bilbao BBK Live tiene un programa muy amplio con muchísimas más bandas, pero para mí los Jesus están en una dimensión distinta a la del resto del cartel, así que destacarlos supone casi una obligación moral. Tocarán íntegramente Psychocandy, uno de los discos que marcaron mi adolescencia: han pasado treinta años, pero su sonido es tan extraordinario que ni siquiera parece envejecer.

-Nudozurdo (día 11, plaza del Arriaga). Ya que nos dieron esquinazo en mayo, cuando destacamos con foto y todo un concierto que acabó suspendiéndose, vamos a subrayar esta actuación paralela del Bilbao BBK Live. ¿Me puedo copiapegar? Veeeenga: el trío madrileño ha mudado de estilo en su nuevo álbum y suena ahora más sintético y menos rabioso, como si hubiese cambiado de carril para pasar de lo siniestro a lo nuevaolero, pero sobreviven su identidad singular (esa voz…) y su aire inquietante.

-Kristonfest (día 11, Santana 27). Bendita osadía la que lleva a programar un festival en la jornada grande de un monstruo como el BBK Live, aunque, ciertamente, no sé si Muse compartirán mucha audiencia con los diversos tentáculos metálicos del Kristonfest. Este año veo el conjunto menos stoner que de costumbre, con el poderío y la técnica de los franceses Gojira (cada vez más influidos por Killing Joke) y las exploraciones post de los alemanes The Ocean y los madrileños internacionales Toundra. Completan el cartel Childrain.

-Redd Kross y Bum (día 24, Kafe Antzokia). Los hermanos McDonald son unos virtuosos de la melodía guitarrera y efervescente, que saben traducir sus canciones en directos de felicidad explosiva y contagiosa. Me perdí su paso por el Antzoki de hace más de un año, pero contó Cubillo que Redd Kross «se salieron de puro estimulantes». En esta ocasión, además, les acompañan los adictivos canadienses Bum.

Vamos con los Jesus y sus gloriosos chirridos. Me hace cierta gracia que esto encabece festivales con miles de asistentes.

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.