Ir al contenido

Un poco más de La Bien Querida

2009 diciembre 21
por Carlos Benito

Como no es muy habitual que en mi trabajo de verdad me toque escribir algo relacionado con la música, caeré en el feo vicio de la autorreferencia y les enlazaré la página que salió ayer en el cuadernillo V. Es una pieza sobre La Bien Querida, responsable de mi disco favorito de este año, aunque seguramente la tradicional lista evadida de cinco álbumes tendrá que esperar hasta la semana que viene. Como en un reportaje no cabe todo, les reproduzco cuatro o cinco frases de Ana Fernández-Villaverde que se quedaron fuera del texto, y aprovecho para ilustrar el post con otra de las espléndidas fotos que le sacó el compañero Vicens Giménez en el mercado barcelonés de La Boquería.
El idioma. «Nunca he hecho una canción en inglés, jamás lo haría. Viví un año en Estados Unidos, pero no pienso en inglés y no me veo capacitada para hacer ni para interpretar una canción en inglés, ni en francés, ni en ningún otro idioma. De hecho, no entiendo que la gente lo haga».
Los gustos. «De pequeña, mi padre escuchaba música brasileña, Chico Buarque y así, y mi madre a Manzanita, Mecano, Julio Iglesias… Al crecer empecé a escuchar Radio 3: los Cure, Pavement, Sonic Youth, Franco Battiato, que es un genio… Ahora escucho poca música: amigos como Tarántula, Joe Crepúsculo, Manos de Topo… Valoro mucho las propuestas personales, porque, en estos tiempos, triunfa una chica con guitarra y de repente salen cincuenta. Pero bueno, supongo que todos nos sentimos diferentes y al final somos más parecidos de lo que pensamos».
Las descargas. «Para mí, esta situación en la que la gente se descarga música es la normalidad. Me da pena, eso sí, que se haya perdido el concepto del disco o del CD: tu libretito, tu portada, tus créditos. Lo leías, lo sobeteabas, lo escuchabas una y otra vez. El ritual ha desaparecido».
Las referencias. «Me han comparado con Jeanette o con Cecilia, pero no son un ejemplo para mí. Para mí, un ejemplo es PJ Harvey, aunque no me parezca nada a ella».
Extremoduro. «Era amiga de un chico de Dro y me dijo que Robe Iniesta quería una portada y ya la tenía clarísima: quería una carretera, una furgoneta averiada… Sólo hacía falta alguien que lo pintase y lo hice yo. A raíz de eso, empecé a escuchar a Extremoduro y las letras me parecieron buenísimas, alucinantes, increíbles. Robe es un poeta».

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.