Ir al contenido

HAZIAK II: y Celedón subió a la estratosfera

2014 julio 21
por Manu Arregi Biziola

Tras la exitosa misión de TXANTXIKU I, esta vez le tocó al icono de las fiestas de Vitoria-Gazteiz, Celedón, subir a la estratosfera. laotramitad ha publicado un estupendo vídeo de la misión, en base a las fotos y vídeos obtenidos. El proyecto, coordinado por laotramitad, se enmarcada en el programa de ocio joven HAZIAK de la Unidad de Juventud del ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, en colaboración con la Biblioteca Ecologista GAIA y la Agrupación Astronómica Vizcaína.

Más información: Sonda estratosférica HAZIAK II

Los Sanfermines y el Sistema Solar

2014 julio 3
por Manu Arregi Biziola

Ciencia en el bar es un proyecto impulsado por la Unidad de Cultura Científica de la Universidad Pública de Navarra. Joaquín Sevilla, profesor titular de Tecnología Electrónica en la Universidad Pública de Navarra, y Javier Armentia, coordinador del Planetario de Pamplona nos explican, en un bar, conceptos científicos de manera sencilla. En esta primera entrega, el tamaño del Sistema Solar frente al recorrido del encierro de los Sanfermines.

En septiembre, nueva entrega: ¿por qué se empañan las gafas?. Más información: El sistema solar reducido a la escala del encierro de Pamplona, primero de los vídeos de la serie divulgativa “Ciencia en el bar”

Cielo de julio de 2014

2014 julio 1
por Manu Arregi Biziola

¿Qué veremos en el cielo a lo largo de julio? Fernando Beltrán (La costa de las estrellas) nos lo explica en estos dos vídeos. Interesantes ambos, independientemente de en qué hemisferio vivamos, pues siempre incluyen interesantes lecciones astronómicas.

Hemisferio Sur, julio de 2014

Hemisferio Norte, julio de 2014

Txantxiku I, de Oñati a la estratosfera

2014 junio 16
por Manu Arregi Biziola

Sábado, 14 de junio de 2014. Son las 11 de la mañana y todo está casi listo para el lanzamiento. Si todo va bien, TXANTXIKU I subirá esta mañana a la estratosfera. En la actividad participan 12 chicos y chicas de los tres colegios de Oñati en una colaboración entre el Gazteleku de Oñatiel grupo de divulgación astronomía La otra mitad, de Gazteiz, la Agrupación Astronómica Vizcaína e Ilatargi Astronomia Taldea. Gran cantidad de gente asiste al lanzamiento, chicas y chicos en su mayoría. Gente de joven de todas las edades ¡Qué alegría!

Tras recibir el OK desde el control aéreo del aeropuerto de Loiu, el globo comenzó su rápido ascenso a las 11h38m29 desde la plaza Errementari de Oñati. El globo a subido comenzó su ascenso veloz, a unos 5 m/s. La brisa era ligera y el txantxiku (nombre cariñoso con el que nos llaman a los de Oñati y que significa rana) ha superado con nota la primera prueba: atravesar la sierra de Aizkorri. Como nos cuenta Julio Corredera, de laotramitad, “a las 11h52 pasó a unos 400m al E del Santuario de Aranzazu pero a 3.973 m de altitud. Se desplazaba bastante recto, en dirección a Estella. Sobrevoló la N1 por encima del polígono industrial de Asparrondo al sur de Zalduondo a 9.892 m volando en dirección SE.

El contacto por GPS se perdió a las 12h36 a unos 2km al norte de Ancin en Navarra. Marcaba 18.235m de altitud, puede ser dudosa…. El contacto se recuperó a las 13h29 cuando estaba según los datos a 18.277m de altitud a unos 2 km al norte de Izki en la montaña alavesa justo en medio del parque natural. Las corrientes de chorro la habían desplazado hacia el Oeste. Sobrevoló la Sierra Cantabria sobre Meano  a las 13h40 a 9.200m de altitud para, finalmente, posarse plácidamente en un viñedo a 1 km de Viana. Este ha sido el recorrido, según los datos del GPS. La parte que falta, la que perdimos el contacto, coincide prácticamente con el desplazamiento en dirección oeste.”

 

El aterrizaje tuvo lugar a las 14:00 cerca de Viana. El tiempo de vuelo total: 2h22min. De ellos aproximadamente 1h40 de subida y algo más de 40 minutos de bajada. Estimamos que en la máxima altura habrá superado los 35 000m. A medida que el globo ascendía, debido a que descendía la presión, el globo se ha ido hinchando pasando de los casi dos metros de diámetro que podrá tener al principio a casi 10. En ese momento el globo estalla y comienza a caer. Al principio muy rápido porque la ausencia de atmósfera baja densidad de la atmósfera a esa altura hace que no se pueda desplegar el paracaídas. Ha llegado un momento en el que el paracaídas se ha abierto para aterrizar, suavemente, a 1 km de Viana, tal y como nos señalaban las ultimas previsiones antes del lanzamiento. Aunque parezca increíble, el txantxiku ha llegado intacto, con la ikurriña y el casco perfectamente en su sitio. El sitio de aterrizaje ha sido ideal, entre viñedos.

Tras reparar fuerzas en el exterior de las piscinas municipales de Viana, llegó el momento de la verdad. Abrir la sonda y comprobar si habíamos grabado algo y como había quedado todo. Gritos de alegría al ver que todo había quedado registrado a la perfección. Unas imágenes en vídeo del txantxiku con una increíble nitidez tomadas a casi 36 000 metros. También funcionó a la perfección la cámara del móvil que grababa el ascenso desde el fondo de la sonda, una toma cenital de Oñati y de la gente que se ha acercado al lanzamiento.

Aquí tenéis un vídeo resumen de la misión. El vídeo final lo editará Julio Corredera, de La otra mitad, para después del verano. Son muchos vídeos y miles de fotos y eso lleva su tiempo.

A pesar de que lo llamativo de la misión es el vídeo del txantxiku, hemos medido la temperatura y presión en el ascenso. Además, los componentes de la Agrupación Astronómica Vizcaína incorporaron un detector de rayos cósmicos que también ha recogido gran cantidad de datos que habrá que analizar.

Para que os hagáis una idea del resultado del vídeo final, os dejo con el vídeo de HAZIAK I, el proyecto de laotramitad de ahora justo hace un año.

Haziak 1 from laotramitad on Vimeo.

A pesar de todo, lo mejor, el trabajo en equipo entre la gente del Gazteleku de OñatiIlatargi Astronomia Taldea, el grupo de divulgación astronomía La otra mitad, de Gazteiz y la Agrupación Astronómica Vizcaína. ¡¡¡Sois todos geniales!!!

Tránsito de Venus, tránsitos de Mercurio

2014 junio 3
por Manu Arregi Biziola

Ver pasar un planeta por delante del disco solar es algo realmente emocionante. Tuve la suerte de ver el tránsito de Venus de 2004, peleando con las nubes, como no. El tránsito de Venus es un fenómeno muy raro. Tiene lugar por pares (2004 y 2012) y luego no vuelven a repetirse hasta más de un siglo después. Me temo que para el 11 de diciembre de 2117, fecha del próximo tránsito, pocos quedaremos ya por aquí.

Por tanto solo nos queda recordar cómo fueron los tránsitos pasados y conformarnos con ver los próximos tránsitos de Mercurio, menos espectaculares, por tamaño, pero más habituales. Al final hablaremos de estos. De momento, este vídeo del último tránsito de Venus. Su autor, Thomas O’Brien. Lamentablemente, no hemos encontrado datos al respecto. Está claro que es el último, el que tuvo lugar el 5-6 de junio de 2012, por las manchas que presenta el Sol. Lo más curioso, el final, con el Sol poniéndose en pleno tránsito.

Transit of Venus Across the Sun from tmophoto on Vimeo.

Como decíamos, aún nos quedan los tránsitos de Mercurio. Estos son los que tendrán lugar en el siglo XXI. Dos de ellos han pasado ya.

Fuente: wikipedia

Sin echar la vista muy lejos, ahí tenemos ese tránsito del 9 de mayo de 2016. En condiciones favorables tanto para Europa como América. No queda tanto.

Rotación completa de Marte

2014 junio 2
tags:

por Manu Arregi Biziola

Un aficionado francés a la astronomía, de seudónimo pacal publicó la semana pasada esta animación en la que se muestra una rotación completa de Marte. Es una composición de 10 imágenes separadas, tomadas a lo largo del mes de abril y los primeros días de marzo. Increibles imágenes que nos permiten, viendo el planisferio que colocamos aquí debajo, en paralelo, aprender la geografía marciana. ¿Localizáis el Monte Olimpo (Olimpus Mons)?

Cielo de junio de 2014

2014 junio 2
por Manu Arregi Biziola

¿Qué veremos en el cielo a lo largo de junio? Fernando Beltrán (La costa de las estrellas) nos lo explica en estos dos vídeos. Interesantes ambos, independientemente de en qué hemisferio vivamos, pues siempre incluyen interesantes lecciones astronómicas.

Hemisferio Sur, junio de 2014

Hemisferio Norte, junio de 2014

Adiós al cielo de invierno, verano en el Hemisferio Sur

2014 mayo 30
por Manu Arregi Biziola

Crédito: Manu Arregi Biziola

Unas fotos atrasadas del cielo de invierno del Hemisferio Norte (de verano en el Sur). Las tenéis también en mi página de Flickr, sin dibujos y las originales. Adiós, Orion ¡Nos vemos de nuevo dentro de unos meses!

Crédito: Manu Arregi Biziola

Crédito: Manu Arregi Biziola

Crédito: Manu Arregi Biziola

Crédito: Manu Arregi Biziola

Crédito: Manu Arregi Biziola

Crédito: Manu Arregi Biziola

Camelopardálidas: radiante meteórico y resultados provisionales

2014 mayo 27
por Manu Arregi Biziola

Camelopardalidas y la ISS. Credito: Malcolm Park (North York Astronomical Association)

El domingo, 25 de mayo, las Camelopardálidas fueron objeto del APOD del día. Es la foto que publicamos ayer y que nos hemos permitido “tunear” hoy. No nos gusta demasiado la composición, pues nada pinta en esto la ISS y contribuye a despistar a la gente. Más de uno pensará que ese trazo largo que cruza en diagonal el cielo es  una camelopardálida. Nada más lejos de la realidad. Es la traza que deja, a su parsimonioso paso, la brillante Estación Espacial Internacional (ISS).

Pero tomamos como excusa la foto para mostrar qué es un radiante meteórico y como saber, en una lluvia de meteoros, si lo que vemos es un meteoro del radiante o un esporádico (meteoro no asociado a la lluvia concreta). Eso lo muestra, perfectamente, la foto. En ella vemos, claramente, tres camelopardálidas. Se reconocen porque, alargando hacia atrás sus trayectorias, estas convergen en un mismo punto: el radiante meteórico. En la misma foto vemos un esporádico, señalado por la flecha naranja. Su dirección, claramente, diverge de las otras. Cuidado que es posible que lo que creemos es un esporádico sea, en realidad, el destello de algún satélite artificial. Pero nos sirve para ilustrar la idea.

¿Por qué se llaman Camelopardálidas? Porque ese punto en el cielo en el que convergen está situado en la poco conocida constelación de Camelopardalis (La Jirafa). El siguiente mapa, junto con los asterismos de la Osa Mayor y Menor dibujados en la foto, nos sirven para verlo.

¿Cómo está el balance provisional de la lluvia? Tal y como apuntábamos en el anterior artículo -¿Decepcionantes Camelopardálidas?-, siendo evidente que la lluvia resultó muy discreta en visual, con un máximo de, quizá, alrededor de 15 THZ, cobra fuerza la idea de que en radar sí fue relativamente intensa. La debilidad de los meteoros (muchos en magnitud 6-7 o superior), debido a su discreto tamaño y, sobre todo, a la relativamente lenta entrada en la atmósfera, como apuntamos en ¿Tormenta de estrellas el viernes? Rebajando, bastante, las espectativas, hizo que resultara prácticamente imposible verlos.

Actividad meteórica registrada por el Canadian Meteor Orbit Radar (CMOR) el 24 de mayo. El radiante más denso aparece en rojo (CAM) y corresponde a más de un centenar de registros. Cortesía P. Brown (UWO/CMOR).

Más información, en la actualización al final de este artículo de Josep M. Trigo¿Una tormenta meteórica el próximo 24 de mayo?

¿Decepcionantes Camelopardálidas?

2014 mayo 25
por Manu Arregi Biziola

Camelopardalidas y la ISS. Credito: Malcolm Park (North York Astronomical Association)

Pasó la gran noche y resultó que la esperada lluvia de Camelopardálidas, asociadas al cometa 209P/LINEAR, no cumplieron las previsiones más optimistas. En ese sentido, decepcionaron. Pero, ¿podemos catalogar como decepción que, aproximadamente a la hora pronosticada, una serie de partículas, dejadas hace más de un siglo por este pequeño cometa descubierto hace 10 años, cayeran a la Tierra tal y como calcularon los expertos? Al contrario, a nosotros nos parece un triunfo de la ciencia que estos pronósticos se hayan cumplido. No perdamos la perspectiva: se ha podido calcular, con mucha precisión, cuando caerían a la Tierra esos pequeños restos que desprendió el cometa hace tanto tiempo.

¿Qué ha fallado para que no tuviera lugar la gran lluvia de estrellas? Es pronto para dar conclusiones definitivas. Aún se están recibiendo observaciones y, posteriormente, llegará el momento de analizar los datos. Hay quien aventura que el error ha sido sobrestimar la cantidad de material que este cometa de poca actividad dejó entre 1803 y 1924. La escasa cantidad de meteoros observados apunta, aparentemente, en esa dirección.

José J. Chambó (Valencia, Spain) observó apenas 7 camelopardálidas en 2 horas (1:30 a 3:30 UT), de lo que deduce un índice THZ de 35. Aunque, de momento, los observadores de IMO (International Meteor Organization) apuntan a una tasa aún menor, inferior a 15.

Fuente: IMO

A pesar de todo, y subrayando lo provisional de los datos, esa gráfica me parece espectacular. Porque apunta a un máximo en la hora prevista, entre las 6 y las 7 UT del día 24 de mayo. Los resultados, eso si, son muy elocuentes: 90 camelopardálidas observadas por 30 observadores.

De todas formas, sigue sin estar claro lo sucedido. Guillaume Cannat, en Nouvelle pluie d’étoiles filantes : un premier bilan, nos cuenta que el belga Emmanuel Jehin, midió, en radio, un pico de entre 60 y 120 fugaces por hora. Pico centrado, aproximadamente, en el momento previsto por Jeremiahs Vaubaillon. Fueron ecos débiles, inobservables a simple vista. El problema, entonces, sería el que apuntábamos en ¿Tormenta de estrellas el viernes? Rebajando, bastante, las expectativas. La lentitud relativa de entrada de estos meteoros restó, muchísimo, espectacularidad a la lluvia. En una cosa si se ha fallado: la previsión de que numerosas partículas serían de gran tamaño no se ha cumplido. Si que se han visto bólidos, pero muy, muy pocos.

Sea como fuere, hay que sacar conclusiones de todo esto. ¿Mereció la pena dar la voz de alarma para la observación de la posible lluvia? Si, por supuesto. Se trataba de una posibilidad real. En lo que se ha fallado, como tantas veces, es en no subrayar que se trataba de eso: una posibilidad. Merecía, por tanto, estar allí para verlo. Esta vez, además, disponíamos de una herramienta para saber, de antemano, si merecía la pena salir a observar o no. La emisión en directo de lo que iba observando la estación de David Cardeñosa ya mostró que no había nada espectacular que observar esa noche.

Por cierto, respondiendo a una pregunta que está en el aire: ¿se repetirá el próximo año la lluvia de Camelopardálidas? No. Las circunstancias orbitales de este año eran excepcionales y no se repetirán los próximos años. Las Camelopardálidas se fueron para no volver. no se repetirán hasta 2022 y 2045.

Cada uno tiene que sacar sus propias conclusiones. No podemos hacer caso de los medios de comunicación de masas. Siempre tienden al sensacionalismo. No les importa informar bien. Solo llamar la atención en busca de audiencia. Tenemos la red disponible para informarnos. Elegid de quien os poder fiar. Usadla.

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.