Blogs

Algo se mueve en el Everest

Algo se mueve en el Everest. Y no hablo del glaciar del Khumbu, en cuya cabecera, a la entrada del Valle del Silencio, para algunos el lugar más bonito del mundo, el pasado viernes murieron 16 sherpas sepultados por una avalancha. Esta tragedia, la mayor vivida nunca en el Techo del Mundo, ha convulsionado como nunca hasta ahora a la comunidad de guías y porteadores nepalíes, sin los que la escalada de centenares de alpinistas occidentales al Everest sería imposible.

Tanto que en estos momentos la temporada de ascensiones pende de un hilo. Los sherpas  han decidido plantarse ante las autoridades, a las que les exigen que parte de los dos millones de euros que cada año recauda el Gobierno por las expediciones que intentar subir el Techo del Mundo, repercuta en ellos, en forma de seguros y compensaciones en caso de accidentes. Y la amenaza de huelga no es ningún farol. La decisión se tomo ayer en el campo base del Everest con el apoyo de los líderes de las 31 expediciones comerciales presentes este año, el verdadero ‘Gobierno en la sombra’ del Everest entre marzo y junio. 

Los sherpas reclaman una compensación de 10.000 dólares (7.250 euros) para las familias de los 16 colegas muertos o desaparecidos, que el Gobierno pague el tratamiento de los heridos y que eleve la cobertura de los seguros a 20.000 dólares (14.500 euros). La petición parece elemental a ojos de un occidental residente en el primer mundo. Pero se entiende si se tiene en cuenta que ese tipo de coberturas son todo un lujo en Nepal. Sin ir más lejos,  el Gobierno nepalí ha anunciado un pago inmediato de 400 dólares (290 euros) para los familiares de las víctimas para cubrir los costes del funeral, pero no está prevista ninguna compensación para los sherpas que son contratados por las expediciones internacionales. Hasta ahora, eran las propias expediciones comerciales quienes daban asistencia financiera, a modo de donativo, a las familias cuando había algún accidente.

“Si no se cumplen las demandas, nos veremos forzados a lanzar fuertes protestas por el bien del pan de toda la comunidad sherpa”, señalaron en un comunicado. El servir de guías a los escaladores es el principal sustento para los sherpas, lo que les permite ganar casi 4.000 euros en un país donde el salario medio anual es de 500 euros.

Ang Tshering Sherpa, uno de los guías más famosos de Nepal y presidente de la Asociación de Montañeros de Nepal, ha explicado que “hay un gran dolor entre la comunidad” y que los sherpas guardarán duelo (por sus compañeros) durante toda la semana”. Ese es precisamente el plazo que los guías han dado al Gobierno para cumplir sus demandas. “Hay una situación de conflicto ahí arriba en la montaña. Es seria y podría consecuencias de largo alcance para la escalada en Nepal”, ha advertido, reclamando al Gobierno que “actúe sobre sus demandas inmediatamente”.

Por su parte, los representantes de las 31 expediciones que se encuentran en el Everest decidieron ayer en una reunión  que será cada uno de esos grupos el que decida si finalmente escala o no la montaña. Ang aseguró que no habrá “presiones” de ningún tipo a la hora de tomar una decisión. Por el momento, y durante esta semana de luto, todas las expediciones estarán paralizadas en el campo base. La ruta donde se registró la mortal avalancha, la cascada de hielo de Khumbu, paso obligado hacia los campo de altura en la ruta normal de la vertiente nepalí, ha quedado bloqueada mientras los ‘ice doctors’ (un equipo de sherpas al que todas las expediciones pagan una cantidad fija para que mantengan abierto y equipado ese peligroso tramo de la ruta durante la temporada de ascensiones)  decidirán si abren la vía o no, afirmó Ang.

Por su parte, los escaladores extranjeros están manteniendo estos días reuniones entre ellos para decidir qué van a hacer. Algunos ya han decidido que seguirán adelante con la expedición, mientras que otros, como el estadounidense Joby Ogwyn, que quería saltar con un traje de alas desde la cima del techo del mundo, han anunciado que cancelan su proyecto y se vuelve a casa en señal de respeto hacia los fallecidos

Unas 300 personas, entre ellas el viceprimer ministro nepalí, Prakash Man Singh, despidieron con honores hoy en un acto en Katmandú los restos de seis de los sherpas fallecidos, mientras que los otros siete cadáveres recuperados fueron entregados a sus familias en otras partes del país.

Familiares de uno de los sherpas fallecidos trasladan el cadáver hacia su lugar de cremación, en Katmandú. / AFP

Temas

alavalancha, Ang Tshering Sherpa, everest, huelga, Joby Ogwyn, muertos, protestas, reivindicaciones, sherpas, tragedia

Por Fernando J. Pérez e Iñigo Muñoyerro

Sobre el autor

abril 2014
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930