Ir al contenido

El Gobierno de Nepal suspende la búsqueda de los tres sherpas que siguen desaparecidos en el Everest

2014 abril 20
por Fernando J. Pérez

Los tres sherpas que permanecen desaparecidos de los 16 que fueron sepultados por una avalancha cerca del campo 1 del Everest el pasado viernes tendrán allí, a los pies del Techo del Mundo, su lugar de descanso definitivo. Las autoridades nepalíes decidieron ayer suspender las labores de búsqueda debido al mal tiempo y a la falta de datos del lugar exacto en el que pueden estar los cuerpos bajo la nieve.

Una fuerte nevada cubrió de nieve fresca el Valle del Silencio, a más de 6.000 metros de altitud, donde se produjo el alud, por lo que es muy difícil localizar los cadáveres, explicó un portavoz del Ministerio de Turismo, Madhusudan Burlakoti, en declaraciones recogidas por el diario ‘Himalayan Times’. Según compañeros de los desaparecidos, los cuerpos podrían estar a entre 80 y 100 metros de profundidad. Sus nombres son Pemba Tenji Sherpa, Aash Bahadur Gurung y Tenzing Chhotar Sherpa, informaron las autoridades.

La avalancha se produjo cuando los sherpas se encontraban a una cota relativamente baja en la montaña, cerca del campo 1, a 6.100 metros de altitud, a primera hora de la mañana del viernes. Ese mismo día fueron recuperados doce cuerpos y otro más fue hallado el sábado.

Este año, el Ministerio de Turismo de Nepal ha concedido permiso para escalar el Everest a 334 escaladores extranjeros. La temporada del premonzón se extiende de mediados de marzo a finales de mayo y reúne en el campo base del Everest a más de mil personas, entre escaladores, sherpas y personal de logística de las expediciones.

División en los sherpas

Tras el accidente, entre los sherpas han surgido algunas voces pidiendo el cierre del Everest para honrar a los fallecidos y han pedido un mayor apoyo a las autoridades nepalíes. “Me sentiría mejor si todas las expediciones de este año se cancelaran, ya que han muerto 16 personas. Sería un gesto de respeto. Si todos los sherpas lo hicieran, se resolvería el problema”, indicó Jyagba Sherpa a la agencia Reuters en Katmandú.

Mingma Sherpa, el primer sherpa en alcanzar los 14 ochomiles, denunció que de las tasas que cobra el Gobierno a los escaladores –que cada años suponen cerca de dos millones de euros– no se reinvierte nada en el bienestar de su etnia. “Los sherpas son la columna vertebral de las expediciones al Everest, pero el Gobierno los tiene abandonados”, denunció en el ‘Himalayan Times’. Sin embargo, otros sherpas prefieren seguir adelante con las expediciones, que son a menudo su única fuente de ingresos.

Desde el Gobierno han cedido la decisión a los propios sherpas. «Hemos emitido permisos de escalada. Así que no podemos impedir que suban. Del mismo modo, no podemos obligar a nadie a subir», explicó un responsable del Ministerio de Turismo, Tilakram Pandey.

Mientras tanto, algunos alpinistas occidentales de expediciones comerciales han comenzado a manifestar en las redes sociales su intención de seguir con sus planes de hollar el Everest pese a la tragedia. Es el caso de las alpinistas guatemaltecas Andrea Cardona y Bárbara Padilla quienes, tras lamentar la muerte de los sherpas  y anunciar que ellas no habían sufrido ningún percance, señalan que seguirán en el Everest.

Cardona escribió en su cuenta de Facebook: “Gracias a Dios el resto de nuestro equipo está bien. Mañana tendremos una ceremonia general aquí en el Campo Base”Por su parte, Padilla pidió oraciones para todos los alpinistas y aseguró que las muestras de solidaridad en las redes sociales “lo hacen a uno no sentirse solo”. A continuación ambas anunciaron que continuarán con sus planes de ascender el Everest por la ruta del collado Sur, la misma en la que se produjo la tragedia.

 

 

 

 

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.