Algunos conciertos de mayo | Evadidos - Blog elcorreo.com

Blogs

Carlos Benito

Evadidos

Algunos conciertos de mayo

a-giant-dog

 

De verdad que estas selecciones se vuelven cada mes más complicadas por la abundancia de oferta: caramba, podría haber elegido suficientes conciertos aunque este mes solo hubiese tenido un día, el viernes 3. Pero bueno, ahí van once citas de mayo en once salas diferentes, con artistas que abarcan desde el death metal hasta la viola experimental, pasando por el agro-rock.

A Giant Dog (día 1, La Nube). Me ilusiono mucho cada vez que un grupo que ha tenido canción de la semana en el blog se acerca a tocar por aquí, y más aún si se acercan tantísimo que casi acaban en el salón de mi casa. Los texanos A Giant Dog hacen canciones arrolladoras, entre el punk, el garaje y el glam, y además cuentan con la baza de su indómita frontwoman Sabrina Ellis, a la que han comparado por ahí con un Iggy en plena forma. Son los personajes de la foto de arriba y veo que también estarán, el mismo día pero en sesión vermú, en el Beleza Malandra de Bermeo.

Jaime Urrutia (día 3, Kafe Antzokia). No se ofrecen tantas ocasiones para ver en directo a Jaime Urrutia, el que fue cantante y guitarrista de Gabinete Caligari. Yo, de hecho, solo lo he visto una vez, y fue hace muchísimos años al frente del exitoso trío: diré aquí que a mí Gabinete me parecen lo mejor de su época, tanto en su etapa inicial afterpunk (Cómo perdimos Berlín, por ejemplo, es un himno en mi casa) como en su posterior evolución hacia lo roquero, lo cañí y/o lo comercial. Urrutia viene con su banda, Los Corsarios, y veo que sus setlists están bien servidos de manterial gabinetero. ¡Hasta Golpes toca a veces!

Triángulo de Amor Bizarro (día 3, Social Antzokia de Basauri). El viernes voy a incumplir una promesa. Un día puse a Dios por testigo de que vería a Triángulo en directo siempre que se pusiesen a tiro, y eso me ha llevado por ahora a diez o doce conciertos suyos. De hecho, ya tenía la entrada para esta cita del MAZ, pero me temo que al final les voy a traicionar con don Jaime. Completan la noche Viva Suecia y The Owl Project.

Pablo Und Destruktion (día 3, Kremlin). La selección de este mes está cargadísima de asturianismo, y eso que no he incluido la visita de Víctor Manuel el sábado 4 al Euskalduna. Un día antes, y también solapado de manera prodigiosamente exacta con Jaime Urrutia, el Kremlin recibirá al caballero Pablo García (que sigue siendo Und Destruktion aunque esta vez venga solo, porque la destrucción siempre le acompaña como estado mental) y sus temas de cantautor extremo, turbador y estimulante.

Johnny B. Zero (día 3, Muelle). Ya, ya, parece cachondeo recomendar cuatro conciertos que se celebrarán a la vez, pero he estado escuchando el material de esta banda valenciana, a la que hace un par de horas no conocía de nada, y me ha parecido sorprendente y sanamente apartado de los aburridos uniformes underground. El cuarteto (batería, sintetizador, saxo y guitarra, nada menos) es musicalmente omnívoro y cita a Prince como referencia de su desinhibición. Reconozco que me ha entrado la risa al leerlo, pero sí, no mienten y deberían triunfar. Telonean los bilbaínos Factory Lane en su primer concierto.

Morbidfest (día 13, Santana 27). Es la cita más estruendosa del mes, que tiene como gancho principal la presencia de David Vincent (que fue vocalista y guitarrista de Morbid Angel y, hey, también bajista de los industriales Genitorturers) al frente de su proyecto I Am Morbid, dedicado a repescar clásicos de la legendaria banda estadounidense de death metal. Si no me falla el recuento, completan la velada los también americanos Vital Remains, los alemanes Atrocity y los italianos Sadist.

‘Pop vasco vs. canción melódica de los años 70’ (día 16, Arriaga). Todas las convocatorias del ciclo Izar & Star tienen un componente muy importante de curiosidad, de intriga por ver cómo resolverán los grupos vascos de la actualidad sus versiones de material ajeno y a veces excelso, pero en esta entrega ese gusanillo de la sorpresa se muestra particularmente inquieto. McEnroe le meterán mano a Julio Iglesias, Corcobado entonará con su banda esas canciones enfermas de amor que tanto le gustan (y ha prometido que esta vez no faltará el indispensable Amigo de Roberto Carlos), los donostiarras Frank le darán a Nino Bravo, La Bien Querida & Ornamento y Delito se atreverán con Mocedades (que es una admirable osadía) y Francis, el de Doctor Deseo, anuncia un surtido selecto de «canciones sorpresa». Hagan lo que hagan, con este plan es imposible pasarlo mal.

Fee Reega (día 16, Hika). Bienvenidos, de nuevo, a Asturias, aunque sea dando un rodeíto por Alemania, de donde procede Fee. La cantante, afincada en Gijón y con un castellano deliciosamente plagado de asturianismos, hace con su banda una música oscura, humeante, intensa, de turbia poesía, con un punto decadente que a mí siempre me hace pensar en Nick Cave y en orquestas de muertos.

Los Berrones (día 17, Azkena). Ya que estamos en Asturias, nos quedamos por allí. Los Berrones son un emblema de la Asturias rural, la banda que supo adaptar al rock la idiosincrasia y la iconografía (y también el idioma) de las aldeas del Principado. Supongo que alguna de sus letras más conocidas se ha vuelto cuestionable en estos tiempos más delicados, pero tienen canciones que me siguen pareciendo tremendamente emocionantes. Chacho, onde tas, Chacho, fuisti pa’l otro mundu sin haberlo probao.

Julia Eckhardt y Asmus Tietchens (día 18, Azkuna Zentroa). El programa de música experimental Hotsetan trae a la Alhóndiga a Asmus Tietchens, una de esas vacas sagradas de la música alemana que enlazan la escena krautrock de los 70 con la vanguardia más académica de Stockhausen y compañía. Como suele ocurrir con estas figuras, Tietchens abarca lo árido y lo accesible, ya que algunas de sus piezas más planeadoras y sugerentes son muy disfrutables. Completa el cartel la violista belga Julia Eckhardt, que interpretará el Occam IV de Éliane Radigue, estática pieza de sonido continuo que plantea todo un reto a la resistencia y a la entereza mental de los intérpretes (y de los oyentes, añadirán los más escépticos).

Automelodi (día 19, Nave 9). Automelodi citan entre sus referentes a Suicide y D.A.F., pero su música es esencialmente tecnopop, sin las asperezas ni la tensión rítmica que pueden sugerir esas venerables influencias. Y no lo digo en plan de crítica, porque hacer tecnopop es muy difícil (ay, cuántos grupos suenan trillados, creyendo que la producción resultona puede suplir la falta de inspiración melódica) y el dúo de Montreal lo borda: sus canciones suenan evocadoras, oscurillas pero no sufrientes, con ese toque cosmopolita, sentimental y un poco juguetón que siempre dan (al menos, en mis simplones oídos) las letras en francés. Escuchen, si no, esta Métropole sous la pluie tan preciosa. Ah, telonean Perky Pat.

 

Por Carlos Benito

Sobre el autor


abril 2019
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930