'Transformers 3', Michael Bay en la Luna

Ya tenemos el primer tráiler de ‘Transformers 3 ‘ y, contra todo pronóstico, tiene buena pinta. Aunque después del desastre de ‘TF2’ la verdad es que casi cualquier cosa tendría buena pinta. Pero el caso es que lo poco que muestra este avance es muy sugerente y de hecho hace que este post casi entre en los terrenos de blogs vecinos como ‘Magonia ‘ o el ‘Gabinete secreto ‘ de aquí al lado.

Del mismo modo que Roland Emmerich incluyó la mitología popular del UFO crash de Roswell y el Área 51 en la telegráfica trama de ‘Independence Day’, Michael Bay ha hecho lo mismo con la paranoia de la conspiración lunar sobre el vuelo del ‘Apolo 11’ a nuestro satélite, pero no en la variante de ‘todo fue un montaje rodado por Kubrick en un desierto’, sino en la otra y más chula de ‘los astronautas vieron algo -ruinas, ovnis…- y los tipos malvados del gobierno lo han ocultado durante décadas’, popularizada en nuestros pagos por JJ Benítez y similares.

Sin querer entrar en el jardín de Magonia, no sé si la distinguida audiencia de este blog sabe lo que veía en realidad Edwin Aldrin cuando transmitió el enigmatico mensaje de ‘Dios mío, ya están aquí de nuevo’, que tantas elucubraciones ha desatado. Bueno, en realidad no vio nada: lo que sentía volver eran los retortijones y el apretón de la diarrea que sufría en ese momento. Supongo que Michael Bay se saltará esta parte. O no, teniendo en cuenta el tipo de humor que le gusta. Por de pronto, el tráiler revela una presencia en la Luna de… de… ¿Unicron? ¿Vector Prime? ¿Alpha Trion? ¿Rodimus? Hagan sus apuestas, transfans.

Irvin ya es uno con la Fuerza

Últimamente hay más difuntos en este blog que en el cementerio de ‘Phantasma’. Ya estoy cansado de escribir la frase “nosequién ha muerto”. Así que diré que Irvin Kershner ya es uno con la Fuerza . Hoy leemos por todas partes que dirigió la mejor película de las seis que componen la serie de ‘La guerra de las galaxias’ (lo siento, no me acostumbro a llamarla ‘Star Wars’), ‘El imperio contraataca ‘. Vistas las tres más recientes, se puede decir que la cosa no era muy difícil, pero desde luego afrontar el embolado de rodar la secuela de ‘Star Wars’ en 1978 fue toda una hazaña. Ahora es una perogrullada decir que ‘La guerra de las galaxias’ es una gran película, pero en su día muchos no parecían tenerlo tan claro. Kershner fue un artesano competente al que se le encargó dirigir la secuela del taquillazo de la temporada. Asumió la tarea con profesionalidad a prueba de bombas, supo ahondar en las virtudes de la película de Lucas y, según algunos, profundizar en los aspectos más interesantes de su historia. Esto último es discutible porque en realidad ese mérito es de Lawrence Kasdan, que firmó un guión brillante junto a Leigh Brackett. La virtud de Kershner fue tener la paciencia, la sangre fría y el oficio para dirigir todo el tinglado desbocado que supuso la producción de ‘El imperio…’ y tener la templanza suficiente para sacar lo mejor de sus actores. Por eso, algunos de los mejores momentos de la película ni siquiera tienen FX, como el beso de Han y Leia interrumpido por C3-PO en el ‘Halcón’ o el cruce de miradas entre Leia y Han cuando éste está a punto de ser congelado en carbonita. ‘El imperio contraataca’ es una gran película por méritos propios y se mantiene por sí sola, sin necesidad de apoyarse en todas las demás partes de la serie. Y desde luego, comparada con las tres últimas carnavaladas galácticas sin medida entregadas por Lucas parece ‘La diligencia’. Además de ‘El imperio…’, Kershner realizó por lo menos otras dos cintas reivindicables: ‘Robocop2’, en mi humilde y desnortada opinión, superior a la primera, y ‘Nunca digas nunca jamás’, el filme no oficial de James Bond protagonizado por un más que madurito Sean Connery. Nos ha dejado un buen artesano del cine. RIP.


PD: observo con escándalo que en www.starwars.com no se recoge la noticia y la apertura de la web es la oferta de no se qué pendrives con fotos de la princesa Leia… En esto se ha convertido ‘La guerra de las galaxias’.

Leslie Nielsen RIP

Elegí un mal día para recuperar este blog. Leslie Nielsen ha muerto . Irvin Kershner también. Descansen ambos en paz. Espero poder dedicarle unas líneas a Kershner , director de una de mis películas favoritas (a ver si adivinan… es fácil), pero antes quiero rendir mi homenaje a Nielsen. Lo usual en su caso es decir aquello de “oh, bueno, la fama le llegó tarde, cuando se dedicó a protagonizar patochadas después de ‘Aterriza como puedas’. Pero antes hizo cosas muy dignas como ‘Planeta prohibido'”. ¿Cómo? A la mierda ‘Planeta prohibido’. Robbie es una tostadora y el platillo es ridículo. Nielsen fue un gran intérprete de patochadas, un gran payaso. Todas, absolutamente todas y cada una de sus apariciones en ‘Aterriza como puedas’ son un gag. Todas. Le dio una nueva dimensión a la muy digna palabra cómico y, aunque solo sea por ese papel, merece ser recordado. Gracias por las risas, Leslie.

Dino de Laurentiis ha muerto

Dino de Laurentiis ha muerto.

Dino de Laurentiis ha muerto y ahora lo suyo sería lanzarse sobre la wikipedia, la frikipedia y la imdb para pergeñar un post cultureta a lo periodismo google y quedar estupendamente. Pero no. Escribo a vuelapluma o, mejor, a a vuelateclado. Un compañero acaba de recordarme el papel que jugó De Laurentiis como productor en el nacimiento y desarrollo del neorrealismo italiano, ‘Arroz amargo’ y todo eso, pero a mí me pilla un poco a desmano, la verdad. Para mí Dino de Laurentiis fue ‘King Kong’, ‘Flash Gordon’ (“A-aaaaaah”), ‘Orca’ (la secuela casi se rueda en Bilbao), ‘Conan’ y ‘Dune’. Sobre todo ‘King Kong’ y ‘Dune’.

Me explico: la primera película que vi en el cine fue ‘King Kong’ (1976), producción del ahora finado dirigida por John Guillermin. Tu primera película es LA película. Y eso supongo que vale para todo el mundo, incluso si tu primera película es ‘Par / Impar’, con Bud Spencer y el otro, o ‘El retorno de Sabata’. En el caso del Kong de Guillermin/De Laurentiis el resultado era más que digno -a mí me lo parece, si no les importa- y todavía revivo la sensación de misterio y maravilla que me produjo aquella primera vez, cada vez que la reviso en DVD -la isla en la niebla, el desembarco en la playa, la aparición terrible del gorila en la noche-. Luego uno crece y descubre la clase de productor que era De Laurentiis, trapacero y agarrado, peleón y exprime directores. Dicen que ‘Dune’ es como es, para bien o para mal, estupendísimo desastre, gracias a/por culpa de Dino de Laurentiis. Porque está ‘Dune’, claro. Esa magnífica mala película que siempre es un placer revisar a pesar de/gracias a todas sus asombrosas imperfecciones.

La firma del productor napolitano figura en los créditos de una cantidad increíble de largometrajes, muchos malos, muchos buenos, muchos de los otros pero la mayoría de esos que nos entretuvieron mucho, muchísimo, en los 70 y los 80 a quienes entonces estábamos en edad de devorar todo lo que nos echaran, todo lo que nos proyectaran en los cines de barrio y parroquiales, lo mismo fueran westerns de pasta recocida, monstruosidades japonesas agigantadas y refritos italianos de humanoides galácticos.

En fin, que Dino de Laurentiis ha muerto y me ha dado mucha pena. He leído muchas veces las palabras ‘Dino de Laurentiis presents’ en una pantalla para saber por qué me la ha dado. ¡Joder, que produjo ‘Manhattan Sur!’

Descanse en paz

Zombis, pizzas y anuncios interactivos

Estoy hasta los huevos de zombis. Y mira que antes me gustaban. Porque no había nada como una buena película de zombis. Esa desazón que generaba aquel plano de la ciudad desierta con el que se abría ‘El día de los muertos’, la angustia que causaba ‘Zombie’… Y también protagonizaban auténticas buenas malas películas. No sé si me entendéis. Las de Lucio Fulci y similares, vaya. Pero la saturación actual no tiene perdón de Dios. Hay zombis por todas partes. Esto sí que es una epidemia, pero de aburrimiento. Zombis nazis, superhéroes zombis, ‘Orgullo y prejuicio y zombis’, ‘La cartuja de Parma zombi’… Qué coñazo.

Aunque siempre hay una excepción. Lo único que me ha gustado últimamente de Zombilandia es ‘Deliver me to hell’, una “aventura interactiva de zombis” que en realidad es un anuncio de la cadena neozelandesa de pizzerías ‘Hell Pizza’. Se trata de uno de esos videos interactivos que ahora arrasan en Youtube así que es probable que ya lo conozcáis u os haya llegado a través de Facebook, que es como uno descubre estas cosas. A ver, tampoco es nada del otro mundo, pero te ríes. Me recuerda por una parte a ‘Shaun of the dead’ y, por otra, a aquellos horribles libros de aventuras interactivas que se popularizaron en los 80.

'Manolete Vs. Predator'

Buenos días, ‘Puños Fuera’ se reactiva.
————

El sábado fuimos a ver ‘Predators’, también conocida como ‘Manolete Vs. Predator’. ¿Es necesario explicar por qué? Este post podría ser breve. Brevísimo. Algo así como “‘Predators’ es un truñasco inmensurable”. Pero seguro que al responsable de los blogs de ‘El Correo’ no le parecería bien. Así que desbarraremos un poco sobre una película que, creedme amigos, no merece el precio de una entrada. Ni siquiera de cine de verano, que son gratis.

——–ATENCIÓN: SPOILERS———–

En cuanto a cine de consumo está claro que vivimos en la época de los refritos y precocinados, así que uno aspira como mucho a que lo entretengan con cierta eficacia cuando va a ver una cosa de estas de marcianos y planetas. Pero no esperéis nada de esto en ‘Predators’, que es una película muy aburrida y que se hace eterna. No es que las anteriores entregas de la saga fueran como para echar cohetes -Dios mío, qué devaluada está la palabra ‘saga’. ¡Si Erik el Rojo levantara la cabeza!-. Sí, ‘Predator’ era de John McTiernan y ‘Fotogramas’ la puso muy bien en su día -en serio, id a la hemeroteca- pero aquello no dejaba de ser una serie B más o menos bien llevada con un monstruo de saldo, por mucho que fuera obra de Stan Winston. La secuela resultó simpática sin más, porque apostó por un cambio radical de escenario, de la jungla a la ‘jungla de cristal’, y porque añadió más tiros y tacos. Y salía Rubén Blades. De las dos entregas de ‘Alien Vs. Predator’ casi mejor no hablar.

Algún listo está vendiendo ‘Predators’ como la resurrección de calidad de esta franquicia porque Robert Rodríguez es su último responsable. Y parece que durante un par de días la jugada ha funcionado. Yo no esperaba gran cosa, pero desde luego creía que iba a ver algo mejor que esto. La película está mal dirigida y peor interpretada. Destacan por lo malos Adrien ‘Manolete’ Brody y Laurence Fishburne, que merecen sendos Razzies. El montador debe de ser sonámbulo y ha realizado su trabajo mientras dormía. Los diálogos son de risa y en cuanto a las criaturas, siguen pareciendo de baratillo. Sólo una escena logra sobrecoger o despertar interés, el momento en el que los protagonistas contemplan el cielo extraterrestre del planeta al que han ido a parar.

La historia comienza siguiendo un esquema similar a ‘The Cube’: un grupo de personas que no se conocen entre sí despiertan en un entorno hostil sin saber cómo han llegado hasta él y se ven obligados a colaborar para sobrevivir. Esta parte, que de entrada parece interesante, es ventilada por el director, Nimród Antal, sin pulso alguno en cuestión de minutos. Manolete y sus amigos descubren que han sido abducidos por los Predators para ser trasladados como presas a un coto de caza. Curiosamente, el coto es un planeta con una selva de aspecto del todo terrestre. Uno de los personajes, aficionado a la jardinería de alto riesgo, hasta identifica una planta venenosa con su nombre científico y todo. Hay un momento en que atraviesan un bosque de eucaliptos que podría encontrarse perfectamente en Pontevedra. Si uno es aficionado a la ciencia ficción ‘hard’ a lo mejor espera una explicación de esto -¿es un mundo terraformado?-, sobre todo cuando se descubre que la rotación del planeta es más lenta que la de la Tierra y que hace muchísimo más calor que en una selva tropical terrestre. Pero se ve que los guionistas de esta patata no han leído a Ramón Margalef ni a James Lovelock. Así que, amigos ‘nerdies’, no esperéis que os aclaren este misterio. No, a Sheldon Cooper seguro que tampoco le va a gustar ‘Predators’.

Mientras recorren el jardín botánico, Manolete y los doce del patíbulo son perseguidos por los Predators y sus lebreles, que son como el bicho de ‘El pacto de los lobos’ pero como de oferta de los chinos. Por el camino se encuentran con Morfeo, que vive en una nave varada que no se sabe muy bien cómo ha llegado hasta allí. Ni cuándo. Porque lo de las incoherencias temporales es otra. Pero bueno, en fin. Morfeo es un chiflado cabrón que intenta acabar con ellos, pero logran huir. Sigue el consabido goteo de víctimas con ‘homenajes’ a muertes señaladas de ‘Alien’, ‘Aliens’ y ‘Predator’. Al final Manolete decide adoptar la misma estrategia que Ana Lucía en ‘Alien Vs. Predator’, aliarse con uno de estos bichos para acabar con sus congéneres. Nuestro héroe también imita a Arnold embadurnándose para que no lo detecten con infrarrojos, pero el resultado, en cuanto a comparación de físicos s refiere, es irrisorio. Al final sobrevive con la chica en un desenlace que, para nuestra desdicha, es abierto.

En resumen: 107 minutos de aburrimiento.

Megan Fox fuera de 'Transformers 3'…

… y a nosotros no nos importa demasiado, la verdad. O nos importa tan poco como a Don Murphy, productor de ‘TF1 y ‘TF2’, que en su Facebook ha escrito hoy “”Yes Megan is out of Transformers 3. You probably care more about it than I do”. que viene a significar “sí, hemos echado a Megan y no me quita el sueño. De hecho, ahora duermo más tranquilo, porque es una pedorra”. En fin. Mr. Bay no ha dicho nada todavía. Según las agencias, las candidatas para sustituir a la Fox son Bar Refaeli y Miranda Kerr, y Gemma Arterton . Las tres cumplen con creces los requisitos interpretativos exigidos por don Michael, a saber: son tres pibonazos.
Pero todo esto realmente no importa. No queremos saber quiénes son las actrices que salen, sino los robots que entran. ¿Qué tal Wreckage, por ejemplo? Hace buena pareja con Brawl, ¿no?

'Super 8', ya tenemos tráiler…

… y parece algo así como la fuga de Galvatrón. ‘Super 8 ‘, el proyecto ultra secreto del perdido J.J. Abrams, está generando una expectación que no es ni normal, teniendo en cuenta que el principal mérito de este hombre es haber creado un culebrón acerca de una isla desierta repleta de gente que hace senderismo mientras es acosada por un exceso de contaminación que suena como un taxímetro viejo. La cosa va del Área 51 y está producida por Steven Spielberg, así que tiene cierto aire a prólogo de ‘Encuentros en la Tercera Fase’ o a algo derivado de la primera parte de ‘Indiana Jones y la calavera de cristal’, aunque en los foros de IMDB ya se bromea con que pueda tratarse de una precuela de ‘Lost’: ‘Super 8: el origen del humo negro’. La web oficial de la película tampoco es que ayude mucho. Bueno, el caso es que aquí tenéis el tráiler y podéis entreteneros especulando sobre la naturaleza de la entidad que intenta salir de ese vagón. Nosotros apostamos por un transformer cabreado, claro.

Michael Bay se deshace de Skids y Mudflap

‘Transformers 3’ será mejor que ‘Transformers 2’ seguro. ¿Por qué? Porque los dos insoportables autobots gemelos Skids y Mudflap han sido eliminados de la historia. Lo ha confirmado el propio Michael Bay en este foro como respuesta a este post en el que se han colgado las primeras tomas del rodaje de ‘TF3’, y que podéis ver aquí y aquí . Probablemente Bay ha decidido deshacerse de ellos por la polémica que desencadenaron los estereotipos racistas que caracterizaban a los dos insoportables personajes y que -menos es nada- se perdían en la versión doblada al español. Ahora sólo falta que desaparezcan los bromazos sexuales de brocha gorda y la madre fumeta, y a lo mejor hasta sale una película decente además de espectacular. ¡Queremos a Simon Furman firmando el guión de ‘TF3’ ya!

'Crash and Burn' y su fugaz robot gigante


¿A quién no le pasó en la época de los videoclubes? Ibas con tu tarjeta de socio el sábado por la mañana y paseaba entre las estanterías buscando algo que llevarse al enorme, pesado y ruidoso reproductor Akai VS-3 de casa. Y te encontrabas con aquellas carátulas tramposas que prometían cosas que luego no había en las infames cintas de serie B e inferiores que se podían alquilar por el periodo máximo de 48 horas. ¡Quién no recuerda aquellas segundas y terceras partes italianas de ‘Alien’ que ahora parece que no existieron nunca? ¿aquellas películas de zombis que eran secuelas de precuelas inexistentes? ¿o las cintas de ciencia ficción cuyas ilustraciones prometían batallas y FX sin cuento que luego no aparecían nunca o eran recicladas -varias veces- de producciones de Roger Corman o recompradas de ignotas producciones polacas o húngaras? Siempre acababas cayendo. Veías naves, bichos y cosas chulas en la ilustración y alquilabas la película a sabiendas que luego ni las naves ni los bichos iban a aparecer por el metraje o que si lo hacían tendrían un aspecto y una factura astrosas.

Uno de los mayores contrastes que recuerdo entre lo que la caja prometía y la cinta mostraba fue ‘Crash and Burn ‘ (1990), de Charles Band . Recuerdo haberla visto en un estado continuo de estupefacción y de espera desesperada de la aparición del robot gigante que adornaba la carátula. Y, como no podía ser de otro modo, el artilugio de marras, animado artesanalmente por David Allen , sólo hacía acto de presencia durante 3 minutos, 3, al final de la trama. Antes había toda una hora de diálogos putrescentes, actuaciones infames y un guión inexistente.

Y lo mejor de todo es que el cacharro era activado por la chica con el sólo fin de aplastar de un pisotón a una especie de Terminator de saldo que amenazaba al héroe. Esta película confirma la teoría de que los japoneses tienen razón:los robots gigantes son la solución a todos los problemas . ¿Cómo no se le ocurrió a James Cameron para rematar a T-Arnie?

Bueno, pues aquí tenéis la escena, otra más para nuestra colección de robots gigantes en el cine. La máquina aparece hacia el minuto 2.40 y desaparece 3 minutos después (en dirección a una película mejor, como dice un comentarista en IMDB, porque el robot es de lejos el mejor intérprete de la película). A disfrutar. Otro día hablaremos de ‘Robot Jox’ que, siendo también una castaña, es bastante más interesante.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.