Ir al contenido

Arctic Monkeys – Crying lightning

2016 junio 6

Para muchos ‘Crying lightning’ es la canción fetiche de Arctic Monkeys. Para otros, una de las más flojas. Es más, gran parte de sus seguidores se sintieron decepcionados al escucharla como primer single de su esperadísimo tercer álbum, ‘Humbug’.

Con este tema de 2009 la banda rompía con el sonido al que nos tenía acostumbrados. Se atrevió con una composición para muchos oscura y densa, con slides de guitarra y bajo galopante, que podría pasar por cara B. Sin embargo, lo lanzaron como tema de presentación al parecer como parte de una estrategia de los ‘monos’ para que no se les viese el plumero comercial. ‘Humbug’, de hecho, se convirtió en el disco de la madurez definitiva del conjunto.

De cualquier forma, a estas alturas de la película Arctic Monkeys ya nos tenía acostumbrados, de forma puntual, a cambios de sonido radical. Para muestra, otro botón. Entre las rarezas musicales de Arctic Monkeys, encontramos ‘Brianstorm’, que carece de estribillo.

‘Crying lightning’ es una canción que crece cuanto más se escucha y puede llegar a engancharte. Es conocida por la gran cantidad de ocasiones en que ha sido utilizada en anuncios publicitarios.

Mensaje escondido

En cuanto a su contenido, es difícil saber exactamente a qué se refieren los británicos con esta canción. ‘Crying lightning’ es complicada a la hora de ser leída, en el sentido literal del significado, o interpretada, a nivel figurativo. Las apreciaciones sobre su mensaje pueden ser muy variadas. A saber, relámpago llorón, lloviendo rayos, llanto relámpago o sin explicación son algunas de las traducciones más habituales. Quizás en esta ambigüedad resida parte de su magia.

Pero, ¿qué querían contarnos exactamente Alex Turner y los suyos? Si te guías por el texto literal, hablan de una persona que de forma histérica rompe a llorar repentinamente, en un intento premeditado de llamar la atención.

No obstante, si vamos más allá, y en sentido un tanto figurativo, parece que Alex Turner rememorara la relación rota con su expareja Alexa Chung. Pudiera ser la estrategia que ella utilizaba para llamar su atención. Este tipo de comportamiento, lejos de ser del agrado, Alex lo comparaba con el de una niña a la que le encantan las golosinas –refiriéndose en realidad a que le gustaba marear al personal–.

Otra interpretación podría llevar a pensar que la amiga de Alex Turner usaba esta estratagema –llorar de forma repentina e histérica– como un pequeño truco para tenerle controlado a su conveniencia. Cuando Alex cedía, ella tenía la frialdad de pasar de él, hasta que el músico se dio cuenta de que todo era una trampa y le dijo que iba a romper con ella –«hablabas y masticabas tu última golosina…»–.

Poco a poco el protagonista intenta estar menos involucrado con la chica –«…pensando en excusas para posponerlo»–, hasta que al final la deja. Sin embargo, aquí aparece también la ambigüedad, Alex Turner confiesa al principio de la canción que este jueguecito le encanta, aunque luego dice que lo odia. Puede ser una forma de afirmar que esta manera de actuar de algunas chicas para tenerlo todo controlado puede llegar a herir los sentimientos de su pareja. Y para rematar, le manda un mensaje nada sutil: «Con pinta de complicada, pero no tan imposible como todo el mundo asume que eres».

Otras teorías dicen que el significado de esta obra no tiene nada que ver con lo anterior, sino que en realidad estaba dedicada a un fan que el cuarteto conoció en Asia. Al parecer, el seguidor en un principio era encantador, pero terminó por amargarles la existencia.

Debut radiofónico

‘Crying Lightning’ fue interpretada por primera vez en el show de Zane Lowe, en BBC Radio, en julio de 2009. El día 12 de ese mismo mes el sencillo debutó en las listas británicas en el puesto 12, únicamente mediante descargas.

El videoclip oficial fue presentado el 24 de julio de 2009 en la cadena Channel 4. Para dirigirlo, el grupo de Sheffield contó con Richard Ayoade, que ya había trabajado en el DVD ‘At the Apollo’ y en el audiovisual de ‘Fluorescent adolescent’, y que más tarde también se encargaría la producción de ‘Cornerstone’.

La grabación, curiosamente, no refleja ninguna de las historias comentadas y, en cambio, muestra a los Arctic Monkeys interpretando la canción sobre un pequeño bote a la deriva. De repente, al comenzar el solo de guitarra, surge desde el fondo del mar la enorme figura del líder de la banda, Alex Turner, que cae sobre sus rodillas. A continuación, aparece el resto de miembros, cual enormes monstruos marinos.

LETRA

Fuera de la cafetería al lado de la fábrica de galletas
estabas practicando un truco de magia
y mis pensamientos se embrutecieron mientras hablabas
y masticabas la última de tus golosinas

Tú dijiste ‘te equivocas si crees que no me han llamado fría antes’
mientras comías tu último regaliz de fresa
entonces me ofreciste tu atención en forma de chicle de bola
es todo lo que te quedaba y estaba siendo desperdiciado

Tus pasatiempos consistían en lo extraño, y retorcido y perturbado
y me encantaba ese pequeño juego al que llamaste ‘relámpago de lágrimas’
y como te gustaba putear al hombre de los helados en las tardes lluviosas

La siguiente vez que vi mi propio reflejo fue de camino a verte,
pensando en excusas para posponer
nunca pareciste ser tú misma desde el lado que tu perfil no podía ocultar

El hecho de que sabías que estaba llegando a tu trono
con brazos cruzados te quedaste en el banquillo como un dolor de muelas
te quedaste y resoplaste como si nunca hubieras perdido una guerra
aunque intenté tanto no sufrir la indignidad de una reacción
no había grietas a las que aferrarse o huecos a los que agarrarse

Tus pasatiempos consistían en lo extraño, y retorcido y perturbado
y odio ese pequeño juego al que llamaste ‘relámpago de lágrimas’
y como te gusta putear al hombre de los helados en las tardes de lluvia
con pinta de complicada, pero no tan imposible como todo el mundo asume que eres

VERSIONES

El grupo británico interpretó el tema que analizamos EN DIRECTO en el programa de MTV ‘Revolution live sessions’.

Mucho más tranquila la modalidad ACÚSTICA. Se puede encontrar en el álbum no oficial ‘Straighten the rudder’.

El italiano DIEGO BARBORINI, también en acústico, reinterpretó un fiel reflejo de la original.

Más transalpinos intentándolo. Y parece que no se les da mal al conjunto DAMAISTE.

.
Y una sorprendente versión de los tailandeses SOMKIAT.

‘Crying Litghning’ se presta también a una interpretación mucho más radical, como la de los polacos FUMEZ.

http://youtu.be/RelKt-MpI6w

Los norteamericanos THE OUTLAND la bordan.

ARCTIC MONKEYS proceden de High Green, un barrio de Sheffield, en Inglaterra. Son un claro ejemplo de una nueva generación de músicos que irrumpe en las listas de éxitos gracias a las redes sociales, sin tener siquiera que editar un primer disco.

Sus orígenes se remontan a 2002, cuando Alex Turner y Jaime Cook reciben con apenas 20 años sendas guitarras como regalo navideño. Tras aprender a tocar con un libro de partituras del disco ‘Be here now’, de Oasis, a ellos pronto se les unió el resto de la banda, dos compañeros de clase de Turner, Andy Nicholson y Matt Helders, bajo y batería, respectivamente. Por aquel entonces, se hacían llamar Bang Bang, pero cambiaron a Arctic Monkeys por puro capricho de Cook, quien siempre quiso tocar en una banda con este nombre.

La formación, devota del indie rock, bebe directamente de ídolos como The Jam, The Clash o The Smiths, cuya influencia se deja notar en su repertorio.

Dada la falta de medios, decidieron colgar una maqueta en la red, consiguiendo una respuesta masiva e inesperada por parte de los internautas, así como por la prensa británica, que se volcó en ellos en su afán por encontrar la nueva sensación del momento. En junio de 2003 dieron su primer concierto en un local llamado The Grapes, en el centro de Sheffield.

Tras unos cuantas actuaciones más, a los ‘monos’ se les ocurrió grabar sus demos en cd’s que regalaban en sus conciertos. Pronto la gente empezó a pasar las canciones a sus ordenadores y éstas fueron extendiéndose. Según los miembros de la banda «nunca lo hicimos para hacer dinero o lo que sea. Las repartíamos gratis y eso era la mejor manera para que la gente las escuchara. Eso hizo mejores los conciertos ya que el público se sabía las letras y las cantaban».

Poco después, comenzaron a triunfar con temas como ‘Fake tales of San Francisco’ y ‘I bet you look good on the dancefloor’. Tal fue su éxito que la discográfica Domino les fichó por una jugoso contrato, aunque en un principio la banda se negó a firmar, en parte porque sus miembros no estaban dispuestos a cambiar sus canciones para adaptarlas a los gustos de la industria

Con este sello discográfico editaron en 2005 ‘Whatever people say I am that’s what i’m not’, que se convirtió en el álbum de debut más rápidamente vendido en la historia de Reino Unido, tras distribuir 363.735 copias en su primera semana. Fue lanzado un mes más tarde en Estados Unidos y vendió 34.000 en una semana, convirtiéndose en el segundo disco indie de inicio más comercial y estrenándose en el puesto 24 de la lista de álbumes de Billboard.

Este trabajo les llevó a ganar el premio Mercury en septiembre de 2006, galardón que nació en 2002 para recompensar la innovación y creatividad en la música británica. Algunos artistas distinguidos en anteriores ediciones fueron Primal Scream (1992), Suede (1993), Pulp (1996) o Franz Ferdinand (2004).

Después vinieron otros álbumes como ‘Who the vuck are Arctic Monkeys’, en 2006; ‘Favourite worst nightmare’, en 2007; ‘Humbug’, en 2009; ‘Suck it and see¡’, en 2011; y ‘AM’, en 2012.

Los ‘monos’ han recogido multitud de reconocimientos a lo largo de su carrera, como por ejemplo, al mejor artista nuevo en los estadounidenses PLUG Independent Awards, el premio al mejor álbum en Japón, Irlanda y Estados Unidos, y como mejor banda y mejor álbum británicos en los Brit Awards de 2007.

El 27 de julio de 2012 participaron en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres, versionando ‘Come together’ de los Beatles y su primer éxito ‘I bet you look good on the dancefloor’.

En febrero de 2014 vuelven a asistir a la ceremonia de los Brit Awards, donde son nominados al mejor grupo y al mejor álbum del año, llevándose los dos galardones. Alex Turner, en su discurso de agradecimiento, rindió homenaje al rock & roll diciendo que «nunca moriré y no podéis hacer nada para evitarlo».

Desde entonces mantienen silencio sólo roto por proyectos personales. Seguro que protagonizan una fase creativa cuyo fruto pronto conoceremos.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.