Ir al contenido

Kortatu – Sarri, Sarri

2016 mayo 20

Resulta curioso que un grupo del rock radical vasco recurriera a ritmos jamaicanos para relatar en forma de canción la fuga carcelaria de dos presos de ETA. Pero así ocurrió en 1985, cuando Kortatu publicó ‘Sarri, Sarri’, sin duda uno de sus temas más populares y quizá también con el que la banda de Irun logró traspasar las fronteras de Euskadi y hacerse con un nombre en el rock que emergía en toda la península en la década de los ochenta, en contraposición a la movida madrileña.

El grupo liderado por Fermín Muguruza utilizó la canción ‘Chatty, chatty’, compuesta en 1980 por Frederick Toots Hibbert para su conjunto Toots & The Maytalsek, como estructura musical para contar una historia por la que hoy, con la actual legislación, podría enfrentarse a una condena por apología del terrorismo.

El trío guipuzcoano le añadió un tono ska, un ritmo pegadizo y convulsivo, que otorgó a su creación el sabor necesario para convertirse en una de las obras más bailadas y coreadas del último cuarto de siglo en el País Vasco. Aunque pocos sabían por aquel entonces que contaba la historia de Joseba Sarrionandia ‘Sarri’ e Iñaki Pikabea ‘Piti’, dos integrantes de ETA que lograron huir de la prisión donostiarra de Martutene escondidos en sendos altavoces el 7 de julio de 1985, día de San Fermín.

Ambos reclusos aprovecharon un concierto que ofreció en el recinto penitenciario el cantautor Imanol Larzabal, también antiguo miembro de la banda terrorista, pero por aquellas fechas totalmente desvinculado de su actividad y ajeno al plan. De hecho, el llamado mundo de la izquierda abertzale había convertido ya en su enemigo al difunto Imanol. La mejor voz de la Euskal Kanta Berria incluso se tuvo que exiliar algo más tarde en Guadalajara, donde murió.

Como ya dije con anterioridad en algún otro escrito, cuánto echamos de menos a Imanol ahora que su garganta está callada. Pocos como él supieron querer a su tierra y a sus gentes. Siempre comprometido con ella y ellos. Primero desde la política, luego con la palabra. Por eso es triste acordarnos de que Imanol se vio obligado a morir fuera de Euskadi, expulsado por quienes también siempre dicen amar a esta tierra y que, sin embargo, protagonizaron actuaciones destructivas con el pueblo al que decían defender, cuando realmente sólo se empeñaban en socializar su ignorancia sin respetar ni a personas ni a ideas.

Al parecer, y según se ha sabido con el paso del tiempo, la fuga fue organizada por el entonces escritor y crítico teatral Mikel Antza (Mikel Albisu Iriarte), posteriormente jefe de los comandos de la banda terrorista tras huir a Francia. Sarrionandia y Pikabea habían sido trasladados días antes desde el centro penitenciario de alta seguridad de Herrera de la Mancha a Martutene por motivos médicos, al alegar enfermedad de sus respectivas compañeras.

Aunque ‘Piti’ fue detenido dos años más tarde al norte de los Pirineos tras reintegrarse en ETA, de Sarrionandía nunca más se supo salvo por su producción literaria. En varias ocasiones se ha anunciado su presencia en Euskadi para presentar alguna de sus obras, pero nunca se ha producido de forma pública. Se asegura que podría residir en algún estado latinoamericano, quizá Cuba. Sí parece que en 2014 pisó suelo vasco de incógnito. Paradójicamente, pese a su condición de huido de la justicia española, en 2001 recibió el Premio Nacional de la Crítica en el apartado de narrativa en euskera, otorgado por la Asociación Española de Críticos Literarios.

Reacción inmediata

Kortatu, que meses antes también había actuado en Martutene junto a Barricada, valoró de inmediato las posibilidades que ofrecía aquel acontecimiento. «Conocimos a Sarri y otros presos políticos, y bromeamos con la idea de que se fugaran en las fundas de nuestros instrumentos, sin saber que ya estaban preparando su evasión», explicó Muguruza con posterioridad.

Al margen de sus conocidas posiciones ideológicas, la banda detectó que el tema podría calar con fuerza en la sociedad vasca de aquella época, en la que ETA todavía contaba con un considerable apoyo social. «Pronto me di cuenta de que aquel atrevimiento debía tener su canción», aseguró Muguruza, vocalista y líder, en una entrevista años después.

La grabación de ‘Sarri, Sarri’, que tomó el título del apodo de uno de los prófugos, Joseba Sarrionandia, tuvo lugar en los estudios Tsunami de San Sebastián un mes más tarde de la huida. El disco fue publicado por la discográfica Soñua antes de que finalizara el año.

Muguruza escribió la primera estrofa de la letra en castellano y la tradujo con la ayuda de su profesora de euskaltegi. Posteriormente colaboró también Josu Landa, escritor que pasó dos semanas internado en Martutene hasta que se demostró que no tuvo nada que ver con la huida. En la cárcel fue testigo de la euforia que el suceso originó intramuros. También participó en el proyecto Ruper Ordorika.

«Josu se encargó de la segunda estrofa y la tercera la hicimos entre los dos. Yo la tenía escrita en castellano y se fue transformando al traducirla. Por ejemplo, yo había incluido que los pañuelos de San Fermín cubrían el cielo de rojo y después San Fermín desapareció por problemas de métrica», detalló el cantante en la entrevista.

«Todo eso –prosiguió Muguruza– lo escribí el 8 de julio cuando leí en el periódico ‘Egin’ las reacciones de alegría que se habían desatado en toda Euskal Herria, especialmente en Iruña –donde se contaba cómo la gente lanzaba los pañuelos al aire– y Durango –donde hubo una manifestación y se pudo ver una pancarta con la inscripción ‘Biba tú’, que yo acuñé para la canción muy a pesar de mis irakasles–», señaló.

Poco más de un año más tarde, en el otoño de 1986, el músico guipuzcoano recibió una carta con un párrafo de Sarri y otro de Piti. Según relató, le comentaban que habían tenido noticias de que la gente enloquecía al escuchar la canción y que eso, a la vez que les asombraba, les parecía estupendo.

Paradójicamente, veinte años más tarde de su publicación, ‘Sarri Sarri’ fue esgrimida por la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) para promover un boicot a Fermín Muguruza, que ya caminaba en solitario una vez disuelto Kortatu. Incluso fue denunciado porque en alguno de sus conciertos volvía a interpretar el tema.

Muguruza considera que, con el paso del tiempo, la canción se ha convertido en un himno anticensura. «Tras los ataques y difamaciones por parte de la AVT se ha mitificado más y su proyección ahora va más allá de la celebración de una fuga». Asegura que cada vez que la canta siente algo parecido a lo que «debieron experimentar Villa y Zapata al entrar en la capital de México una vez triunfó la revolución».

La canción, rememoraba Muguruza, «fue un torpedo. La ponían hasta en discotecas a las que no nos dejaban entrar». Recordaba que incluso el exlehendakari Patxi López confesó recientemente a la revista ‘Rolling Stone’ haber danzado al ritmo de ‘Sarri, Sarri’ durante su juventud. «Cuando el rock radical vasco, Kortatu me volvía loco», declaró el líder socialista que, como tantos otros, inicialmente no era consciente del significado de la letra.

El VÍDEO exhibe a Kortatu, una vez conocida la noticia de la fuga de ‘Sarri’ y ‘Piti’, encaminándose, primero a su local de ensayo y luego a un bar, para tocar la canción. Fue grabado por el colectivo Tipula Beltza, obteniendo el primer premio del Festival de Vídeo Musical de Vitoria.

LETRA EN EUSKERA

Ez dakit zer pasatzen den
azken aldi hontan
jendea hasi dela dantzatzen sarritan
zerbait ikustekoa du
bi falta direlakoz
recuento generalean

Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri askatu,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, biba tú.

Irratikoak han ziren
emititzen zuzenean
paella jango zutela
eta Piti eta Sarri bere muturretan
saltzan zeudela konturatu gabeak

Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri askatu,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri.

Zaila dugu sortzea
doinu gogozagorik
Sarri dio herriak
txanpainaz ospaturik

Iruñeko entzierroa
desentzierroa hemen
zapi gorriak
zerua du estaltzen.

Ez dakit zer pasatzen den
azken aldi hontan
jendea hasi dela dantzatzen sarritan
zerbait ikustekoa du
bi falta direlakoz
recuento generalean

Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri askatu,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, biba tú

Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, bi badoaz,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, hanka kalera
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, bafleetatik…
kriston martxa dabil!

Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri askatu,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, biba tú

Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, bi badoaz,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, hanka kalera
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, bafleetatik…
kriston martxa dabil!

EN CASTELLANO

No sé qué es lo que pasa
de un tiempo a esta parte
que a menudo la gente empieza a bailar
tendrá algo que ver
con que faltan dos
en el recuento general

Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri libre,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, viva tú!

Hoy andaban los de la radio
emitiendo en directo
que comerían paella
y Piti y Sarri delante de sus narices
andaban tramándola, sin darse ni cuenta.

Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri libre,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri

Es difícil crear
sonido más gustoso,
el pueblo dice Sarri
celebrándolo con champán,
el encierro de Iruña
aquí es desencierro,
el pañuelo rojo
tapando el cielo

Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri libre,
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, viva tú!

Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, se van dos!
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, a la calle!
Sarri, Sarri, Sarri, Sarri, en los bafles…!
vaya marcha!

VERSIONES

TOOTS & THE MAYTALSEK y su ‘Chatty, chatty’ inspiraron a Kortatu.

En la canción también colaboró RUPER ORDORIKA, quien años más tarde aportaría su propia visión. Nada que ver con la original.

Durante el Esperanza Festival celebrado el 16 de octubre de 2015 en la localidad barcelonesa de El Prat, FERMÍN MUGURUZA interpretó su tema estrella junto a Manu Chao, La Ventura y el trikitilari Xabi Solano.

El conjunto chileno LOS MISERABLES también incorporó esta canción a su discografía. Aquí podemos ver a sus integrantes en una actuación realizada en el sala SCD de Santiago en 2015.

El grupo verbenero guipuzcoano TRIKIZIO, asimismo, se fijó en las posibilidades comerciales de ‘Sarri, Sarri’.

Irun vio nacer a KORTATU en 1984, año en el que el rock radical vasco se erigía como un movimiento surgido para quedarse. Los hermanos Fermin (guitarra y voz) e Íñigo Muguruza (bajo y coros), junto a Mattin (batería), decidieron dar el paso tras presenciar sendos conciertos de The Clash en San Sebastián y de The Beat en Bilbao. Pero el dueño definitivo de las baquetas fue casi de inmediato Treku Armendariz, tras el rápido abandono de Mattin.

Adoptaron su nombre en homenaje a Korta, apodo de Manuel María Garmendia Zubiarrain, un mugalari de ETA muerto durante un enfrentamiento con la Guardia Civil. Era natural del caserío Kortatu, de la localidad guipuzcoana de Legorreta.

El trío apostó por una mezcla musical que combinaba ska y punk, alternando el euskera y el castellano en su letras, ya que en sus inicios todavía no dominaban la lengua vasca. La temática de sus canciones era en todo momento comprometida y nunca ocultaron su simpatía hacia la izquierda abertzale.

Las primeras maquetas –’Mierda de ciudad’, ‘El último ska de Manolo Rastamán’ o ‘Hay algo aquí que va mal’– aportaron a Kortatu cierta popularidad en su entorno y les permitió graban un disco conjunto con Cicatriz, Jotakie y Kontuz-Hi!. Temas hoy míticos como ‘Nicaragua sandinista’ posibilitaron una gira por todo Euskadi en 1985, además de ciertas incursiones en Madrid y Barcelona. Su primer larga duración en solitario– ‘Kortatu’– les consagró antes de que terminara el año con ‘Sarri, Sarri’ o ‘Jimmi Jazz’.

1986 fue el año en el que los hermanos Muguruza y Treku salieron a Europa –Suiza, Alemania y Países Bajos– y llegaron nuevas grabaciones como ‘El estado de las cosas’, de nuevo marcado por un espíritu festivo o ‘Aizkolari’ y colaboraciones de Jabier Muguruza (hermano mayo de los anteriores), Xabier Montoia (ex M-ak como Arkarazo) o el saxofonista Josetxo Silguero.

El tercer LP –’Kolpez kolpe’– se publicó en 1988, ya cantado íntegramente en euskera y con la producción de Kaki Arkarazo. Y tras él, llegó la disolución, certificada en un concierto celebrado en Pamplona y que se grabó como despedida. Era la actuación en directo número 280. El doble vinilo se tituló ‘Azken guda dantza’.

Tras la separación, los hermanos Fermín e Íñigo Muguruza formaron Negu Gorriak junto a Arkarazo y desde 1997 Fermín protagoniza una carrera en solitario.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.