Ir al contenido

Golpes Bajos – Colecciono moscas

2013 marzo 6

Qué locura tan maravillosa la de estos gallegos. Golpes Bajos nos dio una corta muestra de su demencia a principios de los ochenta, pero dejó huella en forma de una puñado de canciones inolvidables, Hay varias excelentes (‘Malos tiempos para la lírica’, ‘Escenas olvidadas’, ‘No mires a los ojos de la gente’, ‘A Santa Compaña’, ‘Estoy enfermo’, ‘Lagrimas’, ‘La virgen loca’, ‘Cena recalentada’, ‘La reclusa’ o ‘Hansel y Gretel’), pero siempre flipé con ‘Colecciono moscas’, un pequeño cuento antropófago. La más kafkiana de sus delirantes composiciones.

Jamás creí que nadie pudiera dedicar un tema a estos insectos, pero ellos lo hicieron, Luego descubrí que Joan Manuel Serrat también. Para esta composición Germán Coppini se dotó de un sentido del humor que yo creía imposible en él y se lanzó a la entomología para inquietarnos a todos. Eso sí, negó su enajenación: «Colecciono moscas, pero no estoy loco, ¿por qué?», sostiene su letra.

Lo cierto es que los insectos siempre han sido muy empleados en literatura y Coppini y sus rapaces en el fondo eran unos poetas, esquizofrénicos pero poetas. Este díptero es siempre utilizado como sinónimo de excremento y por ello no parece aventurado asegurar que en el fondo ‘Colecciono moscas’ es una crítica social.

Las insectos ya fueron glosados en el pasado por el escritor Dámaso Alonso en una de sus poemas más célebres. Aunque Golpes Bajos pusieron una melodía imaginativa y original para crear un producto surrealista. Dicen quienes les conocían que las drogas ayudaban a alcanzar un estado de éxtasis donde su creatividad mostraba su máxima expresión. Al final fueron víctimas de sus excesos, como el coleccionista de moscas que en los momentos finales de la canción pierde el control de los insectos y acaba por ser devorado.

El personal universo de Golpes Bajos llegó a su cénit con este tema, presentado a modo de divertida salsa. ‘Colecciono moscas’, como toda su obra, tuvo grandes adeptos y grandes detractores.

Tengo en una caja
metidas unas moscas ¿por qué?…

Tengo moscas pequeñas,
tengo moscas grandes, ¿y qué?

Las guardo a escondidas,
¿qué se imaginan en casa?
Llego del trabajo
y me dedico a observarlas

Mientras las unas parecen
volar confiadas,
las otras en cambio…
en un rincón asustadas

Mis moscas más grades
se comen a las otras, ¿por qué?
¡Mira que están locas
estas bichas tan gordas! ¿y qué?

Escenas macabras
te brinda mi caja
Festín que preparo
todas las mañanas

Estos insectos voraces
no se conforman con nada
Se roban bocados
quedándose hartas

Colecciono moscas
pero no estoy loco ¿por qué?

Han hecho astillas la caja
de lo que están engordando,
y vuelan pesadamente
dando vueltas al cuarto

Ahora soy yo el que se asusta
se han relamido mil veces
como no encuentre las llaves
van a empezar a comerme.

VERSIONES

Golpes Bajos firmó también una EDICIÓN EXTENDIDA y algo más salsera.

Hasta la fecha, que yo sepa, nadie se ha atrevido a ofrecer un cóver de este tema tan surrealista. Hace falta mucho valor.

El polifacético Germán Coppini protagonizó una carrera fuera de cualquier estándar. Cuando mejor le iba a su primer grupo, Siniestro Total, rompió con ellos para dar un vuelco a su andadura artística y formar GOLPES BAJOS. Pasó del punk divertido al más puro pop perturbado.

Sorprendieron con su disco de debut, pero su desvarío alcanzó su mayor cota en en el segundo, titulado ‘A Santa Compaña’ y cargado de temas fuera de la lógica imperante en la nueva ola musical española de principios de los ochenta, siguiendo en cierto modo una senda trazada por Radio Futura.

Su andadura fue corta, limitada por las drogas, que colapsaron su creación artística, caracterizada hasta entonces por un peculiar estilo anárquico que sorprendió a una sociedad liberada del traumático régimen franquista.

Junto con La Mode constituyeron la corriente intelectual de la movida y se encargaron de retratar la profundidad de su Galicia natal con creaciones que oscilaban entre la paranoia y el culto a Kafka.

Junto al vocalista Germán Coppini, Golpes Bajos estaba integrado por Teo Cardalda a los teclados, Pablo Novoa como guitarra y Luis García como bajista. Cardalda posteriormente tuvo éxito con Cómplices, donde demostró sus dotes como compositor junto a su pareja María Monsonis.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.