Ir al contenido

Tracy Chapman – The promise (La promesa)

2013 febrero 20
por Anje Ribera

Escribir y componer como Tracy Chapman tiene que ser pecado. Poder transmitir sentimientos como ella es, como mínimo, sobrenatural y, por lo tanto, hablar de la norteamericana y su folk socialmente comprometido es por mi parte toda una herejía. Pero hace tiempo que perdí el billete al cielo.

Creo que fue mucho antes de que escuché por primera vez a la cantante proletaria. En aquella ocasión, allá por 1988, me quedé con la boca abierta y todavía no he conseguido cerrarla. La sorpresa fue única, como su voz. La famosa ‘Fast car’ enmudeció a medio mundo. También a mí.

La verdad es que acertaría al incluir en este blog cada una de las baladas suaves y sencillas que nos ha ofrecido Chapman con sus arreglos simples y elementales. Pero una recomendación me ha colocado frente a ‘The promise’, un tema desconocido para mí hasta este momento.

Y como me ocurre últimamente con las sugerencias que recibo he de doblar la rodilla para ofrecer pleitesía a una de esas obras que rompen en pedazos almas y corazones, y que responden a la perenne duda del ser humano sobre la existencia del amor verdadero, ése que sutura el sinfín de heridas sufridas en el pasado, ése que seca todas las lágrimas, ése que…

Parece que la de Cleveland se inspiró en su propia vida, concretamente en una relación que mantuvo a comienzos de los noventa con la escritora Alice Walker, quien confirmó esta información para describir un romance «fantástico, maravilloso y sobre todo muy amoroso».

‘The promise’, interpretada con su tradicional voz energética y singular desde 1995, nadó en sus tonos intensamente dramáticos, semimísticos, que connotaban la necesidad de ser amado. Por ello, quizás es uno de los temas recurrentes que se utilizan en las ceremonias nupciales. Su letra, sus estribillos y su música están cargados de emociones y constituyen auténticos pasajes poéticos.

Si tú esperas por mi entonces yo iré por ti
Aunque he viajado lejos
Yo siempre te guardo un lugar en mi corazón

Si tú piensas en mí
si me extrañas, de vez en cuando
entonces yo volveré a ti
regresaré y llenaré ese espacio en tu corazón

Recordando
tu tacto,
tus besos,
tu cálido abrazo
yo encontraré mi camino de vuelta a ti
si tú me estuvieras esperando.

Si tú sueñas conmigo como yo sueño contigo
en un sitio que es cálido y oscuro
en un sitio en donde puedo sentir el latido de tu corazón

He esperado por ti y he deseado
ver tu rostro, tu sonrisa,
estar contigo dondequiera que estés

Encontraré mi camino de vuelta a ti
Por favor dime que me estarás esperando

Juntos otra vez
se sentiría tan bien estar
en tus brazos
donde todos mis viajes terminan

Si puedes hacer una promesa, si es una
que puedas cumplir, yo prometo ir por ti
si tú esperas por mí, y dices que guardarás
un lugar para mí en tu corazón

Él espero la llamada que nunca llegó
buscó en cada entrega del cartero
una carta una nota o una tarjeta que llevara su nombre

Y de rodillas y de pie y de noche y de día,
arremetía contra el portón celestial clamando
«estate quieto y espera
Dios hará en ti, y por ti y contigo.
Porque yo sé los planes que tengo para vosotros
planes de bienestar y no de mal para
daros un porvenir y una esperanza»

El hombre ingoró entonces sus dudas
y se ocupo de sus tareas con alegría,
sabiendo que su palabra era verdadera

VERSIONES

Entre las distintas revisiones que se han realizado de ‘The promise’ destaca la firmada por JAMES BLUNT, un cantautor que tiene mucho en común con Tracy Chapman.

La protagonizada en directo por el canadiense THEO TAMS tampoco es desechable.

En televisión fue famosa su inclusión de esta canción en un capítulo de la serie ‘URGENCIAS’.

La cantautora negra TRACY CHAPMAN llegó a nosotros cargada de canciones que contaban verdades, sin los escrúpulos de la sociedad estadounidense, impregnada de infinidad de problemas pero demasiado ignorante y engreída para reconocerlos.

Nos habló desde el principio del paro, del incierto futuro de la juventud, del racismo, de los problemas de pareja o de las miserias del mundo.

Y de sorpresa, con ese desafío, consiguió llegar hasta el número uno en Reino Unido y su propio país, demostrando que podía conectar con el gran público de todo el mundo hablando de lo que hasta entonces estaba prohibido si se quería escalar en las listas de éxitos.

Luego arribaron hasta tres Grammy y una repercusión arrolladora con temas como los mencionados ‘Fast car’ o ‘The promise’, ‘She’s got her ticket, why?’, ‘Freedom now’, ‘Crossroads’, ‘House of the rising sun’, ‘Woman’s work’, ‘Dreaming on a world’, ‘Give me one reason’, etcétera, que le han convertido en una autora de culto, en una poetisa que nos encoge el corazón con su mezcla de sutileza, amor y queja.

Comenzó a tocar la guitarra y a escribir canciones con 11 años y gracias a una organización orientada a reclutar niños de color con aptitudes para destacar en diferentes campos pudo llegar a la universidad. Durante ese período comenzó a tocar en la calle y en cafés, donde fue descubierta por su voz melancólica.

Allí comenzó a ofrecernos su ambrosía, sus canciones sencillas pero directas, himnos a la libertad, a la paz, que hablan de una generación sin rivalidades, de almas abiertas, de amor y de sus deseos de combatir a la vida.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.