Ir al contenido

The Monkees – I’m believer (Soy un soñador – Soy un creyente)

2013 enero 2

‘I’m believer’ fue compuesta e interpretada por Neil Diamond, pero no obtuvo popularidad hasta que en 1966 fue versionada por el conjunto The Monkees. El single que lo contenía, producido por Jeff Barry y Don Kirshner, fue multimillonario en ventas y se elevó hasta el número uno de las listas de éxitos estadounidenses, donde permaneció seis semanas consecutivas.

La versión de Diamond, anterior, no tuvo ninguna repercusión, pero de vez en cuando el veterano cantautor la recupera en algunos conciertos y sesiones minoritarias destinadas a sus fans. También es recogida periódicamente por recopilatorios de sus éxitos o discos de ediciones especiales. En el cine, aparece en la película ‘Sangre fácil’ de los hermanos Coen.

Nos referimos, sin lugar a dudas, a un clásico de clásicos que nos habla, ¿cómo no?, del amor. En esta ocasión de su facultad terapéutica a través de la historia de un incrédulo que no creía que el amor estaba destinado para él. Pero un día apareció ella, su diosa, y ahora es creyente, devoto del amor y de ella.

Yo pensaba que el amor era
verdad solamente en los cuentos de hadas
Destinado a alguien
Pero no para mí

El amor estaba por llegar para mí
Así parece
La decepción rondaba todos mis sueños
Y entonces vi su rostro

Ahora soy un creyente
Ni un rastro de duda en mi mente
Estoy enamorado
Soy un creyente
No podría dejarla
Aunque tratara

Yo pensaba que el amor era
Más o menos una cosa de dar
Pero cuanto más daba menos
Recibía, oh sí
Todo lo que recibía era dolor
Cuando yo quería luz del sol
Llovía

Y entonces vi su rostro
Ahora soy un creyente
Ni un rastro de duda en mi mente
Estoy enamorado

Soy un creyente
No podría dejarla
Aunque tratara
Ahora soy un creyente

Sí, sí, sí
Sí, sí, sí
Soy un creyente
Soy un creyente
Soy un creyente

VERSIONES

La original de Neil Diamond cuenta con una letra diferente.

La revisión firmada por Smash Mouth y Eddie Murphy en 2001 para la banda sonora de película ‘Shrek’ también llegó al numero uno en todo el mundo gracias a la interpretación de ‘Don Burro’ en la escena final.

En España el grupo Cadillac nos ofreció su visión del tema de Diamond en 1982. La banda liderada por José María Guzmán tituló su aportación ‘Soy un soñador’.

El solista mexicano Roberto Jordan convirtió ‘I’m believer’ en ‘Soy un creyente’.

The Monkees fue inicialmente constituido como soporte de una comedia televisiva producida por la cadena NBC y dirigida a los adolescentes de raza blanca y clase media. De hecho, sus miembros fueron elegidos entre más de quinientos jóvenes aspirantes que se presentaron al cásting convocado mediante anuncios en prensa y dirigido por el histórico Don Kirshner. Se pretendía copiar la película ‘It’s a hard day’s night’ de los Beatles.

Los agraciados ganadores de las audiciones fueron cuatro chicos de Los Ángeles. Las malas lenguas dicen que sólo dos de ellos sabían tocar algún instrumento (Michale Nesmith y Peter Tork). Los otros dos (Davy Jones y Micky Dolenz) aprendiendo a medida que iban publicando los primeros álbumes.

Tampoco parece que contaban con buen ojo a la hora de elegir canciones, ya que Kirshner les ofreció el tema ‘Sugar sugar’ –al que ya nos referimos en el blog–, pero lo rechazaron. Fue un éxito mundial de la mano de The Archies.

The Monkees sumaron una buena serie de hits escritos por músicos y compositores de lujo californianos como Carole King, Neil Sedaka, Neil Diamond, Tommy Boice y Bobby Hart.

Nesmith abandonó la banda a finales de los sesenta, cansado ya de ser tratado como un productor meramente comercial y de ser maltratado, criticado y vilipendiado por la crítica, que siempre les trató como un grupo de laboratorio. Sus compañeros siguieron, sin mucho éxito.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.