Ir al contenido

Mal día

2012 noviembre 16
por Eduardo Angulo Pinedo

Es cierto, a poco que nos fijemos en ello notaremos como nuestro ánimo no solo cambia por lo que nos ocurre en nuestra vida personal, social, laboral o lo que sea, sino también de un modo más o menos regular a lo largo del día o en las estaciones del año. Es importante conocer estos cambios pues el ánimo influye en nuestro bienestar físico y emocional, en el trabajo, en la creatividad, en la toma de decisiones e, incluso, en nuestro sistema inmune. Pero el ánimo de las personas es difícil de medir y, más todavía, si se quiere que el número de datos sea grande. Pero Scott Golder y Michael Macy, de la Universidad Cornell de Ithaca, en Estados Unidos, han desarrollado un método original y válido para grandes muestras. Analizan el contenido afectivo de los mensajes de Twitter y lo relacionan con la hora del día y la estación del año en que se escribió cada uno de ellos. Lo hacen con 509 millones de mensajes, escritos por 2.4 millones de autores de 84 países de todo el mundo entre febrero de 2008 y enero de 2010. Dos requisitos han servido para seleccionar estos mensajes en concreto: que procedan de sitios de Twitter con 400 mensajes o más, y que estén escritos en inglés.

Hechos los análisis y analizados los resultados, lo primero que llama la atención, en el ciclo diario del ánimo, es que no hay diferencias importantes entre los días de la semana. Como es lógico hay un ánimo un poco mayor en sábado y domingo, y el ritmo se retrasa un par de horas, o sea, que nos levantamos con nuestro reloj biológico y no con el radio reloj despertador. Obviamente, en los países árabes, este desfase de fin de semana se da en viernes y sábado. En toda la semana, el pico de buen ánimo se da hacia la medianoche, en general, entre las 00 y  la 1 horas de la madrugada, cae al empezar la jornada laboral y vuelve a subir al terminarla. Y parece que estamos tan hechos a este horario que, como hemos visto, lo seguimos también en fin de semana aunque no tengamos que trabajar.

El ánimo negativo es bajo por la mañana pero va subiendo durante el día hasta un pico en la noche, más o menos entre la 21 y las 00 horas. Pero con dormir un rato se arregla y el mal ánimo empieza bajar. Y es curioso que como parece que los ánimos bueno y malo no son exactamente opuestos, más bien parecen independientes. Por otra parte, estos cambios en el ánimo son parecidos en todos los países y culturas examinados.

En cuanto a las variaciones estacionales, los ánimos negativos no cambian durante el año pero, en cambio, los ánimos positivos son mayores en verano que en invierno. Parece lógico, más luz, día más y hasta vacaciones si hay suerte, pero otra vez el buen y el mal ánimo va cada uno por su cuenta, no parecen relacionados.

 

*Golder, S.A. & M.W. Macy. 2011. Diurnal and seasonal mood vary with work, sleep, and daylength across diverse cultures. Science 333: 1878-1881.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.