Ir al contenido

Jóvenes arriesgados

2012 noviembre 15
por Eduardo Angulo Pinedo

Los adolescentes tienden a tomar conductas arriesgadas, o eso nos parece a los que tenemos más edad, conductas que desean asumir aunque tengan grandes posibilidades de acabar mal. Como ejemplos están el conducir con peligro, el sexo no seguro o experimentar con drogas que crean adicción. O, los de más edad, quizá recuerden las carreras de coches de James Dean y su cuadrilla en “Rebelde sin causa”. Para medir este gusto por el riesgo, Stephanie Burnett y su equipo, del Colegio Universitario de Londres, han inventado un juego de ordenador con dos ruedas de la fortuna en pantalla. Los participantes deben elegir una de ellas para jugar. En ambas se indica su historial: una de ellas da ganancia segura pero escasa y la otra puede dar grandes ganancias pero también enormes pérdidas. La primera, por tanto, con poco riesgo y la segunda muy arriesgada.

Los participantes son solo chicos, con 20 de ellos entre 9 y 11 años, 26 de 12 a 15 años, 20 de 15 a 18 años y 17 adultos de 25 a 35 años. Una vez hecha la elección de la ruleta y del análisis de los resultados por el grupo de Burnett, los más arriesgados son los niños y adolescentes de 9 a 15 años, con la toma de riesgos más alta a la edad media de 14.38 años. Los mayores, chicos y adultos, de 15 a 35 años, toman menos riesgos.

Parece, por tanto, que la toma de riesgos por los más jóvenes queda demostrada, y no solo por nuestra intuición y experiencia, sino también con un experimento científico con la metodología adecuada. Pero no es tan sencillo pues casi en las mismas fechas, David Paulsen y sus colegas, de la Universidad Duke de Durham, en Estados Unidos, publicaron un trabajo parecido al de Burnett aunque con dos diferencias importantes: también incluye chicas y el juego tiene un fondo económico, trata de inversiones en el mercado financiero y los resultados finales suponen dinero para los participantes, poco dinero, pero es dinero real.

Los voluntarios son 21 niños, con una edad media de 7.1 años y con 10 niñas entre ellos; 13 adolescentes con una edad media de 14.9 años y 6 chicas; y 13 adultos con 9 mujeres y 21.6 años de edad media. Los resultados son curiosamente diferentes a los del grupo de Burnett. Son los niños los que más arriesgan, y la toma de riesgos va disminuyendo con la edad. Según los autores, según los niños crecen, van aprendiendo y se acercan a la prudencia económica de los adultos ¿Es por qué hay chicas? ¿Es por qué se trata de dinero? Queda trabajo por hacer.

 

*Burnett, S. y 3 colaboradores. 2010. Adolescents’ heightened risk-seeking in a probabilistic gambling task. Cognitive Development 25: 183-196.

*Paulsen, D.J. y 3 colaboradores. 2011. Decision-making under risk in children, adolescents, and young adults. Frontiers in Psychology 2: article 72.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.