Ir al contenido

Álava agota su remesa de Kulturklik en tres horas, todo un canto a la esperanza

2012 diciembre 16
por IÑAKI CERRAJERIA

 

Mobiliario urbano por Ángel Resa

Álava agota su remesa de Kulturklik en tres horas, todo un canto a la esperanza

A todos nos recorre por las vísceras la tentación de criticar a los poderes públicos, sea por lo que hacen o lo que dejan de hacer.. Ellos mismos habrán de reconocer que el encabronamiento civil se nutre, en parte, del uso que los políticos realizan de la imprescindible política y también del control omnímodo de mercados que eluden partirse la cara en unas elecciones libres. Por todo ello, y con el ánimo de esparcir siquiera una pizca de justicia, parece razonable elogiarlos cuando aciertan de pleno en sus decisiones. Por ejemplo, el bono cultural del Gobierno vasco que cumple su cuarta edición. Si el éxito de una oferta se mide por la respuesta masiva de la demanda no cabe duda de que Kulturklik cuenta con el repaldo mayoritario de la gente.
El pasado lunes se abrió el plazo para solicitarlo y el departamento saliente de Lakua pensaba mantenerlo abierto hasta la víspera de Reyes. Se siente de verdad por quienes querían acogerse a la iniciativa de pagar 25 euros para consumir cultura por valor de 40 y se han quedado con las ganas porque la tirada se agotó en apenas tres horas. Álava batió el récord de venta rápida y qué quieren, me parece un mensaje esperanzador de la ciudadanía. En esta era de zozobra, miedo, incertidumbre y desencanto, el personal se niega a pensar que corran malos tiempos para la lírica. Será que somos ilusos, pero la veloz colocación de esta remesa ‘bursátil’ suena a mensaje inequívoco: a mal tiempo, buena literatura.
O música, o espectáculos o visitas a los museos. Que cada cual escoja el mejor modo de alimentarse el alma, que el cuerpo nos lo tienen magullado de tantos recortes con dientes de sierra. Comprendemos que las necesidades básicas se ciñen a comer y a un techo donde guarecerse a salvo de desahucios. Pero también necesitamos algo que nos remueva por dentro, que nos cultive, que nos incite a pensar, que nos proporciones ética y estética. Una sociedad inculta es presa del adoctrinamiento, pasto fácil de gobernantes que quieren administrados sumisos. Después de reclamar la permanencia de una sanidad y una educación para todos, cabe pedir que la tijera no pode tantas ramas del sentimiento, de la expresión y del arte. Se acepta austeridad hasta cierto punto como animal de compañía, pero hay gastos de hoy que devolverán la inversión mañana.
La dicha del espíritu no ha de reñirse, necesariamente, con los números. Esta recesión económica a la que no se adivina el final nos golpea a casi todos, exceptuados quienes viven del fraude al margen de la ley. También castiga a los distribuidores de la cultura, para quienes el bono de 15 euros regalados es agua que cae sobre una tierra yerma. Ver gente ojeando y hojeando en las librerías supone un dique al sometimiento y observar la c0la en Dendaraba la tarde-noche del lunes para recoger el Kulturklik, toda una declaración de principios. Por cierto, los videojuegos que obsesionan a tantos jóvenes y adolescentes se quedan fuera de esta oferta cultural. Imitar a Messi con el pulgar en el mando o matar virtualmente a toda una ciudad no entra en las rebajas.
Cualquier aliento en tal sentido parece procedente. Este mismo periódico contribuía ayer con un espléndido catálogo navideño sobre libros y música a modo de fertilizante. Bajo el título de ‘Cultura para ser felices’, Territorios propone tantas alternativas que resulta imposible no adherirse a alguna de ellas. Tenía la vista puesta en tres obras concretas para sacarle chispas al bono, pero he de repasar sus páginas porque seguro que se escapan tantas interesantes… Bendita sea la duda cuando se trata de meterle suero al alma. Al Gobierno vasco entrante cabría pedirle que mantenga Kulturklik, un abono de cultura más que un bono. Y que, en la medida de lo posible, el año próximo se tire el folio y no ande corto con la remesa. Si el personal la agota tan pronto es que aún queda esperanza.

No hay comentarios aún

Los comentarios están cerrados

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.