Ir al contenido

‘Los pájaros’ cumple medio siglo

2013 julio 4
por Oskar Belategui

Hitchcock puso a prueba a los espectadores -y a su actriz protagonista- al convertir lo cotidiano en fuente de horror.

Mucho antes de que Steven Spielberg lograra que bañarse en una playa causara aprensión, Alfred Hitchcock consiguió que los graznidos de una bandada de gaviotas resultaran amenazantes. Ducharse ya no era lo mismo desde su anterior película, “Psicosis”. El director estaba obligado a ir un poco más allá a la hora de descolocar al espectador. La solución se la proporcionó un relato de Daphne du Maurier contenido, irónicamente, en una de esas antologías de misterio tituladas “Alfred Hitchcock presenta”. «No habría rodado la película si se hubiera tratado de buitres o de pájaros de presa; lo que me agradó es que se trataba de pájaros corrientes, pájaros de todos los días. ¿Comprende ese estado de ánimo?», le contaba a François Truffaut en su fundamental libro-entrevista.

50 años han pasado ya desde que “Los pájaros” hizo que los espectadores salieran del cine con una pregunta nunca contestada: ¿por qué atacan esas aves? Todavía, cíclicamente, surgen explicaciones científicas que atribuyen a causas naturales su comportamiento. Sin ir más lejos, el año pasado la revista “Nature Geoscience” investigó una lluvia de pájaros muertos acaecida en la ciudad californiana de Santa Cruz en 1961. No sufrían ningún ataque de locura colectiva sino, simplemente, una intoxicación aguda debida al ácido domoico de unas algas microscópicas. La toxina, hallada en el estómago de los peces que comieron estas aves, está muy difundida en el ecosistema acuático de Santa Cruz. Los análisis concluyeron que en aquella época la flora marina de la región contenía rastros del veneno.

A Hitchcock, sin embargo, se la traía al pairo la motivación de sus alados protagonistas. Al igual que en “Psicosis”, le interesaba mostrar la irrupción de lo terrorífico en una situación cotidiana. Y nada más plácido que la acomodada localidad de Bodega Bay, al norte de San Francisco, donde una chica rica y despreocupada (Tippi Hedren) conoce a un apuesto abogado (Rod Taylor) y le sigue en un juego de cortejo. Hasta que una gaviota la ataca hiriéndola en la frente. Un suceso en apariencia intrascendente. Claro que poco después docenas de gorriones se introducen por la chimenea, el cadáver de un granjero aparece con los ojos arrancados, los cuervos acosan a los niños en la escuela, las gaviotas logran que la gasolinera del pueblo explote…

«En “Los pájaros” he procedido siempre de tal manera que el público no pueda adivinar cuál será la escena siguiente», presumía Hitchcock. Cada nuevo ataque, cada vez más brutal, es una lección de dominio de la puesta en escena. Porque las películas de este artista de la angustia se pueden ver una y otra vez por mil motivos: por su argumento, por los detalles -los chistes macabros, las inventivas soluciones técnicas, las astucias de planificación-, por la música o por «esas escenas de amor filmadas como crímenes y las escenas de crímenes filmadas como escenas de amor», parafraseando a Truffaut.

“Los pájaros” también ha pasado al anecdotario cinematográfico por el acoso al que el director inglés sometió a Tippi Hedren, una exmodelo que creyó que podía ser la nueva Grace Kelly. Su hija, Melanie Gri ffith, que en el rodaje tenía seis años, siempre ha recordado el regalo del tío Hitch: un pequeño ataúd de madera con una muñeca réplica de su madre en su interior. Al cineasta le había abandonado primero Ingrid Bergman para casarse con Roberto Rossellini y después Grace Kelly, princesa de Mónaco. Hedren, una madre soltera entrada en la treintena, sería su nueva rubia idealizada.

La lista de perrerías a la que la sometió demuestra lo enfermizo de su obsesión. Hizo que dos miembros del equipo la espiaran fuera del plató, le obligaba a decirle con quién se veía en su tiempo libre y la colmó de regalos entremezclados con notas ardientes y la promesa de un filme posterior, “Marnie, la ladrona”.

Susurrarle comentarios obscenos antes de las tomas no resultó tan cruel como prescindir de aves mecánicas y enjaularla durante una semana lanzándole pájaros vivos para una escena de minuto y medio. Resultado: un colapso nervioso tras un picotazo que por poco le cuesta el ojo. Cuando ya no pudo más y se abalanzó sobre ella, Tippi Hedren le rechazó firmando su ostracismo en Hollywood. A partir de entonces, Hitchcock le dio instrucciones a través de sus ayudantes refiriéndose a ella como «esa chica».

- Música. Hitchcock pidió a su compositor habitual, Bernard Herrmann, una banda sonora electrónica de ruidos que simularan graznidos y batir de alas.

- 32 tomas fueron necesarias en la escena final, con el coche huyendo lentamente de Bodega Bay tomada por los pájaros.

- Oscars. La Academia prefirió otorgar aquel año el Oscar de efectos especiales a… “¡Cleopatra!”.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.