Blogs

Oskar Belategui

Gran Cinema

“Ni censuramos ni recibimos presiones”

JOSÉ LUIS REBORDINOS

DIRECTOR DEL FESTIVAL DE CINE DE SAN SEBASTIÁN

 

 

La edición con más estrellas de los últimos años ha sufrido acusaciones de censura por no seleccionar un filme sobre presos etarras

 

Una lápida de cartón-piedra con su foto se yergue en una esquina de su despacho en el teatro Victoria Eugenia, recuerdo de su paso por la Semana de Cine de Terror. Un Mazinger Z y un cuervo hithcockiano también contemplan a José Luis Rebordinos (Rentería, 1961), que estos días no tiene mucho tiempo para jugar con ellos. El próximo viernes arranca el Festival de San Sebastián con la edición más apabullante de los últimos tiempos. Entre el aluvión de estrellas destacan cinco Premios Donostia, que vendrán a recoger mitos como John Travolta y Dustin Hoffman.

En un año en que la crisis y los recortes han despedazado la industria cultural, Rebordinos ha sabido suplir la rebaja de dinero público con patrocinadores privados. Lo único que ha enturbiado los días previos al principal acontecimiento cultural del País Vasco son las acusaciones de censura por parte de la izquierda abertzale al no haber seleccionado el documental “Ventanas al interior”, protagonizado por cinco presos de ETA. En su segundo año al frente del festival, su responsable jura que no habido ningún tipo de censura. Tampoco, asegura, ha recibido presiones de Bildu, partido que gobierna San Sebastián y participa en el consejo de administración del Zinemaldia.

 

– Cinco Premios Donostia. Menos mal que usted no es de Bilbao.
– Queríamos que hubiera cuatro o cinco y al final han salido todos. Es la forma de celebrar nuestro 60 aniversario, ofreciendo al público de a pie cinco grandes estrellas que van a estar en la calle y las van a poder ver. Queríamos que fueran historia viva, con una gran obra detrás, pero que siguieran en activo. Y todas vienen con su última película, una condición que nos habíamos impuesto.

 
– Es un agravio comparativo con ediciones anteriores.
– Como todo, es una cuestión de suerte. Además de los Donostia vienen Richard Gere, Susan Sarandon, Ben Affleck, Claudia Cardinale, Penélope Cruz… Y algunos que todavía no podemos adelantar. Coincide que hay muchas películas importantes de promoción en Europa.

 
– Mantienen el presupuesto del año pasado.
– Rondará los 7,3 millones, un poquito más que la edición pasada, que acabó con un superávit de 19.000 euros. Tener más premios y traer a grandes estrellas no significa que el festival sea más caro. Ofrecemos un escaparate y es la propia distribuidora la que corre con los gastos del viaje. Eso sí, una vez que llegan a San Sebastián nos ocupamos de todo.

 
– Jamás se trae a las estrellas a golpe de talonario ni se les paga el avión privado.
– Para viajes tenemos reservados 350.000 euros, que se gastan sobre todo en traer a gente de secciones pequeñas. Un avión privado desde Los Ángeles cuesta más de 200.000, es inasumible. Y no todas las estrellas vienen en vuelo privado, algunas viajan en primera. Donde invertimos dinero es en la estancia: suites, seguridad… Y por supuesto, nunca se les paga un euro. Llevo quince años en el festival y nunca se ha hecho. Hay un bulo que asegura que se le pagó a Robert de Niro. Pues fíjate lo que tendríamos que haberle dado… San Sebastián cada vez tiene más prestigio, los Premios Donostia anteriores actúan de embajadores. Y después está lo que ofrecemos para promocionar una película. Les interesa venir.

 
– ¿John Travolta viene a los mandos de su avión?
– No lo sé. Intuyo que es probable que sí. Universal se encarga de que vengan los actores de “Savages” y la Warner hace lo propio con “Argo”, de Ben Affleck.

 


– ¿Qué estrella se sigue resistiendo?
– Siempre tenemos alguna en cartera. Traerles es un trabajo de años. Hay algunos obvios: Robert Redford, Clint Eastwood, George Clooney. Se trabaja en esa dirección. Hay que crear las condiciones: hablar con el representante, la productora… Tejer una tela de araña.

 
– Hablábamos del presupuesto.
– Hemos bajado el dinero público en 225.000 euros: 100.000 menos de la Diputación y 125.000 que aportaba la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo con un programa de ayudas a festivales que ha desaparecido tras los recortes del Gobierno español. Hemos perdido cuatrocientos y pico mil euros en sponsors privados respecto al año pasado, pero a cambio hemos conseguido 660.000 nuevos. E Industria del Gobierno vasco ha aportado 270.000 para el Foro de Coproducción. O sea, que prácticamente tenemos el mismo dinero que el año pasado.

 
– ¿Suficiente?
– Siempre he dicho que necesitaremos aumentar el presupuesto en los próximos años si queremos ser competitivos. Berlín cuesta 18 millones y pico; Cannes ni se sabe, treinta y tantos. Pero no somos comparables. San Sebastián no podría hacer un festival con el presupuesto de Berlín porque no tenemos ciudad ni infraestructuras. Nuestro modelo necesitaría 9 millones para estar cómodos.

 
– ¿El Zinemaldia ha tocado techo? No se pueden entregar diez premios Donostia, solo hay un hotel de cinco estrellas…
– El año que viene solo entregaremos uno o dos Premios. La propia ciudad, el aeropuerto… Todo te condiciona el modelo de festival. No tenemos que compararnos con Berlín y Venecia, que son más importantes que San Sebastián. Pero podemos ofrecer otras cosas. A una película le puede interesar más competir aquí en un momento determinado. Lo importante es que seamos competitivos y con personalidad.

 
– Esos cuatro millones de dinero público invertido revierten en beneficios para la ciudad.
– Está clarísimo. Contratamos a 25 personas durante todo el año. Y más de 450 durante el festival. Gran parte de nuestro presupuesto se gasta en la ciudad. No solo en hoteles y restaurantes, también en imprentas, empresas de montaje de vallas… Pagamos gran parte de IVA. Ojalá el año que viene hagamos un estudio serio sobre el impacto económico. Estoy convencido de que las cifras van a sorprender, porque ya hace años que el festival genera más de lo que cuesta.

 
– Han tenido que repercutir el IVA en las entradas.
– Era imposible no hacerlo. Logramos más de 600.000 euros en taquilla, es una fuente de financiación importante. No subirlas supondría una pérdida importante. Pero también hemos aumentado el descuento: si compras diez entradas o más, sale cada película a 5 euros. Los jóvenes con tarjeta joven pagan 3 euros y pico, y las 24 películas subtituladas en euskera, a un euro. Intentamos que el público joven pueda seguir llenando las salas del festival.

 
– ¿Ha palpado la preocupación en el sector por la subida del IVA?
– Sí. A priori se perderán espectadores y habrá salas que tendrán que cerrar. No me corresponde a mí juzgar esa medida del Gobierno, pero los efectos son claros. Los cines han hecho un esfuerzo para equiparse con proyectores digitales que cuestan entre 70.000 y 90.000 euros. Muchas salas de pequeñas ciudades cerrarán.

 
– Se ha producido un vuelco en el mapa de festivales: desapariciones, cambios de director…
– A nosotros no nos afecta. Jugamos en una liga diferente, donde el único cambio es que Marco Müller haya dejado Venecia para irse a Roma. San Sebastián puede competir con Málaga o Sitges solo por una o dos películas. Somos el más importante, lo digo con toda la humildad del mundo.

 
– ¿Llegará un momento en que queden solo tres o cuatro festivales en España?
– Va a costar sostener festivales con dinero público. Se van a llevar por delante a unos cuantos y se va a poner racionalidad en el mapa, porque muchos no tenían razón de existir. Somos conscientes de que si queremos crecer tendremos que tirar de sponsors privados. Las arcas del Estado subvencionarán cada vez menos certámenes. Sobraban algunos, lo que no quiere decir que sobren proyecciones cinematográficas, ojalá hubiera hasta en el pueblo más pequeño. Pero no podía ser que la última capital de provincia tuviera una alfombra roja y trajera a actores pagándoles para que el concejal de turno se sacara una foto. Esas operaciones absurdas se han hecho desde todo tipo de ideologías. Los políticos tenían una carísima forma de promoción que ahora estamos pagando.

 
– La izquierda abertzale ha arremetido contra el Zinemaldia por no haber seleccionado un documental sobre presos etarras. Le acusan de censura.
– Yo no me siento acusado de censor por la izquierda abertzale, me siento acusado por algunas personas concretas. En la izquierda abertzale hay todo tipo de opiniones, y conozco algunas encontradas sobre el tema. No quiero hablar demasiado de este asunto porque nunca hablamos de las películas que no están en el festival. De hecho, si ellos no hubieran sacado el tema nosotros no habríamos dicho que no fue seleccionada. No hay ningún tipo de censura y no hemos sufrido ningún tipo de presión. Solo decidimos que esa película no encajaba en el puzzle que es el Zinemaldia.

 
– ¿Qué porcentaje de películas se eligen de entre todas las que se presentan?
– Este año hemos visto mil setecientas y pico para elegir ciento y algo. ¿Ha habido criterios políticos en la selección? Pues claro. La selección siempre es política, no es algo malo ni bueno. Cuando elegimos la película de Bahman Ghobadi sobre la represión a los kurdos entran criterios políticos, aunque el filme tiene un componente artístico brutal. Otra cinta sobre un atentado suicida en Tel Aviv es imposible no juzgarla con criterios políticos, lo que no quiere decir partidistas ni que coincidan con nuestra forma de entender el mundo, muy variada en el comité de selección.

 
– Pero eran conscientes de que con ese documental en concreto podía suceder lo que ha sucedido.
– Sí, pero también con otras muchas puede pasar en cualquier momento. Unos lo cuentan y otros no. Se ha programado otra cinta sobre la situación política en Euskadi, “Mariposas en el hierro”. Habla de mujeres víctimas de la violencia, tanto de la machista como de la política. Desde la chica cuyo padre fue torturado por la Guardia Civil hasta la mujer a la que ETA mató al marido. No rehuimos ningún tema. Intentamos ser honestos aunque a veces nos equivoquemos.

 
– El festival fue portada de “Gara” y se le dedicaron duras palabras: «La censura coloca a su director en una situación de precariedad insoportable». ¿Le sorprendió tanta agresividad?
– No. Probablemente si hubiéramos programado el documental habríamos recibido el mismo nivel de agresividad de otros sectores. Somos una sociedad todavía muy crispada. La violencia de ETA ha dejado muchísimas víctimas. Y hay víctimas de todo tipo, con un número importante de presos en la cárcel cuando ETA ya ha dejado las armas. Hay muchos problemas en este país que nos costará generaciones acabar de solucionar.

 


– ¿Esto ha hecho que se rompa la sintonía con el alcalde de Bildu, Juan Karlos Izagirre?
– No. La sintonía es estupenda. Le tengo mucho respeto como alcalde, le conozco desde hace años y le tengo aprecio personal.

 
– ¿Han hablado del tema?
– Es el presidente del consejo de administración, y esos temas no los hablo públicamente. Estoy encantado con todo el consejo, en el que hay ocho miembros de Bildu. Siento su apoyo al festival en momentos tan duros. Ellos sienten que es de todos los ciudadanos y no puedo sino darles las gracias.

 
– ¿No teme manifestaciones y actos de protesta durante el festival?
– Yo tengo derecho a decidir, de la misma manera que la gente lo tiene a expresar su opinión. No puedo aceptar que digan que ha existido censura y presiones, pero sí que haya manifestaciones pacíficas.

 

 

LAS PELÍCULAS DEL ZINEMALDIA

“El cine español vive un gran momento creativo”

«La selección de títulos españoles demuestra que nuestro cine vive creativamente un gran momento, aunque industrialmente lo va a tener muy difícil. A pesar de las dificultades, hay productores capaces de sacar adelante películas como “Blancanieves”, de Pablo Berger, y “El muerto y ser feliz”, de Javier Rebollo. O “El artista y la modelo”, de Fernando Trueba, un director consagrado que hace algo absolutamente personal. Fuera de concurso estrenamos “Lo imposible”, de Juan Antonio Bayona, que pese a su juventud ha contado con un presupuesto enorme».

 

 

LOS PREMIOS DONOSTIA SEGÚN REBORDINOS

Dustin Hoffman: «Me enseñó a ver cine. Rebusco en mi memoria emocional de joven y aparecen “Marathon Man” y “Perros de paja”. A los 75 años debuta como director con una película muy bonita, amable».

Tommy Lee Jones: «Otro de los grandes, hemos intentado tenerle muchas veces y al final lo hemos conseguido. Para los que nos gusta el cine es muy grande. Un Premio Donostia incuestionable».

Oliver Stone: «Será un placer darle el premio, le debemos mucho. Ha llevado nuestro nombre por el mundo. Inauguró el Velódromo con “Salvador” y ya entonces dijo que era la mejor pantalla del mundo».

Ewan McGregor: «Quizá es el más joven en toda la historia de los Premios. Pese a su edad, repasas con quien ha trabajado y alucinas. Además, viene con una apuesta brutal del cine español: “Lo imposible”».

John Travolta: «Un actorazo, llevábamos tiempo tras él. Es un lujazo poder tenerle y además que presente “Savages”, una película muy potente y violenta, que arranca con catorce personas decapitadas».

 

(Entrevista publicada en el diario EL CORREO el 16 de septiembre de 2012).

Temas

cine español, crisis, Festival de San Sebastián, José Luis Rebordinos, Premios Donostia

Por Oskar Belategui

Sobre el autor

septiembre 2012
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Archivos