Ir al contenido

“La credibilidad de un festival no se consigue a golpe de talonario”

2012 junio 1

 

José Luis Cienfuegos
Director del Festival de Cine Europeo de Sevilla

 

 

«No voy a hablar de Gijón». José Luis Cienfuegos no suelta prenda cuando se le pregunta sobre la destitución más sonada de un gestor cultural en los últimos años. Bajo su mandato, el Festival de Cine de Gijón pasó de 10.000 espectadores en 1995 a los 75.000 que tenía cuando el Foro Asturias de Álvarez Cascos le “sustituyó” por un cortometrajista sin experiencia en programación de certámenes.
Cienfuegos puso a Gijón en el mapa internacional del cine independiente y transgresor. Su cese fue contestado por la industria en bloque. Realizadores de todo el mundo como Pedro Almodóvar, Abel Ferrara y Atom Egoyan firmaron una carta de apoyo y una manifestación recorrió las calles de la ciudad asturiana. Por suerte, el Festival de Cine Europeo de Sevilla gana así un nuevo director. Cienfuegos ha pasado por Bilbao en calidad de jurado de AnimaBasauri.

 

– ¿Hay demasiados festivales de cine? O mejor cabe decir, ¿había?
– Hace unos años surgieron unos cuantos con presupuestos espectaculares que conseguían títulos potentes a golpe de talonario. Y ahora están en modo pánico. La credibilidad es la mejor tarjeta de presentación y garantía de supervivencia de un festival. Y eso no se consigue con dinero. Los afianzados han contado con la confianza de la ciudad y se han ganado la complicidad de los medios y la participación de la industria. Y después está el sentido común del director del certamen, claro. Mi mejor escuela fue ir a la Seminci y ver cómo la dirigía Fernando Lara.

– ¿Esas fueron las claves de Gijón?
– Teníamos unos ingresos en taquilla de 135.000 euros, que no está nada mal para una ciudad como Gijón.

– Pero allí no hay 75.000 “gafapastas” que van al cine…
– No. Además de defender el cine de autor, un festival debe educar al espectador. No somos contenedores de películas, sino que debemos hacerlas digeribles. No puedes enfrentar a un teatro de mil localidades de buenas a primeras con una cinta de Lisandro Alonso. Antes has tenido que ir dándole a conocer para que el espectador entienda que puede existir un cine más exigente y que su lugar natural es un festival. Los certámenes más fuertes en España son aquellos en los que el espectador no está obsesionado por encontrar la obra maestra en cada una de las sesiones. Buscar la película perfecta es una estupidez.

– Porque hay un cine que solo se ve en festivales.
– Sí. Ahora mismo somos parte fundamental de la circulación de ese tipo de obras. Entre todos, productores, distribuidores independientes, debemos hacernos fuertes. Con la desaparición de tantos festivales corremos el peligro de que este tipo de cine se convierta en un gueto.

– ¿Y el lado lúdico, el glamour? La razón de ser de algunos festivales era que el concejal de turno se hiciera la foto con el famoso.
– Alberto Barbera, el director de la Mostra de Venecia, ha prometido un certamen sobrio. A lo mejor los tiempos están cambiando. Claro que también existe el peligro de que los medios no vayáis porque Hou Hsiao-hsien no da titulares. Cannes lo hace muy bien y logra el equilibrio.

– Susana de la Sierra, directora general de Cine, defiende que la ley de mecenazgo ayudará más a los festivales que a la financiación de las películas.
– Los festivales son inviables solo con dinero público. Cada vez intentamos captar más dinero privado o servicios de empresas: coches, hoteles, empresas de subtitulación…

– ¿Y que un galardón a la mejor actriz se llame ahora Premio Nespresso?
– Es patrocinio. Lo importante son las películas y que los espectadores tengan precios asequibles.

– ¿Cree que el cine español está al borde del abismo tras los recortes de Cultura?
– El cine de autor es el más frágil, no necesita grandes presupuestos pero sí ayudas. Y tengo miedo de que acabe relegado a circuitos restringidos.

– Imanol Uribe sostiene que en un futuro solo habrá tres o cuatro grandes producciones apoyadas por las televisiones. El resto serán películas fuera del sistema.
– Si se ruedan películas con el propósito de que solo se vean en Internet cambia la mirada del director. Hay que tratar de llegar al mayor número de espectadores, pero rodar sin medios con la esperanza de que te vean en la Red tiene el peligro de acabar haciendo vídeos caseros.

– ¿Qué le parece que Paco León quiera estrenar “Carmina o revienta” a la vez en salas y en Internet?
– La industria del cine no son solo los directores y los actores. Están los distribuidores y unas salas en proceso de reconversión. Y hay unas ventanas que se deben respetar. La gente tiene prejuicios y cree que el cine son solo los artistas de la alfombra roja, pero hay una industria detrás que está haciendo muchos esfuerzos.

– ¿Y esa urgencia que de pronto experimentamos por ver una película en el iPad el mismo día del estreno en las salas?
– Hay buenos profesionales que saben cómo cuidar una película. Todos los cines querían “The Artist”, pero la distribuidora apostó por un lanzamiento pequeño para que tuviera un buen rendimiento por copia. También sé que en provincias casi no hay cines, y esperar dos meses no tiene sentido.

– ¿No hay peligro de que tras este tijeretazo el mundo de la cultura acabe herido de muerte? Un cine que no reabrirá, un festival que no volverá a celebrarse, un director que ya nunca dirigirá…
– Reflotar un festival es complicado, sé de lo que hablo. Y reabrir un cine que no tenía público es suicida. Lo que hay que hacer es afianzar lo que funciona y ser conscientes de que el cine no son cuatro artistas que reciben subvenciones. Es una industria que genera mucho dinero, empezando por los festivales, que llevan gente que reserva una semana de sus vacaciones para ir a San Sebastián o Sitges.

– ¿Le va a dar la vuelta al Festival de Sevilla?
– No necesita que le den la vuelta. Sacaré partido a lo que ya funcionaba. No tendría sentido trasladar las señas de identidad de Gijón a una ciudad con una actividad cultural espectacular.

– Tiene ganada a la prensa especializada y a la industria, que irán a Sevilla en vez de a Gijón.
– Hay sitio para todos, lo que suceda fuera de Sevilla no me preocupa demasiado.

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.