La fantasía de Chopin en PS3

Hay ocasiones en los que los videojuegos trascienden su función para la que fueron diseñados y se convierten en obras de arte con personalidad propia. Es el caso de Eternal Sonata, un RPG de altos vuelos protagonizado por el mismísimo Frederic Chopin. Si, el inmortal compositor de música clásica. El pasado viernes se puso a la venta una versión para PS3 de un título que vio la luz hace unos dos años en exclusiva para Xbox 360. Eso sí, fue un juego editado especialmente para Japón con el objetivo de impulsar la trayectoria de una consola que nunca lo ha tenido fácil en el mercado del sol naciente. Ni que decir tiene que la entonces escasa aceptación de la plataforma de Microsoft fue un auténtico lastre para esta auténtica maravilla de Tri-Ace que mereció mejor suerte. Quizás por ello, no resulta casual que llegue ahora una versión para la plataforma de Sony , más popular en el lejano Oriente.


Da igual. El caso es que ahora tenemos la enorme suerte de poder jugar a esta auténtica joya de los videojuegos por su intensa carga poética e intelectual en nuestra PS3. Como no podía ser de otra forma, esta versión para la consola de Sony cuenta con nuevas mazmorras y personajes nuevos que acompañan al insigne y sensible compositor. Pero no nos engañemos, las diferencias son escasas. La mecánica del juego sigue inalterable respecto a su predecesor, sobre todo lo que concierne a los combates a los que nos tenemos que enfrentar tras explorar a fondo la mazmorra de turno. Montones de enemigos, algunos bastante complicados de matar, en un extenso mapeado. Nada nuevo en el universo de los RPG, aunque también habría que destacar los minijuegos que enriquecen la aventura. Eso sí, hay que ensalzar el verdadero punto fuerte de Eternal Sonata. Su extraordinario guión motivado por la profundidad y carisma de los personajes, sobre todo su protagonista.


Quizás las diferencias entre ambas versiones sean más evidentes en su aspecto visual. Desde luego, todo luce mucho mejor en PS3, lo que no resulta raro si tenemos en cuenta que han transcurrido dos años de diferencia respecto a la entrega para Xbox 360. Y sobre todo, nos encontramos con un juego dotado de luz propia con una paleta de colores de gran viveza y profundidad sin olvidarnos del cuidado diseño de los personajes a la altura de la mejor serie animé. Por supuesto, no nos olvidemos del elemento clave en un juego dedicado a un genio de la música: la banda sonora. Las composiciones de Motoi Sakuraba son, sencillamente, magistrales, dignas de escucharse por separado. Por todo esto y por mucho más, Eternal Sonata es una compra obligada para los usuarios de la PS3. Un juego que para nada da el cante.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.