Ir al contenido

El día de recordar a Cancer Moon

2017 noviembre 16
por Carlos Benito

 

Jon Zamarripa y Josetxo Anitua, de Cancer Moon (foto: El Correo)

 

Será cosa de mi carácter, o quizá de mi edad, pero ayer salí un poco melancólico del pase de prensa de Atrapados por la serpiente, el documental sobre Cancer Moon que se estrena esta noche en Zinebi. Me suele pasar siempre que se habla sobre esa época del rock nacional, los últimos 80 y los primeros 90, un paréntesis en el que ya habían declinado las estrellas de la primera década pero todavía no se había codificado el indie mimético de la segunda: fue un momento mágico, como un vuelo sin red de trapecio a trapecio, en el que se produjeron algunos de los sonidos más interesantes de nuestra historia. Y los siete años de trayectoria de Cancer Moon, el periodo que forma el núcleo de la película, sirven como ejemplo particularmente ilustrativo de la ilusión y la posterior desilusión de aquella fiebre underground, aquella efervescencia tan prometedora como tozudamente minoritaria.

El documental combina declaraciones de personas cercanas a la banda con abundante material de archivo (y sorprende ver cuántas cadenas de televisión abrieron sus platós a una música tan incómoda como la de Cancer Moon) para analizar la grandeza del grupo bilbaíno, con particular atención a la figura magnética y misteriosa del vocalista Josetxo Anitua. Se ve al vocalista tímido y huidizo en las entrevistas y transfigurado en los escenarios, donde se retorcía como si estuviese vomitando mil demonios interiores y clavaba unos ojos despiadados sobre el público de las primeras filas: «Realmente te miraba», dicen en la peli, y lo certifico, porque no se me ha borrado el recuerdo de aquella mirada desde que los vi tocar en La Conti de Logroño. A través del personaje de Anitua, el documental mira brevemente más allá de la época de Cancer Moon, hacia el pasado y también hacia lo que vino después: desde unas cajas almacenadas en un camarote, donde ahora reposan sus elepés y sus casetes grabadas, hasta su suicidio en 2008, mencionado solo de pasada. Yo eché de menos en el documental algo más de contexto (social, musical y también biográfico, porque el pudor a la hora de hablar de las vidas de Anitua y del guitarrista Jon Zamarripa se ha llevado al extremo), pero soy consciente de que levantar una peli sobre un asunto de alcance tan restringido como Cancer Moon es una empresa que bordea lo heroico.

Ya saben (los interesados lo saben, seguro) que el estreno es a las 19.30 horas de esta tarde en la sala BBK, con entrada gratuita y puntualidad obligada, y que después habrá un concierto homenaje a cargo de Sonic Trash, repleto de ilustres artistas invitados que sacudirán la melancolía a guitarrazos. Hoy es el día de recordar y celebrar a Cancer Moon.

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.