Ir al contenido

El pionero reincidente

2017 octubre 23

Los obituarios, a veces, tienen algo de reprimenda: nos hacen darnos cuenta de la atención desmedida que prestamos a gente de poco interés y lo inadvertidas que nos han pasado algunas personas extraordinarias. A mí me ha pasado esta semana al toparme en The Times con una semblanza de Hedley Jones, músico e inventor jamaicano fallecido a primeros de septiembre, cuando solo le faltaba un par de meses para cumplir los 100. ¿Que quién era este tipo? Si les sirve de consuelo la ignorancia compartida, yo solo conocía su nombre, porque tengo la tonta costumbre de consultar los centenarios inminentes y me había topado con el suyo, previsto para el 12 de noviembre. Ahí acababa mi relación con él y con sus actividades.

hedley-jones-caribben-quarterly¡Y hay que ver todo lo que hizo este hombre! Le dio tiempo a trabajar de corrector en el periódico Jamaica Times y a destacar como astrónomo, con telescopios fabricados por él mismo, pero su presencia en este blog se debe a su condición de pionero de la guitarra eléctrica. Hedley (a quien tienen aquí al lado, en una vetusta foto del Caribbean Quarterly) empezó construyéndose un chelo a los 14 años, para acompañar los servicios en la iglesia, y también se hizo un ukelele y un banjo, con fines más mundanos, pero lo más importante es que, en 1940, lo teníamos en una fotonoticia del Daily Gleaner con su «guitarra automática», una guitarra eléctrica de cuerpo macizo que, cómo no, se había manufacturado él mismo. La fecha es importante, porque por aquel entonces Les Paul andaba todavía con sus experimentos para llegar a un intrumento más o menos similar.

Nuestro hombre también estuvo en el origen de los sound systems, esos imponentes equipos de sonido que atruenan Jamaica con unos graves que sacuden los órganos internos: Hedley regentaba un negocio de reparación de radios con una sección de venta de discos importados, y se dio cuenta de que los amplificadores disponibles estaban pensados para la voz y se cargaban los graves y los agudos. Así que puso manos a la obra y se hizo uno que potenciase todo el espectro. Según contó en una entrevista transcrita aquí, un sábado de 1947 se puso a «demostrar su estruendo» con discos de Pérez Prado y le robó casi todo el público al ilustre Tom Wong, que pinchaba casi enfrente. Wong se presentó en la tienda el lunes por la mañana para encargarle un equipo tan portentoso como el suyo.

Ah, Hedley Jones también fabricó e instaló los primeros semáforos de Jamaica. Él mismo se quejaba, hace una década, de lo rácana que era la posteridad: «Solo los más viejos saben lo que hice. Todos los que saben de mí tienen más de 60».

 

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.