Ir al contenido

El diablillo Simmons

2017 junio 15
por Carlos Benito

 

 

Gene Simmons quiere patentar el signo de los cuernos, ese gesto de plegar los dedos anular y corazón y extender el meñique y el índice con el que tratamos de remedar la cabeza bien armada de Satán. Yo últimamente lo hago más que nunca, porque a mi hija de 6 años le encanta, y espero que las aspiraciones del bajista de Kiss no se interpongan en mi concepto de una paternidad correcta. El caso es que, por alguna razón, el lengualarga Simmons está plenamente convencido de que el gesto lo inventó él, por mucho que nadie parezca concederle mucho crédito. LA City Beat hizo una pequeña encuesta allá por 2004 con resultados que no dejaban muy bien paradas sus pretensiones. «Él es tan maaaaaaalo», se choteó Lemmy, mientras los metallicos Ulrich y Hetfield atribuían la creación de los cuernos de marras a Ronnie James Dio, quizá la figura del metal a la que más se suelen vincular.

Pero, por supuesto, mucho antes ya había gente que extendía los dos deditos. Es más, ya había gente en el rock que extendía los dos deditos con un claro propósito oscurantista. Jinx Dawson, la cantante de la banda de psicodelia oculta Coven, compartía ayer la foto que encabeza este post y argumentaba: «Yo hacía el signo de los cuernos cuando Coven empezamos en 1967. El signo se veía en nuestro primer álbum, editado en 1969, y en los de 1971, 1974 y 2013. Nunca lo registré porque era para que lo hiciesen todos». Y añade: «Gene ni siquiera hace el signo correctamente. Lo que hace él es el signo de amor en el lenguaje de sordos». Lo dice porque Simmons estira también el pulgar, tal como se puede apreciar en los dibujos que acompañan su solicitud. Yo creo que la oficina de patentes acabará sacándole un dedo, pero, como creo que ese signo no está registrado, ya podemos ir sacándoselo también nosotros.

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.