Ir al contenido

Canción de la semana: ‘Snakes Vs Rats’

2017 marzo 4

 

 

Los dos señores de la foto a lo mejor no son el tipo de personas a las que uno desearía enfrentarse en una reunión de vecinos, pero se trata de leyendas en lo suyo. Y lo suyo son dos senderos artísticos muy diferentes que, a la vez, presentan evidentes paralelismos: como analiza Ninja Tune, el sello que edita su colaboración, ambos “han estado explorando y distorsionando sus respectivos géneros durante más de veinte años y en ese tiempo han definido y redefinido lo que significa heavy”. A la izquierda, con su eterna combinación de visera y capucha, tenemos al británico Kevin Martin, que en su carrera de mil alias, proyectos y colaboraciones (The Bug, Techno Animal, King Midas Sound, GOD, Ice, The Sidewinder…) ha establecido inesperados enlaces entre géneros como la música industrial, el free jazz, el ambient o el metal extremo, utilizando como amalgama una mutación monstruosa del dub jamaicano. Además, y eso quiero resaltarlo porque es como entró en mi vida, es el responsable de algunas de las recopilaciones más fascinantes que conozco: en los 90 compiló unos cuantos títulos para la serie Virgin Ambient, entre los que figuran los reveladores Isolationism y Macro Dub Infection.

A la derecha, en fin, está el estadounidense Dylan Carlson, conocido popularmente en su calidad de amigo de Kurt Cobain (y también, sí, de hombre que compró el arma con la que se mató el líder de Nirvana), pero importante en realidad por haber sido uno de los grandes innovadores del rock de guitarras, al que empujó hasta un territorio donde deja de estar claro si sigue siendo rock. Al frente de su proyecto de “ambient metal” Earth, el barbudo y patibulario Dylan tuvo la visión de una música colosal, repetitiva y ralentizada, como si cada acorde pesase toneladas y se desplazase con dificultad, aunque en los últimos tiempos ha dulcificado su propuesta hacia un rollo más contemplativo, más entroncado de alguna manera en la tradición, más (digamos) bonito. Dylan y Kevin, Kevin y Dylan, The Bug y Earth, ya habían colaborado en alguna ocasión, y ahora lanzan un álbum conjunto al que sirve de adelanto este Snakes vs. Rats, que a mí me hace pensar en unos Godflesh tardíos reducidos al esqueleto rítmico: de casualidad no tiene nada, porque el líder de Godflesh, Justin K. Broadrick, es el cómplice habitual de Kevin Martin en varios de sus proyectos.

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.