Ir al contenido

Galicia bizarra, segunda parte

2012 septiembre 10

 

Ya cantaban Os Resentidos, el grupo del actual presidente de la SGAE, que Galicia es un «sitio distinto». Yo siempre digo que la esquina de arriba a la izquierda es el lugar de España donde experimento de manera más nítida eso que llaman hecho diferencial: cada vez que viajo por allí me da la sensación de haberme sumergido en otra cultura, con una manera distintiva de ver las cosas y vivir la vida. En materia de rock, Galicia siempre ha sido un rico yacimiento de extravagancia (desde el aludido Antón Reixa, cuyos discos con Os Resentidos son droga dura, hasta Triángulo de Amor Bizarro o los ineludibles Siniestro Total), y ahora mismo basta rascar un poco para dar con multitud de bandas que presentan un difícil encaje en las clasificaciones musicales y/o psiquiátricas al uso. Tantas, que han dado para hacer un segundo recopilatorio de Galician Bizarre sin repetir ni una sola.

En el primer disco, de finales de 2010, salían quince grupos, incluidas estrellas de este universo singular como Telephones Rouges, Novedades Carminha o Metralletas Lecheras. De este segundo, que se puede descargar gratuitamente en su Bandcamp, yo solo conocía a Carrero Bianco, Mano de Obra y Alarido Mongólico, pero hay otros trece nombres con los que deleitar los corazones bizarros y los oídos curtidos, como Trajano!, Los Thyssen, Lobishome o Mullet: por supuesto, abundan los sonidos sin depurar, el humor agreste y los títulos poco aptos para cantar en catequesis, como Frota vaginas, Fiesta de mierda o, en fin, Hostias. Esta última la firman Terbutalina, grupo de gastropunk («el punk murió y nos lo comimos nosotros») que ha editado este año Hostias para todos, al que pertenece este Suisidarse con vídeo hemorrágico

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.