Ir al contenido

Ninfomanía

2017 julio 28
por lurdes y mertxe

 

Desde que se estrenó la polémica película de  Lars von Trier Nymphomaniac”,  la gente en general y los medios en particular, se han hecho eco de esta “situación”.

La ninfomanía se puede definir como un deseo compulsivo de tener sexo, es decir, como una adicción al sexo.

Hagamos un breve paréntesis para luego continuar, no lo podemos evitar. ¿Sabéis cuál es el nombre para definir la adicción al sexo por los hombres? Existir, existe, aunque no se usa: satiriasis. En cambio, la  ninfomanía es archiconocida.  La mujer y el sexo tienen una controvertida historia de represión. Pensar que el término aparece para encasillar a las mujeres que tenían deseos de masturbarse y/o que tenían más deseo sexual que sus maridos.  Las demás conclusiones sáquenlas cada uno, partiendo de este hecho, no es difícil intuir que hay detrás de la palabreja.

Pero retomemos el tema: ¿controlas tu sexualidad o ella te controla a ti?

Pensar “yo puedo con esto” en tema de adicción es un vano deseo que se desvanece una y otra vez cada vez que el adicto recae y recae en su adicción. Mera ilusión, el control. Y pura fatalidad la compulsiva repetición del acto o actos ante los que se somete. No hay “disciplina” posible ante el impulso irrefrenable. Y cada día la adicción, en este caso sexual,  no controlada va cogiendo más y más terreno de la vida de la persona y para encontrar cierta satisfacción debe pasar cada vez más tiempo realizando  conductas sexuales, con lo que el resto de las parcelas de su vida van quedando cada vez menos atendidas.

Y como en todas las adicciones uno tarda en darse cuenta de que tiene un serio problema, o incluso no se da cuenta, y es el entorno más cercano los que se lo señalan y encienden el piloto de alarma. Y también suelen ser estas personas cercanas las que “agarrándoles por las orejas” les traen a consulta. Así por lo menos pasa en Albora Bide. Pero deciros que son los hombres los que acuden a Albora Bide con este problema de deseo sexual compulsivo y alienante, no son ellas, de hecho en los 23 años que vamos a hacer en octubre nunca nos ha llegado una mujer con esta adicción. Haberla la habrá pero a nosotras ninguna ha venido con dicha demanda. Y sin embargo, y desgraciadamente, sí nos acuden por falta de deseo con una proporción de 30 frente a 1 con respecto a los hombres.

¿Cómo tratar la adicción al sexo? Pues como todas las demás adicciones. Con calma y sabiendo que el adicto será y es adicto para siempre y que pese a que pasen los años que pasen tras “la cura” tendrán que estar al atento a no recaer y a no confiarse.

 

Bueno, llega agosto, las vacaciones y nos despedimos hasta septiembre. ¡Que paséis un estupendo verano!

 

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.